Convento

Krea, Expresión Contemporánea, Vitoria-Gasteiz

 

 

Uso original: Convento de Betoño
Fecha construcción: fines S. XIX (se inicia el 11 septiembre 1904)
Arquitectos: diseño a cargo de Marcial Dagorette, arquitecto Javier de Aguirre
Fotografía: Enrique Guinea

 

      

 

                                                        

 

 

Uso actual:
Fecha rehabilitación:
2008
Arquitectos: Roberto Ercilla, Miguel Ángel Campo
Dirección: C/ Portal de Betoño, 23, Vitoria-Gasteiz

 

 

 

 

 

Historia del edificio:

En 1904 se coloca la primera piedra del monasterio. Es costeado por Lorenzo Rolland y Paret, vecino de Madrid y cónsul en Toulouse, quien compra una amplia parcela de 16.000 metros cuadrados en el paraje conocido como “La Perla”. Además, manda construir en las cercanías “Villa Melania”, un lugar para sus vacaciones estivales. El diseño se debe a Marcial Dagorette y es llevado a cabo por Javier de Aguirre, arquitecto municipal de Vitoria. En 1905 las Madres Carmelitas se trasladan al convento procedentes de un convento de Toulouse. Se inaugura la iglesia, lo último que se construye en el convento por falta de fondos. De diseño neogótico, es lo más destacado de todo el conjunto y combina con acierto unas agradables proporciones con una línea de construcción elegante. La fachada se remata con un piñón triangular con óculo. Lorenzo Rolland y Paret muere en “Villa Melania”. Es embalsamado y enterrado en el monasterio.

El convento se cierra y se desacraliza la iglesia. Se levantan los restos del cementerio para trasladarlos al convento Carmelita de Vitoria-Gasteiz, situado en El Camino de Santa Teresa detrás del Seminario Diocesano. Siguiendo el consejo del Vicario de la Diócesis, también se levantan los restos del fundador, que se encontraban en una cripta. Las monjas que residían en el convento son trasladadas a otros lugares. Así, cinco son destinadas a Calahorra, otra a Alba de Tormes (lugar de nacimiento de Santa Teresa) y las tres restantes pasan al convento del Carmelo de Vitoria en el Camino de Santa Teresa. En el año 2007 la Caja Vital Kutxa comienza las obras para remodelar el edificio y convertirlo en un vanguardista centro de creación de cultura contemporánea. El proyecto no llegó a materializarse.

 

 

Museo Contemporáneo Hispano- Mexicano de Alagón

 

 

Uso original: antiguo convento de Jesuitas
Fecha construcción: s. XVIII

 

  

                                       

        

          

 

 

Uso actual: Museo Contemporáneo Hispano-Mexicano de Alagón
Dirección: Plaza San Antonio, 2 , 50630 Alagón
Tel: 976 611814
 

 

 

 

 

Historia del edificio:

La Casa de Cultura de Alagón, en el antiguo colegio de la Compañía de Jesús, acoge una muestra de más de 100 piezas de artistas españoles y mexicanos, originada cuando a finales de 1989 el Ayuntamiento de la localidad entró en contacto con el pintor aragonés Luis Marín Bosqued, exiliado en México tras la Guerra Civil y hasta los años 70.

El artista había manifestado en varias ocasiones la voluntad de que su obra permaneciera en su tierra natal y, al comprobar la idoneidad de las instalaciones de la Casa de Cultura, empezaron las conversaciones con el Consistorio alagonero para ceder parte de su producción, la cual está acompañada además por piezas de otros artistas mexicanos y españoles. (Fuente: Red Aragón)

Fondos:

De los fondos del museo puede destacarse a la acuarelista Alicia Leyva, el realismo naturalista de Raúl Anguiano, o a José Clemente Orozco, máximo exponente de la pintura mural mexicana junto a Rivera y Siqueiros. También están presentes las obras de Froylán Ojeda, Gustavo Alaniz Pastrana, Jorge Quiroz o Tosia Malomut, así como las de José Luis Marín de L’Hotellerie, hijo de Marín Bosqued.Entre los trabajos de artistas españoles hallamos los carboncillos de Santiago Pelegrín, nacido en Alagón y afincado en Madrid, o los óleos de Cecilio Almenara. También encontramos piezas del zaragozano Félix Adelantado y de creadores como José Luis Benlliure, Ramón Pontones y Francesc Camps-Ribera. Por si fuera poco, el museo conserva un interesante cuadro de Joaquín Sorolla titulado Desnudo ante el espejo, y el fresco que se halla en el hueco de las escaleras del edificio ha sido atribuido a Francisco de Goya. (Fuente. Red Aragón)

