Salvador Dalí

 

Biografía

Salvador Dalí.

 

Salvador Dalí nace en Figueras, provincia de Gerona, el 11 de mayo de 1904. Segundo hijo del matrimonio compuesto por el notario Salvador Dalí Cusí, de cuarenta y un años, y de Felipa Domènech Ferrés, de treinta, recibe el nombre de Salvador en memoria de su hermano, nacido el 12 de octubre de 1901 y fallecido el 1 de agosto de 1903. Según el pintor, la sombra de su hermano le perseguirá durante toda su vida. Cuatro años más tarde nacería su hermana Ana María, figura clave también en su obra.

Tía María, la madre y el padre del artista, Salvador Dalí, Tieta, Ana María (hermana de Dalí) y su abuela, Ana.

 

La residencia familiar se encuentra en un piso de la calle Monturiol, esquina Caamaño, de la que Ana María recuerda la existencia de una galería florida que daba sobre el jardín de la marquesa de la Torre. Sin embargo, en 1912, coincidiendo con el derribo de la casa y del jardín de la marquesa, los Dalí se trasladan a un piso nuevo en la plaza de la Palmera. Además de esta vivienda, la familia poseía una casa en la plaza Es Llaner de Cadaqués, una casa de veraneo que Dalí consideraba “el lugar más bello del mundo”. Frente a la casa había una terraza que Dalí representó con toda su familia en un dibujo fechado en 1918. La etapa escolar del artista se inicia en la Escuela Pública de Párvulos de Figueras con el maestro Esteban Trayter, un centro de acuerdo con las ideas librepensadoras de su padre, quien se niega a inscribirle en una escuela religiosa.

Sin embargo, debido al fracaso de la opción inicial, dos años más tarde su padre matricula a Dalí en el Colegio Hispano-Francés de la Inmaculada Concepción de Figueras, donde aprende francés. Son seis años los que pasa en este centro, donde repite hasta cuatro veces el primer curso y dos el segundo. Es en esta época cuando, probablemente, empieza a leer libros de arte de la colección “Gowan’s Art Books”.

Salvador Dalí con 8 años.

 

Sus estudios de enseñanza secundaria los desarrolla en el colegio de los hermanos maristas y en el Instituto de Figueras. Por las mañanas acude al Instituto donde recibe la enseñanza oficial y, por las tardes, amplía y refuerza sus conocimientos con los maristas. Sus notas no son buenas y tampoco la relación con sus compañeros a los que, continuamente, juega malas pasadas. Esta situación le lleva a buscar la soledad, algo que se convertiría en una manía. Durante estos años, asiste también a las clases del profesor Juan Núñez en la Escuela Municipal de Dibujo de Figueras. En el verano de 1916 sus padres deciden enviarle a pasar una temporada a la finca el Molí de la Torre de la familia Pitxot, para que se recupere de una enfermedad. Allí Dalí convive junto a esta familia de intelectuales y artistas: Ramón era pintor, Ricardo violonchelista (alumno de Pau Casals), Luis violinista (alumno de Jacques Thibaut), María (casada con Juan Gay) cantante de ópera, Mercedes, estaba casada con el poeta y dramaturgo Eduardo Marquina y José (Pepito), el mayor, era muy amigo del notario Dalí y con el tiempo se convertiría en destacado mentor del joven artista.

 

Allí tiene la oportunidad de conocer, a través de la colección que posee Ramón Pitxot, el impresionismo. El lugar impresionó al joven artista que, en su Vida Secreta, lo define como “un lugar mágico”. En 1921 muere su madre de cáncer de útero, un hecho que produce un gran sufrimiento al artista, quien quería mucho a su madre. Dice: “Tuve que llegar a la gloria para vengar la afrenta que significó para mí la muerte de mi madre, a la que adoraba religiosamente”. Poco después, su padre se casa con Catalina Domènech Ferrés, hermana de su primera esposa.

En el grupo de la izquierda Mercedes, Ricardo y un amigo figuran detrás de Eduardo Marquina, María, con uno de sus niños, y Antonio; Ramón está detrás del grupo central; a la derecha Luis aparece detrás de sus padres, Ramón Pitxot Mateu y Antonia Gironés. La fotografía fue hecha por Pepito en 1908.

 

Tras obtener el bachillerato, y con el apoyo de su profesor Juan Núñez y de los amigos Pitxot, Dalí logra convencer a su padre de que le permita seguir los cursos de bellas artes en Madrid. Así pues, parte a la capital, donde en 1922 asiste a la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado (Academia de San Fernando) y vive en la Residencia de Estudiantes donde conoce a Luis Buñuel y Federico García Lorca. Los profesores le decepcionan, pero no así su vida en la capital, donde frecuenta un círculo vanguardista del que forman parte Pepín Bello, García Lorca, Buñuel, Pedro Garfias, Eugenio Montes y Rafael Barradas.

Sin embargo, durante el curso 1923-24 es expulsado de la Academia por un escándalo en relación con la oposición a la cátedra de pintura de la Escuela del pintor Daniel Vázquez Díaz, del que se considera incitador al artista. Así pues, durante ese curso asiste a la Academia Libre fundada en Madrid por Julio Moisés, donde dibuja desnudos y tiene como compañeros a Maruja Mallo, Benjamín Palencia, Francisco Bores y José Moreno Villa, entre otros. En mayo, Dalí es encarcelado por sorpresa en Figueras, como represalia por las actividades políticas llevadas a cabo por su padre. Posteriormente es trasladado a la prisión de Gerona, donde permanece tres semanas antes de ser liberado. Este encarcelamiento arbitrario acentúa las ideas iconoclastas y revolucionarias del pintor.

Dalí (abajo a la izda.) en la Academia de Bellas Artes de Madrid, hacia 1922-23. Carné de estudiante de Dalí del curso 1924-25.

 

En otoño de 1924 regresa a la Academia de San Fernando donde es obligado a repetir curso. Tras finalizar el curso, pasa el verano de 1925 en Cadaqués junto a Federico García Lorca, con quien a partir de entonces comienza a intercambiar correspondencia. Se inicia la etapa lorquiana de la pintura de Dalí.

Retrato de Picasso concebido como el Emperador Napoleón, 1970

 

Tras sus años en Madrid, el próximo objetivo de Dalí era otra capital, París. Esta vez, no le costó mucho convencer a su progenitor de sus intenciones. En el mes de abril de 1926 pasó, probablemente, una semana, del 11 al 28 de ese mes, en la capital francesa junto a su tía y su hermana, una estancia destacada por tres visitas que marcaron al artista: Versalles, el museo Grévin y Picasso, a quien conoció a través de Manuel Ángeles Ortiz. Viajaron también a Bruselas donde Dalí tuvo la ocasión de admirar las obras de los pintores flamencos. Tras volver del viaje, el 14 de junio es expulsado definitivamente de la Academia de Bellas Artes de San Fernando por negarse a ser examinado sobre “teoría de bellas artes” por un tribunal que considera incompetente. Vuelve a Figueras y se dedica a pintar. En esa época, su amigo Luis Buñuel le propone filmar una película financiada por su madre, Un perro andaluz (Un chien andalou). Es en enero de 1929 cuando se reúnen los dos amigos en Cadaqués para preparar el guión de la misma.

Mientras espera el estreno de esta película con la que pretende abrirse las puertas del grupo surrealista, Dalí busca a “la mujer, elegante o no, que acepte prestarse a mis fantasías eróticas”. Con este objetivo recorre muchos de los burdeles de París por el “Chabanais”.

Dalí y Buñuel, junto a dos mujeres.

 

En abril de 1929 viaja de nuevo a París para participar en el rodaje de Un perro andaluz y entra en contacto con el grupo de los surrealistas encabezado por André Breton (Tristan Tzara, Magritte, Arp,…). Aprovecha la ocasión para preparar sobre el terreno una exposición de su obra y firma el primer contrato de su carrera profesional con el marchante Camille Goemans. En junio tiene lugar el estreno privado de Un perro andaluz, que conmociona los círculos artísticos de París. Sin embargo, la película no tiene el efecto subversivo y antiburgués que deseaban sus autores, y es bien acogida incluso en los círculos más aristocráticos. Decepcionados, Buñuel y Dalí acuerdan escribir juntos otra película auténticamente revulsiva.

 

Cartel de Un chien andalou.

 

A pesar de su intensa actividad, Dalí no obtiene el éxito que esperaba, por lo que evita a sus amigos y su estado de ánimo y su situación en la capital gala empeoran. De regreso a Cadaqués, el artista se dedica a recordar sus fantasías de la infancia y recurre a la pintura automática para tratar de reproducir esas visiones en sus cuadros. El juego lúgubre, 1929, fue el primer cuadro verdaderamente surrealista de Dalí. El mismo año 1929 terminaría su segundo cuadro, La adecuación del deseo, en el que retornó a la técnica del collage. Durante el verano de 1929, recibe en Cadaqués la visita del galerista Camille Goemans y su compañera, René Magritte y su esposa, Luis Buñuel, Paul Éluard y Gala, con la hija de ambos, Cécile. Cuando el grupo regresa a París en septiembre, Gala permanece en Cadaqués junto a Dalí.

 El artista estaba trabajando en el Retrato a Paul Éluard, 1929, y en un nuevo cuadro, El gran masturbador, 1929. Del 29 de noviembre al 6 de diciembre de 1929 Buñuel va a Cadaqués para encontrarse con Dalí con el fin de trabajar en el guión de la nueva película, L’âge d’Or, entonces titulada La bête andalouse, que será producida por el Vizconde de Noailles.

Parfois, je crache par plaisir sur le portrait de ma mère, 1929.

 

Entretanto, Camille Goemans había conseguido organizar la primera exposición del artista en París para finales de 1929. Se acordó que Dalí recibiría 3.000 francos por todos los cuadros que pintara durante el verano. El éxito fue rotundo. El vizconde de Noailles adquirió El juego lúgubre. Los surrealistas se dieron cuenta de lo importante que podía ser la contribución de Dalí al movimiento. Sin embargo, debido a una de las obras que Dalí expuso en dicha exposición, en la que exhibía una imagen del Sagrado Corazón con la inscripción “Parfois je crache par plaisir sur le portrait de ma mère”, se produjo una fuerte discusión entre el artista y su padre que llevó a la expulsión de Dalí del hogar paterno y, por lo tanto, a la ruptura familiar. Como consecuencia de la pelea, el artista regresa precipitadamente a París, donde continúa su intercambio de ideas con Buñuel sobre el guión de La edad de oro, película que se estrenará en noviembre de 1930 en París.

Imagen de la barraca que Dalí adquirió en Portlligat.

 

En 1930 Dalí y Gala viajan al sur de Francia. Allí recibe una carta del vizconde de Noailles donde le comunica que la Galería Camille Goemans está a punto de quebrar y se ofrece para ayudarle económicamente. Dalí le pide 20.000 francos a cambio de un cuadro y el vizconde escoge una de las obras sobre Guillermo Tell. Con ese dinero Dalí adquiere una casita de pescadores en Portlligat. Las relaciones con el grupo surrealista son cada vez más intensas.

En el verano de 1930, regresa a Cadaqués, a pesar de las amenazas de su padre, y se instala con Gala en Portlligat. Se dedican a acondicionar la casa de pescadores que habían comprado. Gala enferma de pleuresía y deciden trasladarse a Málaga durante la convalecencia.

 

En 1932, el dinero aún supone un grave problema, pese a la creciente notoriedad de Dalí. Su tabla de salvación llega gracias a la creación en el mes de enero de Zodiaque, un grupo formado por doce amigos-coleccionistas-mecenas (Caresse Crosby, el vizconde de Noailles, Julien Green, la condesa de Pecci-Blunt,…) organizado para mantener económicamente a Dalí. Uno por cada mes del año, aceptan realizar un pago anual al artista a cambio de un cuadro a su elección.

Tras la exposición organizada por Goemans, la venta de sus cuadros no iba bien y el galerista, declarado en quiebra, le debe dinero, por lo que decide probar suerte con sus inventos, ya que sus cuadros parecen no ser bien aceptados por el público. Es Gala quien todos los días recorre las calles de París con una carpeta bajo el brazo en la que guarda los dibujos descriptivos de artefactos diversos: maniquíes transparentes que debían ponerse en los escaparates llenos de agua y con peces de colores; muebles de baquelita ajustados a la silueta del comprador,… Muchos de ellos eran rechazados, pero con el tiempo aparecieron en el mercado.

El enigma de Guillermo Tell, 1933. Óleo sobre lienzo, 201,5 x 346 cm. Moderna Museet, Estocolmo.

 

El 23 de enero de 1934 André Breton escribe una carta a Dalí en la que le transmite su preocupación por sus recientes declaraciones a favor de un arte retrógrado, le echa en cara su supuesta fe en Hitler y los contenidos del cuadro El enigma de Guillermo Tell, expuesto en el Salon d’Automne, donde realiza una parodia de Lenin haciendo caso omiso además a la decisión del grupo surrealista que había decidido no participar en dicha exposición. El 5 de febrero de 1934 tiene lugar una reunión entre los surrealistas y el artista catalán, en la que Dalí es censurado oficialmente por el grupo. Por el momento no le expulsan, pero lo harán poco después. Mientras, sigue exponiendo con los surrealistas. Será en 1934 cuando dé el salto y cruce el charco para aterrizar en Nueva York. Con Gala, eso sí.

La situación política mundial no es fácil y tampoco lo es en España, donde la situación se complica y, finalmente, en 1936 estalla la Guerra Civil. Su inicio sorprende al artista en Londres, a donde había acudido a la inauguración de la Exposición Surrealista Internacional.

En 1938 en casa de Coco Chanel. Rochebrune-Cap Martin, Menton.

 

En ese momento Dalí decide instalarse en París, donde permanece hasta la invasión alemana de 1940, año en que se traslada a Estados Unidos donde reside de forma ininterrumpida durante más de ocho años. Antes, sin embargo, realizará unos cuantos viajes más. Entre 1937 y 1939 realiza tres viajes a Italia. En el otoño de 1937 Gala y Dalí se instalan en la Villa Cimbrone que el poeta Edward James tenía cerca de Amalfi, donde concibe un ballet wagneriano titulado Tristan fou. Luego instala su taller en casa de Lord Berners, en las proximidades del Foro Romano, donde pasa dos meses y termina un nuevo cuadro, Impresiones de África. En 1938 la crisis de Múnich le obliga a cambiar de domicilio, esta vez a Montecarlo, donde pinta El enigma de Hitler, cuadro basado en ciertos sueños que tuvo sobre estos acontecimientos.

