Eduardo Chillida

 

Biografía

 

Eduardo Chillida Juantegui nace el 10 de enero de 1924 en San Sebastián. Es el primer hijo del matrimonio formado por Pedro Chillida, militar de carrera, y la soprano Carmen Juantegui Eguren, de la que el artista dice que “era adorable en todo”. La pareja tendrá dos descendientes más, Gonzalo que nace el 12 de enero de 1926 e Ignacio que viene al mundo el 31 de julio de 1927. Todos viven en la Plaza Zaragoza de Donostia, junto al Hotel Biarritz del que era propietaria su abuela Juana Eguren Jáuregui.

 

La formación de Eduardo comenzó en los Marianistas de San Sebastián y continuó después en la casa de Malaxebarria de forma particular, examinándose por libre en Valladolid. Tampoco descuidaron los idiomas los padres del artista, quienes en el verano de 1936 enviaron a su hijo Eduardo a pasar tres meses en la casa del doctor Camus en la rue de Varenne de París y luego en Melun, donde el pequeño Eduardo aprendió francés durante la guerra, en compañía de los nueve hijos de este amigo de la familia.

Estudios, idiomas,… y también deporte. Y es que, antes de coger el lápiz y el cincel, las manos del artista donostiarra se dedicaron a parar balones. Eduardo Chillida fue portero titular del equipo de fútbol de la Real Sociedad, actividad que hubo de abandonar debido a una lesión de rodilla. Él mismo realizó en 1947 un dibujo de sus rodillas lesionadas por la práctica de este deporte.

 

 

Ya con 19 años, el joven Eduardo comenzó la carrera de Arquitectura en la Universidad de Madrid. Para ello hubo de preparase con exámenes en Santiago de Compostela, ciudad en la que se alojaba en el colegio mayor Jiménez de Cisneros. Sin embargo, a los pocos años, decidió abandonar estos estudios para dibujar, a partir de 1947, en el Círculo de Bellas Artes de la capital española.

 

Al mismo tiempo, se integró también en el taller de escultura de José Martínez Ripollés, amigo de su padre que apoyaba la vocación artística de sus hijos. Junto a él realizó sus primeras piezas escultóricas.

En octubre de 1948 se traslada a París, donde se aloja en el Colegio de España de la Ciudad Universitaria. Allí contacta con los artistas españoles Pablo Palazuelo, Eusebio Sempere y José Guerrero. Durante esta estancia en la ciudad parisina Chillida tendrá la ocasión de visitar el Louvre, quedando impresionado por la escultura griega arcaica que allí conoce y que le llevará a realizar sus primeras esculturas en yeso.

 

Dos años después, el 28 de julio de 1950, se casa con Pilar Belzunce en la iglesia de Ayete de San Sebastián. Juntos se trasladan en octubre a la casa que el escultor italiano Genarelli tiene en Villaines-sous-Bois en la región de Seine-et-Oise (Francia). Tan sólo un año más tarde, en abril de 1951, nace la primera de sus ocho hijos, Guiomar, y, pronto, en octubre de ese mismo año, la familia regresa definitivamente a San Sebastián, instalándose en la villa “Vista Alegre” del barrio de la Florida de Hernani, finca perteneciente a una tía de Eduardo.

La situación de la familia Chillida-Belzunce no era fácil en aquellos momentos y así lo recuerda el propio artista en esta cariñosa anécdota:

“Cuando uno se mete en estas cosas ha de estar preparado para todo. Recuerdo con verdadero cariño la anécdota aquella que me sucedió con mi padre. Yo vivía en Hernani. Estaba casado y tenía dos hijos. Vivía porque la familia me ayudaba. Éramos de una familia burguesa media de aquí y mi abuela, Juanatxo, que tenía hoteles, nos mandaba la comida. Así vivíamos. Yo, tengo que reconocerlo, no me sentía humillado porque ‘me dieran’ de comer unos años más de los que me hubieran tenido que dar si hubiera optado por mis estudios de arquitectura. Pero, por supuesto, estaba deseando abrirme camino y sacar adelante a mi familia. Vivía en una casa, ‘Vista Alegre’, de una tía mía, Victorina Olasagasti, en el barrio de la Florida de Hernani, casa que llamaban en el barrio ‘El Palacio’ y yo no les podía invitar a los de la fragua, Paco y Agustín, a tomar un vino. ¡Aún a pesar de vivir en ‘El Palacio’…! Un mundo de contradicciones… Entonces, un día viene mi aita y después de comer me coge en el jardín y me suelta: ‘Un hombre a tu edad se tiene que ganar la vida’. Yo creo, le di la mejor respuesta que he dado nunca: ‘Yo me gano la vida… lo que pasa es que no me la pagan’. Yo estaba a las seis de la mañana en pie. Trabajando en la fragua de Illarramendi hasta las ocho. A esta hora me echaban porque venía el trabajo serio… Yo era un loco… Me encerraba durante todo el día en casa, en el garaje, pensando y trabajando… y volvía a la fragua cuando terminaba la jornada”.[1]
 

Y así fue. Al llegar a Donostia desde Francia, Eduardo Chillida comienza a trabajar en la fragua de Manuel Illarramendi, en Hernani, con Paco Celarain y Agustín Arrieta como ayudantes.

Repasemos brevemente algunos momentos de la vida del artista donostiarra a partir de la vuelta a su tierra.

1952. En diciembre nace Pedro. A pesar de volver a Hernani, sigue haciendo visitas frecuentes a París.

1954. Muere en accidente de moto su hermano Ignacio en la curva de El Gallo, Amorebieta. En mayo nace Ignacio. En diciembre muere Carmen, su madre.

1956. Muere su padre, Pedro.

1957. Se trasladan de Hernani a “Villa Paz” en el alto de Miracruz de San Sebastián. El estudio, junto con la forja, lo montan en casa de los guardeses.

1958. En mayo nace Susana.

1960. En marzo nace María.

1962. En septiembre nace Luis.

1964. En marzo nace Eduardo.

1978. Nace en julio su primer nieto, Gonzalo Calderón Chillida.

1982. El 10 de agosto se traslada a vivir a Intzenea en el monte Igueldo de San Sebastián. Compran asimismo el caserío Zabalaga en Hernani.

1991. En marzo nacen Sara (Esery) y las gemelas Andrea y Patricia (Chillida); son así 18 nietos en la familia Chillida-Belzunce.

1993. En marzo nace Adrián Iglesias Chillida, en junio Eduardo Chillida Álvarez y en julio Rocío Chillida Bergareche.

1995. En mayo nace Laura Chillida Álvarez y en agosto Cristian Iglesias Chillida.

Momentos que han quedado plasmados en imágenes llenas de ternura, testigos de la gran calidad humana del artista.

 

 

 

 

Su carrera continuará hasta que la luz finalmente se apague. Una basta trayectoria en la que siempre ha contado con el apoyo, tanto personal como profesional de toda su familia y, especialmente, de su mujer, Pilar Belzunce, de la que el artista dice lo siguiente: “(…) Fuerte y fantástica. Mi mujer es típica mujer vasca. De origen navarro del norte. Es de la familia de Rogelio de Belzunce… Una maravilla”[2]. De ella hablaba también en una entrevista mantenida con Edorta Kortadi: “Pili ha sido clave en mi vida y mi obra. Si no llega a estar ella, yo llegaría a estar ahora bajo un puente de París. Pili, en el año 50, cuando estaba en París perdido entre el ya y el todavía no, cuando pensaba que estaba acabado y me quería volver a casa, me dijo: “¿Cómo vas a estar acabado si todavía no has empezado?”. Juanatxo Eguren, mi abuela, y ella eran iguales, las dos han sido de gran fuerza y temperamento”[3]. Una familia que ha heredado esa pasión por el arte y que le ha apoyado en proyectos como Chillida-Leku o la polémica Montaña de Tindaya.

 

Tras una intensa vida y una prolífica carrera, el 19 de agosto de 2002, falleció en su casa del Monte Igueldo, Intz-Enea, de San Sebastián, Eduardo Chillida. Él se va pero deja un gran legado: su obra y su familia, a la que el artista adoraba: “Las personas son más importantes que las obras de arte. De mis hijos, muchos de ellos pintores, grabadores, videoautores y museólogos. Estoy más que satisfecho. Todos ellos son espléndidos”[4].

 

________________________

[1] En Biblioteca: Vélez de Mendizábal, Josemari. “Entrevista a Eduardo Chillida”. En: Chillida: Gure Aitaren Etxea. Vitoria-Gasteiz: Eusko Jaurlaritza, Kultura eta Turismo Saila = Gobierno Vasco, Dpto. de Cultura y Turismo, 1988; pp. 90-91. AR CHI-ED 8

[2] Ibid., p. 91.

[3] En Biblioteca: Kortadi Olano, Edorta. “Eduardo Chillida: el diálogo y los límites con lo desconocido. El escultor, en la cumbre de su discurso artístico”. En: Una mirada sobre Eduardo Chillida: vida y obra de un artista universal. Madrid: Síntesis, 2003; p. 144. AR CHI-ED 31

[4] En Biblioteca: Kortadi Olano, Edorta. “Eduardo Chillida: la exposición del Guggenheim es la más importante y completa de mi vida”. En: Una mirada sobre Eduardo Chillida: vida y obra de un artista universal. Madrid: Síntesis, 2003; p. 152. AR CHI-ED 31

 

Exposiciones individuales

2013

Grafik. Galerie Georg Nothelfer, Berlín.

2012

Galerie Boisserée Eduardo Chillida. Galerie Boisserée, Colonia.

Eduardo Chillida. Graphikmuseum Pablo Picasso Münster, Münster.

Eduardo Chillida - Obras. Baukunst Galerie, Colonia.

Eduardo Chillida. Galerie Thomas, Múnich.

2011

Galería Patricia Ready Chillida: Reflexión-Materia. Galería Patricia Ready, Santiago.

Chillida. Fondation Maeght, Saint-Paul.

Eduardo Chillida - Sammlung in den Gemeinden. Kunstmuseum Liechtenstein, Vaduz.

2010

Eduardo Chillida. Galería Juana de Aizpuru, Madrid.

Eduardo Chillida: alabastros. Galería Cayón, Madrid.

Eduardo Chillida. Galerie Stefan Röpke, Colonia.

Collages. Galería Carreras Múgica (former Colón XVI), Bilbao.

2009

25 jahre Fischerplatz Galerie. Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

Eduardo Chillida. 1980-2000. CaixaForum Lleida, Lérida.

Chillida 1980-2000. Patio Herreriano - Museo de Arte Contemporáneo Español, Valladolid.

2008

Eduardo Chillida - arbeiten aus dem grafischen oeuvre. Kunstverein Augsburg e.V., Augsburgo, Alemania.

Eduardo Chillida. CaixaForum Tarragona, Tarragona.

2007

Chillida. 1980-2000. CaixaForum Palma, Palma de Mallorca.

Chillida. Codis. Museu de l'Empordà, Figueras.

2006

Eduardo Chillida - signos. Galería GACMA, Málaga.

Eduardo Chillida. Galerie Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida. Mie Prefectural Art Museum, Tsu City, Japón.

2005

Bajo el cielo, sobre la tierra. Museo Chillida-Leku, Hernani – Guipúzcoa.

Eduardo Chillida - grabados de gran formato. Galería Arnés + Röpke, Madrid.

Eduardo Chillida - "frühe arbeiten auf papier". Springer & Winckler Galerie, Berlín.

La obra invitada. Museo de Bellas Artes de Bilbao, Bilbao.

2004

Eduardo Chillida. Galerie Lelong - Paris, París.

Eduardo Chillida. Centro de Exposiciones de Benalmádena, Benalmádena.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong - Zürich, Zúrich.

Eduardo Chillida - prints and drawings. Galerie Koch, Hannover.

Eduardo Chillida - silent music, sculpture. CSW Centrum Sztuki Wspolczesnej / Centre for Contemporary Art Ujazdowski Castle, Varsovia.

Chillida: medalles. IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.

Eduardo Chillida. Galerie Stefan Röpke, Colonia.

2003

Eduardo Chillida. Galería Guillermo de Osma, Madrid.

Eduardo Chillida. Meilahti Art Museum, Helsinki.

Eduardo Chillida. MMK Museum Moderner Kunst - Stiftung Wörlen, Passau, Alemania.

Chillida. Fundación Joan Miró, Barcelona.

Eduardo Chillida – fifty years of drawing. Annely Juda Fine Art, Londres.

Eduardo Chillida - silent music. The State Hermitage Museum, San Petersburgo.

Eduardo Chillida - ausgewählte druckgrafik. Galerie Georg Nothelfer - Charlottenburg, Berlín.

Chillida, el elogio de la mano. Museu d´Art Espanyol Contemporani (Fundación Juan March), Palma de Mallorca; Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca.

Eduardo Chillida. Galería Nieves Fernández, Madrid.

Eduardo Chillida. Baukunst Galerie, Colonia.

Eduardo Chillida. Diputación de Orense, Orense.

Eduardo Chillida. Royal Academy of Arts, Londres.

Eduardo Chillida. Maison Centre Pompidou, Cajarc, Francia.

2002

Eduardo Chillida. Galerie Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida. Bibliophile Bücher und Grafik. Kunstverein Lippe - Lippische Gesellschaft für Kunst, Detmold, Alemania.

Künstler der Galerie. Malerei und graphik aus den beständen. Galerie Boisserée, Colonia.

Eduardo Chillida. Saarlandmuseum - Moderne Galerie & Studiogalerie, Saarbrücken, Alemania.

Eduardo Chillida. Staatliche Galerie Moritzburg Halle, Alemania.

Eduardo Chillida. Stif, Wilhelm Lehmbruck Museum, Duisburgo, Alemania.

Eduardo Chillida. Centro Cultural Bancaja, Valencia.

Eduardo Chillida. Cabinet des estampes de Liège, Bélgica.

Eduardo Chillida. Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, México.

Exposición de obra gráfica. Saarland Museum, Saarbrücken, Alemania.

Eduardo Chillida. Galerie Forsblom, Helsinki.

Eduardo Chillida. Museo Palacio de Bellas Artes de México.

Eduardo Chillida. Sammlung Essl, Klosterneuburg, Austria.

Eduardo Chillida. Euskal Herria Museoa, Gernika-Lumo.

Eduardo Chillida. Würth Kolding, Dinamarca.

Eduardo Chillida. Centro Cultural Bancaja, Alicante.

2001

Chillida – grabados. Galería Moisés Pérez de Albéniz, Pamplona.

Chillida. Kunsthalle Würth, Schwäbisch Hall, Alemania.

Eduardo Chillida - zeichnungen, druckgraphiken und skulpturen. Kunstmuseum Bonn, Bonn.

Eduardo Chillida. Museum Liner, Appenzell, Suiza.

Eduardo Chillida. Galerie nationale du Jeu de Paume, París.

Chillida prints – decades. Ernst-Barlach-Museum, Wedel/Hamburgo, Alemania; Mönchenhaus Museum, Goslar, Alemania; Museum Liner, Appenzell, Suiza.

Los lenguajes de Chillida. Caja Navarra, Pamplona.

Eduardo Chillida-Elkartu. Museum Schloss Moyland, Bedburg-Hau, Alemania.

Chillida. Galerie Nationale du Jeu de Paume de Paris; Kunsthalle Würth, Schwäbisch may, Alemania.

Eduardo Chillida. Galerie Meyer-Ellinger, Frankfurt.

Homenaje a J.S.Bach. Aramburu Jauregia, Tolosa.

2000

Eduardo Chillida – aromas. Galería Elvira González, Madrid.

Eduardo Chillida. Galerie Georg Nothelfer - Charlottenburg, Berlín.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong - Zürich, Zúrich.

Eduardo Chillida. Galería Colón XVI, Bilbao.

Eduardo Chillida. Dario Ramos Galeria, Oporto.

Eduardo Chillida. Galería Antonia Puyó, Zaragoza.

Bach-Chillida. Fundacion Henie-Oustad, Oslo.

Eduardo Chillida. Art of this century & Annely Juda Fine Art, Londres.

Bach. Homenaje de Chillida. Fundación Archivo Manuel de Falla, Granada.

Eduardo Chillida. La casa del siglo XV, Segovia.

Eduardo Chillida. Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela.

Obra gráfica. Sala Ignacio Zuloaga, Fuendetodos, Zaragoza.

Chillida ante la filosofía. Universidad Complutense, Madrid.

Eduardo Chillida. Museo Cementos Rezola, Donostia-San Sebastián.

Eduardo Chillida. Kunst-Station Sankt Peter, Colonia.

Libro de Bach. Koldo Mitxelena, Donostia-San Sebastián.

Eduardo Chillida. Westfällisches Landesmuseum, Münster.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong, París.

