Arquitectura militar

Fortín

MEIAC, Badajoz

 

 

 

 

Uso original: Fortín de Pardaleras, y posteriormente cárcel

Fecha construcción: s. XVIII (fortín), mediados de los cincuenta (cárcel)

 

 

                                           

 

 

                   

 

 

                                    

Uso actual: MEIAC, Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, Badajoz

Fecha rehabilitación: 1995

Arquitecto: José Antonio Galea

Dirección: C/ Museo, s/n Badajoz

Tel: 924 013068

Web: http://www.meiac.es/

Email:  meiac@juntaextremadura.net

 

 

 

Historia del edificio:

El Museo está situado sobre el solar de la antigua Prisión Preventiva y Correccional de Badajoz, que había sido construida a mediados de los años cincuenta sobre el recinto de un antiguo baluarte militar del siglo XVIII conocido como el Fuerte de Pardaleras.

La creación del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo supuso, no sólo suponía la reconversión de un sórdido recinto penitenciario en un espacio para la comunicación y la cultura, sino que respondía también a una explícita voluntad modernizadora y replanteaba con un sentido nuevo la importancia estratégica de la ciudad y su futuro en la zona fronteriza.

Obra del arquitecto José Antonio Galea, el proyecto que configura el nuevo museo prescindió de las naves radiales de la antigua cárcel y planteó la creación de un complejo museístico organizado en función de un eje axial y ordenado en tres apartados o zonas diferentes, aunque globalmente integradas: un edificio para la colección permanente y las exposiciones temporales, un edificio de uso administrativo y una amplia zona ajardinada.

De la antigua cárcel se mantuvo en el nuevo proyecto la torre circular del panóptico por tratarse de su elemento formal y simbólico más significativo, rehabilitándose para sus nuevas funciones, mejorando su capacidad, sus limitaciones de altura y la circularidad de sus recorridos mediante la construcción bajo su planta de una sala hipóstila de grandes proporciones.

En un edificio de nuevo alzado se asientan el área administrativa, el salón de actos, los almacenes, talleres y servicios de apoyo al museo.

Los espacios abiertos se configuran como toda una "arquitectura exterior" en la que los muros y elementos constructivos se combinan con palmerales, paseos y zonas ajardinadas.

En cuanto a su superficie útil, sin contar con la pequeña sala de exposiciones situada en el ágora del edificio anexo, ni con las posibilidades que en ese sentido puedan ofrecer los espacios exteriores, el Museo dispone de un generoso espacio expositivo repartido en sus cuatro plantas circulares. (Fuente: MEIAC)

Fondos:

Un conjunto de los fondos del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo se encuentran vinculados de manera directa a Extremadura, bien por tratarse de obras realizadas por artistas locales, bien por haber formado parte de las adquisiciones realizadas por la Junta desde 1987 o, por último, por haber resultado galardonadas en el apartado plástico de los Premios Constitución.

 En este grupo de creaciones relacionadas con algunos de los exponentes de la renovación artística extremeña en el siglo XX se inscriben las obras de Timoteo Pérez Rubio o Isaías Díaz- vinculados a la vanguardia de comienzos de la centuria, integrantes de los Salones de los Independientes y de la Sociedad de Artistas Ibéricos-, del pintor Godofredo Ortega Muñoz o del escultor Enrique Pérez Comendador.

No pueden olvisarse, asimismo, los nombres de Juan Barjola, Ángel Duarte, Pablo Palazuelo, Wolf Wostell, Eduardo Naranjo, Gastón Orellana, Susana Solano, Juan Muñoz, Adolf Scholsser, Juan Navarro Baldeweg, José María Sicilia, Juan Uslé o el fotógrafo Javier Vallhonrat, por mencionar una brevísima selección de la nómina de artistas aquí representados. (Fuente: Summa artis. XLIX-II)

Cuartel de artillería

Centro Cultural Montehermoso Kulturunea, Vitoria-Gasteiz

 

Uso original: residencia privada, cuartel de artillería, antiguo Obispado

Fecha construcción: 1524

 

                                                                                   

Uso actual: Centro Cultural Montehermoso Kulturunea

Fecha restauración: 1928, 1997

Fecha inauguración: 1997

Arquitecto: Fausto Íñiguez de Betolaza

Dirección: C/ Fray Zacarías, 2, 01001 Vitoria-Gasteiz

Tel: 945 16 18 30

Web: http://www.montehermoso.net/

E-mail: comunicacion@montehermoso.net

 