 

 

Museo Provincial de Lugo

 

Uso original: Convento de San Francisco

Fecha construcción: s. XVIII (Fundación)

 

 

   

 

                                                                                   

Uso actual: Museo Provincial de Lugo

Fecha rehabilitación: 1960, 1997

Fecha inauguración: 1957

Arquitectos: Manuel Gómez Román (1960). Luís Pérez Barja y Antonio González Trigo (1997).

Dirección: Praza da Soidade, s/n, 27001 Lugo

Tel/Fax: 982 242112 / 982 240240

 

 

 

Historia del edificio

La iniciativa de la Diputación Provincial de reunir para su custodia un amplio conjunto de bienes artísticos y culturales de la provincia de Lugo, dispersos hasta ese momento en colecciones privadas y públicas, surgió en el año 1932. Con el patrocinio de dicha institución iniciaba su andadura este museo, cuyos fondos fueron incrementándose desde sus primeros tiempos gracias a donaciones y depósitos, entre los que pueden mencionarse los realizados por Álvaro Gil Varela o los hermanos Fernández López. Asimismo uno de sus directores, Manuel Vázquez Seijas, resultó fundamental para el incremento de las colecciones.

 En un primer momento, hasta su traslado al emplazamiento que ocupa en la actualidad (1957), se habilitó como espacio expositivo una parte del Palacio Provincial de San Marcos. Posteriormente las obras se instalaron en el Convento de San Francisco, al que se incorporó un edificio construido expresamente para sede del museo. El conjunto ha sufrido diversas remodelaciones (1997) y, en la actualidad se estudia una nueva ampliación de sus instalaciones.

A mediados de los años cincuenta, los fondos del museo fueron trasladados y se ubicaron en el claustro –espacio declarado Monumento Artístico en 1931 y, en la actualidad, Bien de Interés Cultural-, la cocina y el refectorio del antiguo convento de San Francisco del siglo XVIII, con algunas dependencias correspondientes a fábricas anteriores. Junto a él se construyó un edificio de nueva planta, a imitación de los tradicionales pazos gallegos, con proyecto de Manuel Gómez Román.

En los años sesenta tuvo lugar una primera intervención remodeladora de esta sede, que contemplaba la ampliación de su espacio; el plan de esta restauración se encargó a L. Pérez Barja. Tiempo después, en 1997, se inauguró una segunda y ambiciosa ampliación que corrió a cargo del arquitecto A. González Trigo.

 Una de las dependencias conventuales más destacadas es el claustro. De trazado cuadrangular, la planta baja fue construida en el siglo XV; en cada una de sus pandas se abren tres grupos de tres arcos de medio punto que apean en columnas pareadas cuyos capiteles ostentan decoración vegetal. Se ha conservado algunos de los arcos de la crujía septentrional, gracias al proyecto de Blas de Barro. (Fuente: Summa artis. XLIX-II)

 Fondos:

 El Museo Provincial de Lugo cuenta con salas dedicadas a arqueología, arte sacro, etnografía, cerámica y vidrio, pintura y escultura, abanicos y relojes, numismática y medallística, etc., así como con una sección de arte gallego (pintura, escultura, cerámica de Sargadelos, orfebrería y azabaches).