 

En 1939, viaja de nuevo a Estados Unidos con motivo de la exposición celebrada en la Galería Julien Levy. Durante esta visita, diseña la decoración de dos de los escaparates de la tienda Bonwit-Teller, si bien al comprobar que ésta había sido alterada, el artista trata de volcar la bañera, rompiendo el vidrio del escaparate, por lo que es detenido. Igual de desastrosa resulta su contribución a la Feria Mundial de Nueva York con el pabellón Sueño de Venus. Así pues, Dalí regresa a Francia antes de ver terminado este segundo proyecto.

En febrero de 1939 se produce la ruptura definitiva con el grupo surrealista y especialmente con André Breton, quien no está de acuerdo con los comentarios racistas de Dalí y con su mentalidad dirigida a conseguir su éxito personal.

Dalí en Hampton Manor, 1941.

 

Como antes se mencionaba, el estallido de la Guerra Civil en España lleva a Dalí y Gala a instalarse, primero en París y, más tarde, en 1940, en Estados Unidos. Al país nortemaricano pueden llegar gracias a la ayuda de su amiga Caresse Crosby, en cuya casa de campo de Hampton Manor, cerca de Fredericksburg (Virginia), permanecen, coincidiendo con personajes de la talla de Henry Miller y Anaïs Nin. Esta última describe en su diario de 1939-1944 la llegada de la pareja y el talento de Gala para solucionar cualquier problema: “Ellos no habían previsto la capacidad organizativa de la esposa de Dalí. Antes de que nos diéramos cuenta, la casa funcionaba para el bienestar de Dalí”.

Foto con Josep Pla en el Mas Pla de Llofriu, 1974.

 

En 1948 la pareja regresa a España, que de nuevo se interesa por ellos gracias a un artículo de Josep Pla publicado en la revista “Destino” de Barcelona. Dalí llega a Figueras decidido a ser aceptado en la España franquista y hace todo lo posible por convencer a las autoridades españolas de su entusiasmo por el nuevo régimen y su adhesión a la Iglesia católica. Para ello pinta la Madona de Portlligat (1949), que enseña al Papa en audiencia privada en Roma. Pronto establecen el programa de estancias que mantienen los treinta años siguientes: primavera, verano y otoño en Portlligat; invierno en París y Nueva York.

 

En diciembre de 1949, Ana María Dalí publica el libro Salvador Dalí visto por su hermana, que provoca el enfado del pintor. El 21 de septiembre de 1950 muere Salvador Dalí Cusí, padre, dejando todos sus bienes a Ana María. Salvador hace todo lo posible por recuperar las propiedades, libros y cuadros que quedaron en su casa al ser expulsado por su padre en 1929, sin conseguirlo.

En noviembre de 1952 muere a los cincuenta y seis años Paul Éluard, primer marido de Gala, de quien estaba divorciada. Salvador Dalí y su musa esperan seis años para contraer matrimonio católico. Durante los años siguientes Dalí continúa con su actividad: ofrece conferencias, pinta numerosos cuadros,… Todo parece ir “bien” hasta la muerte de Gala en 1982.

El Rey Juan Carlos I y la Reina, en una visita imprevista a Dalí, en su casa de PortLligat, en agosto de 1981.

 

Salvador Dalí muere el 23 de enero de 1989, a los 84 años. Es enterrado bajo la cúpula de su Teatro Museo de Figueras.

 

Su familia

  • SU MADRE
Felipa Domènech Ferrés, madre del artista, y su hermana Catalina.

 

La adoración que Dalí mostraba por su madre queda reflejada en el dolor que sintió tras su muerte y en la forma en la que a ella se refería. Describía a su madre como un ángel y, sobre ella, dijo lo siguiente: “era la miel de la familia. Yo hubiera querido beberla a la manera de los amigos argentinos que habitaban el segundo piso de nuestra casa, los Matas, que cada tarde, hacia las seis, tomaban mate con su bombilla de plata”.

 

  • SU PADRE
Salvador Dalí Cusí.

 

Don Salvador Dalí Cusí (Cadaqués, 1872-1950) era hijo de Galo Dalí, un cadaquense afincado en Barcelona cuya progresiva paranoia le llevó al suicidio en 1892. El padre del artista se casó con Felipa Domènech Ferrés (Barcelona, 1874-1921), con la que tuvo el primer hijo el 12 de octubre de 1901. Ateo, catalanista, republicano federalista y librepensador, Dalí describió a su padre como un “gigante de fuerza, de violencia, de autoridad y de amor imperioso. Moisés y Júpiter a la vez”.

Temeroso del futuro que esperaba a su hijo, en 1925 inició un álbum con todas las reseñas que había recogido sobre las exposiciones de éste, no sin advertir que “el éxito que ha obtenido con sus pinturas es mucho mayor del que jamás hubiera creído posible. Pero yo hubiera preferido que este éxito llegara más tarde, después de que hubiera terminado sus estudios y se hubera creado una posición como profesor”.

La ruptura entre padre e hijo llegará, en 1929, al unirse éste a Gala Éluard y, sobre todo, al conocer que su hijo había expuesto un Sagrado Corazón en la galería Goemans, de París, con la inscripción “Parfois je crache, par plaisir, sur le portrait de ma mère” (A veces escupo, por placer, sobre el retrato de mi madre).

Dalí con su padre en Cadaqués, 1948.

 

En 1930, cuando Dalí compra la barraca de Portlligat, su padre ordena que no se le diese alojamiento en Cadaqués y denuncia a Gala por traficante de cocaína. A pesar de todo, en 1934, se produce uno de los primeros intentos de Dalí por hacer las paces con su padre, lo que consigue parcialmente en 1935. Tras la Guerra Civil, el notario Dalí llega a una cierta aceptación de Gala. Salvador Dalí Cusí muere en 1950, víctima de un cáncer de próstata. Los ocho testamentos redactados desde 1929 demuestran los altibajos habidos en la relación entre padre e hijo.

 

El último testamento, enteramente a favor de su hermana, le concede a él tan sólo 22.000 pesetas, y ninguno de los cuadros que había tenido que abandonar precipitadamente en 1929.

 

  • SU HERMANA ANA MARÍA
 
Dalí y su hermana Ana María en Cadaqués hacia 1925-26.

 

Ana María Dalí (Figueras, 1908 – Cadaqués, 1990) no era sólo la hermana del artista; desde su adolescencia fue la mecanógrafa que puso orden a sus artículos y cartas, tradujo sus textos al castellano cuando convino para su publicación, fue cómplice de sus claves creativas y, durante el período de 1923 a 1926, fue musa y modelo casi exclusivo del artista.

Existe una época “Ana María” previa a la época “lorquiana” que habría de encaminar al pintor de Portlligat hacia el surrealismo. Su gran año sería 1925, puesto que en la primera exposición individual de su hermano, celebrada en las Galerías Dalmau de Barcelona en noviembre de 1925, figuraban 8 retratos suyos, entre un total de 17 pinturas y 5 dibujos. Los retratos de Ana María se centran en el busto de la modelo, cuyas facciones y manos están tratadas con gran pulcritud, si bien más tarde Dalí incidirá en la representación de la espalda de su hermana.

La adoración al hermano se tornó en aversión tras la ruptura familiar y el relevo por parte de Gala. A pesar de las posteriores reconciliaciones, Ana María nunca perdonó ni soportó a Gala, y cargó sobre ella toda la responsabilidad del “torcimiento” ético de su hermano. Esta acusación se hizo pública con la edición de su particular respuesta a The secret life (1942), el libro Salvador Dalí visto por su hermana (1949), que provocó un nuevo distanciamiento entre los hermanos.

Tras la muerte del padre y la lectura del testamento que negaba a Dalí incluso sus propios cuadros retenidos en el hogar paterno, Salvador se negó a ver a su hermana. Ella nunca trabajó y sostuvo su economía gracias, en parte, a la venta de dibujos y óleos de su hermano a través de una galería barcelonesa, lo que acrecentaría la aversión fraterna. Dalí y su hermana coincidieron una última vez en 1984, durante la convalecencia de éste en la Clínica del Pilar, de Barcelona, donde se recuperaba de las quemaduras sufridas durante el incendio del castillo de Púbol. Sin embargo, a pesar del tiempo que llevaban sin verse, 30 años, Dalí le insultó y la echó de la habitación a gritos.

Ana María no asistió al entierro de su hermano. Murió un año después, víctima de un cáncer de mama.

 

  • LA MUERTE DE SU HERMANO
Retrato de mi hermano muerto, 1963. Aguada sobre tela, 175 x 175 cm.

 

El recuerdo dejado por el hermano muerto es imborrable. Desde una edad temprana, Dalí ya había intuido que el afecto desmesurado que le profesaban sus padres no iba destinado únicamente a su persona. A través de él, canalizaban el amor dirigido a su hermano Salvador, aquel hermano muerto con tan sólo unos meses de vida y cuyo nombre había recibido el artista. El hecho de dar el nombre de un hijo muerto al siguiente vástago, así como el hecho de conservar una fotografía eran costumbres habituales en la cultura rural de la época. Este segundo ritual también tuvo lugar en la casa de los Dalí. Cada tarde, al dejar la oficina, el notario subía al piso y se encerraba en la alcoba conyugal, donde Dalí le espiaba en silencio. Al igual que un creyente frente al altar, el padre permanecía ante un mueble sobre el que tenía una fotografía de su primogénito desaparecido y una estampa del Cristo de Velázquez.


Dalí vivió con la sombra de su hermano durante toda su vida. “Ese enorme afecto hacia el otro yo sin voluntad propia me hacía sentir un poder desmesurado que sólo era posible dentro del mundo simbiótico y de límites confusos de los primeros años de mi vida”. Frente a la amenaza existencial del fantasma de su otro yo-hermano, el segundo Salvador adoptó un comportamiento excéntrico para dejar claro su yo auténtico, aunque al mismo tiempo forjó un mundo paranoico imaginario cuya existencia ocultó a sus padres.

 

Federico García Lorca

Dalí y Federico García Lorca fotografiados en Barcelona, 1927.

 

En 1923, cuando Dalí y Lorca se conocen la Residencia de Estudiantes, aquél tiene diecinueve años y éste veinticinco. Ambos compartían su pasión por la poesía de Rubén Darío y por la cultura francesa, por lo que entre ellos se establece inmediatamente una intensa relación afectiva e intelectual cuya dialéctica enriquecería sus respectivas obras.

Conocido homosexual, Lorca se enamora del pintor. Dalí sólo había tenido una estrecha amistad con García Lorca, una amistad que, sin duda, se había acrecentado con el tiempo, y no hay duda alguna de que uno había encontrado en el otro una pasión por los descubrimientos estéticos acorde con sus propios deseos. Dalí concibe el pensamiento poético de su “amante” como un eco de su propia búsqueda. Y aquella amistad había cedido el paso a una pasión amorosa del poeta granadino, que llenó de confusión al pintor, llegando a escribir más tarde, en Las pasiones según Dalí: “Cuando García Lorca quería poseerme, yo lo rehusaba horrorizado”. Conocido el arte fabulador de Dalí, jamás llegará a saberse lo que pasó realmente entre ambos jóvenes. Queda solamente la certeza de que en aquel tiempo, Dalí solamente había tenido experiencias pasajeras con las mujeres, muy por debajo de su imaginación. Siempre afirmó estar virgen hasta conocer a Gala.

Federico viajó dos veces a Cadaqués, una en 1925 y otra en 1927. Sería en 1926 cuando Dalí iniciaría su denominada época lorquiana, y lo haría con la obra Naturaleza muerta (invitación al sueño), siendo la obra maestra de este período, Composición con tres figuras. Academia neocubista, cuyo personaje central, flanqueado por las representaciones femeninas de la virtud y el vicio, era un san Sebastián, patrón de Cadaqués, patrón oficioso de los homosexuales y emblema de la relación entre ambos creadores.

Antes de que los distancie una sardónica crítica que Dalí manda a Lorca con motivo de la aparición de Romancero gitano en 1928, el pintor crea una múltiple iconografía lorquiana. En agosto de 1938, a los dos años del asesinato de su amante, Dalí se vale de una fotografía en la que el pintor posa, junto a Lorca, vestido con el uniforme del servicio militar que cumplía entonces y rapado, para componer un magnífico tríptico en homenaje al poeta, aunque sólo una vez mencione su nombre: “Afgano invisible con aparición sobre la playa del rostro de García Lorca en forma de frutero con tres higos, aparición de un rostro y un frutero en la playa y el enigma sin fin”.

 

Gala (Helena Ivanovna Diakonova)

Gala y Dalí.

 

“Su cuerpo tenía una complexión infantil, sus omóplatos y músculos lumbares tenían la tensión un tanto brusca de los adolescentes. El hundimiento en la espalda, en cambio, era extremadamente femenino, y hacía una graciosa armonía con el torso enérgico y rotundo y el trasero escultural, que su cintura de avispa hacía aún más apetitoso”.

Vida secreta, 1942

Así describía Dalí en su Vida secreta a la mujer con la que compartiría toda su vida. Ella fue su modelo, musa y compañera inseparable.

Cuando en 1929 Dalí recibe la visita de René Magritte y su esposa, Buñuel y Paul Éluard y su mujer, Gala, en Cadaqués, queda muy impresionado por esta última, hasta tal punto que, cada vez que trata de hablar con ella le da un ataque de risa.

Dalí y Gala en Portlligat en 1930.

 

Dalí trata de sorprender a Gala de muy diversas maneras, pero será ella quien, al darse cuenta del verdadero motivo de sus excentricidades y carcajadas, le proponga un encuentro. Sin embargo, el artista no es capaz de confesarle su amor, pues su encanto y seguridad le impresionan e imponen. Así recuerda el artista aquella tarde: “Yo quería tocarla, rodear su cintura cuando Gala me tomó de la mano. Era el momento de reír, y yo me reí con una nerviosidad tan violenta, que en aquel preciso momento tuvo que ser aún más ofensiva para ella. Pero en lugar de sentirse herida por mi risa, Gala se regocijó. Con un esfuerzo sobrehumano, me apretó la mano, en vez de dejarla caer llena de desprecio, como hubiera hecho cualquier otra mujer en una situación semejante. Su intuición de médium le había hecho comprender el sentido exacto de mi risa, tan incomprensible para los otros. Mi risa no era alegre”. “Mon petit – me dijo – nunca más nos separaremos”.

 

Gala debe marcharse, por lo que Dalí la acompaña a la estación de Figueras, donde ella coge el tren a París. Sin embargo, será una separación temporal, pues su relación continúa. Una relación que dominará toda la obra del artista y que sólo se verá interrumpida por la muerte de Gala el 10 de junio de 1982. Gala es enterrada en el castillo de Púbol.