Eduardo Chillida. Galeria Marlborough, Madrid.

1999

Eduardo Chillida. Baukunst Galerie, Colonia.

Eduardo Chillida. MAN - Museo d`Arte di Nuoro, Nutro, Italia.

Eduardo Chillida. Galerie Meyer-Ellinger, Frankfurt.

Homenaje a J.S.Bach. Kupferstich-Kabinett, Dresde.

Eduardo Chillida. Centro Cultural Contemporáneo Pelaires, Palma de Mallorca.

Eduardo Chillida. Museo d'Arte Mendrisio, Suiza.

Eduardo Chillida. Galerie Stefan Röpke, Colonia.

Eduardo Chillida - plastiken, gravitationen, collagen und grafik. Galerie Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida 1948-1998. Museo Guggenheim, Bilbao.

Eduardo Chillida. Peggy Guggenheim Collection, Venecia.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong, París.

Eduardo Chillida. Lorenzelli Arte, Milán.

Eduardo Chillida. Galería Barcelona, Barcelona.

Eduardo Chillida. Johann-Sebastian-Bach-Museum, Leipzig.

Eduardo Chillida. Galerie Marlies Hanstein, Saarbrücken, Alemania.

Eduardo Chillida. Museo de La Coruña (Fundación Fenosa), La Coruña.

Eduardo Chillida. Galerie Göttlicher, Krems, Austria.

Eduardo Chillida. Galería Antonio Machón, Madrid.

Eduardo Chillida. Museo d’Arte Mendrisio, Suiza.

1998

Homenaje a Johann Sebastian Bach. Galerie Dr. Dorothea van der Koelen, Mainz; Galerie Ute Parduhn, Dusseldorf; Real Academia de San Fernando, Madrid.

Eduardo Chillida. Kunstkabinett, Regensburgo, Alemania.

Chillida. Galerie Georg Nothelfer - Charlottenburg, Berlín.

Eduardo Chillida - gravitaciones (escultura). Galeria Moisés Pérez de Albéniz, Pamplona.

Chillida obra gráfica. Galería la Aurora de Murcia.

Chillida esculturas. Galería De Zonnehof en Amsterdam.

Beelden in keramiek en werk. Galería De Zonnehof en Amsterdam.

Eduardo Chillida. Kunst Museum, Bonn.

Eduardo Chillida. Neue Pinakothek, Múnich.

Eduardo Chillida. Obalne Galerije Piran, Koper, Eslovenia.

Eduardo Chillida. Galería Marlborough, Madrid.

La tierra y el papel. Fundación La Caixa, Gerona.

Eduardo Chillida. Kupferstichkabinett, Berlín.

Eduardo Chillida. Galerie Dorothea v.d. Koelen, Mainz, Alemania.

Elogio al Hierro. Los años 50. IVAM, Valencia.

Eduardo Chillida. Banco Zaragozano, Zaragoza.

Eduardo Chillida. Galería Lekune, Pamplona.

Eduardo Chillida. Museo Nacional Reina Sofía, Madrid.

1997

Obra gráfica 1986-1996. Museo de Bellas Artes de Bilbao, Bilbao.

Eduardo Chillida. Am Spalenberg, Basilea, Suiza.

Eduardo Chillida. Tasende Gallery, California.

Eduardo Chillida. Remba Gallery, California.

Proyecto Tindaya. Fuerteventura.

Homenaje a Bach. Boza Editor, Barcelona.

Eduardo Chillida. Museo Reattu de Arles, Francia.

Esculturas y gravitaciones. Galería Barcelona, Barcelona.

Eduardo Chillida. Stadtgalerie, Sundern, Alemania.

Eduardo Chillida. Tasende Gallery, California.

Chillida y la música. Sinclair House, Bad Homburg, Alemania.

Eduardo Chillida. Guernica.

Esculturas, gravitaciones y grabados. Meyer-Ellinger, Frankfurt.

Chillida, obra gráfica. Ayuntamiento de Valladolid, Valladolid; Escuela de Artes de Zaragoza.

Esculturas, gravitaciones y grabados. Galería Barcelona.

Eduardo Chillida. Lunds Konsthall, Alemania.

Chillida Leku. La Pedrera, Barcelona.

Eduardo Chillida. Hetjens Museum, Dusseldorf.

Eduardo Chillida. Fundación Picasso, Málaga.

1996

Eduardo Chillida. Casa del Cordón, Burgos.

Eduardo Chillida. Sala Verónicas, Murcia.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong, Zúrich.

Eduardo Chillida. Arret sur l'image galerie, Burdeos.

Eduardo Chillida. Museum Würth, Kunzelsau, Alemania.

Eduardo Chillida. Baukunst Gallerie, Colonia.

Sculptures in clay. Museum Bellerive, Zürich; Stadtgalerie de Sundern, Alemania; a Lunds Konsthall de Lund; Hetjens-Museum de Dusseldorf.

Chillida y Goethe. Museum Kunstverein Osnabrück, Alemania.

Eduardo Chillida. Galerie am Linderplatz, Liechtenstein.

Eduardo Chillida. L'Almodi, Valencia.

Eduardo Chillida. Fuerteventura.

1995

Eduardo Chillida. Galería Nieves Fernández, Madrid.

Eduardo Chillida. Sa Nostra, Palma de Mallorca.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

Eduardo Chillida. Erholungshaus der Bayer Ag, Leverkusen.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong, París.

Eduardo Chillida. Synagoge Stommeln, Pulheim, Alemania.

Eduardo Chillida. Shinsegae Gana Art, Seúl.

Eduardo Chillida. Galeria DV, Donostia-San Sebastián.

Eduardo Chillida. Galerie Academia, Salzburgo.

Eduardo Chillida. Annely Juda Fine Art, Londres.

Eduardo Chillida. Galerie Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida. Antiguo Depósito de Aguas, Vitoria-Gasteiz.

Eduardo Chillida. Museo Casa de la Moneda, Madrid.

Eduardo Chillida. Bawag Foundation, Viena.

1994

Eduardo Chillida - graphiken und skulpturen. Galerie Stefan Röpke, Colonia.

Eduardo Chillida. Galerie Georg Nothelfer, Berlín.

Eduardo Chillida. Galerie Beaumont, Luxemburgo.

Eduardo Chillida. Colegio de Ingenieros de Caminos, Madrid.

Eduardo Chillida. Kunstverein Bayreuth, Alemania.

Eduardo Chillida. Dorothea van der Koelen, Mainz, Alemania.

Eduardo Chillida. Galería Barcelona, Barcelona.

Eduardo Chillida. Galería Bat, Madrid.

Eduardo Chillida. Van der Koelen, Art Cologne, Colonia.

1993

Eduardo Chillida. Erha Gallery, Milán.

Eduardo Chillida. Hachmeister Galerie, Münster.

Eduardo Chillida. Meyer Ellinger, Frankfurt.

Eduardo Chillida. Schirn Kunsthalle Frankfurt.

Eduardo Chillida. Galería Maeght, Barcelona.

Eduardo Chillida. Kunst-Station Sankt Peter, Colonia.

Eduardo Chillida. Galería Muleta, Tokio.

1992

Eduardo Chillida. Galerie Georg Nothelfer, Alemania.

Eduardo Chillida. Galerie Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida. Galería Juana de Aizpuru, Sevilla.

Eduardo Chillida. Galerie Tokoro, Tokio.

Eduardo Chillida. Galerie Beyeler, Basilea.

Eduardo Chillida. Museo Municipal Ourense, Orense.

Eduardo Chillida. Palacio de Miramar, Donostia-San Sebastián.

Eduardo Chillida. Musée Picasso, Antibes, Francia.

Eduardo Chillida. Galería Altxerri, Donostia-San Sebastián.

Eduardo Chillida. Galerie Kaj Forsblom, Helsinki.

Eduardo Chillida. Annely Juda Fine Art, Londres.

Eduardo Chillida. Abbaye des Cordeliers, Chateauroux, Francia.

Eduardo Chillida. Centro Cultural Consolidado, Caracas.

Eduardo Chillida. Galerie Cleto Polcina, Roma.

1991

Eduardo Chillida. Galerie Springer, Berlín.

Eduardo Chillida. Neuen Berliner Kunstvereins, Berlín.

Eduardo Chillida. Kunsthalle, Basilea.

Eduardo Chillida. Real Academia de Bellas Artes, Madrid.

Chillida íntimo. Calcografía Nacional, Madrid; Palacio de Revillagigedo, Gijón; Sala Rekalde, Bilbao.

Eduardo Chillida. Galerie Baks, La Haya.

Eduardo Chillida. Martin-Gropius-Bau, Berlín.

Eduardo Chillida. Galería Maese Nicolás, León.

Eduardo Chillida. Galería Meyer-Ellinger, Frankfurt.

1990

Eduardo Chillida. M Gallery, Tokio.

Eduardo Chillida. Tasende, La Jolla, California.

Eduardo Chillida. Palacio Ca Pesaro, Venecia.

Chillida: obra gráfica, esculturas. Museo Bárjola, Gijón.

Eduardo Chillida. Konstmuseet Lund, Alemania.

Eduardo Chillida. Staatliche Graphische Sammlung, Múnich.

Eduardo Chillida. Hayward Gallery, Londres.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong, París.

1989

Eduardo Chillida. Galerie Astley, Uttersberg, Suecia.

Eduardo Chillida. Galerie Adrien Maeght, París.

Eduardo Chillida. Galerie K Forsblom, Helsinki.

Eduardo Chillida. Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida. Adams Middleton Gallery, Dallas.

Dibujos y esculturas 1948-1989. Westfalisches Landesmuseum, Munster; Kunstmuseum de Bonn.

Eduardo Chillida. Sidney Janis Gallery, Nueva York.

Eduardo Chillida. Galería Theospacio, Madrid.

1988

Eduardo Chillida. Galería Celini, Madrid.

Eduardo Chillida. Casa Siglo XV, Segovia.

Eduardo Chillida. Galerie Lelong, Zúrich.

Eduardo Chillida. Tasende Gallery, La Jolla, California.

Eduardo Chillida. Laumier Sculpture Park St. Louis.

Eduardo Chillida. Galería Lienzo y Papel, Sevilla.

1987

Eduardo Chillida. Galería 16, Donostia-San Sebastián.

Eduardo Chillida. Galería Joan Prats, Barcelona.

Eduardo Chillida. Galerie Ulysses, Viena.

Eduardo Chillida. Galería Ederti, Bilbao.

Eduardo Chillida. Stadt Museum, Pforzheim, Alemania.

Eduardo Chillida. Galeria Pieter Coray, Lugano, Italia.

Eduardo Chillida. Werkraum Buchholz, Múnich.

Eduardo Chillida. Galería Maese Nicolás, León.

1986

Eduardo Chillida. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.

Eduardo Chillida. Dresdner Bank, Frankfurt.

Eduardo Chillida. Fundación Miró, Barcelona.

Eduardo Chillida. Museo de Bellas Artes, Bilbao.

Eduardo Chillida. Gal Meyer Ellinger, Frankfurt.

Eduardo Chillida. Tasende Gallery, La Jolla, California.

Eduardo Chillida. Adrien Maeght, París.

1985

Eduardo Chillida. Galerie Thomas, Múnich.

Eduardo Chillida. Tasende Gallery, La Jolla, California.

Eduardo Chillida. Galerie Biedermann, Múnich.

Eduardo Chillida. Galerie Beaumont, Luxemburgo.

Eduardo Chillida. Abbaye de Montmajour, Arlés.

Eduardo Chillida. Musée d'Art Moderne, Bruselas.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, Zúrich.

1984

Eduardo Chillida. Martin Gallery Fine Art, Nueva York.

Eduardo Chillida. Sala Celini, Madrid.

Eduardo Chillida. Tasende Gallery, La Jolla, California.

Eduardo Chillida. Galerie K Forsblom, Helsinki.

Eduardo Chillida. Galerie Adrien Maeght, París.

Eduardo Chillida. Galerie Brusberg, Hannover, Alemania.

1983

Eduardo Chillida. Galerie Erker, St. Gallen, Suiza.

Eduardo Chillida. Galerie Maese Nicolás, León.

Eduardo Chillida. Galerie Meyer Ellinger, Frankfurt.

Eduardo Chillida. Casa de Goya, Burdeos.

1982

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, Zúrich.

Eduardo Chillida. Galerie Beyeler, Basilea.

1981

Eduardo Chillida. Frances Aronson Gallery, Atlanta.

Eduardo Chillida. Museo de Bellas Artes, Bilbao.

Eduardo Chillida. Kestner Gesselchaft, Hannover.

Eduardo Chillida. Galerie H Ostertad, Frankfurt.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, Zúrich.

1980

Eduardo Chillida. Solomon R Guggenheim Museum, Nueva York; Palacio de Cristal, Madrid; Museo de Bellas Artes, Bilbao.

Eduardo Chillida. Galeria Maeght, Barcelona.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

1979

Eduardo Chillida. National Gallery, Washington.

Eduardo Chillida. (Exposición antológica). Carnegie Institute, Pittsburg.

Eduardo Chillida. L. Alexander Gallery, Los Ángeles.

Eduardo Chillida. Museum of Fine Arts, Pittsburg.

1978

Eduardo Chillida. Galería Antonio Niebla, Gerona.

Eduardo Chillida. Staatliche Kunsthalle Baden-Baden, Alemania.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, Zurich.

Eduardo Chillida. Galerie Schemela, Dusseldorf.

1977

Eduardo Chillida. Galería Iolas Velasco, Madrid.

Eduardo Chillida. Art Progress Gallery, Munich.

Eduardo Chillida. Carpenter Center, Cambridge, Massachusetts.

1975

Eduardo Chillida. Galerie Nouvelles Images, La Haya.

Eduardo Chillida. Galerie Numaga, Neuchatel, Suiza.

Eduardo Chillida. Galería Intern de Arte, Madrid.

1974

Eduardo Chillida. Hasting Gallery, Nueva York.

Eduardo Chillida. Galería 42, Barcelona.

Eduardo Chillida. Galería Turner, Madrid.

Eduardo Chillida. Galería Juana de Aizpuru, Sevilla.

Eduardo Chillida. Galerie d'Art Moderne, Basilea.

Eduardo Chillida. Chateau de Ratilly, Ratilly, Francia.

1973

Eduardo Chillida. Galerie Buchholz, Múnich.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

Eduardo Chillida. Galerie Wünsche, Hamburgo.

1972

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, Zúrich.

Eduardo Chillida. Ulmer Museum, Ulm, Alemania.

Eduardo Chillida. Galería Iolas Velasco, Madrid.

1971

Eduardo Chillida. Sala Gaspar, Barcelona.

1970

Eduardo Chillida. Bibliothèque La Hune, París.

Eduardo Chillida. Kunsthall, Lunk, Suecia.

Eduardo Chillida. Galerie Renee Ziegler, Zúrich.

Eduardo Chillida. Frankfurter Kunstkabinett, Frankfurt.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

1969

Eduardo Chillida. Kunstmuseum Basel, Basilea.

Eduardo Chillida. Kunsthaus, Zúrich.

Eduardo Chillida. Stedelijk Museum, Amsterdam.

Eduardo Chillida. Galerie im Erker, St. Gallen, Suiza.

Eduardo Chillida. Galerie Verein Munchen, Múnich.

Eduardo Chillida. Galerie Buchholz, Múnich.

1968

Eduardo Chillida. Galerie im Erker St. Gallen, Suiza.

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

1967

Eduardo Chillida. M. Williams proctor inst, Utica, Estados Unidos.

Dix ans d’art vivant. Fundación Maeght de St. Paul de Vence, Francia.

Eduardo Chillida. City Art Museum, Saint Louis.

Eduardo Chillida. Konstalogen Smlaren, Estocolmo.

Eduardo Chillida. Galerie Alex Vömel, Düsseldorf, Alemania.

1966

Eduardo Chillida. Galerie Adrien Maeght, París.

Eduardo Chillida. W. Lehmbruck Museum, Duisburgo, Alemania.

Eduardo Chillida. Museum of Fine Arts, Houston.

Eduardo Chillida. Galerie Buchholz, Múnich.

1965

Eduardo Chillida. Mc Roberts Tunnard Gallery, Londres.

Eduardo Chillida. Kestner Gesellschaft, Hannover.

1964

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

1963

Eduardo Chillida. Galerie Bertram, París.

1962

Eduardo Chillida. Kunsthalle Basel, Basilea, Suiza.

1961

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

1958

Eduardo Chillida. Graham Foundation de Chicago.

1956

Eduardo Chillida. Galerie Maeght, París.

1955

Eduardo Chillida. Kunsthalle de Berna.

1954

Eduardo Chillida. Galería Clan, Madrid.
 