En la sala destinada al arte moderno y contemporáneo, cabe mendionar pinturas y esculturas de finales del siglo XIX al siglo XX, obras procedentes en gran parte de depósitos del Museo del Prado. Mercen citarse obras de la escuela española de finales del XIX y comienzos del siglo XX, representada, entre otros, por Carlos Haes, Gonzalo Bilbao e Hidalgo de Caviedes. El museo cuenta, asimismo, con notables ejemplos de autores catalanes: Mompou, Grau Sala, Vila Arrufat, entre otros. (Fuente: Summa Artis. XLIX-II)

 

 

 

Museo San Telmo, Donostia-San Sebastián

 

 

 

 

Uso original:  convento dominico, Cuartel de artillería

Fecha construcción: 1542-1562, 1836 (cuartel)

 

 

 

 

                                                                                                

Uso actual: Museo San Telmo

Fecha inauguración: 1928

Fecha rehabilitación: 1932

Arquitectos: Juan Alday y Francisco Urcola

Dirección:C/ Andereño Elbira Zipitria, 1, 20003 Donostia - San Sebastián

Tel/Fax: 943 481580 / 943 481581

Web: http: //www.santelmomuseoa.com/indexc.php

E-mail:santelmo@donostia.org

  

 

 

Historia del edificio:

El actual museo se halla en un antiguo convento dominico de mediados del siglo XVI, cuyo claustro y torreón fueron declarados Monumento Nacional en 1913.

La traza original fue realizada en 1542 por el dominico Fray Martín de Santiago que proyectó un edificio característico de la arquitectura monástica del siglo XVI, similar al convento de San Esteban de Salamanca, también de los dominicos. Las obras comenzaron en 1544 y tras varias modificaciones, se prolongaron hasta 1562.

Durante varios siglos albergó una comunidad de religiosos dominicos dedicados a la predicación y al estudio de Artes y Teología.

Con el tiempo, los monjes hallarían dificultades para cubrir los gastos que generaba el mantenimiento del edificio y tras el incendio que arrasó la ciudad en 1813 y que también afectó a San Telmo, alquilaron una parte del convento al Ejército, que lo utilizó como cuartel de artillería, lo cual, lejos de mejorar su estado, lo empeoró, y tampoco sirvió para sanear las arcas de los dominicos.

Con la Desamortización de Mendizabal, en 1836, el convento pasa a manos del Estado, que expulsó definitivamente a los monjes y dio paso a que todo el edificio se utilizara como cuartel. Lógicamente, esto no ayudó a mejorar su estado de conservación.

A finales del siglo XIX, algunos ciudadanos, preocupados por el estado de deterioro que sufría San Telmo, escribieron al Ayuntamiento instándole a que se ocupara del convento, y como consecuencia de ello una parte del edificio fue declarada Monumento Nacional en 1913. Hoy en día esa parte -claustro y torreón- pertenece al Estado, mientras que el resto del edificio pertenece al Ayuntamiento, que en 1928 lo compró para reconvertirlo en museo.

Tras la reforma de los arquitectos Juan Alday y Francisco Urcola, con la construcción de la nueva fachada neo-renacentista, la rehabilitación y decoración de la iglesia con pinturas de José María Sert (800 m2 de lienzos) y la ampliación de otras dependencias, se inaugura como museo en 1932.

Y es en este punto donde se unen la historia de este edificio y la del Museo Municipal, ya que este último, creado en 1902, se traslada al convento y adopta el nombre de Museo Municipal de San Telmo.

Es un edificio de transición entre el arte gótico y el renacentista y se considera ejemplar único guipuzcoano de lo que se ha llamado arquitectura "isabelina". (Fuente: Museo San Telmo)

Fondos:

En San Telmo se instalaron todas las piezas que en 1902, por iniciativa de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, se habían recogido para un Museo de Etnografía y Bellas Artes. Este museo tuvo su primera sede en un edificio de esquina entre las calles Garibai y Andia, y pasó en 1909 a otro de la calle Urdaneta, hasta su definitivo traslado a San Telmo.

El museo consta de plantas baja, primera y segunda. En la planta baja están ubicadas la iglesia, el claustro bajo (que contiene la sección de arqueología), las salas de exposiciones temporales, los servicios y los accesos. El primer piso alberga la colección etnográfica, junto a la pinacoteca (obras desde el gótico hasta el siglo XX). El segundo piso está dedicado a la pintura vasca contemporánea.

San Telmo es propiedad del Ayuntamiento de San Sebastián, salvo el claustro, que es propiedad del Estado.