 

Biografía de Gala

Gala de joven.

 

Helena Ivanovna Diakonova, Gala, nace en Kazán (Rusia) en 1894, hija de un funcionario moscovita. En 1913, enferma de tuberculosis, es enviada por su familia al sanatorio suizo de Clavadel, donde conoce al poeta francés Paul Éluard (seudónimo de Paul Eugéne Grindel). En 1917 se casan y, de la mano de su marido y sus amigos André Breton, Louis Aragon y Max Ernst, irrumpe en el efervescente movimiento surrealista de París. En este círculo destaca como una de las personalidades más atrayentes. De hecho, muchos surrealistas se enamoraron de ella.


Gala y Dalí en PortLligat, el día de su boda, celebrada 24 años después de su boda civil, el 8 de agosto de 1958 en el Santuario de Els Àngels.

 

Poco después, en el verano de 1929, llegaría su encuentro con Dalí, con quien no se casaría hasta el 30 de enero de 1934, una boda que respondía al interés de Gala por regularizar su situación al lado de Dalí, pues si éste moría a ella no le quedaría nada. Años más tarde, el 8 de agosto de 1958, contraen matrimonio católico en el Santuario de la Mare de Déu dels Àngels, en una pueblo cerca de Gerona. A pesar de que la relación duró hasta la muerte de ambos, la familia de Dalí no aceptó a esta mujer diez años mayor, casada y madre de una hija de once años, Cécile. Fue especialmente marcado el rechazo de su hermana Ana María hacia la rusa, pues ésta había ocupado su lugar como modelo del pintor y copaba, hasta la aparición de Gala, toda su atención.

 

La frágil salud de Gala que ya le había llevado a un sanatorio volvió a darles un susto en 1931, cuando se le diagnosticó un tumor en los genitales que le fue extirpado, dejándola estéril. Sin embargo, su esterilidad no supuso un trauma para una Gala que nunca se ocupó de su hija Cécile a la que ni tan siquiera se dignó a abrir la puerta cuando, en sus últimos días, Cécile se acercó a Púbol. 

Gala y Dalí en junio de 1982, poco antes de morir ella.

 

La relación de la pareja pasó también por momentos difíciles debido a las constantes infidelidades de Gala, quien encontró en la compañía de jóvenes amantes el refugio contra su vejez. Fue debido a su relación de tres años con un joven toxicómano de 22 años aspirante a actor, William Rotlein, cuando Dalí fue consciente de que podía perder a su esposa. La relación se rompió y la pareja Gala-Dalí continuó unida, aunque su relación se fue deteriorando, hasta el punto de que Gala se instaló en el castillo de Púbol en 1970, donde no recibía a nadie, incluído Dalí, si no era con una invitación escrita.

El 10 de junio de 1982 fallecía Gala en la casa de Portlligat. Sin embargo, con el mayor sigilo fue trasladada al castillo de Púbol por Arturo Caminada y una enfermera, para así evitar complicaciones legales y burocráticas y poder enterrar a Gala en una de las tumbas que se habían construido en la cripta del castillo. Cuando el médico certificó su muerte, Gala reposaba en su cama de Púbol y allí, en su castillo, descansa ahora su cuerpo.

Fotografía con firma original del autor. Es una de las primeras imágenes de Dalí con bigote blanco, tomada en el patio interior de su vivienda, en Portlligat, durante el verano de 1980.

 

Exposiciones individuales

2013

Hölle, Fegefeuer, Paradies. Kulturelles Forum Langenfeld, Langenfeld.

2012

Salvador Dalí, Oeuvres sur papier 1931 - 1981. Galerie de Messine, París.
Dali. Centre Pompidou - Musée National d´Art Moderne, París.
Of Time & Space. The Arthouse, Kelso (Escocia).
Dali. DTR Modern Galleries, Boston, MA.
Salvador Dalí's Twelve Tribes of Israel. GRAM - Grand Rapids Art Museum, Grand Rapids, MI.
Salvador Dalí. Edsvik Konsthall, Sollentuna.
Salvador Dali. Kolvenburg, Billerbeck.

2011

Salvador DalÍ, Mind Of Genius. Kaohsiung Museum of Fine Art, Kaohsiung.
Salvador Dalí, the Surrealist. Opera Gallery, Singapur.
Juxtaposing History: Salvador Dalí, the Hebrew Bible, and the Formation of Israel. Cornell Fine Arts Museum, Winter Park, FL.

2010

Dalí illustrator. Paper Dreams. Fundación Canal, Madrid.
Il sogno si avvicina. Palazzo Reale, Milán.
Dalí: The Late Work. The High Museum of Art, Atlanta, GA.
Down the Rabbit Hole: The Bizarre Worlds of Salvador Dalí. Susquehanna Art Museum, Harrisburg, PA.
Salvador Dali - Originalgraphik. Hans Thoma Museum, Bernau / Black Forest.
Salvador Dalí. Artco, Leeds (Inglaterra).
El cantar de los cantares del Rey Salomón. Carlos Woods Arte Antiguo y Contemporáneo, Ciudad de Guatemala.

2009

Salvador Dalí y las revistas. CaixaForum Palma, Palma de Mallorca.
Salvador Dali: Prints, Sculptures, Ceramics. Museum of Contemporary Art Skopje, Skopje.
Bildwelten von Salvador Dali. Kunststation Kleinsassen, Hofbieber-Kleinsassen.
Salvador Dali - Liquid Desire. NGV National Gallery of Victoria, Melbourne, VIC.

2008

Salvador Dali - A Surrealist in Istanbul. SSM - Sakip Sabanci Müzesi, Istanbul.
Salvador Dali. Akbank Art Center, Istanbul.
Orginalgrafiken von Salvador Dali. Galerie Sassen & Edition, Bonn.
Dalí: Painting and Film. MoMA - Museum of Modern Art, New York City, NY.

2007

Dalí: Painting & Film. Los Angeles County Museum of Art - LACMA, Los Ángeles, California.
Salvador Dalí - Surrealist!. EMMA - Espoo Museum of Modern Art, Espoo.
Salvador Dali. Artco, Leeds (Inglaterra).
Dalí & Film. Tate Modern, London (Inglaterra).

2006

Salvador Dali. Galerie Philippe Samuel, París.
Illumined Pleasures: Dalí and Early Cinema. Salvador Dalí Museum, St. Petersburg, FL.
Dali Zodiac. Salvador Dalí Museum, St. Petersburg, FL.
Dali by the Decades. Salvador Dalí Museum, St. Petersburg, FL.
Dalí - Genie und Vision. Mittelrhein Museum Koblenz, Koblenz (closed, 2012).
Posters from the Salvador Dali Museum Archives. Salvador Dalí Museum, St. Petersburg, FL.
Salvador Dali. Galerie Orangerie-Reinz, Colonia.
Salvador Dalí – La Gare de Perpignan. Museum Ludwig, Colonia.
Original Druckgrafik. Galerie Kley, Hamm.

2005

Dalí Under the Influence. Salvador Dalí Museum, St. Petersburg, FL.
Contessa Gallery Salvador Dalí. The Argillet Era - Contessa Gallery, Cleveland, OH.
Sonderausstellung: Salvador Dali. KUNSTFORUM Seligenstadt e.V, Seligenstadt.
Dalí i el quixot. IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.
Tilting at Windmills: Dalí Illustrates Cervantes "Don Quixote". Salvador Dalí Museum, St. Petersburg, FL.
Salvador Dalí. Philadelphia Museum of Art, Philadelphia, PA.
Dalí - cultura de masses. Museum Boijmans van Beuningen, Rotterdam.
Salvador Dalí: Golden Age. Mucsarnok Kunsthalle, Budapest.

2004

Zum 100. Geburtstag von Salvador Dali. Galerie Margareta Friesen, Dresde.
Of Books and Tales - Salvador Dali and the World of Imagination. Krannert Art Museum, Champaign, IL.
El Nadal Segons Dalí: 1958 – 1976. IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.
Dalí: La Retrospettiva del Centenario  - Palazzo Grassi - Francois Pinault Foundation, Venecia.
Salvator Dali. Galerie Schrade - Schloss Mochental, Schloß Mochental.
Salvador Dali. Gallery Artzone-Kaguraoka, Kioto.
Dalí. Cultura de masas. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.
Manifest groc-Dalí, Gasch, Montanyà y el antiarte. Fundación Joan Miró, Barcelona.
The Yellow Manifesto - Salvador Dali and anti-art machinism. Fundación Joan Miró, Barcelona.
Galerie am Dom Wetzlar Salvador Dali. Galerie am Dom Wetzlar, Wetzlar.
Worlds and Dreams of Salvador Dali. Dallas Museum of Art, Dallas, Texas.
Salvador Dali. Galerie Jeanne, Múnich.
Salvador Dalí – Das grafische Abenteuer. Kunstpalais Erlangen, Erlangen.
Salvador Dalí. MMK Museum Moderner Kunst - Stiftung Wörlen, Passau.
Dalí - Cultura de masas. CaixaForum Barcelona, Barcelona.
Salvador Dali. Galerie Orangerie-Reinz, Colonia.

2003

Salvador Dali. Galerie Tulbinger Kogel, Mauerbach.
Salvador Dalí - Dream of Venus. Queens Museum of Art (QMA), Nueva York.
The Other Side of Childhood: Nightmare Images in Alice's Wonderland. Utah Museum of Fine Arts, Salt Lake City, UT.

2002

Salvator Dalì - The conquest of the irrational. Egon Schiele Art Centrum Cesky Krumlov, Ceský Krumlov.
Salvador Dali - Myth and Singularity. Museum of Cycladic Art, Atenas.
Salvador Dali - Metaphors from the deep. Leonard Pearlstein Gallery at Drexel University, Philadelphia, PA.
20 Jahre Galerie. Galerie Jeanne, Múnich.
Salvador Dali’s Surrealist World. Kalamazoo Institute of Arts, Kalamazoo, MI.
Dalí. Gradiva. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.
Salvador Dali - Dream of Venus. Museum of Contemporary Art - North Miami (MOCA), Miami, FL.

2001

Dalí en las colecciones españolas. Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, Segovia.
Salvador Dali. Nordiska Akvarellmuseet - The Nordic Watercolour Museum, Skarhamn.
Salvador Dali. Galerie Orangerie-Reinz, Cologne.
Salvador Dalì - Grafische Arbeiten. Galerie Heidefeld & Partner, Krefeld.

2000

Salvador Dali. Galerie Jeanne, Múnich.
Salvador Dali’s Optical Illusions. Dean Gallery, Edinburgh (Escocia).
Die Eroberung des Irrationalen. Stadtgalerie Klagenfurt, Klagenfurt.
Dali’s Optical Illusions. Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Washington, DC.
Salvador Dalí - Das Goldene Zeitalter. Kunstverein Plauen-Vogtland, Plauen.
Dalí - The Zodiac. Haggerty Museum of Art, Milwaukee, WI.

1999

Salvador Dalí - Dante: Die Göttliche Komödie. Panorama Museum, Bad Frankenhausen.
Salvador Dalí. ARKEN Museum for Moderne Kunst, Ishoj.

1997

Die Göttliche Komödie. Galerie Keim, Stuttgart.

1996

El genio de Salvador Dalí. MNBA - Museo Nacional de Bellas Artes Santiago Chile, Santiago.
Salvadore Dali - 100 grafische Arbeiten aus verschiedenen literarischen Zyklen. Kunstverein Uelzen, Uelzen.

1995

Dalì, Mirò, Picasso e il Surrealismo spagnolo. Palazzo Forti - Galleria d'Arte Moderna e Contemporanea, Verona.

1994

Dalí joven : (1918-1930). Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.
Dalí: The Early Years. The Metropolitan Museum of Art, New York City, NY.
Salvador Dali. Galerie Orangerie-Reinz, Cologne.
Dalí joven : (1918-1930). Hayward Gallery, London (Inglaterra).

1989

Salvador Dalì - Fusioni veronesi. Palazzo Forti - Galleria d'Arte Moderna e Contemporanea, Verona.

1987

Salvador Dali - Twelve Drawings, 1936-1938. Eleven Drawings, 1947-1948 - Galerie 1900-2000, París.

1983

Salvador Dali - Radierungen, Holzschnitte. Kunstverein Uelzen, Uelzen.

1979

Salvador Dali. Centre Pompidou - Musée National d´Art Moderne, París.

1973

Salvador Dalí. Moderna Museet, Stockholm.

1972

Salvador Dalí. Kunstverein in Hamburg, Hamburg.
Art-in-Jewels by Salvador Dali. Birmingham Museum of Art, Birmingham, AL.

1971

Dali - Gemälde, Zeichnungen, Objekte, Schmuck. Staatliche Kunsthalle Baden-Baden, Baden-Baden.

1970

Salvador Dali: Lithographien zu Carmen. Galerie Utermann, Dortmund.

1969

Salvador Dali - Alijah. Bonner Kunstverein, Bonn.

1967

Salvador Dali. Galerie Heimeshoff, Essen.

1958

Salvador Dali - Don Quichotte. Galerie Schmela, Dusseldorf (closed, 2008).

1956

Sculptured Jewels by Dali. The Corcoran Gallery of Art, Washington, DC.

1955

Salvador Dali: Jewels. Dallas Museum of Art, Dallas, Texas.

1941

Salvador Dali. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.
Salvador Dalí. Arts Club of Chicago, Chicago, IL.

1931

Salvador Dali. Galerie Pierre Colle, París (closed).

 

Exposiciones colectivas (selección)

2013

In Dreams. The Cob Gallery, London (Inglaterra).
Nouvelles Impressions De Raymond Roussel. Palais de Tokyo, París.
The Classical Surrealism. Moderna Museet Malmö, Malmö.

2012

Cartografías contemporáneas. CaixaForum Barcelona, Barcelona.
Cartografías contemporáneas. Dibujando el pensamiento. CaixaForum Madrid, Madrid
Do You Know My Age? - Wissen Sie Mein Alter?. Factory-Art, Berlín.
The Small Utopia. Ars Multiplicata. Fondazione Prada, Venecia.

2011

UN PERRO ANDALUZ. Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo MEIAC, Badajoz.
Atlas. How to carry the world on one's back?. Deichtorhallen Hamburg, Hamburgo.
Gli anni folli. La Parigi di Modigliani, Picasso, Dalí 1918-1933. Palazzo dei Diamanti, Ferrara (FE).
Scream Collection Part II. Scream London, London (Inglaterra).
Art & Fashion. Zwischen Haut und Kleid. Kunstmuseum Wolfsburg, Wolfsburgo.