Exposiciones colectivas (selección)

2017

El arte y el sistema (del arte). Colección Artium. Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria-Gasteiz.

2012

Trabajo, Poder Y Control. Museu d´Art Contemporani de Barcelona - MACBA, Barcelona.

Miradas cruzadas. Centro Cultural de España en Mexico, México.

The Construction of Form. Museo Oteiza Museoa, Alzuza.

De La Generosidad. Obras De La ColecciÓn Helga De Alvear. CGAC - Centro Galego de Arte Contemporánea, Santiago de Compostela.

In good company - 100 kubik. Raum für spanische Kunst , Colonia.

Recorridos por la Colección Beulas-Sarrate. CDAN - Centro de Arte y Naturaleza - Fundación Beulas, Huesca.

Osas Plus In The Vasarely Museum. Museum of Fine Arts - Budapest, Budapest.

Work – Work – Work. Museum Liner, Appenzell.

2011

3. Bienal del Fin del Mundo – Antropoceno. Bienal al Fin del Mundo, Buenos Aires.

Alexander Calder / Eduardo Chillida / Richard Serra / Pablo R. Picasso. Galería Carreras Múgica (former Colón XVI), Bilbao.

The George and Ann Dannatt Collection. Pallant House Gallery, Chichester, West Sussex (Inglaterra).

Obras maestras de la pintura en la Colección del IVAM. Pasado, presente y futuro. IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.

Walking under Green Leaves. Art Front Gallery, Tokio.

Arte Español en Fragmentos. Galeria Aleph, Ciudad Real.

2010

Galerie Boisserée ACCROCHAGE . Galerie Boisserée, Colonia.

XS. Altair, Palma de Mallorca.

Grafische Werke. Galerie Nero, Wiesbaden.

Group exhibition. Alan Cristea Gallery, London (Inglaterra).

Konstruktiv!. Beck & Eggeling International Fine Art, Dusseldorf.

Noir ou blanc. FRAC - Picardie, Amiens.

2009

Three-dimensional concepts. IVAM Collection. Centro Cultural Bancaja Alicante, Alicante.

... aus leidenschaft. Kunstverein Bad Salzdetfurth e.V., Bodenburg.

Happy birthday - the first anniversary of the gallery / Gallery 2. Black Cube Gallery - Sant Antoni Maria Claret, Barcelona.

Chillida Farreras Tapies. Galerie Rieder, Múnich.

Auktion 28. Lehr - auktionshaus und Galerie, Berlín.

La escultura en la Colección del IVAM. IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.

Scapa memories. Eine sammlung. Museum Tinguely, Basilea.

The scuptor's hand. Tasende Gallery - La Jolla, California.

2008

Sculptures & drawings. Donopoulos International Fine Arts - DIFA, Thessaloniki.

Diagonal. Galería Cayón, Madrid.

Von Munch bis Beckmann, von Jorn bis Gertsch. 100 jahre holzschnitt. Kunsthalle in Emden, Emden.

Auktion 27. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Six masterpieces. Springer & Winckler Galerie, Berlín.

Maeght: das abenteuer der moderne. Graphikmuseum Pablo Picasso Münster, Munster.

Blanco roto. Galería Elvira González, Madrid.

España 1957-2007. L’arte spagnola da Picasso, Mirò e Tápies ai nostri giorni. Palazzo Sant'Elia, Palermo.

Ganz schön ART-ig - leckerbissen III. Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

Soporte papel II. Galería Joan Gaspar, Barcelona.

Blood on paper - the art of the book. Victoria and Albert Museum - V&A, Londres.

El objeto del arte. Museo de Cádiz, Cádiz.

Konstnären som konst. Aineen taidemuseo - The Aine Art Museum, Tornio, Finlandia.

Blattgold - meisterwerke der grafischen sammlung des museum Morsbroich. Museum Morsbroich, Leverkusen.

Schaulager – lagerschau. Galerie Feurstein, Feldkirch, Austria.

Skulpturen im blickpunkt. Städtische Kunsthalle Mannheim, Mannheim, Alemania.

2007

Tamaño real. Galería Cayón, Madrid.

Drawings prints sculptures. Galerie Rieder, Múnich.

Ausgewählte neuerwerbungen. Galerie Art 204, Düsseldorf.

19 esculturas. Galerìa Guillermo de Osma, Madrid.

Homenaje a Picasso. MNBA - Museo Nacional de Bellas Artes Santiago Chile, Santiago.

Der unendliche raum dehnt sich aus. Kolumba, Colonia.

Auktion 25. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Figura humana y abstracción. Würth Museo La Rioja, Agoncillo.

Incógnitas. Museo Guggenheim de Arte Moderno y Contemporáneo, Bilbao.

Works from the Colletion of Société Generale Paris. National Museum of Contemporary Art (MNAC), Bucarest.

White-black. Vasarely Museum, Budapest.

100 jahre kunsthalle Mannheim. Städtische Kunsthalle Mannheim, Mannheim.

Temptations. The Columns, Seúl.

Deambulatorios de una jornada, en el principio y el proyecto Tindaya. Centro de Arte Juan Ismael, Puerto de Rosario, Fuerteventura.

Auktion 24. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Schwarzweiß - Weißschwarz - Uecker, Chillida, Venet und andere. Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

2006

Homenaje a Chillida. Museo Guggenheim de Arte Moderno y Contemporáneo, Bilbao.

Picasso / Miro / Ernst / Poliakoff / Hartung / Chill. Galerie Art 204, Düsseldorf.

Accrochage. Kunstkabinett, Regensburg, Alemania.

Selecció del fons de la galeria. Art Vall, Andorra la Vella, Principado de Andorra.

Espacial 3. Galería Cayón, Madrid.

Hände. Galerie Biedermann, Múnich.

Panorámica del grabado contemporáneo. Centro de Exposiciones de Benalmádena, Benalmádena.

Auktion 23. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Was ist plastik? 100 jahre - 100 köpfe- das jahrhundert moderner skulptur. Stiftung Wilhelm Lehmbruck Museum - Center of International Sculpture, Duisburgo, Alemania.

Tapies/Chillida. Galeriá Arteko, Donostia-San Sebastián.

Sommer in Berlin. Galerie Georg Nothelfer - Tiergarten, Berlín; Galerie Georg Nothelfer - Charlottenburg, Berlín.

Paradiso & inferno. MAM Mario Mauroner Contemporary Art Salzburg, Salzburg.

Eduardo Chillida / Antoni Tapies / Hans Hartung / Edgar Hofschen. Galerie Art 204, Düsseldorf.

Künstler der galerie. Galerie Biedermann, Múnich.

33 artists. Spanish prints. Zhu Qizhan Art Museum, Shanghai.

Estampes estivales. Galerie Sandrine Mons, Niza.

Obra gráfica. N2 Galeria, Barcelona.

Salvador Dalí and a century of art from Spain - Picasso to Plensa. Salvador Dalí Museum, St. Petersburgo.

Neuerwerbungen. Galerie Georg Nothelfer - Charlottenburg, Berlín.

Gallery collection - around the western contemporary prints. Art-U room, Tokio.

Auktion 22. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Arte español. Galerie Rieder, Múnich.

En blanco y negro Parte I. 1950-1975. Galería Antonio Machón, Madrid.

Leckerbissen II. Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

Tapies - Tomasello - Picasso - Chillida - Sam Francis. Galerie Art 204, Düsseldorf.

2005

Mensajes cruzados. Parlamentar con lo real en el tiempo. La Colección IV. Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria-Gasteiz.

Picasso to Plensa, a century of art in Spain begin date. The Albuquerque Museum, Albuquerque.

7351 días. Galería Alejandro Sales, Barcelona.

Accrochage und neuerwerbungen. Galerie Georg Nothelfer - Tiergarten, Berlín.

Pintura y diseño del siglo XX. Galería Cayón, Madrid.

Weihnachtsausstellung. Galerie Koch, Hannover.

Internationale Zeichner. Galerie Biedermann, Múnich.

De Picasso a Basquiat. Musée Maillol - Fondation Dina Vierny, París.

Works on paper. Marlborough New York, Nueva York.

Auktion 21. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Masterprints aus privatsammlungen. Galerie Erhard Witzel, Wiesbaden.

Zeichnungen und aquarelle. Galerie Biedermann, Múnich.

Pensar les fromes - escultures contemporànies a les col·leccions mallorquines. Es Baluard, Palma de Mallorca.

Identidades II. Galería Edurne, Madrid.

La main dans la main. Kunstverein Bad Salzdetfurth e.V., Bodenburgo.

Glocal II: dreidimensionale ideen, skulpturen und zeichnungen. Fesel Modern Art, Sonsbeck.

Blickachsen 5. Kurpark Bad Homburg, Bademburgo.

Auktion 20. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

3 d - die dritte dimension. Galerie Michael Haas, Berlín.

Von spitzweg bis baselitz - streifzüge durch die sammlung würth. Museum Würth, Künzelsau, Alemania.

Eduardo Chillida - Ernst Scheidegger. Galerie Boisserée, Colonia.

Accrochage. Galerie Meyer-Ellinger, Frankfurt/Main.

Graphik des XX. Jahrhundert. Galerie Vömel GmbH, Düsseldorf.

2004

Accrochage III. Galerie Georg Nothelfer - Tiergarten, Berlín.

A p r i o r i. Galerie Dr. Dorothea van der Koelen, Mainz, Alemania.

El efecto bola de nieve. Museo Colecciones ICO, Madrid.

Auktion 19. Lehr - Auktionshaus und Galerie, Berlín.

Archiskulptur. Foundation Beyeler, Riehen.

I Bienal Internacionál de Arte Contemporaneo de Sevilla. BIACS. Fundación Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla, Sevilla.

Dibujos de maestros españoles del siglo XX. Museo Nacional de Artes Visuales, Montevideo.

Spanische kunst - Tapies, Chillida, González Bravo, Feito, Tomasello. Galerie Art 204, Dusseldorf.

Accrochage II. Galerie Georg Nothelfer - Tiergarten, Berlín.

Drucksache. Florian Sundheimer Galerie, Múnich.

Objetos de deseo.....objetos de artista. Galería Elvira González, Madrid.

El siglo XX en la casa del siglo XV. Una galería de arte en Segovia 1963-2000. Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, Segovia.

Africa - beauty and disaster. Galerie Beyeler, Basilea.

Künstlerbücher. Galerie Ute Parduhn, Düsseldorf.

Fragmentos - arte del XX al XXI, colección Pilar Citoler. Centro Cultural de la Villa, Madrid.

Gränslös grafik. Eskilstuna Artmuseum, Eskilstuna.

Künstler der galerie. Galerie Biedermann, Munchen.

Provocando o olhar. Museu de Arte de São Paulo Assis Chateaubriand - MASP, São Paulo.

Hommage a Picasso - 50 künstler - 80 exponate in verschiedenen techniken. Galerie Wolfgang Exner, Viena.

Rumbos - la colección III. Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria-Gasteiz.

2003

Group exhibition. Broadbent Gallery, Londres.

Permanent 04. Essl Museum, Klosterneuburgo.

Silent abstract. Galerie Ernst Hilger, Viena.

Bilbao a Genova - La cultura cambia le città. Palazzo Ducale, Génova.

Collagen. Galerie Biedermann, Múnich.

For sale! Springer & Winckler Galerie, Berlín.

Wasser - sand - weite. Ein kultureller dialog. Städtische Galerie Wolfsburg, Wolfsburgo.

Spanische kunst - neue arbeiten auf leinwand und papier. Galerie Art 204, Düsseldorf.

Meisterwerke der graphik. Lentos Kunstmuseum Linz.

Un jardin secret - Collection Monique Dorsel et Emile Lanc. Centre de la Gravure et de l'image imprimée, La Louvière, Francia.

Papierarbeiten spanischer meister des 20. Jahrhunderts. Galerie Stefan Röpke, Colonia.

Himmelschwer - transformationen der schwerkraft. Minoriten Kultur, Graz; Landesmuseum Joanneum / Volkskunde, Graz.

6th Sharjah International Biennial. Sharjah International Art Biennial, Sharjah.

Arbeiten auf papier. Galerie Stühler, Berlín.

Accrochage. Galerie Boisserée, Colonia.

Arbeiten auf papier. Galerie Dreiseitel, Colonia.

From Picasso to Barceló, the spanish artists. Fondation Pierre Gianadda, Martigny, Suiza.

Leckerbissen. Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

2002

Master-prints. Galerie Albert Baumgarten, Friburgo, Alemania.

Durch 150 jahre in schwarz – weiss. Hachmeister Galerie, Munster.

Eduardo Chillida - Antoni Tàpies. Deutsche Guggenheim, Berlín; Galerie Georg Nothelfer - Tiergarten, Berlín.

Accrochage. Galerie Stühler, Berlin.

Grafik arbeiten auf papier, bedeutender bildhauer. Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

Estampa. Centre de la Gravure et de l'Image imprimée, La Louvière, Bélgica.

2001

Rumbos de la escultura española del siglo XX. Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Las Palmas de Gran Canaria.

Erlesene druckgraphik. Galerie Dreiseitel, Colonia.

Tiraje - múltipla. Galería René Metras, Barcelona.

From Picasso to Tápies - masterpieces from the Reina Sofía. Gemeentemuseum Den Haag, La Haya.

Chillida/Tàpies - materia y pensamiento visual. Museo Guggenheim de Arte Moderno y Contemporáneo, Bilbao.

Original graphik bedeutender bildhauer. Kunstkabinett, Ratisbona, Alemania.

Spanien – malerei, graphik, plastik. Lentos Kunstmuseum Linz, Linz, Alemania.

Obra gráfica. La Caja Negra, Madrid.

Die kunst der grafik nach 1950. Galerie Boisserée, Colonia.

Malerei - arbeiten auf papier – skulptur. Galerie Stühler, Berlín.

Print makings by spanish artists. Tehran Museum of Contemporary Art, Teheran.

Die aunst der linie, H. Butz, L. Bourgeois, E. Chillida. Galerie Lelong, Zúrich.

Künstler der galerie. Galerie Biedermann, Múnich.

10 jahre kunstverein bad salzdetfurth. Kunstverein Bad Salzdetfurth e.V., Bodenburgo, Alemania.

2000

Bis dahin - 20 jahre Galerie Ute Parduhn. Galerie Ute Parduhn, Düsseldorf.

4 bildhauer - 4 bücher. Chillida, Honegger, Rabinowitch, Uecker. Galerie Dr. Dorothea van der Koelen, Mainz, Alemania.

Zeitgenössische graphik zeichnungen guachen skulpturen. Kunstkabinett, Regensburgo, Alemania.

Une ville-une collection. Centre de la Gravure et de l'Image imprimée, La Louvière, Francia.

»Arche«. Jahresausstellung - Kunstverein Bad Salzdetfurth e.V., Bodenburgo, Alemania.

Dibujos germinales. IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.

Malerei - arbeiten auf papier – skulptur. Galerie Stühler, Berlín.

Chillida, Saura, Tapies. Galerie Adriana Schmidt, Colonia.

1999

Spanische kunst. Museo Würth de Künzelsau, Alemania.

Mit unseren künstlern in das nächste jahrtausend. Galerie pro arte, Friburgo, Alemania.

Standpunkt plastik: skulptur im dialog. Skulpturenmuseum Glaskasten Marl, Marl.

Graphik - prints – estampes. Galerie Beyeler, Basilea.

Internationale grafik. Walter Bischoff Galerie, Berlín.

Lineamente international - von der linie zur zeichnung. Lentos Kunstmuseum Linz, Linz, Alemania.

Grandes del grabado. Dionis Bennassar Galería de Arte, Madrid.

Le avanguardie spagnole - il secolo di Picasso nelle collezioni del Reina Sofia. Galleria Nazionale d'Arte Moderna, Roma.

Eduardo Chillida - grafik und Bruno Martinazzi – schmuckskulptur. Galerie Stühler, Berlín.

Sobre papel. Galería Alfama, Madrid.

Eduardo Chillida - gravitationen, zeichnungen Günter Haese – móviles. Galerie Sfeir-Semler, Hamburgo.

La gravure en relief. Centre de la Gravure et de l'Image imprimée, La Louvière, Francia.

Geert koevoets, sculpturen en wek op papier. De Vierde Dimensie, Plasmolen/Mook, Alemania.

El objeto de arte. Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca.

1998

Chillida esculturas. Galería Nieves Fernández, Madrid.

E. Chillida, Alabastros, M. Rothko… Galería Elvira González, Madrid.

Homenaje a Beulas - los 6 Chillida. Diputación Provincial de Huesca.

El objeto del arte. Museu d´Art Espanyol Contemporani (Fundación Juan March), Palma de Mallorca.

1997

Homenaje a Walter Benjamín. Instituto Cervantes, Múnich.

