Lanzamiento de la bomba atómica (1945)

El 6 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó la primer bomba atómica de la historia que acabó con la vida de 80.000 personas en la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días después explotaría una segunda bomba en la ciudad de Nagasaki.

La fotografía de la bomba atómica de Nagasaki muestra el hecho desde una perspectiva lejana, dando una mayor sensación de tragedia.

El Imperio Japonés se rindió incondicionalmente después de esta tragedia. Además de la enorme cantidad de víctimas que produjo la bomba, las secuelas por las radiaciones se prolongaron durante varias generaciones.