2010

I Believe in Miracles - 10thanniversary of the Lambert Collection. Collection Lambert, Avignon.
Du Greco à Dalí - Les grands maîtres espagnols de la collection Pérez Simón. Musée national des beaux-arts du Québec, Quebec.
Dalí, Lorca y la Residencia de Estudiantes. CaixaForum Madrid, Madrid
The Modern Myth: Drawing Mythologies in Modern Times. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.
 

2009

Art Statements Gallery The Core Marrow of Art. Art Statements Gallery, Hong Kong.
Coreografia del Sintomo. Norma Mangione Gallery, Turín.
Dalí Dalí featuring Francesco Vezzoli. Moderna Museet, Estocolmo.
Andy Warhol, Arman, Cesar, Salvador Dali, Charles Matton, & Rodin. Found Museum, Pekín.

2008

Walt Disneys wunerbare Welt und ihre Wurzeln in der wuropäischen Kunst. Kunsthalle der Hypo-Kulturstiftung, Múnich.
From Manet to Miró: Modern Drawings from the Abello Collection. Meadows Museum, Dallas, Texas.
Meistergraphik. Galerie Orangerie-Reinz, Colonia.
L'homme nouveau. National Gallery of Canada - Musée des beaux-arts du Canada, Ottawa.
Traces du Sacré. Centre Pompidou - Musée National d´Art Moderne, París.
Monet to Dalí. Frist Center for the Visual Arts, Nashville, EEUU.

2007

La noche española - Flamenco, vanguardia y cultura popular 1865-1936. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.
Colección Privada. Nueveochenta, Bogotá.
Maestros Modernos del Dibujo. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.
Peggy Guggenheim E L’immaginario Surreale. Peggy Guggenheim Collection, Venecia.
... stelle nei sessi di lumache ... Factory-Art - Trieste, Italia.

2006

Dibujos Españoles del Siglo XX. Museo de Arte de Lima - MALI, Lima.
Il était une fois Walt Disney. Galeries nationales du Grand Palais, París.
Territorios de Diálogo. Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires.
Degas to Picasso - Modern Masters. MFA - Museum of Fine Arts, Boston.

2005

bizden ve onlardan 20. Tem Art Gallery, Estambul.
París y los surrealistas. Museo de Bellas Artes de Bilbao, Bilbao.
BIG BANG. Centre Pompidou - Musée National d´Art Moderne, París.
Surrealism USA. Phoenix Art Museum, Phoenix.

2004

Dali / Chagall / Clayette / Kazandjian. Galerie Jeanne, Múnich.
What´s modern?. Gagosian Gallery , Nueva York.
El Efecto Bola de Nieve. Museo Colecciones ICO, Madrid.
Da Da Dalí. Kunsthal Rotterdam, Róterdam.
Dibujos de Maestros Españoles del Siglo XX. Museo Nacional de Artes Visuales - MNAV, Montevideo.

2003

Metafisica. Scuderie del Quirinale, Roma.
Dalí - Bacon - Baselitz - Miró. Galerie Jeanne, Múnich.
SurrealismoS. Galerìa Guillermo de Osma, Madrid.

2002

Rendez-Vous mit dem Surrealismus - Arbeiten auf Papier. Galerie Dreiseitel, Colonia.
La pasión por el libro. Una aventura editorial. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.
La Révolution surréaliste. Centre Pompidou - Musée National d´Art Moderne, París.
Forma. El ideal clásico en el arte moderno. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.
In The Rough - Museu Serralves. Museu de Arte Contemporânea, Porto.

2000

Times are changing - Auf dem Wege! Aus dem 20. Jahrhundert!. Kunsthalle Bremen, Bremen.
Some Summer Surrealists. The Mayor Gallery, London (Inglaterra).
Surreale Welten - Von Piranesi bis Dubuffet. Hamburger Kunsthalle, Hamburgo.

1999

El bodegón español. De Zurbarán a Picasso. Museo de Bellas Artes de Bilbao, Bilbao.
Cosmos: del romanticismo a la vanguardia 1801-2001. CCCB - Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, Barcelona.
Le Avanguardie Spagnole - Il secolo di Picasso nelle collezioni del Reina Sofía. Galleria Nazionale d'Arte Moderna (GNAM) , Roma.

1998

Von Matisse bis Dali. Die Kunst zu Sammeln. Das Legat Georges F. Keller - Kunstmuseum Bern, Bern.
From Picasso to Dali. MNAC - Museu do Chiado, Lisboa.

1997

Exil - Flucht und Emmigration europäischer Künstler 1933 - 1945. Neue Nationalgalerie, Berlín.

1996

Masterpieces from the Guggenheim Museu. Singapore Art Museum, Singapur.
La guitarra. Visiones en la vanguardia. Casa-Museo Federico García Lorca, Granada.

1995

Los putrefactos por Salvador Dalí y Federico García Lorca. Dibujos y documentos. Casa-Museo Federico García Lorca, Granada.
Das grausame Spiel. Surrealismus in Spanien 1924-1939 . Kunsthalle wien project space karlsplatz, Viena.

1994

PERCORSI INTERNAZIONALI. Galleria La Fenice, Sassari.
200. Ausstellung der Galerie Böhler. Buchhandlung und Galerie Wolfgang Böhler, Bensheim.

1993

Modern Masters and the Figure: Picasso to de Kooning. Henry Art Gallery, Seattle.
Spazi Forme Colori. Galleria Anna D’Ascanio, Roma.
Arte moderna Internazionale. Galleria La Fenice, Sassari.

1992

Adam & Eve. Museum of Modern Art Saitama, Saitama.
Arte Moderna Internazionale. Galleria La Fenice, Sassari.

1991

Picasso - Miró - Dalí un der spanischen Moderne / Picasso - Miró - Dalí and the Beginnings of Spanish Modernism. Schirn Kunsthalle, Frankfurt.

1990

Western Contemporary Art. Gana Art Gallery, Seoul.
Contemporary Art in a Modern Context. Peggy Guggenheim Collection, Venecia.

1989

Die Surrealisten / The Surrealists. Schirn Kunsthalle, Frankfurt/Main.
Open Mind (Gesloten Circuits). SMAK Stedelijk Museum voor Actuele Kunst, Gent.
60 Meisterwerke aus der Solomon R. Gugenheim Foundation. Neue Nationalgalerie, Berlín.

1987

Radierungen im 20. Jahrhundert. Staatsgalerie Stuttgart, Stuttgart.

1986

De Marées a Picasso: Obras Maestras Del Museo Wuppertal. Fundación Juan March, Madrid.
Meisterwerke europäischer Malerei 1910-1960/ Masterpieces of European Painting 1910-1960. Schirn Kunsthalle, Frankfurt/Main.

1985

Middelheim Biennale 18. Middelheim Biennale, Antwerp.
Picasso, bonnard, dali - gravür ve litografiler. Galeri Nev - Ankara.

1984

Ulay & Abramovic : 41. Esposizione Internazionale d'Arte. La Biennale di Venezia, Venecia.
The Moderns. Art Gallery of New South Wales, Sydney.

1982

Querschnitt 2: Hostoire naturelle - Nature morte. Galerie Brusberg - Berlin, Berlín.

1981

Collection Château Mouton Rothschild 1945-1978 Musée d´art contemporain de Montréal, Montreal, Quebec.

1979

Maler machen Bücher - Bücher mit Originalgraphik. Galerie Brusberg - Hannover, Hannover (closed, 1985).
Gifts of Drawing. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.

1978

La Biennale di Venezia 1978. From Nature to Art, from Art to Nature. La Biennale di Venezia, Venecia.

1977

‘Graphic International 77’ Group Exhibition. Galerie Düsseldorf, Mosman Park, WA.
Tendenzen der 20er Jahre. Neue Nationalgalerie, Berlín.

1976

Schuh-Werke. Aspekte zum Menschenbild. Kunsthalle Nürnberg, Nuremberg.

1975

Selbstporträt als Selbstdarstellung. Galerie nächst St. Stephan - Rosemarie Schwarzwälder, Viena.

1974

Seurat to Matisse: Drawing in France. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.

1973

Umkreis Surrealismus. Galerie Brusberg - Hannover, Hannover (closed, 1985).

1972

Kunsthalle Basel Metamorphose de Dinges. Kunsthalle Basel.

1971

Metamorphose de Dinges. Palazzo Reale, Milán.
Metamorphose de Dinges. Neue Nationalgalerie, Berlín.
Metamorphose de Dinges - BOZAR. Palais des Beaux-Arts / Paleis voor Schone Kunsten, Bruselas.

1970

The Sidney and Harriet Janis Collection. ICA - Institute of Contemporary Arts London, London (Inglaterra).

1969

Dada and Surrealist Drawings. Allan Frumkin Gallery, Nueva York.
Malerei des Surrealismus. Kunstverein in Hamburg, Hamburgo.

1968

Dada, Surrealism and their Heritage. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.

1966

Art in the Mirror. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.

1958

Paintings from the Urvater Collection. Tate Britain, London (Inglaterra).
Surrealism Then and Now. Arts Club of Chicago, Chicago.
The Disquieting Muse: Surrealism. Contemporary Arts Museum Houston, Houston, Texas.

1955

Ten American Collectors. Contemporary Arts Museum Houston, Houston, Texas.

1954

Collages and Objects. ICA - Institute of Contemporary Arts London, London (Inglaterra).

1948

40 Years of Modern Art 1907-1947: a Selection from British Collections. ICA - Institute of Contemporary Arts London, London (Inglaterra).

1938

Exposition Internationale du Surrealisme. Galerie des Beaux-Arts, París (closed).

1937

Fantastic Art, Dada, Surrealism. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.

1936

International Surrealist Exhibition. New Burlington Galleries, London (Inglaterra) (closed).
Modern Painters and Sculptors as Illustrators. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.

1933

Summer Exhibition: Painting and Sculpture. MoMA - Museum of Modern Art, Nueva York.
Il faut visiter l'exposition Surréaliste. Galerie Pierre Colle, París (closed).

 

Obra

Mundialmente conocido por su faceta como pintor, Salvador Dalí ha dejado su huella en muchos y muy diversos ámbitos creativos, desde la ilustración o el grabado hasta el cine y el teatro, pasando por sus escuturas y joyas, sus incursiones en la arquitectura y la literatura o su aportación al mundo del diseño y la publicidad. Un amplio abanico de disciplinas artísticas que el genial catalán cultivó a lo largo de toda su vida.

 

Arquitectura

La arquitectura forma parte de la obra de Salvador Dalí de manera implícita en su pintura desde sus primeras obras hasta las últimas, y de forma explícita en sus escritos y en las polémicas específicamente arquitectónicas que mantuvo a lo largo de toda su vida. En cuanto a esta disciplina es posible abordar varios temas o aspectos. Son los siguientes:

 

  • Metáfora arquitectónica
Mujer en la ventana, en Figueras, 1926.

 

Entre todas las influencias que recibió Dalí en sus comienzos (puntillismo, futurismo, cubismo,…), el noucentismo fue una de ellas. Esta corriente de la que bebió el artista y que partía de una forma de representación justificada en conceptos como estructura, número o proporción, llevó al artista a considerar, como muchos otros, que la arquitectura constituía un aspecto esencial en la definición de la propia pintura. Es la arquitectura entendida como metáfora, metáfora que en la obra de Dalí toma la forma de una ventana o de un paisaje ortogonalizado por medio de cipreses, torres y muros. Su hermana dice: “Siempre me pintaba delante de una ventana”, y tiene razón, tal y como se aprecia en obras como Muchacha cosiendo, 1926, o Muchacha de Figueras, de la misma época.

 

  • Las polémicas de arquitectura

La polémica en la que se sumerge Dalí se origina por el apoyo del artista a la arquitectura Modern Style, cuyos desbordamientos decorativos, excesos y ambigüedades opondrá a la frialdad y ascetismo de la arquitectura lecorbuseriana. El reflejo de este estilo en su pintura viene dado por el uso de imágenes directas, piezas de mobiliario o fragmentos de arquitectura diseñados en el característico coup de fouet, etc.

Por otro lado, esta exaltación del Modern Style llevará al artista a centrar su atención en una significativa figura: Gaudí. La presencia del arquitecto catalán en su obra irá intensificándose hasta llegar a convertirse en una especie de antídoto frente a Le Corbusier.

 

  • La casa surrealista
The wish in the sky 2 (proyecto para iglesia), 1963. Técnica mixta sobre papel fotográfico, 42,8 x 34,6 cm.

 

Dalí realizó montajes y proyectos arquitectónicos o desarrolló ideas para interiores que componen la llamada “casa surrealista”. Entre ellos podemos destacar el pabellón de la Feria Mundial de Nueva York de 1939 y dos grandes proyectos de iglesia. El más antiguo, de 1959, le fue encargado por la Tucson Foundation de Arizona y tuvo ocasión de explicárselo a Juan XXIII en mayo de 1959.

El otro proyecto, realizado en 1963 por encargo también de un norteamericano, se basa en una fotografía de unas manos unidas que con los dedos pulgares aguantan una cruz y guarda gran paralelismo con la imagen del estudio de Sexo femenino, 1928-1929, que realizó para el cuadro de El hombre invisible.

 

  • Arquitectura clásica

Junto al Modern Style, Gaudí o el apartamento surrealista, Dalí antepone también la arquitectura clásica a la arquitectura moderna. Promulga el regreso al Renacimiento y considera como modelos a seguir a Leonardo, Bramante o Rafael. Así, sus pinturas se llenan de construcciones como columnatas, frontis, estructuras en forma de cúpula,… además de tener en cuenta las leyes de perspectiva y proporción dictadas por Piero della Francesca o Luca Paccioli.

 

  • Las construcciones

Donde sí se puede considerar a Dalí arquitecto es en relación con su casa de Portlligat, a la que se dedicó desde su adquisición en 1930. Lo mismo ocurrirá más adelante con el Teatre-Museu de Figueras y con el Castell de Púbol.

 

Arte gráfico

Junto a las innumerables pinturas, encontramos obras gráficas de no menos importancia o valor. Parece que en sus primeros años Dalí no otorgó demasiada importancia a esta disciplina. De hecho, parece que dos de sus primeros grabados en cobre son obras colectivas producidas cuando, durante la visita a Picasso en su taller de París, éste pidió a Dalí que finalizara el grabado en cobre en el que estaba trabajando.

La actividad de Dalí como ilustrador podría dividirse en cuatro campos básicos: ilustración de publicaciones periódicas, ilustración de libros de tiraje normal, grabados acompañando ediciones numeradas, y un campo diverso compuesto por anuncios, programas de mano, catálogos de exposiciones y carteles.

Ya cuando comenzó a trabajar con el grupo surrealista, Dalí participó en numerosas ediciones para las que ejecutó frontispicios. El más conocido es la ilustración del libro de Georges Hùgnet, Onan.