Carpetas de grabados originales. Ediciones F.B., ARCO97, Madrid.

Exposición antológica 25 años. Galería Punto, Valencia.

Kunst mi kontorhaus mitte. Galería Kontorhaus Mitte, Innenhof, Berlín.

Amigos de Daniel Txopitea. Galería Altxerri, Donostia-San Sebastián.

Sibila obra gráfica. Galería DV, Donostia-San Sebastián.

Solidaridad y arte. Fundación Cipriano García, Barcelona.

Homenaje ex-libris a Walter Benjamín. Auditorio Municipal de Moncada, Barcelona.

New edition. Galería Lelong, Nueva York.

Giacometti, Beuys, Kounellis. Galería Bernd Kluser, Munich.

El objeto del arte. Fundación Juan March, Madrid; Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca.

Picasso, González y Miró en Chillida. Kroller Muller Museum de Otterlo, Holanda.

Von kopf bis fuß. Fragmente des körpers. Kunstraum Innsbruck, Innsbruck, Austria; Ursula Blickle Stiftung, Kraichtal-Unteröwisheim, Alemania.

Skulptur. Projekte in Münster 1997. Skulptur Projekte Münster, Munster.

1996

Chillida. Balerdi. Larrea. Centro de Arte Moderna José de Azeredo Perdigão - Fundação Calouste Gulbenkian, Lisboa.

Graphik nach 1950. Galerie Boisserée, Colonia.

Plätze und platzzeichen. Museum Würth, Künzelsau, Alemania.

Grabado abstracto español. Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca.

1994

Itinere. Caminos e caminantes. CGAC - Centro Galego de Arte Contemporánea, Santiago de Compostela.

1993

Maior - obra gráfica. Galeria Maior - Pollença.

Wege der moderne- die sammlung Beyeler. Neue Nationalgalerie, Berlín.

1991

Vision of space. Galerie Gmurzynska - Köln, Colonia.

1989

Arte español contemporáneo. Fundación Juan March, Madrid.

1987

Skulptur. Projekte in Münster 1987. Skulptur Projekte Münster, Munster.

1986

Arte, paisaje y arquitectura. Fundación Juan March, Madrid.

1978

Arte español contemporáneo. Fundación Juan March, Madrid.

1977

Documenta VI. Documenta, Cassel.

1975

Arte español contemporáneo. Fundación Juan March, Madrid.

Arte 73. Fundación Juan March, Madrid.

1968

Documenta IV. Documenta, Cassel.

1967

Arte español actual. Nueva Forma, Madrid; Louisiana Museum, Dinamarca.

1966

Contemporary spanish artists. Contemporary Arts Museum Houston, Texas.

1964

Documenta III. Documenta, Cassel.

1962

Three spaniards: Picasso, Miró, Chillida. Museo de Bellas Artes de Houston, Houston.

1960

New spanish painting and sculpture. Museo de Arte Moderno de Nueva York, Nueva York.

New europeans. Contemporary Arts Museum Houston, Texas.

1959

Documenta II. Documenta, Cassel.

1958

Bienal de Venecia.

Sculptures and drawings from seven sculptors. Guggenheim Museum de Nueva York.

Personal contacts: a decade of contemporary drawings, 1948–1958. Contemporary Arts Museum Houston, Houston, Texas.

1950

Salon de mayo. Madrid.

Les mains éblouies. Galería Maegh.
 

Premios y becas

2002      

Medalla de las Artes de La Academia de Arquitectura de París.

Gran Cruz al Mérito Humanitario de La Institució del Mèrit Humanitari de Barcelona.

2001      

Premio Turismo del Gobierno Vasco.

2000      

Premio Piepenbrock en Berlin (Alemania).

Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid.

Distinción por la contribución al prestigio de España en el mundo por el Club Siglo XXI.

1999      

Premio Eusko Ikaskuntza Caja Laboral de humanidades, cultura, arte y ciencias sociales.

1998      

Premio Nacional del Grabado por su obra "Guggenheim III", Calcografía Nacional.

Premio La Rosa de Oro en Palermo.

Premio Lifetime Achievement Award, otorgado por International Sculpture Center de Washington D.C.

1997      

Lifetim Achievement Award, del International Sculpture Center de Washington.

Premio de Vasco del año, Vitoria.

Doctor Honoris Causa por la Universidad del País Vasco.

1996      

La Academia Internazionale d'Arte Moderna le nombra Membro dell'albo d'Oro del Senato Accademico.

Miembro de Honor del Instituto Vasco de Criminología en San Sebastián.

Jack Goldhill prinze for Sculpture por la escultura "Arco de la libertad" la Royal Academy of Arts de Londres.

Mejor español en el mundo del arte, durante 1995 por la Asociación Española de críticos de Arte.

Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante.

1995      

Premio Libertad a la Contribución al Humanismo, la lucha por los Derechos Humanos y la Libertad en la República de Bosnia, Herzegovina y en Europa, Sarajevo.

Cruz de la Orden al Mérito Portugués en Lisboa.

Premio de la Asociación Española de Críticos de Arte en ARCO.

1994      

Miembro Honorario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.

1993      

Miembro honorario de la Academia Americana de Artes y Letras de Nueva York.

Miembro extranjero de honor de la American Academy of Arts and Sciences de Cambridge, Massachussets.

1992      

Medalla de Oro del Ayuntamiento de San Sebastián.

Premio Fundación Sabino de Arana, San Sebastián.

1991     

Recibe junto con Ingmar Bergmann y Balthus el Premio Imperial de la Asociación de Críticos del Japón.

1990     

Junto con el escritor Juan Benet recibe la medalla Ildefons Cerdá concedida por el Colegio de Ingenieros de Cataluña.

1989      

Arquitecto Honorario por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.

1988      

Orden pour la Merite für Wisenchaften und Künste en Alemania.

Premio Lorenzo-il-Magnífico en Florencia.

Verdienstkreuz en Bonn, ocupando el puesto de Henry Moore.

Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

1985      

Wolf Foundation Prize del Parlamento Israelí.

Premio Kaiserring de la ciudad alemana de Gosslar.

Medalla de oro de la Universidad del País Vasco.

1984      

Prix National des Beaux-Arts pour la sculpture entregado por el ministro de cultura Jacques Lang.

1983      

Premio Europa de Bellas Artes en Estrasburgo.

Premio Pendo Verlag de Zurich por sus ilustraciones xilográficas del libro Leyendas vascas.

Miembro Honorario de la Royal Academy of Arts de Londres.

Premio Europeo de artes Plásticas en Estrasburgo.

1981      

Medalla de Oro de las Bellas Artes, Madrid.

1978      

Premio de la Paz del Instituto de Polemología, Pau i Treva.

Premio Andrew Mellon, de Pittsburgh.

1977      

Miembro de Honor en la Sociedad Hispánica en Nueva York.

1976      

Primer premio del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno Japonés en la X Bienal de Grabado de Tokio, por el aguafuerte "Euzkadi IV".

1975      

Premio Rembrandt en San Sebastián.

1974      

Premio Diano Marina por las ilustraciones del libro de Guillén.

1972      

Premio de Grabado en la Bienal de Ljubjana, Yugoslavia.

1970      

Premio Wellington de Escultura.

1966      

Gran Premio de Bellas Artes de Nordrhein-Westfalen.

Premio Art Institute, de Providence, EEUU.

Premio Wilhelm Lehmbruck de la ciudad de Duisburg.

1964      

Premio Carnegie de Escultura en la Pittsburgh Internacional.

1960      

Premio Kandinsky por parte de Nina Kandinsky.

1958      

Gran Premio Internacional de Escultura de la 29 Bienal de Venecia, mientras el de pintura lo recibe el pintor americano Marc Tobey.

Graham Foundation Award for Advanced Studies in the Fine Arts.

1954      

Diploma de Honor en la X Trienal de Milán, invitado por el arquitecto Vázquez Molezún.

 

Obra en museos e instituciones

Agencia Española de Cooperación Internacional, Madrid.

Altana Kulturstiftung im Sinclair-Haus, Bad Homburg, Alemania.

Altxerri, Donostia-San Sebastián.

The Andipa Gallery, Londres.

The Art Institute of Chicago, Chicago.

Artetrece, Madrid.

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria-Gasteiz.

Auden Galerie, Bad Homburg, Alemania.

Bawag Foundation, Viena.

Black Cube Gallery - Calle Horitzontal, Barcelona.

Black Cube Gallery - Sant Antoni Maria Claret, Barcelona.

Boza Editor, Barcelona.

Brita Prinz, Madrid.

CA2M - Centro de Arte Dos de Mayo, Móstoles.

Caja Madrid, Madrid.

La Caja Negra, Madrid.

Carleton University Art Gallery, Ottawa.

Carnegie Institute, Pittsburgh.

Centre National d'Arts Plastiques, París.

Cleveland Museum of Art, Ohio.

Coca-Cola Foundation, Atlanta.

Colección AENA, Madrid.

Colección Irene Cábez - Ignacio Muñoz.

Colecciones ICO, Madrid.

Essl Museum, Klosterneuburg, Austria.

Estiarte, Madrid.

Faggionato Fine Arts, Londres.

Fesel Modern Art, Sonsbeck, Alemania.

Fischerplatz Galerie, Ulm, Alemania.

Fondation Pierre Gianadda, Martigny, Suiza.

Foundation Beyeler, Riehen, Suiza.

FRAC - Basse-Normandie, Caen.

FRAC - Picardie, Amiens.

Fundació Suñol, Barcelona.

Fundación Banco Santander, Madrid.

Fundación Caixa Galicia, Vigo.

Fundación Joan Miró, Barcelona.

Fundación Telefónica, Madrid.

Galería Antonia Puyó, Zaragoza.

Galería Antonio Machón, Madrid.

Galería Arteko, Donostia-San Sebastián.

Galería La Aurora, Murcia.

Galería Barbié, Barcelona.

Galería Barcelona, Barcelona.

Galería BAT Alberto Cornejo, Madrid.

Galería Cayón, Madrid.

Galería Elvira González, Madrid.

Galería Gacma, Málaga.

Galería Hispánica, Madrid.

Galería Joan Gaspar, Barcelona.

Galería Maeght - Barcelona, Barcelona.

Galería Manel Mayoral, Barcelona.

Galería Mikel Armendia, Pamplona.

Galería Nacional de Arte Moderno, Roma.

Galería Nela Alberca, Madrid.

Galería Nieves Fernandez, Madrid.

Galería René Metras, Barcelona.

Galerie am Lindenplatz AG, Vaduz, Liechtenstein.

Galerie Beyeler, Basilea.

Galerie Biedermann, Múnich.

Galerie Boisserée, Colonia.

Galerie Dittmar, Berlín.

Galerie Ditesheim, Neuchâtel, Suiza.

Galerie Dreiseitel, Colonia.

Galerie Forsblom, Helsinki.

Galerie Georg Nothelfer - Charlottenburg, Berlín.

Galerie Georg Nothelfer - Tiergarten, Berlín.

Galerie Hanstein, Saarbrücken, Alemania.

Galerie Koch, Hannover, Alemania.

Galerie Lelong - Paris, París.

Galerie Lelong - Zürich, Zúrich.

Galerie Maeght - Paris, París.

Galerie Marwan Hoss, París.

Galerie Orangerie-Reinz, Colonia.

Galerie pro arte, Friburgo, Alemania.

Galerie Stühler, Berlín.

Galerie Thomas, Múnich.

Galerie Weihergut Biberngasse, Salzburgo, Austria.

Galerie Werner Bommer, Zúrich.

Galleria Civica d´Arte Moderna e Contemporanea - GAM, Turín.

Galleria Civica d'Arte Moderna Spoleto, Spoleto, Italia.

La Galleria Dorothea van der Koelen - Venedig, Venecia.

Gómez Turu Gallery, Barcelona.

Guggenheim Museum, Berlín.

Hardvard University Art Museums, Massachusetts.

Henie Onstad Art Centre, Høvikodden, Noruega.

Hirshorn Museum, Washington D.C.

Ho Am Art Museum, Seúl.

Iglesia Sankt Peter, Colonia.

Iglesia de Santa María, Donostia-San Sebastián.

Indianapolis Museum of Art, Indiana.

Irish Museum of Modern Art - IMMA, Dublín.

IVAM - Institut Valencià d'Art Modern, Valencia.

Jean Paul Perrier - Fine Art, Barcelona.

Kiasma - Museum of Contemporary Art, Helsinki.

Kolumba, Colonia.

Kunsthalle, Mannheim, Alemania.

Kunsthandel Michael Draheim, Wiesbaden, Alemania.

Kunsthaus, Zúrich.

Kunstkabinett, Regensburg, Alemania.

Kunstmuseum Basel, Basilea.

Kunstmuseum, Liechtenstein.

Landesmuseum Mainz, Mainz, Alemania.

Lentos Kunstmuseum Linz, Linz, Austria.

Liechtensteinische Staatliche Kunstsammlung, Vaduz, Liechtenstein.

Louisiana Museum, Dinamarca.

Luis Burgos arte del siglo XX, Madrid.

Maeda Environmental Art, Tokio.

MAM Mario Mauroner Contemporary Art Salzburg, Salzburgo, Austria.

MAM Mario Mauroner Contemporary Art, Viena.

Mam - Museu de Arte Moderna de São Paulo, São Paulo.

Metropolitan Museum, Nueva York.

Mie Prefectural Art Museum, Tsu City, Japón.

Mildred Lane Kemper Art Museum, Saint Louis.

Moderna Museet, Estocolmo.

Musée de Grenoble, Francia.

Musée Jenisch, Vevey, Suiza.

Musée Olympique de Lausanne, Suiza.

Musée Picasso - Château Grimaldi, Antibes, Francia.

Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca.

Museo de Arte Contenporáneo de Caracas Sofía Imber, Caracas.

Museo de Bellas Artes de Álava, Vitoria-Gasteiz.

Museo de Bellas Artes de Bilbao, Bilbao.

Museo-Casa de la Asegurada, Alicante.

Museo Chillida-Leku, Hernani.

Museo Cívico, Turín.

Museo Cívico Ca Pesaro, Venecia.

Museo del Grabado, Marbella.

Museo Guggenheim de Arte Moderno y Contemporáneo, Bilbao.

Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid / Centro Cultural del Conde Duque, Madrid.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía MNCARS, Madrid.

Museo Nacional Colegio de San Gregorio, Valladolid.

Museo Rufino Tamayo, Ciudad de México.

Museos Vaticanos, Ciudad del Vaticano.

Museu d´Art Contemporani de Barcelona - MACBA, Barcelona.

Museu d´Art Espanyol Contemporani (Fundación Juan March), Palma de Mallorca.

Museum Bellerive, Zúrich.

Museum of Fine Arts, Houston.

Museum Folkwang Essen, Essen, Alemania.

Museum für Kunst und Bewerbe, Hamburgo.

Museum of Modern Art, MoMa, Nueva York.

Museum Würth, Künzelsau, Alemania.

National Gallery, Berlín.

Oriol Galeria d'Art, Barcelona.

Patio Herreriano - Museo de Arte Contemporáneo Español, Valladolid.

Pedro Peña Art Gallery, Marbella.

Peggy Guggenheim Collection, Venecia.

Principal Art, Barcelona.

Procton Museum, Utica, Nueva York.

Raiña Lupa, Barcelona.

Saarland Museum, Saarbrücken, Alemania.

Sala Municipal Robayera, Miengo.

Santuario de Nuestra Señora de Aránzazu, Oñate.

Schaulager, Münchenstein / Basilea.

Sheldon Memorial Art Gallery, Univesity of Nebraska, Lincoln.

Sprengel Museum Hannover, Hannover.

Städelmuseum, Frankfurt.

Städtisches Museum Abteiberg, Mönchengladbach, Alemania.

Tasende Gallery - La Jolla, La Jolla, California.

Tasende Gallery - West Hollywood, West Hollywood, California.

Tate Britain, Londres.

ThinkingPrints, Bruselas.

Tristan Barbarà, Girona.

Vancouver Art Gallery, Vancouver.

Walz kunsthandel, Überlingen, Alemania.

Washington University Gallery of Art, Saint Louis.

Wilhem Lehmbruck Museum, Duisburg, Alemania.

 

Obra

De los guantes de portero al lápiz y al cincel. De su querida Donostia a París. De la figuración a la abstracción. Una evolución constante en una trayectoria que, sin embargo, mantiene un eje temático constante: su interés por el espacio, el vacío y el límite. Un afán de progreso y una ambición que el artista explica así: “Me mido a diario para saber si he crecido, no para conocer mi estatura”.[5]

 

 

____________________

[5] En Biblioteca: Martínez Aguibagalde, Florencio. Palabra de Chillida: (me interesa más el conocer que el conocimiento). Bilbao: Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco = Euskal Herriko Unibertsitateko Argitalpen Zerbitzua, 1998; p. 15. AR CHI-ED 9

 

Trayectoria

Como muchas veces ocurre, los inicios de la trayectoria del artista no fueron fáciles. Los sentimientos de fracaso y desesperanza no le fueron ajenos al que hoy es considerado un artista de referencia universal. Recorramos el camino que en su día realizó Eduardo Chillida, arropado siempre por el calor y el ánimo de su familia.

