Arte electrónico y net.art

Antoni Abad ha sido uno de los pioneros en experimentar con el net.art en España. Así, no podemos obviar su videoinstalación Sísifo (1995) [+info] que tuvo una continuación en formato en línea . Ya a finales del siglo XX realiza varios proyectos desarrollados en soportes informáticos, como son Ego [+info], 1.000.000 [+info] o Punto de vista (1999).

Con algunas de sus obras se adelantó al concepto de las redes sociales y la web 2.0. Así, el proyecto Z [+info], por ejemplo, actuaba como un virus benigno que mostraba a una mosca en el escritorio del ordenador. Los usuarios que se instalaba el programa pasaban a formar parte de una comunidad que se podía comunicar entre sí. Con su siguiente proyecto, Megafone.net [+info], desarrollado entre 2004 y 2014, el artista dio voz a diferentes colectivos desfavorecidos de ciudades a lo largo y ancho del planeta. Abad continuó su obra en esta misma línea, con el proyecto Blind.Wiki [+info], centrado en esta ocasión en personas con diversidad visual.

Ego (1999)

Ego es una proyección de un  programa informático, protagonizado esta vez por moscas. Antoni Abad reflexiona sobre el egoísmo mediante un enjambre de moscas que se mueve por la pantalla. Al pasar por ciertas líneas invisibles, las moscas quedan atrapadas y dejan de moverse. A medida que avanza el tiempo, vemos que están formando la palabra “YO”. Tan pronto como han acabado, se dispersan de nuevo y el proceso vuelve a empezar, en un bucle continuo. Cabe destacar la importancia de que esta obra fuese un programa informático y no un vídeo, ya que las moscas se pasean por la pantalla de forma aleatoria, de forma diferente en cada secuencia, por lo que no era posible desarrollar la obra mediante un vídeo. El artista desarrolló versiones de la obra en diferentes idiomas.

Antoni Abad. Ego (1999). Proyección de programa informático. Galería Olivia Arauna.

1.000.000 (1999)

La obra de Antoni Abad 1.000.000 fue un encargo de la revista “La ruta del sentido” [+info] , que en su número 4 iba a realizar un monográfico sobre el sexo. Para abordar la tarea, el artista comenzó a investigar sobre cómo se trataba el erotismo y el sexo en internet, y llegó a la conclusión de que habitualmente se ofrecía un gancho de forma gratuita, para pasar enseguida a cobrar si se quería disfrutar del “producto” completo.

A partir de esta idea, realizó una intervención en la que remitía a los lectores de la revista a una página web, en la que él daría cariño de forma gratuita. Así, a los visitantes de la web se les abrían un total de 1.000.000 de ventanas emergentes con la imagen de una boca dando un beso.

1.000.000 se presentó en Arco en 1999, donde obtuvo el premio Arco Electrónico. Además, fue la primera obra de net.art vendida en España, ya que la Fundación Sanitas la adquirió para pasar a formar parte de su colección.

Antoni Abad. 1.000.000 (1999)

Z (2001-2003)

Esta serie del artista Antoni Abad, protagonizada de nuevo por moscas, tiene diversas versiones, algunas en formato analógico y otras en digital. La primera obra de la serie se enmarcó dentro de la exposición colectiva Dobles vides, celebrada en diferentes museos municipales de Barcelona. La instalación estaba compuesta por una mosca proyectada en los muros de una de las salas de exposición del Museo de Zoología de Barcelona, mientras unos altavoces emitían el zumbido característico de las moscas. De esta forma, se dotaba de vida a una sala poblada por animales disecados.

Antoni Abad (2001-2003) Z.exeZexe fue un trabajo on-line presentado en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona, en el centro francés Le Fresnoy, y en el Museum of Modern Art - MOMA de Nueva York.

Estaba concebido como un virus benigno. Los usuarios instalaban en sus ordenadores un programa que hacía que una mosca virtual se pasease por su escritorio, pasando a formar parte de una comunidad virtual. Ofrecía una sección de configuración en la que modificar el aspecto de la mosca, para crear ejemplares diferentes, que a su vez podían compartir con otros usuarios. Los miembros del grupo se podían comunicar con otros usuarios, que a su vez tendrían una mosca instalada en su ordenador. Esta obra supuso una anticipación de las redes sociales que se popularizarían años después en el mundo de Internet.

Antoni Abad explica así, en la página web del MACBA el proyecto:

“Z es una mosca freeware con modelos de comportamiento variables. Cada mosca es genéticamente única y sólo vive cuando el pc donde habita está on-line. Concebida como un individuo miembro de un enjambre virtual, Z pretende expandirse por Internet a través del libre intercambio entre usuarios. Los individuos se comunican a través del canal Z según distintos criterios: zona horaria, moscas on-line, gráfico de evolución de la comunidad, árbol genealógico del enjambre, lengua, etc. Los usuarios de Z pueden manipular el comportamiento y la morfología de su mosca en el Z.lab, el laboratorio genético. Los mutantes resultantes pueden ser intercambiados a través del canal Z. El objetivo de Z es la creación de una red de comunicación distribuida, independiente de cualquier servidor central.”

