Robert Motherwell

Se encuentra usted aquí

Obra

La trayectoria de Robert Motherwell podría explicarse brevemente en una etapa de aprendizaje y formación a finales de los años treinta y mediados de los cuarenta; un segundo período en el que imparte conferencias, dirige una serie de monografías ilustradas y da a conocer al público americano elementos de la vanguardia europea; una tercera etapa viene marcada por la composición abstracta. Será durante estos años en su estancia en Nueva York cuando entre en contacto con artistas como De Kooning, Pollock, Rothko. Junto a ellos inicia lo que se denominó “rebelión particular”, desarrollada en la etapa más incipiente del expresionismo abstracto norteamericano. Será en esta corriente en la que un joven Motherwell destaque de forma individual y con gran fuerza. Su formación humanista y su sed de conocimiento fueron sus gran aliadas y las que definirán su labor artística, empapando de un carácter tan genuino todas sus creaciones.

Durante los años cincuenta combina su producción artística con la docencia y en la década de los años sesenta se consagra como un artista de reconocidísimo prestigio. Ya en los años ochenta y noventa las muestras de apoyo y reconocimiento se suceden, hasta recibir un año antes de su muerte, en 1990, la Medalla Nacional de las Artes en la Casa Blanca.

Motherwell se convirtió en uno de los artistas más importantes del panorama artístico, gracias a su gran capacidad de idear y descubrir. Su obra agrupa desde collages inspirados en el cubismo hasta sus archiconocidas pinturas repletas de manchas negras verticales y ovaladas. Ante todo, Motherwell transmitió en sus obras múltiples estados de ánimo con los que el espectador perfectamente puede sentirse identificado, su lenguaje artístico se desarrolló en un registro emocional en el que todos sus trabajos quedaron inmersos.