 

Las primeras obras

 

Tras abandonar los estudios de arquitectura, Eduardo Chillida asistió a clases de dibujo y comenzó a esculpir en hierro. Sin embargo, será en 1948, durante su estancia en París, cuando su obra comience a tomar cuerpo definitivamente, siempre de forma autodidacta, pues ya entonces se mostraba contrario a que los artisas acudiesen a academias para formarse.

En París, impresionado por las esculturas griegas arcaicas del Louvre, empieza a crear esculturas en yeso marcadas por la sencillez y la claridad de volúmenes. A la influencia del arte helénico se sumará también la de figuras como Henry Moore, el escultor británico cuyo tratamiento del espacio, la masa y el volumen nunca olvidará Chillida.

Será en 1949 cuando realice su primera escultura conocida, Torso femenino, elegida por Louis G. Clayeux para participar, junto a Metamorfosis, en la exposición Les mains éblouies celebrada en la Galería Maeght de París en 1950.

 

Años 50

A partir de 1951 la evolución de la obra de Chillida varía sustancialmente debido posiblemente a diversas causas, como pueden ser la lectura de la poesía romántica alemana, su propia reflexión sobre la escultura y su entorno cultural o su acercamiento a la escultura norteamericana de los años 40 y primeros 50. Así pues, comienza a interesarse, además de por los temas, por los materiales, los aspectos técnicos y lo arcaico y popular.

 

En este contexto y tras su regreso a Hernani en 1950, comienza a trabajar en la fragua de Manuel Illarramendi, donde aprende la tradición artesanal vasca que el artista combina con la experimentación, abandonando sus primeras esculturas figurativas para dedicarse exclusivamente a la abstracción. Nace así, en colaboración con el herrero José Cruz Iturbe, su primera obra abstracta en hierro, Ilarik (Piedra funeraria en euskera), que muestra ya una preocupación que se mantendrá en todo su trabajo: la relación entre la naturaleza y la materia con las raíces. En esta pieza el artista empleará calda y polvo de cuerno de vaca para evitar la oxidación.

 

En esta década emprende también otros proyectos interesantes, como la participación en la realización de las cuatro puertas de hierro forjado para la Basílica de Aránzazu de Oñate con la ayuda de Josetxo García, realizada con restos de material del puerto de Zumaya y unas láminas de Patricio Echevarría. Es su primera obra pública; la primera obra para al disfrute de la comunidad. Creará también la serie Yunques de sueños, tomando como punto de partida la descomposición de las superficies y del volumen.

 

¿Por qué ese interés por la abstracción? Se ha de tener en cuenta que el contexto cultural de esos años 50 así lo favorecía. En esos momentos el expresionismo de la denominada Escuela de Nueva York se encuentra en un momento de gran esplendor y es lo que en el París de los cincuenta conocerá Chillida, que se formará como un escultor eminentemente abstracto y expresionista. A pesar de esto, el artista donostiarra no va a definir su “posición” puesto que, si bien es un escultor abstracto, la figuración nunca abandonará su obra, tal y como se aprecia en la precisión realista con la que dibuja sus propias manos.

 

Fue precisamente el último año de esta década, 1959, el que vio nacer los primeros trabajos de obra gráfica de Chillida, si bien el dibujo era una disciplina con la que trabajaba desde el principio.

Pertenecen a esta década obras como Head of a woman (1952) donde el volumen del pelo es el tema central de la obra, volumen logrado mediante trazos apenas marcados, que tienen que ser interpretados como el volumen del aire, un volumen que difumina los límites de los espacios interior y exterior. Un tema, el del pelo, que se repetirá en obras posteriores como los E-carts (1961) o Articulation I-III (1962).

 

Años 60

La década de los 60 será la década de su reconocimiento a nivel internacional. Esto ocurrirá a partir de su primera exposición en París en 1961.

Es también una década de cambios, pues Chillida se interesa por materiales nuevos: la madera, el acero, el alabastro,… El artista pretende plasmar el espacio, el vacío y el límite a través de diferentes materiales con los que trabajará durante distintas etapas de su trayectoria artística.

Otro de los acontecimientos importantes de este decenio serán los viajes que realizará a Grecia e Italia y que influirán también en ese interés por los materiales. En 1963 emprenderá rumbo a Grecia junto a Louis G. Clayeux, Christine y Jacques Dupoin y Pili. En este país, en su luz, encontrará la inspiración de sus obras en alabastro. Será tal su fascinación que, tan sólo tres años antes de su muerte, en 1999, volverá a este país junto a su familia. Después de Grecia, ese mismo año 1963, visitará Italia, donde verá la obra de Medardo Rosso en Roma y la de Piero della Francesca en la Umbría y la Toscana.

 

La de los 60 es también la década de su conflicto con Jorge Oteiza, una enemistad profesional y personal que mantuvo alejada a esta pareja de artistas durante casi 40 años y que provocó la disolución del grupo Gaur al que ambos pertenecían.

Oteiza acusaba a Chillida de plagio y por ello publicó en 1992 un libro de poemas titulado El libro de los plagios, dirigido a Chillida. Finalmente, en 1997, ambos se reconciliaron, una escena que fue ofrecida por los medios de comunicación, reconciliación que quedó plasmada en un poderoso abrazo realizado en hierro y ubicado en el Pico del Loro de San Sebastián.

 

Años 70

A partir de los años 70 Chillida observa la naturaleza y busca en ella la inspiración para sus formas. 1979 es además el “año americano” de Eduardo Chillida, quien ya había estado allí antes, impartiendo clases en Harvard en 1971. Es en 1979 cuando el Carnegie Institute celebra una muestra antológica de su obra y la National Gallery de Washington, una retrospectiva. La crítica es dura con él, pues lo que el donostiarra hace queda muy lejos de lo que en esos momentos existe en Estados Unidos. Sin embargo, si bien los críticos no aceptan al escultor, sí lo hacen los museos que desde los años 50 compran sus obras.

 

Años 80

 

La monumentalidad es otro de los rasgos característicos de la obra de Chillida, siendo en esta década de los 80 cuando el artista se especializa en la instalación de estas piezas de grandes dimensiones.

Lo que el artista pretende al crear tan inmensas obras es crear un espacio donde el espectador pueda experimentar su propia dimensión. Si bien, como hemos dicho, es en los 80 cuando esta característica se acentúa, años antes había creado obras de un tamaño nada desdeñable. Es el caso, entre otras, de Lugar de encuentros III (1973) colgada en el Paseo de la Castellana de Madrid. A esta década pertenecen, por su parte, obras tan conocidas como Gure Aitaren Etxea (1988) ubicada en Gernika o La casa de Goethe (1986) situada en Frankfurt.

 

Años 90

 

En esta última década de su vida y actividad artística se concentran la mayoría de exposiciones, simposios y premios dedicados al artista. En esta década también, concretamente en 1996, presenta en Fuerteventura el proyecto “Espacio para todos los hombres”, proyecto con el que pretende horadar la montaña sagrada de Tindaya y que aún no ha sido llevado a cabo.

Chillida continúa su actividad, hasta que en el 2002 nos deja. Quién sabe, quizás se encuentre observando las olas del mar romper contra su Peine del Viento.

 

Cronología

1954    

En el Premier Salon de la Sculpture Abstraite en la galería Denise René de París se expone Desde Dentro.

1955    

Realiza el Monumento a Fleming para el jardín de Ategorrieta en Donostia.

1956    

Gaston Bachelard escribe en Derriêre le Miroir el ensayo "Le cosmos du Fer", sobre las primeras piezas en hierro forjado de Chillida.

1957    

Realiza Ikaraundi (o Gran Temblor).

1958    

El Carnegie Institute de Pittsburg compra Aizean.

1959    

Realiza su primera escultura en madera, Abesti Gogora.

Realiza su primera obra en acero, Rumor de Límites IV, y sus primeros aguafuertes, Glissement des limites.

1960    

Carola Giedion-Welcker se interesa por la obra del artista vasco.

Amistad con Alberto Giacometti.

1962    

Primer relieve en mármol.

1964    

Realiza el Abesti Gogora IV.

1965    

Comienza a trabajar el albastro y crea las series Elogio de la Luz.

Ilustraciones para el libro de André Frenaud, Le chemin des devins.

1966    

Trabaja en las canteras gallegas de Budino con el cantero Nicanor Carballo.

1967    

Aparecen los primeros escritos aforísticos del escultor titulados Aromas.

1968    

El Kunstmuseum de Basel adquiere la escultura Alrededor del Vacío IV.

Se instala en el hall del Museo de Basilea el acero Alrededor del vacío IV.

Primer encuentro con el filósofo Martín Heidegger (1889-1976).

Litografías para el libro de Max Hozler Meditation in Kastilien.

1969    

Se coloca delante del edificio de la Unesco en París la escultura Peine del Viento IV.

El Banco Mundial de Washington compra Alrededor del vacío V.

Realiza 7 litocollages para Die Kunst und der Raum, de Martin Heidegger.

1970    

La escultura Alrededor del Vacío V se coloca en el interior del World Bank en Washington D.C.

La Fundación Laroche instala en Basilea Oyarak.

Instala en el golf de Jaizkibel de Fuenterrabía el acero Homenaje a Rafael Elósegui.

Realiza la serie de grabados al aguafuerte Leku.

1971    

Visiting Professor del Carpenter Center for the Visual Arts de la Universidad de Harvard en Massachusetts.

Amistad con el poeta Jorge Guillén y su hija Teresa, exiliados en Massachussets.

Por su centenario la Sociedad Thyssen le encarga una gran escultura en acero para su sede central en Dusseldorf.

Su obra más monumental hasta el momento Rumor de Límites IX, colocada en el centro de la ciudad de Dusseldorf.

Realiza su primer trabajo en hormigón.

1972    

Cambia el estudio al comprar Ingeborg, la casa de al lado de Villa Paz.

En Lund se inaugura la obra Campo Espacio de Paz.

1973    

Realiza Lugar de Encuentros IV.

16 xilografías para el libro Más Allá de Jorge Guillén.

Joan Artigas hijo le adentra en el conocimiento de los materiales cerámicos en la Fundación Maeght en Saint Paul de Vence.

1974    

Realiza una Estela para Giacometti.

Recibe el encargo de una escultura para la Fundación March de Madrid Lugar de Encuentros V.

El acero Estela para Pablo Neruda se coloca en Teherán.

Realiza el anagrama para el movimiento antinuclear contra la central nuclear de Lemoniz, así como el poster de los Juegos Olímpicos de Munich.

1975

Diseña el logotipo de la Universidad del País Vasco bajo el lema "eman ta zabal zazu".

El compositor Cristobal Halfter estrena una obra dedicada al escultor en el festival de Royan.

Realiza cuatro aguafuertes para el libro de Charles Racine Le sujet est la clarière son corps.

La obra Gurutz III se coloca en la iglesia de Santa María de San Sebastián.

1976

Participa en el movimiento de Amnistía realizando el anagrama.

1977    

En septiembre se instalan lo Peines del Viento en las rocas de San Sebastián.

Empieza a trabajar en Saint Paul de Vence la terracota con Hans Spinner.

Realiza 4 aguafuertes para Adoración del poeta español José Miguel Ullán.

Comienza a trabajar con pequeños relieves en porcelana.

1978    

Diseña el cartel para la Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza.

Lugar de Encuentros III es colocado en el paseo madrileño de la Castellana.

1979    

Realiza varios alabastros enormes como la serie Itxasoa gorazarrea.

Realiza una Estela para Sabino Arana.

1980    

En la Fundación Juan March se coloca el Lugar de Encuentros V.

Diseña el cartel del Homenaje al portero Iribar.

Realiza la maqueta de la Plaza de los Fueros, en Vitoria.

1981    

Se coloca en el Museo de Bilbao el Lugar de Encuentros V.

Realiza las primeras Casas, una serie de pequeñas obras en acero.

1982    

Se realiza la Plaza de los Fueros de Vitoria en colaboración con el arquitecto Peña Ganchegui.

Presenta en Valladolid su escultura Homenaje a Jorge Guillén.

1983    

Regala a la villa guipuzcoana de Tolosa la escultura Lizardien Leioak.

Los Peines del Viento de San Sebastián son la portada del volumen Sculpture in Public Places.

Realiza con oxicorte las llamadas Mesas.

1984    

J.J. Baquendo y Laurence Boulting realizan dos filmes sobre el artista.

Realiza el cartel de la Feria de Arte de Chicago.

Realiza la górgola de cierre para el libro Más Allá del arte (y) de la Teología de Kosme de Barañano.

1986    

Inaugura junto a otros artistas el Centro de Arte Reina Sofía y crea el logotipo de este museo así como una medalla para la Reina Sofía.

Se coloca La Casa de Goethe en Frankfurt.

Simposio sobre la obra de Chillida en la Jolla Museum of Contemporary Art.

Diseña el anagrama para los Encuentros Internacionales de Cultura Tradicional en Portugalete.

1987    

Ubicación de Gure Aitaren Etxean en el recinto de la Casa de Juntas de Guernica, con motivo del 50 aniversario del bombardeo de la ciudad foral.

Monumento al médico Gregorio Marañón en Toledo, en el Cigarral de Menores.

En junio se instala en Münster el Homenaje a la Tolerancia.

Se instala Elogio del Agua en el parque de la Creueta del Coll en Barcelona.

1988    

Se coloca en la plaza del Rey de Barcelona Topos V.

Inauguración de la obra Gure Aitaren Etxean en Guernica.

Lugar de Encuentros IV en la Vieja puerta de la Visagra de Toledo.

1989    

Inauguración el 7 de septiembre de la obra De Música ante el Morton Meyerson Symphony Center.

El 10 de junio se instala Zuhaitz en el parque Albert Michallon de Grenoble.

Realiza unas Lurras como relieves para ser colgados.

1990    

Se inaugura en junio el Elogio del Horizonte en Gijón.

La Universidad de Verano del País Vasco le dedica un simposio.

El Metropolitan Museum de Nueva York expone en su terraza el Instrumento para Bach.

1991    

Escribe un texto en recuerdo del escultor Alberto Giacometti.

Concede una beca "Zabalaga" al escultor Koldo Jauregui.

1992    

Inauguración del Monumento a la Tolerancia en el Muelle de la Sal de Sevilla.

Por encargo de la Universidad de Helsinki, coloca una escultura en la Porthania Piazza.

Encuentro con los becarios de la Academia Española en Roma, exponiendo su obra Lo Profundo es el Aire junto al Templo de Bramanate

1993    

Coloca en Münster el monumento público Diálogo-Tolerancia.

1994    

Se coloca la escultura Puerta de Música para el parque de Bonaval en Santiago de Compostela.

Realiza el cartel y el elemento escenográfico para el Festival Nacional del Cante de las Minas de la Unión (Cartagena).

Inauguración de la escultura Homenaje a Balerdi en el Pico del Loro en San Sebastián.

El Gobierno de Canarias le encarga una obra en la Montaña de Tindaya en Fuerteventura.

Edición de Brossa i Chillida a peu del llibre.

1995    

Inauguración de la escultura Homenaje a Rodríguez Sahún.

1996    

La Sinclair House de Bad Homburg, adquiere la obra Besarkada X.

1997    

Instalación de la obra Camino hacia la Paz en la catedral del Buen Pastor en San Sebastián.

Realización de las ilustraciones para el libro La escritura o la vida de Jorge Semprún - Eduardo Chillida.

1998

Presentación Libro Bach - Homenaje a Bach en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.

Presenta en el MACBA de Barcelona la instalación de su mural Barcelona.

2000    

Presentación del libro Escultores hablando: Caro y Chillida en la Whitechapel Art Gallery de Londres.

Colocación de la escultura Estela-Homenaje a San Ignacio de Loyola en el Santuario de Loyola

Inauguración del Museo Chillida-Leku en Hernani.

Colocación de la escultura Berlin en la Cancillería alemana en Berlín.

2001    

Inauguración de la escultura Begirari V en Insel-Hombroich, Alemania.

Concesión por parte de Eduardo del premio “La Rosa d’Oro” al modisto francés Yves Saint Laurent en Palermo, Italia.

Colocación de la escultura De Musica IV en la Münsterplatz de Bon.