Les chants de Maldoror, 1934. Dibujo de 33 x 25 cm.

 

En 1933, tras conocer al editor Albert Skira en el taller de Picasso y aconsejado por éste, Skira le confía la ilustración de Los cantos de Maldoror, obra maestra de Isidore Duchase, conde de Lautréamont, escrita en 1869. El libro aparece en 1934. Para realizar los 42 grabados sobre cobre (30 láminas y 12 fondos de lámpara) Dalí eligió una punta de acero extremadamente fina, pues no conocía todavía la punta de diamante y la punta de rubí que permiten trazar más fácilmente líneas sinuosas y siguen más dócilmente la impulsión de la mano. El dibujo, trazado y factura de esta época son muy diferentes de lo que grabó después. Después de la guerra, el arte gráfico de Dalí no había alcanzado aún su gran desarrollo. Tras volver de Estados Unidos se consagrará básicamente a la pintura y únicamente abordará la litografía hacia 1958 con la ilustración del Don Quijote, encargo de su editor Josep Foret.

 

En esta ocasión Dalí emplea una técnica nueva: realiza la litografía con impactos de arcabuz, en torno a los que construye representaciones inspiradas únicamente en el azar. Mediante este método grabará dos o tres litografías más para los Caballeros del Apocalipsis, si bien lo abandonará al considerar que ya le había sacado todo el partido posible. Tras este paréntesis retoma el grabado en cobre, que ya no abandona.

A partir de 1960, la obra gráfica de Dalí es muy abundante. En 1979 aparece en el Centro Cultural de París editado por Dasa Edicions, una de las obras maestras de la literatura latina, L’art d’aimer de Ovidio, cuyas ilustraciones habían sido realizadas por Dalí. En total, trece grabados de madera, una litografía y un aguafuerte que el artista había comenzado a crear tres años atrás.

Ilustración para el Don Quijote de Cervantes, 1946. Acuarela, 23 x 27 cm.

 

El Quijote de Cervantes fue una obra que Dalí abordó en diversas ocasiones. En 1945 realizó una edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha con una gran cantidad de ilustraciones (acuarelas, tintas chinas, plumas,…), una obra que fue editada por Ediciones Emecé de Buenos Aires ese mismo año. Sin embargo, la edición más famosa que de esta obra realizó Dalí data de 1957. Se trata de una serie de doce litografías en color. Una vez más, entre 1964 y 1968, Dalí creó cuarenta y seis ilustraciones para la conocida obra literaria, a petición, en esta ocasión, de unos editores italianos.

 

Al margen de estos libros de bibliofilia, Dalí ilustró también numerosos volúmenes de ediciones de gran tirada, unas veces ligadas al texto como en La verdadera historia de Lidia de Cadaqués y, otras, totalmente independiente, como ocurre en el volumen de poesía Naufragio en tres cuerdas para guitarra.

Como se puede apreciar, la faceta de artista gráfico de Dalí es amplia y variada, tal y como reflejan obras como las hasta ahora citadas y otras como: El Apocalipsis de San Juan y La Mitología, Los poemas de Ronsard de Apollinaire, la serie de los Hippies y la Tauromaquia, The Maze o Fantastic memories.

 

Cine

La relación de Dalí con el séptimo arte ha estado marcada por éxitos y fracasos, pero, sobre todo, por la polémica. El artista aprendió a amar el cine desde pequeño. A los cuatro años tenía un pequeño proyector manual que su madre accionaba mientras su tía rebobinaba. Cortos de Charlot, Max Linder, un breve documental sobre la guerra ruso-japonesa y la película El estudiante enamorado son algunos de los títulos que Dalí recuerda de aquella época.

Cartel de L’âge d’or.

 

Sus primeras incursiones en el mundo del cine junto a Luis Buñuel provocaron, una gran conmoción en París y, actualmente, continúan siendo objeto de largas disquisiciones. Nos situamos a finales de los años veinte. Es entonces cuando su amigo Buñuel le propone filmar una película, Un perro andaluz. Siguiendo los principios de la escritura automática defendida por los surrealistas, los dos amigos integran en la película sus ideas y visiones: Buñuel había visto una nube pasar delante de la luna y después un ojo rajado por una navaja barbera; Dalí había soñado una mano invadida de hormigas, un asno podrido. El único acuerdo al que llegaron fue no representar ninguna idea o imagen que pudiera dar lugar a una explicación racional, psicológica o cultural. Su segundo proyecto conjunto sería L’âge d’or, estrenada en 1930 y causante también de un gran escándalo.

Dalí, Gregory Peck e Ingrid Bergman.

 

Unos años más tarde, en 1940, Dalí se dedicó a realizar retratos de personas ricas en Estados Unidos, actividad que le llevó a conocer a Jack Warner, un productor hollywoodiense. Será posiblemente debido a este contacto que el artista vuelve al cine, nada menos que con dos filmes de Hitchcock: Spellbound protagonizada por Gregory Peck e Ingrid Bergman y The House of Mr. Edwards. Ambas contienen secuencias de sueños imaginados por Dalí.

 

Seis años después sería el turno de Walt Disney. Junto a él colaboró en la película Destino, que nunca se llegó a terminar. En ella los personajes y los objetos reales debían combinarse con personajes, objetos y decorados dibujados. El guión trataba de una joven y el dios del tiempo, Cronos, cuyas relaciones eran similares a un ballet: la adolescente y el viejo dios daban nacimiento a monstruos que desaparecían finalmente en el agua primordial.

Dalí dibuja a Harpo Marx tocando el arpa, 1937.

 

El artista catalán se mostraba entusiasmado por una pareja de cómicos de gran éxito, los hermanos Marx, especialmente por Harpo, a quien consideraba el más surrealista de ellos. Existe un intercambio epistolar consistente en una tarjeta con la fotografía de un arpa con cuerdas de alambre de espino que Dalí envió a Harpo, quien a su vez contestó con otra fotografía en la que aparece tocando el arpa con los dedos vendados.

Entre 1954 y 1961 Dalí rodó algunas escenas de La historia prodigiosa de la encajera y el rinoceronte, ayudado por un joven fotógrafo de Nantes llamado Robert Descarnes, quien acabaría tomando más de dieciocho mil fotografías de Dalí y se convertiría en estrecho colaborador del pintor tras la muerte de Gala.

El último filme materializado por Dalí, en 1974, sería Viaje a la Alta Mongolia, irregular amalgama inspirada en la poética de su admirado Raymond Roussel; recogía imágenes extraídas de un microscopio electrónico y escenas de un fallido happening en Granollers.

Además de los ya mencionados, Dalí colaboró también con el fotógrafo Philippe Halsman hasta la muerte de éste, Fellini, Marcel Pagnol, Greta Garbo, Jean Gabin o Ana Magnani, entre otros.

 

Dalí y el Surrealismo

Fue a finales de los años veinte, en 1929, cuando tras mucho experimentar y probar distintas técnicas y métodos utilizados por las numerosas corrientes artísticas del momento, Dalí se adscribe finalmente al surrealismo. Con ellos compartía la idea de que era posible adaptar el método automático a la pintura, así como la importancia que otorgaban a la fijación de las imágenes fortuitas sugeridas por los sueños. Sin embargo, como veremos en relación al método paranoico-crítico que desarrolló, existían también divergencias entre el artista catalán y el grupo surrealista.

Cubierta del Manifiesto del surrealismo.

 

Tuvo una importancia esencial en su concepción vital y artística, así como en la manera de entender el surrealismo, su contacto con la obra de Sigmund Freud, quien también influyó en el resto de miembros del movimiento. Esta base freudiana del surrealismo quedó claramente definida entre el primer Manifiesto de 1924 y el segundo de 1929. Es posible discernir dos tipos de pintura en los cuadros surrealistas de esa época. Por un lado, encontramos los trabajos desarrollados por pintores como Masson o Miró, caracterizados por un estilo intuitivo y espontáneo, además de por la predilección por temas incoherentes y disparatados. Por otro lado, destacan Magritte, Beruaner y Dalí, quienes empleaban una técnica meticulosamente realista que permitía identificar inmediatamente los elementos representados en la tela. A pesar de estas similitudes, Dalí se desmarcó de este segundo “grupo” al poner esta técnica al servicio del automatismo y la pasividad.

 

Si bien la originalidad de Dalí, sus revolucionarias interpretaciones de obras de arte, así como su técnica de transformación de los sueños y alucinaciones en realidad concreta le hicieron ganarse la confianza y simpatía de los surrealistas, poco a poco se fue distanciando de los principios y bases de esta corriente con cuyos miembros, especialmente con André Breton, mantenía serias discrepancias, lo que le llevó a la ruptura con el grupo en 1934 y a la ruptura definitiva con André Breton en 1939.

 

  • MÉTODO PARANOICO-CRÍTICO

El descontrol era una sensación que aterrorizaba a Salvador Dalí y de la que, por lo tanto, había tratado de huir siempre. De hecho, la objetividad de todo fenómeno es el fin principal de la obra y la personalidad daliniana. Lo consiguió, en un principio, mediante la técnica ordenada del cubismo y el rigor de los números de Severini y los puristas.
 

Sigmund Freud.

 

Sin embargo, tras su adscripción al surrealismo que defendía un automatismo psíquico puro, Dalí necesitaba una ténica que le permitiese controlar ese nuevo mundo. Cuando en 1922 se publicaron en español las Obras completas de Sigmund Freud, Dalí comenzó a leerlas y declaró lo siguiente: “Me pareció uno de los descubrimientos capitales de mi vida y se apoderó de mí un verdadero vicio de auto interpretación, no sólo de los sueños, sino de todo lo que me sucedía, por más casual que pareciese a primera vista”. En 1929 bautizará este sistema como el método paranoico-crítico, que consiste en “materializar las imágenes de la irracionalidad concreta”.

 

Uno de los rasgos que define a este método paranoico-crítico es su carácter activo, contrapuesto a la pasividad y automatismo de la escritura surrealista, que anulaba cualquier intervención consciente. En su artículo “La conquista de lo irracional” Dalí considera que las situaciones de delirio que fluyen y surgen en la realidad diaria, visualizadas por el paranoico debido a su obsesión, son interpretadas críticamente para poder conocerlas y dominarlas. En vez de dejar fluir libremente esos fenómenos inconscientes, Dalí pretende reducirlos a un sistema, pretende sistematizar sus confusiones y obsesiones. De esta forma posibilita el paso del delirio irracional hacia la realidad y consigue, en lugar de caer en la locura, canalizar sus obsesiones hacia la creación artística. Una vez plasmada en el cuadro, la obsesión queda restringida al campo de la razón, sin lugar para la confusión.

La publicación por parte de Lacan de la obra De la psychose paranoïaque dans ses rapports avec la personalité, sirvió para que la teoría de Dalí no fuera menospreciada. Ambos personajes mantuvieron una conversación que llevó a Lacan a confirmar con sus valoraciones científicas el método paranoico del pintor.

Finalizaremos esta aproximación al método paranoico-crítico con una aclaración que sobre el mismo realizó el propio Dalí: "...lo practico con éxito aunque no sepa hasta ahora muy bien en qué consiste exactamente. En términos generales, se trata de la sistematización más rigurosa de los fenómenos y materiales más delirantes, con la intención de hacer tangiblemente creadoras mis ideas más obsesivamente peligrosas. Este método no funciona si no se posee un motor blando de origen divino, un núcleo viviente, una Gala - y sólo hay una".

 

Escultura

Al igual que en el caso anterior, esta faceta artística de Dalí ha quedado oculta durante muchos años por la sombra de su actividad pictórica. En las siguientes líneas vamos a tratar de rescatar de ese “olvido” su labor escultórica.

ortlligat, 1933. En la época de los Cantos de Maldoror.

 

Su casa de Portlligat fue, una vez más, el escenario donde Dalí dio rienda suelta a su creatividad. Allí modeló en los años sesenta y setenta unas esculturas para el coleccionista y galerista Isidro Clot, siguiendo siempre el mismo ritual: trabajaba fuera del taller, preferiblemente en verano y con sol y a una hora precisa. El borde de su piscina, donde modelaba hasta la hora de comer, vio nacer muchas de sus esculturas.

Todas ellas fueron modeladas directamente en cera y fundidas, a continuación, mediante el procedimiento llamado “a la cera perdida” obteniendo así un molde original fiel a la obra creada. El artista quiso que sus esculturas se fundieran siempre de esa forma y que luego fueran cinceladas y bruñidas en las mejores fundiciones de arte de Italia, Francia y España con las que trabajaba habitualmente. Los materiales que empleó fueron la cera, el yeso y la arcilla.

 

Salvador Dalí en su casa de Portlligat modelando la cera original para Dios solar emergiendo de las aguas de Okinawa, 1974-1975.

 

La escultura de Dalí procede, en gran parte, de su arquitectura. Cualesquiera que sean los temas o medios para realizarla, el artista intenta siempre organizar un conjunto “morfológico” e instalarlo en el espacio, además de demostrar una voluntad por crear obras de grandes dimensiones. Y es que Dalí considera que “la exageración es lo único de lo que el mundo nunca tendrá bastante”. Desde sus años parisinos, allá por los años treinta, Dalí ha reflejado en muchas de sus obras la voluntad de escapar a la medida humana.

Uno de los ejemplos más significativos es la silueta minúscula de dos personajes cogidos de la mano, el pequeño Dalí y su padre, frente a gigantescos monumentos óseos.

Busto de una mujer retrospectiva, 1933. 54 x 135 cm.

 

Durante la primera mitad de los años treinta, y dentro de la investigación de su método paranoico-crítico, Dalí realizó una serie de objetos surrealistas catalogados en seis categorías: objetos de funcionamiento simbólico, de origen automático (sin intervención del intelecto ni de los sentimientos, puro instinto), como Zapato y vaso de leche de 1932; objetos transustanciados, de origen afectivo, como Reloj blanco; objetos para ser proyectados, de origen onírico; objetos envueltos; objetos máquinas, como Mecedora para pensar, y, finalmente, objetos moldeados, de origen hipnagógico, como Automóvil-mesa-silla-pantalla. Todos estos objetos aparecen representados en su obra, pero algunos de ellos, principalmente los de funcionamiento simbólico, fueron desarrollados para adquirir precisamente su plena tridimensionalidad.

 

Tras la Segunda Guerra Mundial la escultura de Dalí tomó un camino menos automático para potenciar su aspecto lúdico y práctico. El automatismo surrealista fue sustituido por la poesía visual en su sentido más amplio. Los productos comerciales como frascos de perfume con forma de labios o botellas de brandy semifálicas deben ser considerados, si no dentro de la categoría de estatuas, por lo menos como paradigmas del diseño industrial.