Las colecciones del Museo son dispares: secciones etnográficas y arqueológicas, Bellas Artes.. Las más compactas e ilustrativas son las propias del ámbito vasco. Abarcan desde hallazgos de yacimientos romanos hasta cerámica, tejidos y publicaciones del XIX. Gracias al coleccionismo privado, se ofrecen además ejemplos de arqueología egipcia y precolombina.

La sección de Bellas Artes es desigual, de notable valor en cuanto a pintura vasca del XIX y XX pero irregular en etapas anteriores. Destaca un Cristo de El Greco y un paisaje atribuido a Ignacio Iriarte, de la escuela sevillana. La pintura vasca cuenta con Rafael Ruiz Balerdi, Vitxori Sanz...

Mención aparte merecen las pinturas de Josep Maria Sert, expresamente creadas por el artista para dicho espacio en San Telmo. (Fuente: Wikipedia)

 

 

 

 

 

Centro Galego de Arte Contemporánea, Santiago de Compostela

 

 

 

Uso original: Convento de Santo Domingo de Bonaval

Fecha construcción: 1220

 

 

 

 

 

 

                                                                                            

Uso actual: Centro Galego de Arte Contemporánea

Fecha inauguración: 1993

Fecha rehabilitación:  1988-1993

Arquitecto: Álvaro Siza

Dirección: Rúa Valle Inclán, s/n, 15704 Santiago de Compostela

Tel/Fax: 981 546619/ 981 546625

Web: http://www.cgac.org

 

 

 

Historia del edificio:

Proyectado y construido entre 1988 y 1993 por el arquitecto portugués Álvaro Siza (Premio Pritzker 1993), el edificio que alberga el Centro Galego de Arte Contemporánea se encuentra en una de las zonas monumentales más sugestivas y simbólicas de Santiago de Compostela: en el límite de la ciudad histórica, y al lado de la antigua puerta de entrada del Camino Francés.

El edificio está situado al lado y en relación directa con el convento (actualmente, museo etnográfico) de San Domingos de Bonaval, ya que la parcela donde se ubica el museo era antiguamente la huerta del convento. Detrás del CGAC se encuentran los jardines, recuperados hace poco tiempo para el disfrute público, manteniendo los hallazgos arqueológicos y antiguos senderos.

El edificio construido por Siza refleja su admiración por los racionalismos y el movimiento moderno, participando de su personal visión poética de la arquitectura y el espacio. La línea, la luz y el volumen son los elementos que se combinan para dar paso a una arquitectura austera y serena. Se sirve de la piedra como un elemento que le une con la tradición, dialogando con los edificios circundantes, respetando el sentido de historia que pervive en Compostela. (Fuente: CGAC)

Actividades:

El Centro Galego de Arte Contemporánea es un espacio de difusión cultural cuya función es dinamizar el panorama artístico actual y reflexionar acerca de la diversidad de las conformaciones culturales en la sociedad contemporánea.

Creado en 1993, este centro se enmarca dentro de la política surgida en España a partir de la década de 1980 para promover el desarrollo de plataformas culturales, y favorecer la entrada de Galicia en el circuito artístico internacional.

Desde sus inicios, el CGAC ha mostrado las líneas directrices del arte de las últimas décadas mediante exposiciones retrospectivas de artistas reconocidos internacionalmente al lado de exposiciones dedicadas a difundir el arte gallego, incluyendo tanto autores ya consagrados como a los más emergentes. También son continuas las colaboraciones con otras instituciones, que en esta nueva etapa se verán reforzadas con proyectos a largo plazo.

Pero, además de un espacio expositivo, el CGAC es un centro dinámico y multidisciplinar en el que se celebran ciclos de conferencias, talleres impartidos por artistas e incursiones en el campo de la música, las artes escénicas y el cine, que permiten la participación activa del público y favorecen el intercambio de ideas entre profesionales de distintos ámbitos. (Fuente: CGAC)

 

Museo Patio Herreriano, Valladolid

 

 

Uso original: claustro del monasterio de San Benito de Valladolid

Fecha construcción: 1596-1665

Arquitecto: atribuido a Juan de Herrera

 

  

                                                                                               