 

Grupo Gaur

En plena dictadura franquista y ante la situación de aislamiento cultural que estaba viviendo el país, un grupo de artistas vascos con Jorge Oteiza a la cabeza emprendieron una “aventura artística” para romper con esos obstáculos y establecer de nuevo vínculos con el exterior. Desde 1960 determinados personajes como Oteiza o Ibarrola, conocedores también de las renovaciones ideológicas propuestas por el grupo Estampa Popular cuestionaban la oficialidad artística existente, lo que llevó finalmente al primero de ellos a proponer la creación de los grupos Gaur en Guipúzcoa, Emen en Vizcaya, Orain en Álava y Danok en Navarra.

 

Nace así el Grupo Gaur del que formarían parte ocho artistas: Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Remigio Mendiburu, Rafael Ruiz Balerdi, Amable Arias, José Antonio Sistiaga, Néstor Basterretxea y José Luis Zumeta.

Un grupo que nació con la intención de recuperar el diálogo y la relación con la vanguardia internacional y que acabó convirtiéndose en el pionero en muchos aspectos artísticos y en punto de referencia a escala internacional de la actividad artística vasca del momento.

 

Fue el 28 de abril de 1966 cuando este colectivo celebró su primera exposición en la Galería Barandiarán, productora de Arte Compuesto, de San Sebastián, el mismo año en que publicó también su manifiesto.

Su actividad continuaría hasta 1969 con la celebración de varias exposiciones en pueblos guipuzcoanos y ciudades próximas. Sin embargo, debido en gran parte al duro enfrentamiento nacido entre dos de sus componentes, Chillida y Oteiza, el grupo se disolvió. Así recuerda Chillida su pertenencia a este colectivo: “Yo estuve en el grupo Gaur, pero no ejerció una influencia sobre mí. Nunca he considerado que sea una buena idea la asociación de artistas entre sí, a veces nada similares. Entonces yo tomé aquello como un bloque de los artistas para defender determinadas cuestiones”.

 

Claves de su obra

Espacio - vacío

“Construir es edificar en el espacio. Esto es la escultura, y hablando en general, la escultura y la arquitectura”[6]. Partiendo de esta afirmación, queda clara la importancia que el artista concede tanto al espacio como al vacío, para construir con ambos lugares. Un juego de límites entre espacio y vacío para crear un lugar.

 

En este juego de límites es en el que se basa toda la filosofía de Chillida. Al igual que el vacío y el espacio son los materiales de la escultura, el silencio y el sonido lo son de la música. Al igual que el presente es el límite entre nuestro pasado y nuestro futuro, Chillida encuentra en el horizonte un símil muy bello para ese límite del “vacío”: “No es existente, no existe. Yo he pensado si el horizonte… ¿No será acaso el horizonte la patria de todas las personas”[7]. A este horizonte le dedica una escultura en hormigón, Elogio del horizonte, el horizonte que separa el cielo y la tierra.

Este interés por delimitar nace en 1963, tras realizar un viaje a Grecia e Italia. Es esa relación de límites la que crea el espacio externo, un espacio que existe en relación a lo que en él se encuentra. El propio artista afirma: “Mi cuerpo no es un simple fragmento en el espacio sino que no habría espacio si no tuviéramos cuerpo”.

 

Este pensamiento se materializa también en sus obras, en las que son las líneas que definen y limitan los cuerpos de sus dibujos de 1948 o de sus manos de los años 70 las que a su vez definen el espacio de esos cuerpos y esas manos. Es el límite también el que define el peso de la masa en el Elogio del agua y es el límite lo que el artista cuestiona en obras públicas como las realizadas en Frankfurt, Guernica, Dallas o Gijón.

Espacio-vacío, sonido-silencio. Bipolaridades que han interesado a Eduardo Chillida durante toda su trayectoria artística y que se han visto reflejadas en obras tan bellas y con títulos tan sugerentes como Espacios sonoros, Elogio del aire o De música, entre otras.

“El diálogo limpio y neto que se produce entre la materia y el espacio, la maravilla de este diálogo en el límite, creo que, en una parte importante, se debe a que el espacio, o es una materia muy rápida, o bien la materia es un espacio muy lento. ¿No será el límite una frontera, no sólo entre densidades, sino también entre velocidades?”
 
Eduardo Chillida

 

 

____________________

[6] En Biblioteca: Busch, Ina. “Eduardo Chillida, arquitecto del vacío. Sobre la síntesis entre arquitectura y escultura”. En: Chillida 1948-1998. Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2000; p. 73. AR CHI-ED 10

[7] En Biblioteca: Bärmann, Matthias. “Cuando la transparencia se hace piedra. Sobre las esculturas de alabastro de Eduardo Chillida”. En: Chillida 1948-1998. Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2000; p. 93. AR CHI-ED-10

 

Las manos

Las manos son una constante en la obra de Chillida. Así lo atestiguan sus más de trescientos dibujos, sus más de cien grabados o algunas pequeñas obras en cerámica en las que las manos son el tema central. Manos fuertes, bien definidas, manos en las que los dedos y las uñas aparecen claramente representados. Manos de artista, manos que son algo más que una parte del cuerpo.

 

¿Por qué ese interés, esa obsesión? Como ya se ha señalado, el espacio ha sido uno de los aspectos que, desde sus inicios, han preocupado al artista donostiarra. Una vez más, es esto lo que Chillida trata de analizar y estudiar a través de sus manos. Las manos como elementos vivos que se cierran y se abren en un intento de capturar el espacio. De alguna forma, en ese movimiento de sus dedos que se pliegan y giran, el artista refleja los movimientos que él mismo realiza cuando trabaja con otros materiales como el hierro.

 

Además de esos dedos y de la acción de abrir y cerrar la mano, de ese intento de aprehender el espacio, Chillida presta gran atención también a los surcos que se crean en la palma de la mano. De hecho, la propia acción del grabado a punta seca consiste en surcar, acción que aparecerá también en su trabajo escultórico. Esto se aprecia por ejemplo en la obra El Elogio de la luz V, un bloque prismático de alabastro surcado por un arco de circunferencia y líneas rectas.

Así pues, la presencia de las manos en la obra de Chillida va más allá de su representación figurativa y reconocible; se esconde también en esos surcos que presentan sus esculturas o a través de los que crea sus grabados.

 

La música

La música ha estado siempre muy ligada a Chillida. Exactamente desde que, siendo aún un niño, descubrió a Bach por casualidad. Según se recoge en una anécdota sobre el artista, éste descubrió la música de Bach de manera fortuita: al acudir un día a clase de matemáticas al domicilio particular al que asistía, escuchó una melodía en la escalera. Deslumbrado, olvidó la clase y, sentado en la escalera, se dejó llevar por una de las seis suites para violoncello de Bach. Este fue el primer “encuentro” entre el compositor y el artista.

 

Su admiración por el alemán es innegable. Así hablaba Chillida sobre Bach: “Bach se acerca a las olas del mar que, en apariencia, son siempre las mismas, aunque diferentes, y eso es Bach, justo eso”. Esta admiración ha quedado plasmada en la obra La casa de Johann Sebastian Bach (1981), una escultura en hierro con la que el artista “[…] quería expresar esa fuerza de los pulmones de Bach, la potencia de la música de Bach y sus variaciones –esas variaciones increíbles tan parecidas entre sí-, el poder de expandirse en el tiempo y el espacio […]”.

En esta obra Chillida cree haber conseguido plasmar su propia concepción de la música que viene determinada por el tiempo y la relación de éste y el espacio. En opinión del escultor donostiarra, la arquitectura está estrechamente unida a la música, de manera que un intervalo implica la proporción, y la composición la armonía arquitectónica de la obra.

 

Arte y naturaleza

Arte y naturaleza, una constante en la obra de Chillida que ha encontrado su máxima expresión en dos de los proyectos del artista donostiarra, uno ya finalizado, Chillida-Leku, y otro aún en ciernes y con un futuro incierto, la Montaña de Tindaya.

 

Hemos de remontarnos a los inicios de su trayectoria artística para entender y ser conscientes del profundo arraigo que la obra de Chillida tiene en la naturaleza y, especialmente, en la que él ha conocido, su tierra, el País Vasco. Y es que el origen de su obra se encuentra precisamente en esa tierra en la que él ha crecido. De hecho, fue la vuelta al País Vasco en 1951 la que le permitió encontrar la razón de ser de su trabajo. En sus raíces halló el camino y la fuerza para continuar con su labor artística.

Y en esa su tierra encontrará también los materiales con los que elaborar sus obras. Desde aquellos primeros hierros, un material propio de las típicas herrerías vascas, con los que elaborará obras como Temblor de hierro o Yunques de sueño, hasta la tierra o la madera. Materiales que salidos de la naturaleza, serán moldeados y trabajados por las manos del artista, para volver de nuevo a ella, a la naturaleza, y fundirse con ella.

Como ya hemos dicho, el artista aborda esa relación con la naturaleza desde sus primeras obras. Recordemos aquellas primeras obras de los años cincuenta que se plantan en la tierra como si de estelas se tratara y dialogan con ella. Sí, decimos diálogo porque lo que Chillida en ningún momento pretende es, a pesar de lo que por las dimensiones de muchas de sus obras pudiera a veces parecer, que sus creaciones se impongan o dominen a la naturaleza. Ni mucho menos. Lo que el artista busca es una comunión, un equilibrio entre sus obras y ese entorno que les rodea y en el que se sitúan.

Claro ejemplo de ello lo encontramos en obras tan significativas y conocidas como el Elogio del Horizonte de Gijón o el Peine del Viento de San Sebastián en el que los hierros del artista mantienen una estrecha relación con el mar y el viento.

 

Si se quiere sentir esa armonía que Chillida ha buscado y ha logrado establecer entre el arte y la naturaleza, nada mejor que acercarnos una tarde a Hernani y pasear por las praderas que rodean al caserío de Zabalaga.

 

Materiales

Que el material de sus obras es un aspecto esencial para Eduardo Chillida es un hecho, llegando incluso, en opinión de algunos expertos, a poder establecer periodos en la trayectoria del artista en función de este criterio. Antes de analizar más profundamente las distintas etapas, veamos rápidamente cuáles son esos materiales y cuándo los utilizó el artista (teniendo claro que el uso de uno no implica necesariamente la renuncia o el abandono del resto).

1948-51       Piedra y yeso

1951           Hierro

1959           Madera y acero

1965           Alabastro

1966           Granito

1971           Hormigón

1973           Chamota-tierra

De cada uno de ellos destaca una cualidad. Así en los alabastros trabaja la luz y la transparencia; en la madera los nudos y rugosidades son los protagonistas; en el hierro destaca su expresividad cromática cambiante; en el acero y el hormigón serán protagonistas su densidad y gravedad.

El escultor hace los cambios de materiales siempre en función de lo que quiere expresar en cada momento y en cada obra, y de la ayuda que el material puede prestarle para expresar eso que desea.

 

1948-1951: Piedra y yeso

Tras abandonar los estudios de arquitectura, Chillida entra en el taller de escultura de José Martínez Ripollés. Ya en 1948, tras ver las esculturas de la Grecia arcaica en el Louvre comienza a hacer sus primeras obras en yeso.

El artista no realizó muchas obras durante estos años y, además, muchas se le rompieron en el viaje de vuelta de París o las destruyó él mismo, de manera que únicamente se conservan cinco piezas: tres obras de 1948 (dos yesos, Torso y Forma, y el relieve en plomo Maternidad); un yeso de 1949 (Yacente al que se le destruyeron las piernas) y un yeso de 1950 (Concreción). La obra más importante es el gran mural que le encargaron para el estadio de fútbol de Atocha en San Sebastián, del que sólo se conservan los dibujos preparatorios y una fotografía.

 

En estas primeras obras se percibe la influencia del arte cicládico (3000-1200 a.C.) del que adopta la definición espacial de planos, y del arte arcaico griego del Louvre, del que toma el concepto de estatuaria, además de la de otros escultores anteriores como Brancusi, Matisse o Picasso. Sin embargo, poco a poco, el escultor donostiarra irá definiendo su particular personalidad artística, desmarcándose de esos iniciales referentes.

 

1951: Hierro

“(…) Yo estaba trabajando primero en yeso, pero me daba cuenta de que no era el material para la realización de esa obra. Que yo estaba trabajando en un material que no era el material que tenía que ser para trabajar en relación con esa luz a la que yo pertenezco. Entonces se me ocurrió de repente: ¿No será el hierro, no será el hierro? Y me fui a ver a Illaramendi. Bajé, le conocí y me dí cuenta, ya al entrar en la fragua, de que había acertado. ¡Todo era negro! Ahí es donde yo descubro el hierro. (…)”.[8]

 

La vuelta a su tierra natal supone el comienzo de su trabajo con un material propio y característico de la tradición rural vasca: el hierro.

De hecho, cuando instala una fragua en el garaje de su casa “Vista Alegre”, contrata como ayudante a José Cruz Iturbe y con él acude en busca de hierro pudelado, que es más resistente a la oxidación, por las chatarrerías guipuzcoanas. El viejo herrero comentará que buscando esos hierros “he pasado vergüenzas, como si fuéramos gitanos”[9]. Este interés por la materia y su oxidación también estará presente después en los aceros, por ejemplo, en las columnas de De música en Dallas; o en el color del hormigón, al que le añadirá virutas de óxido de hierro.

El hierro es un material preponderante en la obra de Chillida por las connotaciones que respecto a su tierra y su cultura tiene para el artista. El hierro estará presente en todas sus épocas y nunca desaparecerá enteramente de su producción.

 

 

____________________

[8] En Biblioteca: Terés, Mario. “Eduardo Chillida en conversación con Mario Terés”. En: Chillida. Bilbao: Galería Colón XVI, 2000; p. 6. AR CHI-ED 12

[9] En Biblioteca: Barañano, Kosme de. “Elogio del fuego”. En: Chillida: Elogio del hierro. Valencia: IVAM, Institut Valencià d’Art Modern, 1998; p. 19. AR CHI-ED 18

 

1959: Madera y acero

 

Su trabajo con la madera comenzó con el uso de materiales de deshecho: viejas y sólidas vigas procedentes de los trabajos de restauración de iglesias y antiguos edificios derruidos. Precisamente, la primera de la serie de esculturas, Abesti Gogora I (1961), la realizó con unas vigas que encontró casualmente un día en Navarra. Fue la primera pieza escultórica a gran escala creada por Chillida.

 

A pesar de haber cambiado de material, el artista sigue explorando el mismo “problema”: la relación entre la gravedad y el peso. De hecho, este tema continuará presente en sus trabajos de granito y otros materiales. “El problema común de toda mi obra reciente, en madera y también en hierro, es el espacio interior, consecuencia y al mismo tiempo origen de los volúmenes positivos exteriores […] Mi obra se dirige hacia un hermetismo total, dado que, para tratar de definir estos espacios interiores, es necesario envolverlos haciéndolos inaccesibles al espectador situado en el exterior. Mis obras en sí no son la cosa más importante, en mi investigación lo que intento conseguir no son las obras sino lo que no se ha llenado, la parte vacía, pues, sobre la cual, de acuerdo con la misma naturaleza del problema, no se comunica nada, o solamente se comunica lo mínimo con los espacios infinitos que nos definen a nosotros mismos. Estos problemas de espacio que le he comentado, desde siempre han pertenecido al terreno del arquitecto, pero los espacios arquitectónicos son definidos por superficies, en otras plabras: lo que es tridimensional es definido por lo bidimensional (…)”.[10]

Frente al hierro, la madera –fundamentalmente roble, árbol que simboliza al pueblo vasco- provoca que sea la masa la que predomine sobre el lugar, y la que limite mayormente al espacio. Sin embargo, no es muy numerosa la obra en madera de Chillida, algo cuando menos curioso, teniendo en cuenta que es un material muy presente en el paisaje vasco. Son pocas, pero de gran calidad. Obras fuertes, mágicas, cargadas de un gran fondo étnico y ecológico.

En cuanto al acero, su primera obra en este material será Rumor de límites IV, siguiendo después con otras piezas en las que aún trabajaba el acero a base de martillo.

 

 

____________________

[10] En Biblioteca: Barañano, Kosme de. “Elogio del fuego”. En: Chillida: Elogio del hierro. Valencia: IVAM, Institut Valencià d’Art Modern, 1998; pp. 26-27. AR CHI-ED 18

 

1965: Alabastro

 

Por primera vez Chillida va a emplear un material al margen de la tradición y cultura vascas: el alabastro. Será a partir de 1965 e iniciará este grupo de obras con un trabajo dedicado –a Kandinsky-, aspecto curioso y que subraya el carácter tan personal de las obras realizadas con este material. Una etapa que comienza en 1965 y que continuará intensamente hasta 1969, retomándose también en momentos puntuales posteriores, por ejemplo en 1976, en su Homenaje a Goethe.