Este proyecto pretendía invadir no sólo las redes digitales de los centros, sino también las analógicas. Para ello se crearon unas pegatinas con la imagen de una mosca, con las que se llevaron a cabo diferentes acciones. Algunas de estas moscas se pegaron en las monedas que salían del museo, otras en cartas o incluso en algunos de los suplementos semanales que se repartían con los periódicos.

Pegatinas del proyecto Z.exe

megafone.net (2004-2014)

A finales de 2002 Antoni Abad se encontró, navegando por Internet, la primera generación de teléfonos móviles que tenían dos elementos cruciales para el artista: una cámara integrada y acceso a internet. El artista fue consciente de que estas dos características convertían a los móviles en una herramienta muy poderosa con la que realizar fotos y grabaciones de vídeo, añadirles textos y hacerlas disponibles a todo el mundo a través de la red.

Al darse cuenta de la revolución que este hecho iba a suponer en las comunicaciones a nivel global, le sirvió de inspiración para poner en marcha su siguiente trabajo, Canal, que se convirtió en el proyecto megafone.net [+info]. Con él, Abad pretendía acercar los avances de las tecnologías de la comunicación a colectivos discriminados, que despiertan algún tipo de prejuicio en la sociedad, y “que no siempre tienen la voz debida en los medios de comunicación”.

Dentro de este proyecto, trabajó con un total de 11 colectivos, entre los que encontramos grupos tan variados como taxistas de México, gitanos de Lleida y de León, prostitutas de Madrid, discapacitados de Barcelona y Ginebra, emigrantes nicaragüenses en Costa Rica, Motoboys” de São Paulo o jóvenes refugiados saharauis en Tinduf [+info]. Dotó a miembros de las comunidades elegidas con un teléfono móvil de última generación, para que registrasen mediante fotografías, vídeos o simplemente sonido, todo aquello que les pareciese interesante y reflejase su forma de vida, sus ilusiones y problemas diarios.

Mediante un mensaje multimedia, los participantes en este proyecto podían enviar todo lo que grabasen a una página web [+info] programada por Eugenio Tisselli, donde quedaban accesibles al público en general. Este sitio web se convirtió en una plataforma desde la que los miembros de la comunidad podían “explicar su realidad e interactuar con los receptores por medio de los foros”.

El proyecto megafone.net se desarrolló entre los años 2004 y 2014, por lo que no solo corrió paralelo a las transformaciones puramente técnicas de la telefonía móvil, sino que también fue interpelando realidades culturales muy diversas y contextos económicos y políticos variados. Todo ello convirtió el proyecto en un verdadero observatorio de experiencias y posicionamientos sobre la voz de la comunidad y sus distintas problemáticas.

Antoni Abad. Megafone.net. Página web.

Blind.Wiki (2014- )

Antoni Abad. Blind.wiki (2014- ). Logotipo.El proyecto Blind.Wiki [+info] dio comienzo en 2014, coincidiendo con una estancia de Antoni Abad en la Real Academia de España en Roma [+info]. Continuando con la idea del su proyecto megafone.net [+info], en esta ocasión dio voz a personas con dificultades de visión. Creó una comunidad mundial en la que las personas participantes podían grabar con sus teléfonos móviles los sonidos que les llegaban en sus desplazamientos habituales, tanto aquéllos que daban cuenta de las barreras arquitectónicas con las que los participantes se podían encontrar, como audios de anécdotas o cosas curiosas que les pareciese conveniente registrar. Por medio de una aplicación, estos sonidos quedaban registrados en la nube mediante geolocalización, dibujando de esta forma un mapa de sonidos de una ciudad determinada.

Este proyecto va más allá de la mera expresión artística, ya que la comunidad de Blind.wiki se puede beneficiar de las experiencias de otros usuarios en sus desplazamientos por lugares no habituales. Como afirma el propio artista en la página web del proyecto, con esta iniciativa pretende “despertar la conciencia de la sociedad sobre el paisaje urbano tal como lo perciben las personas con pérdida visual”.

Esta obra se ha llevado a diferentes lugares, como en el Instituto Cervantes Sydney (Australia) [+info] en 2015, en la Bienal de Berlín (Alemania) [+info], en Wrocław (Polonia), en el marco de la ciudadanía cultural europea en 2016, y en la Bienal de Venecia (Italia) [+info], en 2017.

Antoni Abad. Blind.wiki (2014- ). Página web del proyecto.