Uso actual: Museo Patio Herreriano

Fecha inauguración: 4 junio 2002

Fecha rehabilitación: 2001

Arquitectos: Juan Carlos Arnuncio, Clara Aizpún y Javier Blanco; Juan Ariño (proyecto museográfico)

Dirección: C/ Jorge Guillén, 6, 47003 Valladolid

Tel/Fax: 983 362771 / 983 375295

Web: http://www.museopatioherreriano.org/

 

   

 

Historia del edificio:

En el solar que hoy ocupa el Museo Patio Herreriano, antes Monasterio de San Benito, se ubicaron en los siglos XII y XIII los Reales Alcázares. En el s. XIV esta fortaleza perdió su función defensiva para convertirse en monasterio benedictino. La primitiva iglesia del monasterio ocupaba el espacio de la antigua capilla del Alcázar (capilla de San Ildefonso), y a sus pies se construyó una importante capilla funeraria, la de Don Sancho de Rojas, hoy de los Condes de Fuensaldaña. La orden benedictina practicaba una clausura estricta y voto de silencio, lo que suponía una ruptura en la relajación de costumbres de la Iglesia en la Baja Edad Media. En los siglos XIV y XV recibió numerosas donaciones de nobles y eclesiásticos y pasó a convertirse en cabeza de la orden en España. Estas contribuciones económicas y su cada vez más extenso poder le permitieron ir acometiendo sucesivas reformas y ampliaciones.

A finales del s. XV pudo construirse una gran iglesia para el monasterio (actual iglesia de San Benito) en la que participaron algunos de los mejores arquitectos de la época, como Juan de Arandia y Rodrigo Gil de Hontañón, y a finales del s. XVI se encargó al arquitecto Juan de Ribero Rada el diseño de un nuevo y más amplio monasterio. Las "trazas universales", es decir, el diseño general del conjunto monástico, se conservan en el Archivo Histórico Nacional. Se trataba de un proyecto ambicioso que sólo pudo ser llevado a cabo parcialmente y que giraba en torno a tres claustros principales: el patio procesional (actual Patio Herreriano) que acogía las dependencias de los monjes, dormitorios, refectorio, sala capitular y biblioteca; el Patio de Novicios, que separaba la zona de clausura de la zona pública; y el Patio de la Hospedería, que albergaba los servicios públicos del monasterio. Éste era la mejor botica, el archivo y banco más seguros de la ciudad y la bodega más importante, puesto que los benedictinos eran propietarios de grandes extensiones de viñedos.

Durante mucho tiempo el Patio Herreriano fue atribuido erróneamente al arquitecto Juan de Herrera por su estilo y proporciones, inspirados en el Patio de los Evangelistas de El Escorial. Una vez acabada la fachada principal del monasterio, llamada Portería Real, el Patio se inicia en torno a 1596, prolongándose su construcción hasta 1665. Las proporciones del claustro están condicionadas por el espacio preexistente delimitado por la iglesia de San Benito, el cuarto de San Julián (actual sala Gil de Hontañón) y la Capilla de los Condes de Fuensaldaña. La construcción del Patio Herreriano contribuyó a enlazar el desmembrado conjunto de edificaciones que hasta el momento habían formado parte del monasterio.

Aunque no se observa a primera vista no es un patio totalmente regular, puesto que la longitud de sus lados y los ángulos de unión son desiguales. Estas irregularidades son apenas perceptibles, dado que la armonía de su organización espacial se ve reforzada por el propio alzado del claustro. Cada lienzo está formado por dos alturas de siete arcos cada una, separados por columnas pareadas, en el cuerpo inferior toscanas y en el superior jónicas. La monumentalidad viene resaltada igualmente por el empleo de la piedra, que aunque era un material escaso en Castilla, pudo obtenerse gracias a la concesión por parte de Felipe II del uso en exclusiva de unas canteras cercanas. El Patio Herreriano constituye por su orden y claridad uno de los mejores ejemplos de arquitectura clasicista española del s. XVI.