  • JOYAS

Dalí se introdujo en el mundo del diseño de joyas hacia 1938. Entre este año y la década de los setenta diseñó numerosas joyas-escultura, principalmente para el taller Alemany y Ertman de Nueva York. Sus dibujos-proyecto serían interpretados al pie de la letra por un equipo de orfebres a los que el artista exigía perfección en la ejecución. La simbología daliniana se reviste, pues, de oro, rubíes, zafiros, brillates, lapislázulis y demás piedras preciosas para representar teléfonos, relojes blandos, cruces, manos vegetales, caracoles, ojos, corales marinos y caracoles.

El ojo del tiempo, 1949. Platino, rubí y diamantes, 4 x 6 x 1,7 cm.

 

Apesar de ser una de las facetas menos explotadas por el artista, su escultura nos ha dejado también interesantes obras de arte.

 

Iconografía daliniana

Al aproximarnos a la obra de Dalí podemos seguir sus recomendaciones y no preguntar por el significado de los detalles o, por el contrario, intentar buscar lo que se esconde detrás de esos motivos y elementos. Contradiciendo las indicaciones del artista, a continuación trataremos de desentrañar lo que se oculta tras sus relojes, sus saltamontes… Eso sí, se trata de interpretaciones extraídas de distintas obras y autores, que pueden o no estar de acuerdo con otras interpretaciones realizadas o con la verdadera intención del artista, si es que ésta existía.

A

Alpargatas. Dalí las utiliza como símbolo patriótico y autóctono de su tierra, pues formaban parte del vestuario oficial para bailar la sardana.

Árbol. Representación de las actividades de voyeur desarrolladas por Dalí ante su miedo a la impotencia. Emplea para ello un árbol alto por su cualidad de observatorio, como el ciprés.

Arpa. Representa melancolía y nostalgia, aunque también se asocia a la muerte y, dependiendo del contexto, puede tener connotaciones fálicas.

B

Burro. La imagen de un burro putrefacto indica una crítica a la tradición del romanticismo catalán. La actitud del burro evoca el deseo sexual.

C

Cajones. En la obra de Dalí, las personas con cajones son casi tan conocidas del público como sus relojes blandos. Especialmente su Venus de Milo con cajones de 1936 y El escritorio antropomórfico de 1936. Dalí quería presentar en imágenes las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud, quien descubrió que el cuerpo humano puramente platónico en la época de los griegos, está hoy lleno de cajones secretos que sólo el psicoanálisis puede abrir.

Calaveras. Imagen terrorífica de la muerte. Es un símbolo de la muerte y de la fugacidad de la vida en la tierra. En ocasiones encontramos calaveras distorsionadas que Dalí emplea, entre otras cosas, debido al impacto visual que le causó el que su padre les educara sobre la sexualidad mediante libros de medicina que mostraban imágenes de enfermedades de transmisión sexual.

Cerezas. Esta fruta, en la dualidad del racimo, expresa la inocencia y la culpabilidad sexual de los primeros recuerdos infantiles. El momento del nacimiento y consiguiente expulsión del paraíso, ubicado en el vientre materno, se designa mediante la caída al vacío.

Ciprés. Símbolo de la muerte por su ubicación en los cementerios. Su rectitud y altitud simboliza la unión entre lo terrestre y lo divino. Dalí también lo asocia con el recuerdo de su tierra natal, el Empordà, donde hay muchos cipreses.

Columnas, ruinas. Representan el paso del tiempo y de antiguas generaciones perdidas. Dalí recuerda las ruinas de Ampurias y la arquitectura orgánica de Gaudí.

D

Dientes. Según Freud se trata de un símbolo sexual.

E

Erizo de mar. Era la comida preferida de Dalí, un marisco con el que se identifica pues, al igual que el animal se protege gracias a su esqueleto exterior, el artista se protege también mediante las distintas capas de su personalidad.

Escaleras. Dalí utiliza este objeto como símbolo del acto sexual. Aumenta y exagera el tamaño de las escaleras sugiriendo que se necesita de mucho esfuerzo para subirlas, transmitiendo así un mensaje de ansiedad sexual e impotencia.

Espirales. Esta forma simboliza la proporción y perfección de ésta como obra divina. Dalí establece mediante este elemento una relación con el arte del renacimiento, ya que la proporción y la armonía eran temas de gran prioridad.

Excrementos. Se trata de un elemento de terror.

H

Hormigas. Estos insectos transmiten represión y provocan repulsión al espectador y son uno de los elementos más presentes en la obra de Dalí.

Huevos. Símbolo relacionado con la matriz y que implica un retorno hacia ésta como lugar paradisíaco. Por su forma y dependiendo del contexto hacen referencia también a los ojos. Representan también la incapacidad de fecundación, o del orgasmo onanista abortado de fines reproductivos, como sucede en los Huevos al plato sin plato.

I

Instrumento musical. Cuando aparecen derretidos simbolizan que las bellas artes occidentales son destruidas e inútiles ante la guerra.

J

Jarro. Utilizado a la manera freudiana, representa el útero o la mujer como recipiente. La rotura del jarrón equivale a la pérdida de la virginidad.

Jirafas quemadas. Representan lo ilógico e irracional.

Judías. Dalí las asocia con actos caníbales. Aparecen en los cuadros cuando hay una situación explícita de violencia, destrucción y canibalismo. Dalí ve a la judía como una legumbre insípida, pastosa y melancólica.

L

Langosta. Este marisco constituyó una de las obsesiones de Dalí a lo largo de su vida. En sus memorias afirma “la historia de este terror continúa siendo para mí uno de los grandes enigmas de mi vida”. “¡Langosta-insecto repugnante” Horror, pesadilla, verdugo y locura alucinante de la vida de Salvador Dalí”. En su obra, la langosta – posada en los labios del masturbador – refleja el miedo da Dalí ante diversas situaciones, sobre todo sexuales.

León. La cabeza de un león se equipara a varios significados centrados en deseos salvajes y terroríficos, donde sus fauces abiertas simbolizan el sexo de la mujer con el consiguiente miedo a ser devorado. Con un pie encima de la bola simboliza las leyes y, por tanto, al padre, también representado en la metonimia de la parte por el todo vista en el tintero de la notaría donde trabajaba. Dalí lo relaciona con el terror a causa de la imagen que tenía de este animal sobre su cama y que le aterrorizaba día y noche.

Llave. Imagen que sugiere el acceso a la mente. Puede ser también un símbolo fálico y una referencia al sexo masculino. Para Freud, la mujer se simboliza como si fueran habitaciones que se pueden abrir o cerrar con una llave

M

Máquina de coser. Elemento recurrente en el vocabulario daliniano de madurez, es metáfora del acto sexual en el movimiento de la aguja.

Mariposas. Símbolo de la metamorfosis que hace referencia al cambio y la transformación.

Mesa. La visión de una mesa en el transcurso de un sueño, es representación del lecho que, con la aparición de ambos elementos (la mesa y un pájaro o un avión que representan la capacidad o acción de volar), es una referencia al matrimonio.

Moscas. Representan el miedo. Con sus múltiples ojos ven el mundo de diferente manera, igual que Dalí.

Muerte. Dalí siempre la consideró como algo bello, en contraposición con lo erótico que le parecía algo feo.

Mujer de blanco con aro. Representa a la prima de Dalí, Carolineta, que murió cuando él era joven y sus fantasmas aparecen en varios de sus lienzos.

Muleta. Representa el horror del artista a su impotencia sexual, a la muerte y también representa el instrumento utilizado por gente elitista y aristócrata.

N

Niña con cuerda. Símbolo de la infancia y la inocencia.

O

Ojos. Símbolo de la percepción que hace referencia a la figura del espectador-observador. Se asocia también al ojo con la castración mediante el mito de Edipo, según el cual este personaje, tras darse cuenta de la tragedia que acaba de protagonizar (mata a su padre y se casa con su madre), decide sacarse los ojos.

P

Pan. Símbolo de la vida, el pan como alimento básico. Se puede leer también en clave fálica y eucarística.

Pez. Referencia a los genitales femeninos y al pene masculino. Connotación totalmente sexual.

Perro. Animal que representa la fidelidad, compañero del hombre. Es una figura que adopta distintos significados en las distintas etapas de la obra daliniana.

Piano. Instrumento musical relacionado con la infancia de Dalí: su estancia con la familia Pitxot y el piano de cola sobre el que su padre exhibía abiertos los libros de medicina mostrando enfermedades venéreas. La tapa del piano que aparece como una gran sombra en los cuadros del artista transmite el temor que provoca la posiblidad de que la tapa caiga sobre los espectadores.

R

Reloj derretido. Uno de los símbolos, si no el más, conocidos de la obra de Dalí. Estos relojes blandos representan el paso del tiempo y su irrelevancia como oposición al reloj rígido y al hecho de estar pendiente de un horario. Dalí pretende transmitir la idea de que el tiempo y el espacio son relativos dependiendo del espectador.

Rosas. Símbolo de la belleza y la sexualidad femenina.

Rocas, piedras. Recuerdo del paisaje natal de Dalí.

S

Saltamontes. Animales por los que siempre sintió una fobia patológica debido a un trauma infantil: adoraba a los saltamontes de pequeño hasta que un día cogió una babosa y le pareció que su cara era la de un saltamontes. Esta repulsión llevó a que incluso sus compañeros del colegio le escondieran saltamontes en sus libros y su mesa. Asimismo, este animal representa el canibalismo y amenaza sexual cuando se encuentra en la boca de un personaje. Es también un símbolo de su padre, a quien no quería

T

Teclado. Esta parte del piano experimenta la metamorfosis de convertirse en los dientes de las calaveras de los cuadros del artista. El teclado es el enlace entre el piano y los libros de medicina sobre enfermedades venéreas que el padre del artista colocaba sobre el mismo.

Tinteros. Representan, los acuerdos que el padre del artista alcanzaba en su trabajo como notario y se relaciona también con lo erótico y sexual.

V

Vela. Una vela débil pronta a derretirse, representa el miedo a afrontar el coito debido a su creencia de estar incapacitado para satisfacer a la mujer.

Z

Zapatos. Su afición fetichista por este elemento se remonta a la adolescencia de Dalí. En su opinión el zapato es “el objeto más cargado de virtudes realistas, en oposición a los objetos musicales, que intenté siempre representar como abollados, aplastados, blandos; un buen ejemplo son mis violoncelos de carne podrida”.

Literatura

Dalí escritor, Dalí poeta, Dalí confidente… La literatura ha sido también un área de interés y dedicación para el artista catalán. Conferencias, artículos, poemas, cartas… un repertorio literario que recorre toda su existencia. Dalí afirmó en varias ocasiones que era mejor escritor que pintor.

Dalí escribía anárquicamente sus torrentes de pensamientos articulados en imágenes detalladas con una minuciosidad preciosista. Un tercero le corregía ocasionalmente la ortografía, la puntuación y los posibles problemas de sintaxis. Su hermana corregía y pasaba todos los textos a máquina, y los traducía al castellano cuando era necesario para su publicación en un medio externo a Cataluña. Gala, evidentemente, le corregía su francés, magníficamente estructurado pero afectado de la misma “disgrafía” que le afectaba en el resto de sus escritos.

Dalí cultivó distintos géneros: el diario, la narrativa, la poesía y, dentro del subgénero de la literatura artística, la teoría de las artes, los textos programáticos y de agitación cultural, e incluso la crítica.

Página de la revista “Studiuum”.

 

Fue en la revista Studium donde Dalí comenzó su incursión en el mundo literario. De 1919 datan los textos más antiguos que se conocen del artista. Se publicarán en total seis números, desde enero de 1919 a junio de ese mismo año. Se trata de una publicación en la que tratan temas científicos, literarios y artísticos y en la que Dalí presenta una breve semblanza de El Greco, Durero, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Velázquez, además de publicar dos poemas. Pertenecen también a estos primeros años un diario íntimo que escribió entre 1919 y 1920 y una novela inacabada, Tardes d’estiu de 1920.

Las páginas de las revistas de Figueras, Renovació Social y L’Emporà Federal serán las próximas en recoger los escritos de Dalí, quien colaborará también, ya a nivel estatal, con la publicación La Gaceta Literaria en 1927.

 

Imagen de la revista “Minotaure”.

 

Entre 1927 y 1930, Dalí colabora con la revista catalana L’Amic de les Arts donde muestra sus ideas estéticas e ideológicas, reflejos de su propia evolución artística. Ligada a su incorporación al grupo surrealista en 1930, comienza su colaboración con revistas de este movimiento como Le surréalisme au service de la révolution, Minotaure o Cahiers d’Art. Los sueños y el inconsciente serán los temas centrales de los artículos que publica en esta revista.

En esta época escribe también tres libros publicados en la editorial Editions surréalistes de París y que pueden ser considerados poemarios. Se trata de La femme visible (1930), L’amour et la mémoire (1931) y Métamorphose de Narcisse (1937). En esta misma editorial publica también el guión cinematográfico Babaouo (1932) y el ensayo La conquête de l’irrationnel (1935).

En esta última obra expone su método paranoico-crítico que pone en práctica en Le mythe tragique de l’Angelus de Millet que no publica hasta 1936, a pesar de ser escrito en 1935.

The Secret Life of Salvador Dalí, 1942.

 

En un intento de dar a conocer sus experiencias, temores y obsesiones, Dalí publica en 1942 la novela The secret life of Salvador Dalí, novela que trata de continuar con Journal d’un génie (1954) aunque, con esta segunda parte, no consigue el éxito y reconocimiento obtenidos con la primera. No fueron estas las únicas novelas escritas por el artista, quien escribió también Hidden faces (1944).

El Dalí escritor más interesante, al igual que el Dalí pintor, no va más allá de mediados de los años cincuenta. Como se puede apreciar en este breve recorrido por la actividad literaria de Dalí, si bien la repercusión de su obra pictórica y su personalidad han eclipsado otras facetas artísticas del catalán, no hay que olvidar esta labor literaria que no desmerece en nada a la pictórica. De hecho son estrechos y numerosos los enlaces entre su pintura y su escritura, desde los largos enunciados de sus cuadros a las escenas en ellos desarrolladas, ilustradas con un lenguaje metafórico sacado de la poesía y del mundo inconsciente.

 

Museos de Dalí

  • TEATRE-MUSEU DALÍ
Imagen del interior del Teatro-Museo Dalí.