 

 

Historia del edificio:

 El Palacio de Montehermoso es un edificio con origen en el siglo XVI, si bien se encuentra muy reformado, situado en la ciudad de Vitoria, concretamente en la parte más elevada y antigua de la ciudad, en el área conocida como El Campillo. Históricamente ha tenido varios usos, siendo el penúltimo el de servir de sede episcopal. En la actualidad, tras una profunda remodelación y la expansión de su superfice mediante la anexión del antiguo depósito de Aguas de Vitoria, el edificio abre sus puertas como Centro Cultural Montehermoso, orientado a las exposiciones artísticas y las representaciones musicales.

El edificio fue construido en 1524 en un estilo gótico-renacentista a iniciativa del licenciado Hortuño (o Fortunio) Ibáñez de Aguirre, miembro del Consejo Real de Castilla y de la Inquisición, y su esposa María de Esquível y Arratia, con el objeto de albergar una comunidad de monjas Dominicas. Sin embargo, una vez concluido, el palacio se destinó a residencia privada de la familia Aguirre-Esquível, decidiendo ésta construir a cambio el Convento de Santa Cruz para las Dominicas.

En los siglos siguientes, el palacio, provisto de un patio interior de dos pisos con arquerías escarzanas, fue mansión de pernocta habitual de los monarcas españoles cuando hacían parada en Vitoria y de otras personalidades de la nobleza. El nombre de Montehermoso le viene del titulo del marquesado que en 1714 le fue concedido a María Antonia de Salcedo, viuda de Vicente de Aguirre, en gratificación a sus servicios como aya de los hijos de Felipe V, los Príncipes de Asturias y futuros reyes Luis I y su hermanastro Carlos III, y como dama de honor de Isabel de Farnesio.

Un siglo después, otra marquesa de Montehermoso, María Pilar Acedo, atrajo a José Bonaparte, que durante la retirada napoleónica hizo del palacio su corte en Vitoria antes de su huida a Francia.

Tras la restauración borbónica, en 1816, el Ayuntamiento de de Vitoria confiscó el Palacio y la finca de Montehermoso en virtud de una real orden que establecía que tales propiedades eran, en lo sucesivo, patrimonio de la Corona. Aquel mismo año el edificio sufrió unos derrumbamientos. Posteriormente, durante la Tercera Guerra Carlista, Montehermoso fue cuartel de artillería antes de ser adquirido por la Diócesis de Vitoria en 1887 a su último propietario, el marqués del Amparo. Al convertirlo en su sede, el Obispado encargó al arquitecto Fausto Íñiguez de Betolaza la reforma de la fachada, que adquirió su actual aspecto neogótico. En 1928 se acometió otra importante reforma.

En 1994 el Ayuntamiento de Vitoria compró el edificio al Obispado por 323 millones de pesetas con la idea original de destinarlo a oficinas municipales. En 1997, con las obras de rehabilitación ya concluidas, el Área de Cultura del Ayuntamiento decidió convertir el inmueble en un centro cultural, y ampliado, previa construcción de una comunicación subterránea, al viejo Depósito de Aguas, una cisterna de 1.365 metros cuadrados construida en 1895 que desde 1994 venía brindando un singular espacio a exposiciones artísticas, montajes mixtos y espectáculos audiovisuales. Nació así el Centro Cultural Montehermoso, definido a sí mismo como un espacio multidisciplinar de producción, exhibición y difusión del arte y el pensamiento contemporáneos, y como una institución comprometida con la promoción de los artistas locales.

El Centro celebró su exposición inaugural, Vitoria-Gasteiz en el arte, del 3 de octubre de 1997 al 8 de enero de 1998. Desde entonces, sus 4.671 metros cuadrados de superficie útil han acogido numerosas exposiciones de pintura, fotografía, maquetas y montajes, recitales musicales, actos para niños, conferencias y otros eventos culturales. Las dependencias más destacadas son: el patio interior, concebido como área de recepción de visitantes y de distribución de salas; el citado depósito de aguas, rebautizado como Espacio Ohianederra; la Sala Melchor Gaspar de Jovellanos, dedicada a las proyecciones; la Mediateca, que administra fondos artísticos en los campos de las artes visuales y multimedia, y el Centro de Documentación de Artes Plásticas.