Las obras del monasterio se prolongaron hasta el siglo XVIII, momento en que se termina el claustro de la Hospedería. Poco después empieza el declive de su historia como centro monástico. La llegada de las tropas napoleónicas supuso el levantamiento de los suelos de piedra de los patios para pavimentar las calles de la ciudad, mientras en el interior del templo se construían hornos y almacenes de grano y paja. La breve recuperación benedictina tras la invasión francesa quedó truncada por los decretos de desamortización que supusieron su cierre definitivo en 1835.

Entre esta fecha y 1965, que pasó a ser dependencia municipal, el monasterio volvió a su origen militar, denominándose Fuerte de San Benito, lo que llevó al derribo y reforma de significativas zonas del antiguo monasterio. En la actualidad cada uno de los tres patios cumple diversas funciones. El de la Hospedería es sede de oficinas del Ayuntamiento, tras una profunda rehabilitación arquitectónica. La iglesia de San Benito y un sector del patio de novicios están regentados por los carmelitas descalzos. Finamente el Patio Herreriano alberga la sede del Museo de Arte Contemporáneo. De su extremo oeste nacen ahora las nuevas construcciones necesarias para su adaptación a museo. El complejo arquitectónico se ha formado por tanto a través de un largo e histórico ensamblaje de espacios, de los que el museo es el último avatar. La peculiaridad de San Benito trasciende así su historia para hacerse, de nuevo, un centro de referencia en Valladolid.

LA INTERVENCIÓN MODERNA

La adaptación del Patio Herreriano a museo de arte contemporáneo ha supuesto dos trabajos complementarios. Por un lado, la rehabilitación de un edificio antiguo y complejo, en cuyos espacios se han superpuesto diversos usos a lo largo de su historia. Su nueva función exigía unos requerimientos que privilegiaran su contenido, las obras de arte, tanto desde el punto de vista de su conservación, como el de su exhibición. Por otro lado, la construcción de un anexo de nueva planta debía permitir enlazar una arquitectura definida por los rasgos de lo moderno con la presencia arquitectónica del viejo monasterio. El proyecto de rehabilitación de Juan Carlos Arnuncio, Clara Aizpún y Javier Blanco y la asesoría museográfica de Juan Ariño han cumplido con creces estos objetivos.

El edificio monástico está cargado de connotaciones asociadas a la estructura preexistente que los arquitectos han querido potenciar a través de los volúmenes limpios y el uso cuidadoso de los materiales. Estas características son especialmente evidentes en los corredores del claustro, en la rehabilitación de la Capilla de Fuensaldaña y en las salas, ocho en el edificio antiguo, que mantienen la neutralidad necesaria para su función expositiva. Son ámbitos destacados la sala llamada Gil de Hontañón y la Capilla. La primera es un espacio abovedado, antigua sala capitular, donde se han recuperado restos de unas pinturas al fresco de principios del s. XVI y en la que intencionadamente se muestra la obra más contemporánea de la colección. La Capilla de los Condes de Fuensaldaña es un espacio emblemático del museo que se encontraba en ruina total. El acabado cúbico y la luminosidad que se filtra del cielo raso de su falso techo origina un espacio diáfano, amplio e inundado de luz. La exhibición en esta sala de esculturas e instalaciones obligará a establecer un diálogo entre éstas y la potente arquitectura que las alberga. Espacios singulares son también el centro de documentación, con su cubierta de madera y el vestíbulo, una galería recorrida por una arquería de ladrillo, que fue utilizada como caballerizas cuando el monasterio se convirtió en fuerte militar.

El añadido de un ala nueva viene dado por la necesidad de ganar espacio expositivo. Con la ampliación se añaden tres salas de exposiciones más a las ocho creadas en el interior del edificio antiguo. Sus cometidos se completan con una cafetería-restaurante, almacenes y muelle de carga. El nuevo edificio se ha diseñado generando un volumen vacío que actúa como caja neutra, recuperando el espíritu de sobriedad y claridad constructiva. No podría ser de otra manera teniendo que enlazarse con el edificio de San Benito de origen cisterciense. Esta vinculación se ve reforzada en los espacios de encuentro entre lo nuevo y lo viejo, que se atraviesan de forma apenas perceptible. La reforma urbanística en torno al museo genera un nuevo ámbito en la ciudad, entre el museo y el instituto de enseñanza media, obra de Fisac. La plaza resultante se ha concebido como lugar de disfrute para los ciudadanos, con una referencia lejana a la idea de ágora que da paso a una zona ajardinada. (Fuente: Museo Patio Herreriano)