 

Catorce fueron los años necesarios para ver por fin nacer el Teatro-Museo Dalí. Desde el acuerdo entre, el entonces alcalde de Figueras, Ramón Guardiola Rovira y Salvador Dalí en 1960 hasta su definitiva inauguración el 28 de septiembre de 1974, el artista realizó diversas modificaciones del plan de rehabilitación y de su testamento para poder legar su obra a este museo y no al Museo del Prado. Finalmente, el 13 de octubre de 1970 se iniciaron las obras de reconstrucción que fueron encargadas a la pareja de arquitectos Ros de Ramis y Bonaterra.

¿Por qué este lugar? ¿Por qué crear el museo en el Teatro Principal de Figueras? Por un lado, era el espacio que había albergado su primera exposición en 1918 y estaba situado frente a la iglesia de San Pedro donde el artista había sido bautizado. Por otro lado, la cualidad eminentemente teatral y desmesurada del recinto entusiasmaron al artista.

Este museo alberga el más amplio abanico de obras que describen la trayectoria artística de Dalí, desde sus primeras experiencias artísticas dentro del surrealismo hasta sus últimas obras. Junto a él se encuentran además obras de otros artistas que el propio Dalí quiso que se expusieran: Antoni Pitxot, Evarist Vallès, la colección privada de Dalí con obras de El Greco, Marià Fortuny, Modest Urgell, Ernest Meissonier, Marcel Duchamp, etc. En él se encuentra también la cripta con la tumba del artista y su mujer situada en el centro del museo.

Es esencial, ante todo, considerar a este museo como un todo, una gran obra de Dalí diseñada por el artista con la finalidad de ofrecer al visitante una aventura por su mundo único y cautivador. Un conjunto de espacios irregulares y laberínticos donde cada elemento está ligado al conjunto. Su importancia radica, de hecho, en ese conjunto, en esa totalidad, ya que las obras, por indicación expresa de Dalí, no están ordenadas ni cronológica ni temáticamente. En el fondo se trata de un gigantesco work-in-progress inspirado en el concepto duchampiano de ready-made, o sea, la perversión objetual para, desde su descontextualización, adquirir un nuevo significado.

 

  • CASA-MUSEO CASTILLO GALA DALÍ

Vista general del patio interior del castillo y de la escalera de acceso a la planta noble.

 

Esta construcción medieval, el castillo de Púbol, fue otro de los rincones y refugios tanto del artista como de su amada Gala. Se trata, de hecho, de un obsequio que Dalí realizó a Gala en 1969, donde ésta podría refugiarse y él sólo podría acceder bajo rigurosa invitación.

Cuando le regaló el castillo, éste se encontraba bastante deteriorado, por lo que decidieron restaurarlo: crearon grandes habitaciones de altos techos, un jardín con esculturas de elefantes de largas patas y con un cuervo sobre la grupa, una piscina decorada con bustos de Richard Wagner… El propio Dalí diseñó dos chimeneas, colocó la letra G de Gala sobre las puertas y pintó algunas obras para el castillo como El camino de Púbol (1971-73).

Tras la muerte de Gala en 1982, ésta fue enterrada en la sala conocida como el delma, la sala del diezmo. Dalí se trasladó al castilló donde vivió entre junio de 1982 y agosto de 1983, cuando debió ser hospitalizado debido a las quemaduras sufridas en un incendio producido en su habitación. Al salir del hospital se trasladó a vivir a la Torre Galatea de Figueras, donde permaneció hasta su muerte en 1989.

Hoy en día es posible ver en el interior de este museo las pinturas y dibujos que Dalí regaló a Gala para ser expuestos en el castillo, además de las esculturas de elefantes que decoran el jardín, una colección de vestidos de alta costura de Gala y el mobiliario y los numerosos objetos con que ellos decoraron el castillo.

 

  • CASA-MUSEO SALVADOR DALÍ
Interior de la Casa-Museo.

 

La casa-museo inaugurada en septiembre de 1997, está situada en la bahía de Portlligat, al norte de Cadaqués, el pueblo donde tantas épocas pasó el artista durante su infancia y juventud y donde nació su padre. Desde que en 1930 adquiriera la primera de las barracas de pescadores que forman el “laberinto artístico” en que se ha convertido esta casa museo, hasta los años sesenta, Dalí, junto a su inseparable Gala, se dedicó a reformarlo y adaptarlo a sus gustos. Este fue el lugar de residencia de la pareja desde su regreso de Estados Unidos en 1948.

En ella es posible visitar el taller del pintor, la biblioteca, las habitaciones y la zona del jardín y la piscina. Una bonita oportunidad de conocer el lugar donde Dalí buscaba la paz y el aislamiento para pintar sus cuadros durantes seis o siete meses al año.

Pintura

La obra de este artista va a vivir una evolución constante, marcada por la experimentación y acercamiento a los distintos movimientos y corrientes artísticas de la época, desde su primer cuadro, un pequeño paisaje pintado al óleo con tan sólo seis años, hasta su última obra, La cola de la golondrina de 1983.

 

  • PRIMEROS AÑOS: 1904-1929

PRE-MADRID

Paisaje (vista de los alrededores de Figueras), 1910.

 

Desde muy pequeño, Dalí se interesó por el mundo artístico. Con sólo diez años tuvo la ocasión de descubrir a los pintores impresionistas en la casa de sus amigos, la familia Pitxot. Este movimiento es su primer contacto con una estética antiacadémica y revolucionaria que buscó durante toda su trayectoria vital y artística. A este descubrimiento se úne, en 1918, el de los “Pompiers”, un grupo de pintores academicistas.

En base a estos primeros “contactos”, Dalí comenzará a crear sus propias obras. Paisajes y retratos son los temas predominantes en los cuadros que pinta entre 1910 y 1921, de gran colorido y luminosidad. Surgen de su paleta cuadros de Cadaqués, Portdogués, los olivares, los pescadores, las barcas, retratos de miembros de su familia, de los Pitxot, de su abuela o de él mismo.

Antes de su primer viaje a Madrid en el otoño de 1922 ha pintado unos ochenta cuadros en los que, a partir del impresionismo, se encuentran representadas casi todas las tendencias (puntillismo, fauvismo, futurismo o purismo) e influencias (Cézanne, Joaquim Sunyer, Derain, Picasso, Joaquim Mir, Xavier Nogués o Joseph Obiols) y también casi todos los géneros: paisajes, marinas, bodegones, retratos familiares y apuntes de temas como fiestas populares. Del Autorretrato, hacia 1921, al Desnudo en un paisaje, 1922-23, del Retrato de mi padre, 1920-21, al Autorretrato con cuello de Rafael, 1920-21, pasando por la Muchacha del Ampurdán o Venus y sus cupidillos, ambas de 1925, en todas las obras son evidentes los orígenes del artista.

MADRID

Figura en la ventana, 1925.

 

Allí, en Madrid, tiene conocimiento de las últimas corrientes artísticas y literarias vigentes en el resto de Europa, de entre las que le llama particularmente la atención el dadaísmo. Se interesará también por el futurismo italiano y, en particular, por el interés de esta corriente de simular objetos en movimiento. Eso será tras su vuelta a la Academia en 1924 (no debemos olvidar que había sido expulsado durante el curso 1923-24), cuando fijará su atención en las figuras de Giorgio de Chirico y Carlo Carrà. Esta influencia de la vanguardia italiana que le llegó también a través de la obra de Humberto Boccioni, Pintura Scultura Futuriste, se aprecia, por ejemplo, en las obras Gran arlequín y pequeña botella de ron o en Naturaleza muerta, ambas de 1924.

 

Sin dejar de experimentar e interesarse por todo este “ajetreo cultural”, poco a poco, el artista se sumerge en un proceso de depuración y va asentando ciertos rasgos que irán definiendo progresivamente un estilo más personal. 1925 será un año decisivo para el reconocimiento público de Dalí, producido mediante dos exposiciones: la de los Artistas Ibéricos inaugurada en el Palacio de Velázquez del Retiro madrileño inaugurada el 27 de mayo de 1925 y su primera muestra individual en las galerías Dalmau de Barcelona, en noviembre del mismo año.

Ana María, 1924.

 

1926 es otra fecha destacable dentro de este primer período. Es ese año cuando Dalí viaja a París para visitar a Picasso. No debemos olvidar que fue el cubismo una de las corrientes más influyentes en esta primera época del pintor. De hecho, durante su estancia en Madrid, Dalí realizó dos series: una dedicada a su hermana Ana María y, otra, una serie cubista, que discurre entre 1923 y 1925 y que gira en torno a esa exposición de la Sociedad de Artistas Ibéricos celebrada en 1925. Eso sí, teniendo en cuenta que se denomina cubista a esta serie por considerarse a ésta la pintura más innovadora de la época en Madrid, hay que señalar que Dalí se aleja bastante de los principios básicos de este movimiento.

 

  • AÑOS SURREALISTAS: 1929-1941

Si 1925 había sido el año del reconocimiento público de Dalí, 1929 es el año de su reconocimiento como surrealista auténtico. Ya en las obras de 1926 y 1927, fuertemente influenciadas aún por el cubismo y que, por lo tanto, no ofrecen un aspecto tan fotográfico como obras posteriores, es posible sentir un cierto “aire surrealista”. En relación con esta apreciación es interesante comparar el Arlequín de 1927, con el Autorretrato blando con bacon frito, creado unos quince años más tarde, en 1941.

Arlequín, 1927. Óleo sobre lienzo.Autorretrato blando con bacon frito, 1941. Óleo sobre lienzo, 61,3 x 50,8 cm.

 

Esa tendencia surrealista a la que hacíamos mención, comenzó a surgir durante su vuelta a Cataluña tras su primera estancia en París en 1926. En ese momento, aún no ha tomado contacto auténtico con los surrealistas. Comienza a pintar “fotografías al trompe-l’oeil”, de manera que se sirve de la precisión de una fotografía coloreada a mano para llevar a la pintura sus visiones oníricas. Los ensayos relativos a esta técnica que será, por otra parte, una constante en su obra, pueden ser considerados como un vaticinio de sus cuadros surrealistas. Sin embargo, sus primeras obras realistas no verán la luz hasta unos años más tarde.

Es durante una fase creativa que transcurre entre las obras El asno podrido, 1928, y Mujer desnuda sentada en un sillón, 1927-28, cuando Dalí crea las dos obras consideradas como las inauguradoras del periodo surrealista: El enigma del deseo – Mi madre, mi madre, mi madre y El juego lúgubre, ambas de 1929. En esa misma época recibirá, por un lado, la oferta del galerista Goemans, quien expone toda su obra en una galería parisina, y, por otro, la visita de René Magritte y su mujer, Buñuel y Paul Éluard y Gala, hecho que, como ya se ha señalado, supondrá, por su relación con la rusa Gala, una “transformación” en su vida.

El enigma del deseo. “Mi madre, mi madre, mi madre”, 1929. Óleo sobre lienzo, 110 x 150 cm. El juego lúgubre, 1929. Óleo y collage sobre cartón. 44,4 x 30,3 cm.

 

Progresivamente va abandonando esa etapa “experimental” en la que bebía de todas las fuentes posibles, para ir configurando su propio estilo y asentando elementos que se mantendrían a lo largo de toda su obra. El artista va madurando. Es este también el momento en el que los surrealistas comienzan a fijarse en él a partir de ciertas obras como La miel es más dulce que sangre, 1926, o El juego lúgubre, 1929, obras que en la Barcelona de los años veinte causan gran escándalo. Sin embargo, los críticos le elogian con palabras como las siguientes: “Rara vez se ha presentado un joven pintor con tanta seguridad como este Salvador Dalí, hijo de Figueras… Si dirige su mirada a Francia, es porque puede hacerlo… Qué más da Dalí, para atizar el fuego, se sirve del lapicero de Ingres o del madero cubista de Picasso”.

Hacia 1934 Dalí comenzó a interesarse por las “figuras instantáneas”, como él las llamaba. Se trata de cuadros que abordan temas sugeridos, quizás, por recuerdos de su infancia en la playa de Rosas y los juegos de luz que en ese paisaje se producían. Obras que se caracterizan por el efecto estereoscópico de las figuras al ser observadas en su entorno, así como por el trazo carente de distorsión de los dibujos. Ejemplos de estas creaciones los encontramos en obras como Imagen paranoico-astral, Apariciones en la playa de Rosas o Mediodía.

De esta época, 1933-1936, data también su interés por varios tipos de deformaciones óseas, que da lugar a obras como Funcionario medio atmosferocéfalo en trance de ordeñar un arpa craneana, Autorretrato a la edad de diez años, cuando era el niño saltamontes o su famoso cuadro Construcción blanda: premonición de la guerra civil de 1936.

La consagración del surrealismo, en tanto que movimiento, llega el 17 de enero de 1938 con la Exposición Internacional del Surrealismo organizada por la Galerie des Beaux-Arts de París. Efectivamente. Dalí participa en ella y lo hace con dos objetos, El maniquí y El taxi lluvioso, ambas de 1938 que causan gran sensación.

Construcción blanda con judías hervidas-Premonición de la Guerra Civil, 1936.

 

  • AÑOS CLÁSICOS: 1941-1989

 

Durante el período que Dalí pasa en la casa de Caresse Crosby en Estados Unidos hacia 1940 comienza a escribir su autobiografía. Esto le da la oportunidad de ampliar sus intereses estéticos y fortalecer los lazos que lo unían con la tradición del Renacimiento.

Cabeza rafaelesca estallada, 1951.

 

Así pues, se producen una serie de cambios en el artista que se decanta por un espíritu clásico renacentista de la pintura, además de interesarse por los temas religiosos. Este cambio se aprecia en obras como Cabeza rafaelesca estallada, 1951, o en el estudio para La última cena, 1955. Este retorno al clasicismo supuso para el artista una objetividad más consciente y un estudio de la concepción renacentista de la pintura. Con las mismas ganas con las que antes había estudiado el inconsciente, estudia ahora geometría, anatomía y perspectiva.

 

Sin embargo, Dalí creía seguir siendo un surrealista auténtico y trataba de integrar este movimiento, justo en la tradición estética que dicha corriente se había propuesto destruir. Es más, en el Manifiesto místico de 1951 afirma que no rompe con su técnica pictórica ni con el método paranoico-crítico, sino que sólo cambian los temas. A pesar de estos retazos surrealistas, Dalí se mantiene al margen y se asienta cada vez más en su nueva visión artística. De hecho, cuando los surrealistas, que se habían establecido en Nueva York en 1942, editan su propia revista, VVV, Dalí se mantiene al margen.

Cabeza rafaelesca estallada, 1951.
 