Rampa de bajada al Espacio Ohianederra; los niveles inferiores se accede a través de una amplia rampa-túnel montada con paneles y de estilo minimalista. Existen además diversas salas de documentación y aulas polivalentes para cursos, seminarios y talleres, y una cafetería que hace terraza en el denominado Jardín de Falerina. (Fuente: Wikipedia)

Actividades:

Centro Cultural Montehermoso pertenece al Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, y se define como un espacio de producción, exhibición y difusión del arte y el pensamiento contemporáneo, que tiene entre sus objetivos principales la aplicación de políticas de igualdad entre los sexos. (Fuente: Montehermoso)

 

Castillo

Baltasar Lobo Castillo Centro de Arte, Zamora

 

 

 

 

Uso original: Castillo de Zamora

Fecha construcción: mediados s. XI

 

 

 

                                      

 

                                                        

Uso actual: Baltasar Lobo Castillo Centro de Arte

Fecha inauguración: 2009

Fecha rehabilitación: 2005-2009

Arquitecto: Rafael Moneo

Dirección: Parque del Castillo, s/n, 49001 Zamora

 

 

 

Historia del edificio:

Según las crónicas, el Castillo de Zamora fue mandado construir por Alfonso II aunque los estudios realizados por diferentes historiadores afirman que probablemente estaría realizado por Fernando I. Por tanto, el edificio dataría de mediados del siglo XI. Históricamente ha tenido importancia desde su edificación hasta siglos posteriores.

De la base original no quedan muchos vestigios. Además, tras las reformas acometidas por Felipe V buena parte de la estructura fue modificada, con la inclusión de un terraplén y algunos elementos más que lo adaptaban al contexto de la época.

Actualmente, se conserva el perímetro del castillo rodeado del foso que se halla casi íntegro. Los muros de mayor importancia, el patio de armas y la torre del homenaje también han llegado hasta nuestros días.

Hoy en día es propiedad del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, que se encarga de su conservación. La ciudad de Zamora lo utiliza para albergar la escuela de arte de la ciudad, y hasta el 2004 albergó la Escuela Oficial de Idiomas.

Recientemente ha sido rehabilitado para albergar el Museo de Baltasar Lobo, edificio diseñado por el arquitecto Rafael Moneo. En las labores de restauración se han hecho hallazgos importantes, como el de varias torres que hasta ahora se desconocían y restos arqueológicos de la Edad de Bronce.

Se trata de una de las obras más importantes dentro del recinto amurallado de la propia ciudad, así como del contexto castellano y leonés en general. Está ubicado sobre una elevación natural que le daría más poderío defensivo si cabe. (Fuente: Baltasar Lobo Castillo Centro de Arte)

 

Fondos:

A lo largo de dos plantas, el museo recoge parte importante de la obra del artista zamorano que enamoró con su forma de entender el arte a medio mundo.

La exposición está formada por extraordinarios dibujos, fotografías de su vida, útiles de trabajo y más de medio centenar de maravillosas esculturas que el escultor zamorano realizó a lo largo de toda su vida. Una exposición que gracias a su estructura, permite reconstruir cronológicamente la biografía artística del escultor. Un recorrido artístico que se completa con las imponentes esculturas de bronce ubicadas en los jardines y en la liza del Castillo y que hacen alarde de una concepción única de la realidad que le dotaron de su merecida fama. (Fuente:“Zamora, a los pies de su castillo”. El País: diario independiente de la mañana. (22 agosto 2009); pp. 12-13.)

 

 

Baluarte

Es Baluard, Museo d’Art Modern i Contemporani de Palma

 

 

 

Uso original: Baluarte de Sant Pere

Fecha construcción s. XVI

 

 

 

 

 

                                                                                                  

Uso actual: Es Baluard, Museo d’Art Modern i Contemporani de Palma

Fecha inauguración: 30 enero 2004

Fecha rehabilitación: 1998-2003

Arquitectos: Jaime y Luís García Ruiz, Ángel Sánchez-Cantalejo y Vicente Tomás

Dirección: Plaça Porta Santa Catalina, 10, 07012 Palma de Mallorca

Tel/Fax: 971 908200 / 971 908203

 

 

 

Historia del edificio:

La construcción del baluarte de Sant Pere fecha del siglo XVI. En esta época se inicia el refuerzo de los antiguos muros medievales, con la realización de nuevas murallas, proyecto ideado por el ingeniero italiano Giovan Giacomo Palearo Fratin, apodado “El Fratín”, que en 1574 es nombrado ingeniero mayor. Sus diseños, de tradición italiana, adaptan las defensas de la ciudad a la nueva concepción renacentista, que consistía en crear un recinto amurallado formado por baluartes, unidos entre sí por lienzos de muralla. Un baluarte es una obra de fortificación que forma un cuerpo avanzado de defensa de una muralla. El baluarte de Sant Pere destaca de entre todos éstos por sus grandes dimensiones y por su importancia defensiva. El sistema se implanta en todas las fortificaciones construidas en los territorios españoles en Europa a partir de la segunda mitad del siglo XVI.

En 1613 se desvió el lecho del torrente de sa Riera del paseo del Born a su actual ubicación extramuros de la ciutat, con salida al mar justo al lado de Es Baluard. Entre 1638 y 1654, bajo el mandato de Vicenç Mut i Armengol como ingeniero y sargento mayor de la fortificación, el baluarte toma altura. A lo largo del siglo XVIII la construcción tiene ya la forma actual.

A finales del siglo XIX comienza el proceso de demolición de las murallas de la ciudad. Esta medida fue tomada con la finalidad de adaptar la ciudad a las nuevas necesidades de modernidad, crecimiento económico y limpieza. Entre 1873 y 1902 se produce un derribo parcial de las murallas, mientras que el definitivo se produce entre 1902 y 1932. Palma se libera del anillo terrestre fortificado y sólo mantiene una parte de la fachada marítima que se conserva hasta la actualidad.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX el baluarte de Sant Pere continuó como espacio de especial interés defensivo y estratégico para la ciudad.

El baluarte de Sant Pere deja de tener uso militar en el año 1962, cuando el antiguo cuartel de artillería fue adquirido por un grupo inmobiliario.

En 1963 cae parte de la cortina de poniente, previsiblemente de forma intencionada, y el Estado proyectó su reconstrucción inmediata en 1965. Finalmente, en el Plan general de 1970 y en su posterior modificación de 1985 los terrenos fueron calificados de uso público, y expropiados a finales de la década de los ochenta.

Después de unos años sin un uso específico, en 1997 estos terrenos fueron cedidos por el Ajuntament de Palma para la construcción de Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma. Este hecho significó, por encima de todo, la principal recuperación de una edificación arquitectónica del siglo XVI de gran valor histórico. Desde hace más de 30 años, el recinto de estas antiguas murallas estaba abandonado y se había convertido en un lugar inhóspito. La cesión por parte del Ajuntament de Palma de esta construcción para habilitar un museo solucionó las necesidades de espacio para alojar las colecciones y supuso, al mismo tiempo, la dinamización urbanística de la zona.

El edificio, definido por líneas simples y puras, se levanta al abrigo de las murallas renacentistas que lo rodean, aunque sin superar jamás su altura. El proyecto arquitectónico del museo es especialmente respetuoso con el entorno patrimonial e histórico que lo alberga.

El edificio fue diseñado por el equipo de arquitectos integrado por los hermanos

Jaime y Luís García Ruiz, Ángel Sánchez-Cantalejo y Vicente Tomás, y tiene una superficie total de 5.027 m², de los cuales 2.500 se destinan a espacios expositivos.

El museo está estructurado en tres plantas que se conectan mediante rampas, claraboyas y balconadas interiores, dando lugar a un juego de espacios y alturas que unen las plantas entre sí y con el exterior

El museo se ofrece así como una prolongación natural de la ciudad y las calles que lo rodean. A medida que se pasea por las terrazas y los corredores, el visitante descubre el continuo diálogo entre el vanguardismo arquitectónico del nuevo edificio y la tradición histórica de la muralla que lo integra. De este modo, el edificio simboliza también su mediterraneidad, estableciendo una relación constante entre el interior y el exterior. (Fuente: Es Baluard)

Fondos:

La colección gestionada por la Fundación Es Baluard dispone de fondos propios, los cedidos por los patronos y los procedentes de colecciones privadas y todo ello con el referente de estar ante obras de autores relacionados con las Islas Baleares. Así, la colección de la Fundació Es Baluard está formada por pinturas, esculturas, cerámicas y dibujos de artistas vinculados a las tendencias artísticas internacionales más significativas, aparecidas desde finales del siglo XIX: Cézanne, Gauguin, Picasso, Miró, Picabia, Magritte, Giacometti, Motherwell [+], Tàpies… hasta la actualidad: Horn, Plessi, Polke, Kiefer, Schnabel, Barceló, Scully...