Fondos:

La colección del Museo Patio Herreriano se crea a partir de los fondos de la Colección Arte Contemporáneo. Su formación está determinada por un criterio histórico que permite el seguimiento de los principales artistas y tendencias del arte español de los siglos XX y XXI. Se ha optado por un recorrido que respeta la sucesión de los principales acontecimientos del arte español de estos siglos. Con su nueva ubicación en el museo, la colección tiene la posibilidad de mostrarse de forma permanente a través de diversos ámbitos representativos de ese peculiar recorrido histórico. La variación de obras en las salas destinadas a la colección permanente permite mostrar los diversos matices con los que ha sido conformada esta narración del desarrollo del arte contemporáneo en España. El trabajo de revisión histórica realizado desde 1987, fecha de creación de la Colección Arte Contemporáneo, tiene ahora la oportunidad de contextualizarse mediante nuevas exposiciones temporales que conviven en el espacio del museo con los ámbitos destinados a la colección permanente. (Fuente: Museo Patio Herreriano)

 

 

 

 

 

Arts Santa Mónica, Barcelona

 

 

 

Uso original: antiguo Convento de Santa Mónica

Fecha construcción 1636

 

 

                                                                                           

 

Uso actual: Arts Santa Mónica

Fecha inauguración: 1988

Fecha rehabilitación: 1986-1990; 2009

Arquitectos: Helio Piñon y Albert Viaplana; Albert y David Viaplana

Dirección: Rambla de Santa Mónica, 7, 08002 Barcelona

 

 

 

 

Historia del edificio:

El año 1984 Santa Mònica, antiguo convento fechado de 1636, fue declarado monumento histórico-artístico de interés nacional y se convirtió en sala de exposiciones de la Generalitat de Catalunya. Restaurado por los arquitectos Helio Piñon y Albert Viaplana con un proyecto que contemplaba la preservación del rastro histórico de las sucesivas intervenciones que desde el siglo XVII se habían producido, y al mismo tiempo se introducía la utilización de materiales contemporáneos. El elemento más destacado y hoy característico del edificio, es el acceso a través de la rampa exterior que permite una visión privilegiada de la Rambla y actúa como un balcón abierto de grandes dimensiones que comunica el interior con el exterior.

Recientemente, el edificio ha sido objeto de una nueva rehabilitación a cargo de Albert y David Viaplana, y ha pasado de llamarse Centre d’Art Santa Mónica (CASM) a denominarse Arts Santa Mónica (ASM). (Fuente: Arts Santa Mónica)

Objetivos:

Arts Santa Mònica es un espacio de confluencia y de cruce entre diferentes disciplinas de la creación artística contemporánea con la ciencia, el pensamiento y la comunicación.

Atentos a las mutaciones culturales y a los cambios sociales marcados por el tráfico a la sociedad del conocimiento -en colaboración con instituciones universitarias y académicas, institutos de

investigación, centros de producción y difusión artística, científica y comunicativa-, Arts Santa Mònica genera ideas, proyectos, investigación y materiales que promueven un diálogo entre las aportaciones locales y la dimensión global de la sociedad.

La programación, que gira al ritmo de las estaciones, se despliega en un lugar de lugares: el quiosco (espacio transfronterizo entre los contenidos y la red), el balcón de la Rambla (espacio polivalente de acciones y debates), el archivo (sala de exposiciones de la memoria), el claustro (gran espacio de exposiciones de tesis, colectivas y disciplinas), la anilla (sala de recorridos expositivos) y el laboratorio (sala de exposición y de creación de proyectos que relacionan el arte, la ciencia y la técnica), así como en intervenciones en el espacio público.

Arte como interpelación del disfrute estético, del conocimiento y de la experimentación al alcance de una comunicación emocional y crítica. Ciencia, como cultura, concebida como uno de los núcleos de la creatividad. Comunicación, como objeto de atención y reflexión en sus interrelaciones con el arte y la sociedad, y como plataforma de existencia y de expresión del propio centro.