 

El Dalí de este periodo clásico es un Dalí sin programa y sin estilo definido. Su técnica sufre cambios considerables: su manejo del color es más romántico y las líneas del dibujo han perdido su característica nitidez. Los cuadros de esta etapa americana muestran un color, un espacio y, a menudo, un paisaje extraídos de su recuerdo de Cataluña, a pesar de que los personajes sean americanos. De hecho, el pintor ampurdanés se atreve, antes que otros, a pintar una botella de Coca-cola, señalar el problema de los negros o la pasión del pueblo americano por el rugby, tal y como se observa por ejemplo en Poesía en América-Los atletas cósmicos, 1943.

Cristo de San Juan de la Cruz, 1951.

 

Dalí se lanza también a la conquista del mercado religioso. En 1946, comienza una época para el artista en la que triunfa la mística y con ella la mística nuclear. Una vez concluida la guerra en España, Dalí espera a fijar la dirección y términos de su obra para volver a su país.

Lo hace finalmente el 21 de julio de 1948. Junto a Gala desembarca en Le Havre (Francia) y se dirigen directamente a Portlligat. Allí comienza a realizar dos trabajos: los decorados y el vestuario de dos piezas de teatro: Salomé de Richard Strauss para Meter Brook y Como gustéis (As you like it) de Shakespeare para Luchino Visconti.

A partir de ese momento, el artista se centra en la disolución de sus temas tradicionales a favor del motivo religioso. Sería en las iconografías clásicas del cristianismo donde encontraría la posibilidad de explorar otro dominio del arte: el dominio de lo sagrado. La imagen más popular será su Cristo de San Juan de la Cruz de 1951, cuya figura domina la bahía de Portlligat.

 

El 6 de agosto de 1945 tiene lugar la explosión de la bomba atómica, un hecho que conmociona al artista. A partir de ese momento se interesa por la ciencia y su desarrollo a través de la física y la corpuscularidad de la materia. La técnica representativa de este periodo íntimamente mezclada con otras anteriores se refleja en su obra El descubrimiento de América por Cristóbal Colón de 1958-1960. Se trata de una mezcla entre las grandes lecciones del pasado y los progresos científicos de ese siglo que se manifestará en todas sus obras posteriores.

La holografía y sus estudios sobre la tercera dimensión centrarán el interés del artista durante la década de los sesenta. Lo que el artista pretende es lograr la inmortalidad mediante la holografía.

 

Estudio para la conmemoración del primer holograma cilíndrico para Alice Cooper, 1973.

 

Durante muchos años Dalí se había interesado por la tercera dimensión y por los procedimientos dirigidos a ofrecer al espectador la impresión de elasticidad y el espacio. Mediante la holografía esperaba acceder a la cuarta dimensión, es decir, a la inmortalidad. Sus primeros hologramas son presentados en abril y mayo de 1972 en la Galerie Knoedler de Nueva York. Sin embargo, a partir de 1975 Dalí abandona sus experimentos holográficos pues la tecnología no avanzaba al ritmo esperado.

 

Hasta el final de sus días el artista sigue creando nuevas obras. Su último cuadro será La cola de la golondrina de 1983.

La cola de la golondrina, 1983. Último trabajo de Dalí.

 

Teatro

Salvador Dalí creó su propio personaje. Su personalidad estaba marcada por un agudo sentido del espectáculo que se consolidó en dos modalidades: la escenografía y la conferencia-happening. En 1924 actuó por primera vez en la obra de teatro La profanación de Don Juan dirigida y protagonizada por Luis Buñuel en la Residencia de Estudiantes. Dalí hacía el papel de Don Luis, el antagonista.

Junto a su amigo Federico García Lorca colabora en la obra Mariana Pineda para la que diseñó los decorados y vestuario en 1927. Ese mismo año trabaja también en los decorados de la obra La familia de Arlequín de Adriá Gual.

Sin embargo, las aspiraciones de Dalí iban más allá. Quería diseñar un ballet como obra de arte total, y en noviembre de 1938 ideó, junto con Léonide Massine, el ballet Tristán loco, inspirado en la música del Venusberg de la ópera Tannhäuser de Wagner. Dalí pasó cuatro meses en la finca de Coco Chanel, cerca de Montecarlo; la modista diseñaría el vestuario del espectáculo, que pasaba a llamarse Bacchanale.

En 1941 el tándem Dalí-Massine volvió a trabajar en Nueva York en el ballet Laberinto. Massine se encargó de la coreografía, y Dalí del libreto, los decorados y el vestuario.

1944 fue el año más prolífico para Dalí como escenógrafo. Realizó los decorados y el vestuario de Coloquio sentimental basado en poema de Verlaine. Pintó también dos decorados para Café de Chinitas.

Una escena del Don Juan Tenorio de Zorrilla, ca. 1949.

 

A su vuelta a Europa, Dalí trabajó casi simultáneamente en los decorados y vestuario de tres proyectos: Rosalinda o Come Vi Piace de William Shakespeare, estrenado en noviembre de 1948 en Roma bajo la dirección de Luchino Visconti; Don Juan Tenorio de Zorrilla, estrenado en noviembre de 1949 en el Teatro María Guerrero de Madrid bajo la dirección de Luis Escobar; y Salomé de Oscar Wilde, con música de Richard Strauss, estrenado pocos días después del Don Juan en el Covent Garden de Londres bajo la dirección de Peter Brook.

Su última intervención en el mundo del teatro supondría un decepcionante broche a esta trayectoria. Sería en agosto de 1961 con el teatro El ballet de Gala. La dama española y el caballero romano, que dejó en evidencia la capacidad daliniana para crear espectáculos complejos. La obra recibió los silbidos del público.

Un negativo punto final a una trayectoria ligada al mundo del teatro que, sin embargo, nos ha dejado extraordinarios ejemplos del talento escenográfico del artista.

 

Exposiciones en ARTIUM

NO MÁS HÉROES (COLECCIÓN VIII) = HEROIRIK EZ GEHIAGO (BILDUMA VIII)

Del 2 de septiembre del 2008 a agosto del 2009.

 

RUMBOS. LA COLECCIÓN III = NORABIDEAK. BILDUMA III

Del 18 de marzo del 2004 al 13 de febrero del 2005.

 

HAIN HURBIL, HAIN URRUN. PINTURA ALEMANIAN ETA ESPAINIAN, 1945-1960 = TAN CERCA, TAN LEJOS. PINTURA EN ALEMANIA Y ESPAÑA, 1945-1960

Del 24 de octubre del 2002 al 4 de mayo del 2003.

 

LA COLECCIÓN = BILDUMA

Del 26 de abril al 21 de octubre del 2002.

 

GÓTICO..., PERO EXÓTICO

Del 26 de abril al 30 de junio del 2000.

 

Obra en ARTIUM

Retrato de Mrs. Fajen, 1960. Óleo / Lienzo o tela. 104,5 x 79,5 cm.
 

 

En la obra de Dalí, al igual de lo que sucede con Picasso, se puede observar gran parte del desarrollo del arte moderno. Sus inicios estuvieron marcados por coqueteos con todos los estilos, desde el denostado impresionismo o el puntillismo, hasta el cubismo en todas sus formas. Sin embargo, fue el surrealismo, el trabajo con la dimensión inconsciente de la creación y el descubrimiento de lo que el propio Dalí llamó el "método paranoico-crítico" lo que centró la mayor parte de su producción. Tras su vuelta de Nueva York en 1948 y hasta entrados los sesenta, se abre una etapa que se ha llamado "Mística nuclear", en la que Dalí se ve influenciado al mismo tiempo por la ciencia y por un misticismo religioso enraizado en la tradición española. En ésa época, sus composiciones se vuelven, por la obsesión con los átomos y la sección áurea, equilibradas y serenas. Es, precisamente, en ese momento de clasicismo sereno en el que se puede encuadrar el Retrato de Mrs. Fagen, realizado en 1960. Esta obra sigue, a las claras, el proceder daliniano en el arte del retrato de encargo: la retratada, reproducida con un realismo cerrado en sí mismo, exento de cualquier tipo de atributos simbólicos, se inserta en un fondo de paisaje reconocible como perteneciente a un universo pictórico particular, en este caso, el paisaje "inconscientemente real" de Port Lligat.
 

 Les caducées, 1986. Bronce. 26 x 14,5 x 11,5 cm.

 

Letras para el arte

El 17 de febrero del 2010 la escritora Ángela Vallvey participó en la actividad Letras para el arte, ofreciendo su visión particular sobre la obra Retrato de Mrs. Fajen de Salvador Dalí.

 

El 28 de marzo del 2007 el escritor Unai Elorriaga participó en la actividad Letras para el arte, ofreciendo su visión particular sobre la obra Retrato de Mrs. Fajen de Salvador Dalí.

 

Recursos

 

Recursos en línea

3D·Dalí [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.3d-dali.com/> [Consulta: 24 de agosto del 2010].

*Página web en la que encontramos una biografía del artista, junto a numerosas imágenes de sus obras y algunas imágenes en tres dimensiones de las mismas. Se incluyen también citas y posters del artista, enlaces, etc.

Salvador Dalí [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.salvador-dali.org/> [Consulta: 24 de agosto del 2010].

*Página oficial de la Fundación Gala-Salvador Dalí en la que encontramos información sobre el artista y Gala, además de numerosas imágenes de sus obras y secciones relativas a los tres museos existentes sobre el artista.

Salvador Dalí [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.daliweb.tampa.fl.us/> [Consulta: 24 de agosto del 2010].

*Web sobre Salvador Dalí en la que encontramos una biografía del artista, además de más de 150 imágenes de sus obras.

Salvador Dalí Art Gallery [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.dali-gallery.com/> [Consulta: 24 de agosto del 2010].

*Completa e interesante página con abundante información sobre el artista (biografía, etapas artísticas, posters…) y más de 1500 imágenes de sus obras (pinturas, objetos,…). Cuenta también con grupos de discusión sobre el artista, ofrece información sobre el surrealismo, etc.

Virtual Dalí [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.virtualdali.com/> [Consulta: 24 de agosto del 2010].

*Web dedicada al artista catalán en la que se ofrece información biográfica, además de numerosas imágenes de sus obras pictóricas, fotografías del artista durante su vida, posters y enlaces a otras páginas.

 

Bibliografía

Monografías

5 Grandes de España: Picasso, Gris, González, Dalí, Miró. Caracas: Centro Cultural Consolidado, 1992.

Acquavella Galleries (Nueva York) . Acquavella 1992. New York: Acquavella Galleries, 1992.

Ades, Dawn. Dalí. Barcelona: Ediciones Folio, 1984.

L'Affaire de "L'Age d'Or. Paris: [s.n.], 1931.

After Hiroshima: message from contemporary art: special exhibition for the 50th anniversary of the Hiroshima A-bombing. Hiroshima: Museum of Contemporary Art, 1995.

Albrecht Durer Zu Ehren. Nuremberg: Germanisches Nationalmuseum, 1971.

Aleksic, Branco. Dali, inedits de Belgrade. Paris: Change International, 1987.

Alesch, Eugene R. The phenomenon of aesthetic detachement experienced as an operative force in twentieth-century art, specifically in the surrealist theatre of Jean Genet and in the surrealist painting of Salvador Dali. Ann Arbor: University Microfilms, 1989.

Alexandrian. Dalí: pinturas. Barcelona: Gustavo Gili, 1969.

Aragon, Louis. La peinture au défi: exposition de collages. Paris: Galerie Goemans, 1930.

SánchezdelArco, Manuel. Dalí al desnudo. Barcelona: Jose Janes, 1952.

Arte contemporáneo: selección de artistas del siglo XX. Madrid: Díaz y Arnau, 1991.

Artistas Españoles de la Escuela de París. Zaragoza: Sala Luzan, 1984.

Bosquet, Alain. Dalí desnudado. Buenos Aires: Paidos, 1967.

Carol, Màrius. El ultimo Dalí. Madrid: Ediciones El Pais, 1985.

Cowles, Fleur. El caso Salvador Dalí. Barcelona: Editorial Noguer, 1959.

Dalí, Anna María. Salvador Dalí visto por su hermana. Barcelona: Juventud, 1949.

Descharnes, Robert. Dalí de Gala. Lausanne: Edita Vilo, 1962.

Gómez de Liaño, Ignacio. Dalí. Barcelona: Poligrafa, 1982.

Maddox, Conroy. Dalí. Cologne: Taschen, 1983.

Morse, Albert Reynolds. Dali: a study of his life and work. Greenwich, Connecticut (Estados Unidos): New York Graphic Society, 1958.

Santos Torroella, Rafael. Salvador Dalí. Madrid: Afrodisio Aguado, 1952.

Vieuille, Chantal. Gala. Barcelona: Parsifal Ediciones, 1989.

 

Artículos

Carbonnet, Muriel. “Le testament de Dali: une affaire surrealiste = Dali's will: a Surrealist affair”. Beaux Arts Magazine. N. 218 (julio 2002); p. 20.

Ferren, Andrew. “Another side of Dali”.Artnews. Vol. 103, n. 1 (enero 2004); p. 56.

Gaillemin, Jean-Louis. “L'esprit des reves = The spirit of dreams”. Oeil. N. 545 (marzo 2003); pp. 92-5.

Gale, Matthew. “Dali's Optical Illusions”. Apollo. Vol. 152, n. 464 (octubre 2000); pp. 55-6.

Lydiate, Henry. “The Dali wrangle”. Art Monthly. N. 249 (septiembre 2001); p. 61.

Maldonado, Guitemie. “SalvadorDali, quand la science reve = SalvadorDali, when science dreams”. Oeil. N. 518 (julio-agosto 2000); p. 90.

Monnin, Francoise. “La Catalogne de SalvadorDali = SalvadorDali's Catalonia”. Connaissance des Arts. N. 613 (febrero 2004); pp. 72-83.

MonteiraArias, Ines. “El animal en el arte= Animals in art”. Lápiz. Vol. 23, n. 199-200 (enero-febrero 2004).

Ottinger, Didier. “Guillaume Tell: la fabrique du mythe par SalvadorDali = Guillaume Tell: the making of the myth by SalvadorDali”. Cahiers du Musee National d'Art Moderne. N. 83 (primavera 2003); pp. 80-9.

Perelo, Luisa. “Dali: l'universo di un surrealista eretico = Dali: the universe of a heretic Surrealist”. Arte. N. 322 (junio 2000); pp. 57-8.

Ronza, Cara. “Viaggio alle origini della pittura catalana = A journey to the origins of Catalan painting”. Arte. N. 355 (marzo 2003); p. 51.

SanchezVidal, Agustin. “Dali y Hollywood = Dali and Hollywood”. Arte y Parte. N. 28 (agosto-septiembre 2000); pp. 64-76.

Spagnesi, Licia. “Una vita per l'immortalita = A life for immortality”. Arte. N. 366 (febrero 2004); pp. 104-10.