También hay una destacada muestra de paisajismo catalán y mediterráneo, así como de artistas que, directa o indirectamente, han estado relacionados con las Baleares: S. Rusiñol, J. Mir, A. Gelabert, H. Anglada-Camarasa, J. Ramis o M. H. Mompó, entre otros. (Fuente: Es Baluard)

E-mail: museu@esbaluard.org

Fortificación medieval

IVAM Institut Valencià d’Art Modern

 

 

Uso original: antigua fortificación medieval

Fecha construcción: s. XIV

              

 

 

Uso actual: Sala de la muralla del IVAM Institut Valencià d’Art Modern

Fecha inauguración: 1991

Dirección: C/ Guillem de Castro, 118 , 46003 Valencia

Tel/Fax: 96 3863000 / 96 3921094

Web: http://www.ivam.es/

 

 

 

Historia del edificio:

El Instituto Valenciano de Arte Moderno IVAM cuenta con dos espacios: el Centre Julio González, un edificio de nueva construcción inaugurado en 1989 que presenta los fondos del museo junto a otras muestras de carácter temporal y la Sala de la Muralla, ubicada en los sótanos del edificio anterior y con restos de la antigua fortificación medieval de la ciudad, que se utiliza para exposiciones de obras de arte de pequeño formato.

Ivam Centre Julio González

El Centre Julio González es un edificio de nueva planta inaugurado en 1989 y que en 2001 ha ampliado su espacio expositivo con dos salas nuevas. Ocupa una superficie de 18.000 m2, que en un 60% está dedicada a albergar siete galerías destinadas a las colecciones del museo y a exposiciones temporales. Las galerías tienen un carácter museístico clásico. Las tres principales están constituidas por una sucesión de cinco salas que siguen un recorrido lineal. Hay también una galería concebida para la exhibición de escultura que permite su contemplación desde el exterior. El edificio cumple todos los requisitos de conservación y seguridad.

Ivam Sala De La Muralla

La Sala de la Muralla, que tiene un acceso independiente, alberga los cimientos de la antigua muralla medieval construida en la segunda mitad el siglo XIV y está dedicada fundamentalmente a exposiciones de fotografía y dibujo.

Centre del Carmen: (actualmente cerrado)

El Centre del Carmen, ubicado en el convento del mismo nombre, ocupa una serie de espacios con memoria histórica y arquitectónica, que van del siglo XVI a principios del siglo actual (claustro renacentista, sala que conserva los restos del Palacio del Embajador Vich y la llamada “galería moderna”. Ambos proyectos han sido realizados por Emilio Jiménez, Carlos Salvadores y equipo. (Fuente: IVAM)

Fondos:

La Colección del IVAM, puesta en marcha por la Generalitat Valenciana en 1984, sigue un criterio fundamentalmente histórico, orientado a expresar y subrayar las características del arte moderno y contemporáneo, así como las aportaciones específicas de su desarrollo en nuestra situación cultural. Sus fondos están conformados por más de 10.000 obras que ilustran las manifestaciones artísticas fundamentales del arte del siglo XX. Vertebrada desde sus inicios entorno a la obra del escultor Julio González, síntesis entre el cubismo, el surrealismo y el constructivismo, la Colección ha prestado especial atención a los orígenes del arte moderno (representado en el IVAM por la obra de Ignacio Pinazo y Joaquín Sorolla) al debate sobre la abstracción durante los años 30, y a las diferentes corrientes de Informalismo y el Pop europeo y americano. Un lugar importante en la Colección lo ocupan los fondos dedicados al diseño gráfico, el fotomontaje y, principalmente, la fotografía de los grandes maestros del sigo XX, de los que el museo dispone de más de 2.500 títulos.

Con el objetivo de promocionar la Colección Permanente, ésta se presenta en distintas lecturas que girarán entorno a cuatro ejes artísticos de manera que, a partir de la fotografía, los nuevos medios y las instalaciones, el pop art y la abstracción, se articule una visión del arte volcada hacia la sensibilidad contemporánea que tiene a nuestra Colección Permanente como protagonista. (Fuente: IVAM)