El ASM estrena una nueva línea centrada en la comunicación y las nuevas tecnologías. En este sentido, la página web es uno de los pilares del centro, con contenidos artísticos especialmente producidos para internet. Además, Santa Mònica es una realidad virtual, con presencia en las populares plataformas YouTube, Facebook, MySpace, FlickR y Delicious. (Fuente: Arts Santa Mónica)

 

 

 

 

Web: http://www.artssantamonica.cat/

E-mail: info_santamonica.cultura@gencat.net

CAAC, Centro Andaluz de Arte, Sevilla

 

 

 

Uso original: Monasterio de la Cartuja de Santa María de Las Cuevas

Fecha construcción: 1399

 

 

  

                                                                                         

 

 

Uso actual: CAAC - Centro Andaluz de Arte Contemporáneo

Fecha inauguración: 1997

Fecha rehabilitación: 1986, 1989

Dirección: Avda. Américo Vespucio, 2, Camino de los Descubrimientos, s/n.

41092 Sevilla

Tel/Fax: 955 037070 / 955 037052

 

 

 

 

 

Historia del edificio:

En la actualidad y partiendo de tres conceptos básicos que nos comprometen con la defensa de la singularidad frente a la estandarización y el espectáculo, la vocación de interdisciplinariedad y la creación de comunidad, y el análisis crítico de los dispositivos de mediación museística, nos encontramos en el inicio de un proceso de transición para buscar una ubicación que nos sitúe entre dos modelos de mediación cultural: el centro de arte y el centro de cultura. El objetivo consiste en desarrollar un catálogo de definiciones aceptables de un espacio de acción cultural en el que el encuentro con la otredad tenga lugar sin voluntad de conquista o dominación.

Una aproximación histórica. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (C.A.A.C.) se creó en febrero de 1990 con la intención de dotar a la Comunidad Autónoma de una institución apropiada para la investigación, conservación, promoción y difusión del arte contemporáneo. Posteriormente, se empezaron a adquirir obras con la idea de ir dando los primeros pasos en la configuración de una colección permanente de arte contemporáneo.

En 1997, el Monasterio de la Cartuja se convirtió en la sede del Centro, un paso decisivo en su evolución. Este decreto supuso la modificación de sus estatutos y la conversión del C.A.A.C. en un Organismo autónomo -dependiente de la Consejería de Cultura- que asumía la gestión del personal y de las colecciones de los antiguos Conjunto Monumental de la Cartuja y del Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla.

Desde sus inicios, uno de los principales objetivos del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo ha sido desarrollar un programa de actividades que, con una clara intención educativa, trata de promover el estudio y el fomento de la creación artística contemporánea internacional en sus más variadas expresiones. Exposiciones temporales, seminarios, talleres, conciertos, encuentros, recitales, ciclos de cine, conferencias..., han sido las herramientas de comunicación utilizadas para llevar a cabo este propósito.

La oferta cultural del Centro se complementa con la visita al propio monumento que alberga un importante patrimonio artístico y arqueológico, producto de su dilatada historia. (Fuente: CAAC – Centro Andaluz de Arte Contemporáneo)

Fondos:

Desde un punto de vista cronológico, el inicio teórico de la colección del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo se sitúa a mediados de la década de los cincuenta del siglo pasado y se extiende hasta nuestros días. La colección presta especial atención a la historia de la creatividad contemporánea andaluza en su relación con otros contextos artísticos nacionales e internacionales. En este apartado ofrecemos una lista con una selección de los autores que forman parte de los fondos del CAAC. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo dedica de forma permanente a su colección que está formada por Ignasi Aballí, Equipo 57, Equipo Crónica, Rebecca Horn,  Ignacio Tovar, Miguel Trillo, Julio Ubiña, Juan Uslé, Darío Villalba, Bill Viola, Zhou Xiaohu, José María Iturralde, Rémy Zaugg, Claudio Zulián, Jesús Zurita o Zush-Evru entre muchos otros. (Fuente: CAAC – Centro Andaluz de Arte Contemporáneo)

 

Web: http://www.caac.es

Email: prensa.caac@juntadeandalucia.es

CAAC–Centro Andaluz de Arte Contemporáneo en FACEBOOK