¿Por qué ese interés por al alabastro? Lo que le atrajo a Chillida fueron sus cualidades lumínicas. El artista asociaba la opaca e incluso sombría luz del alabastro con la luz de su tierra natal, el País Vasco.

 

Así pues, si bien no era un material típico de la cultura vasca, sí que, desde el punto de vista y el sentimiento del artista, guardaba relación con este lugar.

Así desde 1965 creó entre cuarenta y cincuenta esculturas en alabastro. La primera fue Homenaje a Kandinsky (1965). Además de las tres series mayores: Elogio de luz (hasta 1990), Elogio de la Arquitectura y otra dedicada a Goethe, realizó grupos más pequeños dedicados a Jorge Guillén o el mar, entre otros temas. Eso sí, no en todos los casos utilizó el alabastro únicamente, sino que lo mezcló también con otros materiales como, el granito y el acero en el caso de Lo profundo es el aire, o la madera en el Homenaje a Kandinsky.

 

1966: Granito

 

Las limitaciones con las que se había encontrado el artista al trabajar con la madera volvieron a plantearse al utilizar el granito, pues la rigidez de los bloques suponía serios obstáculos. Eso sí, el artista continuó trabajando sobre la relación de equilibrio entre peso y gravedad, que no sufrió alteraciones a pesar de la diferencia entre ambos materiales: la mayor ductilidad de la madera frente a la resistencia del granito.

 

1971: Hormigón

Chillida, deseoso de realizar siempre más obras de gran volumen, centra pronto su interés en el material más usual de la arquitectura moderna, el cemento, material que empieza a estudiar con ayuda del ingeniero José Antonio Fernández Ordóñez en 1971.

 

El primer proyecto realizado en hormigón fue Lugar de encuentros III, obra voluminosa y, al mismo tiempo, articulada, que fue ideada para estar en suspensión y que se encuentra instalada en el Museo de Escultura al Aire Libre de Madrid, bajo un puente que se construyó sobre el paseo de la Castellana. Se trata de un nuevo reto en esa búsqueda del equilibrio entre peso y gravedad, al oponerse a esa idea de levedad que parece ha de acompañar a las obras en suspensión y contrastar con la fuerza de la gravedad del bloque.

 

“Al hormigón llego, como siempre, por el problema de análisis espacial. Con este material se habían hecho muchas cosas, pero nunca se le había suspendido en el aire, lo cual contradice todas sus leyes. El asunto vino en función una vez más de una visión que tuve de una grúa en acción: el espacio cambia cuando un objeto está en el suelo o cuando es levantado; el peso levantado cambia la acción del espacio. La realidad no es sólo física, es mucho más: si eliminas la parte física, puedes percibir cómo, por ejemplo, el espacio está colaborando con la levitación más que con la gravitación. En el hormigón, en concreto, me interesaba producir una rebelión a partir del peso. En cuanto a la forma, el tema requiere un espacio interior muy definido y muy amplio. Yo no hago sino colaborar con esa función ascendente, que es como la de un globo. En cierta manera, estas esculturas tienen pulmones; creando un vacío dentro que tiene una función ascendente”.[11]

 

 

____________________

[11] En Biblioteca: “La escultura: desarrollo histórico”. En: La obra artística de Eduardo Chillida. Bilbao: Caja de Ahorros Vizcaina, 1988; p. 22. AR CHI-ED 11

 

1973: Chamota - tierra

En 1977 entra en una nueva etapa marcada por el uso de un nuevo material, la tierra, que, aunque parezca sorprendente, producía rechazo al artista: “Cuando yo dejé la carrera de arquitectura fui al taller de un escultor que me dio barro para modelar, pero esto nunca me ha gustado y sigue sin gustarme. Después de muchos años de no tocar la tierra vi cómo –en Saint Paul de Vence, donde he realizado muchos de mis grabados- un ceramista preparaba bloques de tierra que no se parecían en nada a la tierra que yo conocía. Lo que aquel ceramista preparaba era la chamota, mezcla de tierra y de tierra cocida y pulverizada, lo que le da una mayor consistencia y un toque distintos”.[12]

 

Es en 1977 cuando empieza a trabajar la terracota con Hans Spinner en St. Paul de Vence, en especial la tierra chamota. Se trata de obras realizadas en tierra, con diferente tonalidad según el horno utilizado, el de leña o el eléctrico. En ellas se refleja también la problemática del espacio que interesaba a Chillida, tanto en las delimitaciones cromáticas negras (debidas al óxido de cobre) como en los cortes (realizados con diversos instrumentos). Son las obras denominadas Lurrak.

Con estas lurras el artista dulcifica y suaviza la linealidad de sus obras en hierro u hormigón. La chamota es una tierra cocida, molida muy finamente que contiene cierto óxido de hierro.

Algunas de estas piezas son cocidas de nuevo en un horno de leña a unos 1.350 grados, suprimiendo en algunos momentos la alimentación de oxígeno, de modo que se consume el existente en la propia tierra chamota recobrando así los óxidos el color específico del metal. Otras piezas, sin embargo, aquellas que aparecen como con tinta negra cuyo fondo es una tierra mucho más blanquecina, son cocidas en horno eléctrico en atmósfera de oxidación a 1.300 grados.

 

De esta forma se consigue una saturación de oxígeno durante la combustión, logrando la desaparición de los metales que existen en la pasta. Tras esta primera cocción y acoplándose a la forma de la pieza, Chillida la cuestiona de nuevo dándole un óxido de cobre que en una segunda cocción a 1.120 grados adquirirá ese color negro, resultando esa especie de escultura-grabado.

Este es el resultado de ese arduo proceso: las lurras de Chillida, un cambio en su trabajo que fue aceptado con gran entusiasmo por el público.

 

____________________

[12] En Biblioteca: “La escultura: desarrollo histórico”. En: La obra artística de Eduardo Chillida. Bilbao: Caja de Ahorros Vizcaina, 1988; p. 27. AR CHI-ED 11

 

Disciplinas artísticas

Escultor, dibujante, grabador. Un amplio abanico de técnicas el que abordó el artista donostiarra. Variadas disciplinas que giran siempre en torno a los mismos temas y preocupaciones. Distintos medios de expresión para expresar una misma idea, un mismo sentimiento.

 

Escultura: las tres dimensiones

Escultor. Como tal es conocido, en general, Eduardo Chillida, si bien no es la única disciplina que ha abordadado tal y como más adelante comprobaremos. Así concibe además su escultura: “trampas en las que apresar la naturaleza y lo inaprensible como el viento, el silencio, el espacio…”.

Ya se ha destacado la importancia que el artista otorga a los materiales que emplea en sus obras, por lo que no es de extrañar que una de las características que más llama la atención de sus esculturas sea su materialidad, rasgo que va unido también a esa monumentalidad que transmiten sus obras, no tanto por su tamaño, como por la energía que irradian y que ya se aprecia en sus primeras obras en piedra y yeso. Y es que sus obras son simples, pero la fuerza que dimanan supera esa sencillez y va más allá de su tamaño, proviene de su interior.

 

La mujer y la tierra serán los ejes centrales de las esculturas de sus inicios, entre 1948 y 1951. Estas esculturas revelan una doble y simultánea atracción por esos temas. Las esculturas de este primer período delatan el conflicto que, sin duda, vivía el artista en esos años, justo en el momento de comenzar su aventura. La tentación de la forma humana, sobre todo de la mujer, debió ser muy intensa. Se trata de figuras que carecen de rostro y muchas de ellas han sido destruidas por el propio artista. Curioso y revelador, sin duda.

El regreso a su tierra natal en 1951 supuso un giro en los temas abordados en sus esculturas, al interesarse por el espacio transhumano y sus constantes cambios, y no por la figura humana, además de adoptar como material preferente el hierro frente a la piedra de aquel primer periodo. Con el tiempo también, la agudeza de estas primeras obras en hierro dará paso al concepto contrario: la gravedad. La vuelta a su tierra de origen le impulsa a centrar su atención en la cultura vasca, si bien esto no implica un arte localista, sino todo lo contrario, universalista. En esta nueva etapa los motivos que interesan al artista son los propios de su entorno: arados y herramientas agrícolas, elementos constructivos de los caseríos, los materiales como la madera y el hierro,…

Poco a poco irá aumentado también su interés por la creación de obras monumentales que expondrá en lugares públicos. Además, su concepción de la masa y del espacio escultórico será cada vez más compleja, centrando su atención en aspectos más allá de la iconografía típica, como son la masa, el peso, el volumen o la textura de sus obras.

 

Las esculturas de los años 50, 60 y 70 eran normalmente de pequeño o mediano formato, pero en lo 80 y sobre todo en los 90 sufren un salto de escala, sobrepasando fácilmente las 30 y 40 toneladas de peso como ocurre con Berlín, una escultura doble realizada en homenaje a la capital alemana e instalada actualmente en los jardines de la nueva sede de la Cancillería.

Al mismo tiempo, este cambio de escala va a llevar a Chillida a interesarse más por el lugar en el que dichas esculturas han de ubicarse. Así, Peine del viento se encuentra en la Punta del Tenis de San Sebastián, un lugar al que Chillida acudía a menudo en su juventud para contemplar el mar y las rocas.

Donostia, Gijón, Hernani, Berlín, Dallas, Houston,… Desde Donostia hasta el fin del mundo. Allí nos encontraremos siempre con alguna de las esculturas de un gran artista, Eduardo Chillida.

Monumentos públicos:

2000    

Elogio del aire II. Aeropuerto de Bilbao.

Begirari V. Fundación Insel-Hombroich, Alemania.

Gurutz Aldare. Iglesia Sankt-Peter, Colonia, Alemania.

1999    

De música IV. Münsterplatz, Bonn.

Berlín. Nueva Cancillería, Berlín.

1998    

Mural G-333. MACBA, Barcelona.

1997    

Jaula de la libertad. Landeszentral Bank Square, Traer, Alemania.

Camino hacia la paz. Iglesia del Buen Pastor, Donostia-San Sebastián.

Buscando la luz II. Pinacoteca de Munich, Alemania.

Begirari. Bilbao.

1996    

Besarkada X. Sinclair House Garden, Bad Homburg, Alemania.

1993    

Homenaje a Rodríguez Sahagún. Parque Rodríguez Sahún, Madrid.

Puerta de música. Parque Bonaval, Santiago de Compostela.

1992    

Monumento a la tolerancia. Muelle de la sal, Sevilla.

Estela a Rafa Balerdi. Pico del Loro, Donostia-San Sebastián.

Lotura XXX. Musée Olympique, Lausana, Suiza.

Dialogo-tolerancia. Rathaus-Innenhof, Münster, Alemania.

Homenaje a Hokusai. Japón.

1991    

Elogio del hierro III. Banco Bilbao Vizcaya, Bilbao

Helsinki. Porthania Place, Helsinki.

1990    

Monumento a Fleming. Paseo de la Concha, Donostia-San Sebastián.

1989    

Zuhaitz V. Parc Albert Michallon, Grenoble, Francia.

De musica, Dallas XV. Pei's Morton Symphony Center, Dallas.

Elogio del horizonte. Cerro de Santa Catalina, Gijón.

1987    

Elogio del agua. Creueta del Coll, Barlona.

Gure aitaren etxea X. Recinto histórico, Guernica.

1986    

La casa de Goethe. Taunus Anlage, Frankfurt, Alemania.

1985    

Topos V. Plaza del Rey, Barcelona.

1983    

Lizardiren leihoa. Palacio Aramburu, Tolosa.

Música callada II, Homenaje a J.S. Bach. Metropolitan Museum of Art, Nueva York.

1982    

Homenaje a Jorge Guillén. Cadenas de San Gregorio, Valladolid.

1980    

Monumento a los fueros. Plaza de los Fueros, Vitoria-Gasteiz.

1976    

Peine del viento XV. Paseo Peine del Viento, Donostia-San Sebastián.

1975    

Gurutz III. Iglesia de Santa María, Donostia-San Sebastián.

1974    

Estela a Pablo Neruda. City of Teheran, Teherán, Irán.

Lugar de encuentros VI. Fundación Juan March, Madrid.

Lugar de encuetros VII. Palma de Mallorca, España.

Gudari. National Gallery, Berlín, Alemania.

1973    

Lugar de encuentros IV. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Lugar de encuentros V. Puerta de la bisagra, Muralla, Toledo.

1972

Lugar de encuentros III. Paseo de la Castellana, Madrid.

Campo espacio de paz II. Market Place, Lund, Suecia.

Elogio de la arquitectura II. Banca March, Palma de Mallorca.

1971    

Monumento Dusseldorf. Thyssen Gebäude, Düsseldorf, Alemania.

Lugar de encuentros II. Plaza del Rey, Madrid.

1970    

Estela a Rafael Elósegui. Real Club de Golf de Jaizkibel, Donostia-San Sebastián.

1969    

Alrededor del vacío V. World Bank, Washington.

Proyecto para un monumento. Musei Vaticani, Ciudad del Vaticano.

1968    

Peine del viento VI. UNESCO, París.

Rumor de limites VII. Fundación Banco Central Hispano, España.

1966    

Abesti gogora V. Museum of Fine Arts (garden), Houston.

1954    

Puertas de la Basílica de Aránzazu. Basílica de Nuestra Señora de Aránzazu, Aránzazu.

1948    

Torso. Monte Urgull, Donostia-San Sebastián.

 

Dibujo, grabado y collages: las dos dimensiones

Su fama y reconocimiento como escultor parecen dejar de lado en algunas ocasiones otras facetas de Eduardo Chillida, quien cuenta también con numerosas obras sobre papel, es decir, en dos dimensiones. Como en más de una ocasión ha afirmado, “en las dos dimensiones ocurren las mismas cosas que en las tres dimensiones, con una dimensión real menos”.[13]

A pesar de que tanto sus dibujos como sus grabados tienen, como ya se ha dicho, entidad propia, es evidente también la relación que en sus planteamientos y temáticas guardan con la obra escultórica del artista. Muchas veces sus dibujos y grabados son la clave para comprender algunos aspectos de su escultura.

 

 

____________________

[13] En Biblioteca: Giralt-Miracle, Daniel. “De la mano al espacio. Dibujos, grabados, gravitaciones y lurras de Chillida”. En: Chillida: de la mano al espacio. Zaragoza: Banco Zaragozano, 1998; p. 11. AR CHI-ED 25

 

Dibujos

El dibujo es para Chillida un espacio de reflexión que antecede incluso a su labor como escultor. Ya en sus primeros dibujos de 1947 a lápiz, tinta o bolígrafo, se aprecia la preocupación por el espacio y otros planteamientos que continuará abordando a lo largo de toda su carrera artística. En estos primeros dibujos es posible apreciar también la influencia del dibujo de Matisse, si bien marca también claras diferencias respecto a éste.

 

Los dibujos de Chillida son fríos y racionales, de línea escueta y eminentemente abstracta y geométrica. Las cabezas, los retratos de Pili Belzunce, las manos,… cabellos o manos que no son representados en tanto que objetos corpóreos, sino que son únicamente el vehículo para representar la bidimensionalidad existente en el espacio. Se trata de líneas simples que crean el espacio tridimensional que un cuerpo ha de tener.

Desde esos primeros dibujos de 1948-1950 en los que los desnudos femeninos eran los protagonistas, Chillida evolucionará tanto en la técnica como en los temas que abordará. Así irá reduciendo las formas a sus líneas de fuerza hasta establecer dos líneas diferentes en sus dibujos: una abstracta, relacionada temáticamente con las obras de bulto, y otra realista, en la que se centrará en la representación de las manos. Ese paralelismo que tiene lugar entre las distintas disciplinas que abarca el artista donostiarra se aprecia desde sus primeros dibujos. Esos primeros trabajos plásticos en los que los desnudos femeninos son los protagonistas dejan entrever ya características propias de las esculturas de esa misma época, como la sencillez o la claridad de volúmenes. Por otro lado, a través de esos cuerpos Chillida trata también una de sus principales preocupaciones: el espacio. Puesto que trata el desnudo como elemento para el estudio de cuestiones de espacio y forma, no muestra nunca el rostro de esas figuras y, muchas veces, éstas aparecen de espaldas.

A partir de 1960 los dibujos de Chillida empiezan a ocupar superficies más amplias, los trazos son más gruesos,… Poco a poco, otra técnica, el collage, va adquiriendo más fuerza en la obra del artista. Es en 1952 cuando realiza sus primeros collages, una técnica con la que continúa trabajando hasta culminar con los “papiers découpés” de gran formato, en los que los espacios en negro y blanco se enfrentan.

 

Grabados y estampaciones

Su obra gráfica se caracteriza ante todo por su sobriedad, por el uso exclusivo del blanco y negro, así como por la cantidad de recursos y medios expresivos utilizados: rayados, texturas, líneas y manchas. Y es que también en este caso el artista donostiarra ha trabajado con distintas técnicas como la xilografía, la litografía y el aguafuerte, además de, en menor medida, algunas puntas secas, aguatintas y serigrafías.

