Francisco Ruiz de Infante

Se encuentra usted aquí

Centro de tránsito para adolescentes

Una vez finalizó el máster en París, Francisco Ruiz de Infante abordó su segunda gran serie, “Centro de tránsito para adolescentes”, entre 1992 y 1994, aproximadamente. En esta ocasión trata la dificultad de crecer en un ambiente peligroso como el que estaba viviendo en esos primeros años de la década de los 90. Lo hace a través de uno de los procesos de cambio más importantes que se da en la vida de las personas: el paso de la infancia a la edad adulta. Siguiendo con esta misma idea de tránsito, juega con referencias a lo real e imaginario, sin saber dónde empieza uno y acaba el otro. Posteriormente, desde la perspectiva que da el tiempo, Ruiz de Infante reconoció que las épocas que vinieron después fueron tan peligrosas como esos años o más.

Su obra se vuelve más visible. Las instalaciones cobran protagonismo, y con ellas el estilo in situ característico de Francisco Ruiz de Infante, sin dejar de lado el vídeo, la imagen, el texto o el sonido. Las instalaciones son obras que se desarrollan teniendo muy en cuenta el espacio en el que se ubican y el momento que se está viviendo. De carácter efímero, son materiales de construcción baratos, con los que crea estructuras de apariencia frágil, construidas para un espacio concreto y con fecha de caducidad. Aborda el tema de la ausencia y la presencia mediante estructuras vacías.