 

De todas formas, el medio gráfico más usado por Chillida ha sido el aguafuerte, jugando normalmente, tanto en esta como en el resto de técnicas, con dos colores, el blanco y el negro, a excepción de algunos litocollages en los que encontramos un espectro más amplio con cremas o grises uniformes, un juego de colores con los que no trata de buscar el cromatismo, sino la generación de espacio.

Reflejo de esta intención son, entre otras, tres obras realizadas para el libro Más allá de Jorge Guillén. Se trata de unos grabados en los que no hay tinta, sino únicamente madera surcada por la gubia y el buril, creando dos niveles en la superficie del papel impreso, dos superficies que se limitan. Esta técnica del juego en blancos aparecerá también en Toki II de 1974 y en otras xilografías, impresas en vacío, sin tinta, como las de la carpeta y edición del Ce maudit moi de Cioran.

Es a mediados de los 50 cuando ese interés por la obra en papel le lleva a aventurarse por una “nueva” vía, el grabado, una disciplina donde quizás se aprecia mejor la carga icónica de sus trabajos a partir del amplio número de logotipos, anagramas y carteles publicitarios que diseña: uno de los carteles que realizó en 1972 para los Juegos Olímpicos de Munich, el cartel para el Homenaje a Iribar (el portero de la selección española) en 1980, o el de la Asociación Independiente de Productores de Cine Vascos en 1984.

Eso sí, una vez más existen claras analogías entre su obra gráfica y la escultórica pues, en cierta manera, los surcos y trazos que realiza sobre el papel están muy cerca de las esculturas que crea.

También en este caso el trabajo gráfico de Chillida ha sufrido una evolución. Es en la década de los 60 donde se concentra la mayor parte de su obra gráfica, pero sus primeras xilografías conocidas datan de 1956. Será a mediados de los 80 cuando “supere” en cierta medida esa barrera de la bidimensionalidad con sus gravitaciones. “Yo con lo que de verdad sueño es con la gravedad. En mi caso es clarísimo que estoy más condicionado por la gravedad, por la gravitación, condicionado por esa línea ideal que va de arriba abajo y, claro está, de abajo a arriba”[14]. Con las gravitaciones Chillida consigue algo que muchos otros habían perseguido: crear una sensación de relieve a partir de las superficies planas.

 

Dentro de esta faceta de grabador destacan las ilustraciones que el artista ha realizado para libros, tarea que comienza en 1966 con la cubierta y los nueve aguafuertes que crea para Le chemin des devins, un libro de Andre Frenau.

En 1968 realiza siete litografías para Meditation in Kastilien del poeta austriaco Max Holzer y un año más tarde se publica Die Kunst und der Raum de Martin Heidegger, obra para la que Chillida ha creado siete litocollages y la litografía de la doble página de la cubierta. En 1973 realiza dieciséis xilografías para Más Allá de Jorge Guillén. Durante los años que siguen continuará esta labor de ilustrador en obras como Paroles peintes, Le sujet est la clairière de son corps de Charles Racine o Adoración de José Miguel Ullán. Finalmente, en 1983 ilustra el Ce maudit moi de Emile M. Cioran con tres xilografías, cuatro aguafuertes y una punta seca.

 

____________________

[14] En Biblioteca: Giralt-Miracle, Daniel. “De la mano al espacio. Dibujos, grabados, gravitaciones y lurras de Chillida”. En: Chillida: de la mano al espacio. Zaragoza: Banco Zaragozano, 1998; p. 13. AR CHI-ED 25

 

Collages

 

En esta disciplina sería posible, de entrada, distinguir dos vertientes. Por un lado, los collages de papel cortado encolado sobre la superficie, de manera que al superponerse unos a otros crean una sensación de espacio. Por otro lado, los collages en los que utiliza material grabado, bien aguafuerte o bien litografía y en los que juega con el blanco del papel que actúa de soporte, el negro de los planos tintados y el gris del papel grabado.

De los tres colores con los que juega el artista en sus collages llegará a cinco, pasando después a tonos ocres y quemados que recuerdan a la oxidación de los materiales que emplea en sus esculturas. Eso sí, este uso del color nada tiene que ver con los pequeños cuadros coloristas que realiza el artista “casi a escondidas”.

Junto al color, el material es también un componente con el que el artista juega. Chillida tiende a seleccionar papeles de textura áspera, llegando incluso a emplear papel de vater, collages con papeles de tipo saco,…

 

No hay ninguna duda. Sí, Eduardo Chillida es un genial escultor, pero en nada desmerece su obra sobre papel.

 

Gravitaciones

Comienza por el dibujo y, poco después, trabaja el arte gráfico que derivará en una técnica innovadora, las gravitaciones. Se trata, no de una derivación del collage ni de dibujos en hojas superpuestas, sino de relieves escultóricos.

 

El artista estampa, recorta y perfora diversas hojas sueltas (papeles gruesos y a veces telas de fieltro) en distintos lugares y las “enlaza” mediante hilos de manera que gravitan gracias a una sutil suspensión que las mantiene en movimiento y en equilibrio gracias a su especial disposición estratégica. Los fragmentos de papel permanecen independientes pero dependiendo de dos hilos. Una vez más el artista juega con el concepto de gravitar llevado al límite. Al igual que sus hormigones “cuelgan”, también lo hacen estas hojas.

 

Proyecto Tindaya

"Hace años tuve una intuición, que sinceramente creí utópica. Dentro de una montaña crear un espacio interior que pudiera ofrecerse a los hombres de todas las razas y colores, una gran escultura para la tolerancia”.[15]

 

La Montaña Mágica de Tindaya. El proyecto más ambicioso y polémico de Chillida. Tanto, que aún no ha sido llevado a cabo desde que en 1994 el artista aceptara la propuesta. Había recibido propuestas de otros lugares que no le convencieron hasta que José Antonio Fernández Ordóñez le habló de Fuerteventura y de esta montaña.

Lo que Chillida pretende es crear un lugar sacando la materia y metiendo el espacio. Un espacio que reciba la luz del sol y de la luna y que mire al horizonte y a la mar.

Esta idea, relacionada una vez más con el “eterno” juego entre espacio y vacío, es la esencia de este proyecto. No se trata de una escultura que se coloca en un lugar, sino que de su propio vacío nace el lugar.

Sin embargo, esta idea no es nueva en la obra y pensamiento de Chillida. El planteamiento de querer introducir el espacio dentro de la materia se encuentra plasmado ya en obras como Mendi-Hutz de 1984 (Montaña vacía en euskera) y Elogio de la luz XX de 1990. Sin embargo, la obra que mejor define este concepto es Elogio del Horizonte, realizado en hormigón y situado en el Cerro de Santa Catalina, en Gijón.

 

____________________

[15] Chillida, Eduardo. En: “Proyecto Monumental Montaña Tindaya”, declaración de Eduardo Chillida enviada a la prensa en julio de 1996. http://www.elpais.com

Descripción técnica

El proyecto se materializa en la creación de un enorme cubo con paredes de traquita en el interior de la montaña que, si bien tendrá una consideración unitaria, contará con tres elementos:

-Cámara central. Aunque las dimensiones definitivas deberán establecerse en función de los estudios geológicos, la cavidad podría llegar a medir 50 metros de lado y será de forma cúbica pero sin ángulos rectos.

-Embocadura de entrada. Orientada al oeste, tendrá una longitud aproximada de 70-80 metros y una altura y anchura de 15 metros. Su base se hallará a un nivel inferior al de la cámara central de manera que no se entorpezcan las vistas de los que se encuentran en el interior de la cavidad observando el horizonte.

-Embocaduras superiores. A través de ellas se iluminará la cavidad con la luz natural procedente del sol y la luna. Tendrán una longitud aproximada de 25 metros desde la parte superior de la cámara hasta una cota cercana a la cima de la montaña. Ambas salen a la superficie de la montaña, una en la vertiente norte y otra en la sur, pero sin que se aprecie en la distancia su presencia.

Como se comentaba anteriormente, el proyecto no ha sido finalizado debido a las fuertes discrepancias existentes en distintos sectores. Frente a estas posturas, esto es lo que en 1998 decía Eduardo Chillida: «Es uno de los proyectos más importantes de mi vida, pero hay unos señores, por llamarles de alguna manera, que no quieren hacerlo. No me lo trago —reflexionaba en alta voz—, y mientras no se acepte con claridad no se hará». Y continúa: «No estoy para negocios, mi única ambición es crear un espacio útil para toda la humanidad, que cuando un ser humano entre en ese cubo vacío de 50 por 50 por 50 metros sienta en su plenitud la pequeñez humana; pero para hacerlo mal, es mejor no hacerlo. Si Tindaya se hace será la culminación de un sueño, de la búsqueda del gran espacio».

 

Cronología

1994      

Eduardo Chillida acepta la propuesta de Canarias para la realización de su proyecto en la isla de Fuerteventura.

1997      

El Gobierno canario aprueba la idea del escultor desarrollada con José Antonio Fernández Ordóñez. Sin embargo, surgen denuncias de irregularidades.

1998      

Adjudicación del proyecto, incluidos los estudios geotécnicos y las obras con un precio de 8450 millones de pesetas y un plazo de ejecución de cuatro años.

2000      

La Administración canaria paraliza el proyecto al querellarse contra la UTE (Unión Transitoria de Empresas) adjudicataria. Por otro lado, varios responsables políticos de la gestión son llevados antes los tribunales.

2003      

Puesta en marcha del proyecto y elaboración de un estudio de alternativas.

2005      

Actualmente se encuentran en la segunda fase del proceso en la que se tratará de determinar la viabilidad del proyecto. Se están realizando sondeos y pruebas de laboratorio in situ, cuyos resultados se conocerán en junio de 2005.

Tindaya es la culminación de toda la trayectoria escultórica de Chillida, de ese juego entre el espacio y el vacío. La esencia de su escultura plasmada en una montaña. Veremos si, finalmente, este proyecto ve la luz.

 

Museo Chillida-Leku

http://www.museochillidaleku.com/



Un sueño hecho realidad. Un sueño que Eduardo Chillida y Pilar Belzunce veían finalmente cumplido en el año 2000, el año también de sus bodas de plata. Cincuenta años de matrimonio que han transcurrido en su mayoría en Hernani y Donostia, el mismo entorno en el que se encuentra ahora situado Chillida-Leku.


Y es que el valor sentimental que esta tierra tiene para el escultor es muy grande. “Aquí están las raíces de mi padre. Este es su sitio”, afirma Luis Chillida Belzunce, hijo del escultor. A Hernani fueron a vivir Eduardo y Pilar tras volver en 1951 de París. Aquí descubrió también el hierro, material que empleará en muchas de sus esculturas. Además, como curiosidad, el propio Luis desvela también que a sus padres “también les ha gustado siempre la coincidencia de que por aquí pase el río (el Añorra) que antes desembocaba en el Peine del Viento, en San Sebastián”.



 


El proceso fue largo. Desde que en 1983 el escultor y su esposa adquirieron Zabalaga, un caserío del año 1543 en ruinas, hasta su inauguración en septiembre de 2000, pasaron 17 años. Años de trabajo y reflexión que dieron su fruto. “Ha sido como un bebé que hemos visto crecer a nuestro lado”, afirmó Luis Chillida, director del centro y uno de los ocho hijos del artista.


Eduardo Chillida logró unir el arte y la naturaleza. Este centro cerró sus puertas el 31 diciembre de 2010 aunque las negociaciones con las instituciones para reanudar sus actividad siguen vigentes en 2015.


 



 

Dos hombres y un destino, Zabalaga

Joaquín Montero Basqueseaux y Joaquín Goikoetxea. El arquitecto y el jardinero. Ellos son los que junto a la pareja Chillida-Belzunce han dado forma y han contribuido a la creación y mantenimiento de Zabalaga.

Fue en 1987 cuando Eduardo Chillida se puso en contacto con Montero, el mismo que seis años atrás le había rehabilitado su casa sobre el Peine del Viento. Durante 14 años han trabajado mano a mano para culminar esta obra que le ha valido al arquitecto un accésit en los Premios del colegio de Arquitectos Vasco-Navarro en 2001.

 

Zabalaga “es consecuencia de un proceso largo en el que no nos marcamos metas. En cada momento decidíamos lo que teníamos que hacer. El único objetivo fue muy sencillo, que la obra quedara estupenda”, afirma Montero.

Y añade, “no hubo ningún momento en que se concibiera el Museo como ahora se conoce, sólo sabíamos que iba a ser un espacio expositivo”.

La naturaleza es un elemento esencial de esta obra. Es Joaquín Goikoetxea el encargado de mantener el amplio terreno que rodea al museo. Gracias a sus cuidados es posible disfrutar del precioso paisaje en el que se enmarca el caserío de Zabalaga.

 

Visita a Chillida-Leku

Actualmente Chillida-Leku permanece cerrado. Se seguirán llevando a cabo todas aquellas actividades paralelas que se desempeñan con independencia del cierre al público, como son la conservación del patrimonio artístico o la realización de exposiciones nacionales o internacionales entre otras. 

El Museo está abierto a un acuerdo que respete las condiciones que considera imprescindibles  para asegurar la continuidad del mismo tal y como las definieron Eduardo Chillida y Pilar Belzunce, sus creadores.

Chillida-Leku acoge 42 esculturas grandes dispersas por el jardín que rodea al caserío y 120 obras entre figuras menores, gravitaciones y dibujos en el interior del mismo.

 

Las obras de gran formato en acero cortén, hierro o granito han sido ubicadas por el propio escultor en las praderas de la finca. Buscando la luz I y Lotura XXXII se encuentran en el límite del jardín en el que se asientan también Peine del Viento o Monumento a la tolerancia, entre otros. Son muchas y significativas las esculturas que a lo largo de todo el jardín se extienden. Paseando toparemos con los homenajes a Giacometti o Balenciaga, así como con el Arco de la libertad o El abrazo.

Una vez dentro del caserío tendremos la ocasión de disfrutar con otras pequeñas grandes obras. La sala central acoge la escultura De música III en acero,los alabastros Homenaje al mar y Elogio de la luz XX y la obra en hierro Casa del poeta.

El primer Chillida se esconde en el piso superior, donde se pueden contemplar las primeras obras realizadas en París a finales de los años 40: las esculturas en yeso Forma y Torso (1948), Yacente (1949) y Concreción (1950). Se hallan aquí también dos obras en hierro, Oyarak I (1954) y Homenaje a Gaston Bachelard (1956), junto a dibujos de la época.

 

En la sala contigua se encuentran los proyectos para monumentos, con fotografías y estudios, así como obras de pequeño formato en acero, alabastro o granito, como Homenaje a Kandinsky y Homenaje a la Arquitectura. Para finalizar este cálido y familiar paseo por la obra de Chillida, llegamos a una sala abuhardillada dedicada a las gravitaciones y a las “lurras”.

Un lugar privilegiado en el que el arte y la naturaleza se integran a la perfección.

 

Exposiciones en Artium

EL ARTE Y EL SISTEMA (DEL ARTE). COLECCIÓN ARTIUM

Del 26 de abril de 2017 al 1 de octubre de 2017.
 

MENSAJES CRUZADOS. PARLAMENTAR CON LO REAL EN EL TIEMPO. LA COLECCIÓN IV

Del 10 de abril del 2005 al 12 de marzo del 2006.

 

La figura de una mujer está expresada en términos de intimidad doliente y agitado temblor. Ella contiene a duras penas el llanto y, para evitar su exteriorización, se abraza a sí misma y trata de contener la aflicción, de hallar consuelo palpándose a sí misma, conteniendo su pecho afligido. Agacha la cabeza y baja los ojos para no mirar la causa de su dolor, pero éste ya se encuentra dentro de ella, interiorizado. Lo que convulsiona su figura es la naturaleza íntima de ese padecimiento, que agita su alma, pero tan sólo el movimiento envolvente, circundante, de su vestido transmite al exterior el fluido de emociones que le aprisiona y atenaza.

El material desnudo, sin maquillajes, de la escultura encuentra una base firme y múltiple para su sostenimiento. Después se eleva con una rectitud y verticalidad sin fisuras, en una apretada y ordenada piña de varios elementos, hasta que, súbitamente, sin que podamos ver cómo ni por qué, cada uno toma un rumbo dispar y el conjunto, sin perder la unidad, adquiere una movilidad inesperada.

Algo recóndito ha proyectado a cada elemento en busca de su propia definición, su particular camino de perfección. Sin embargo, tras algunas convulsiones, un cierto orden vuelve a articular la escultura, haciendo que se abrace a sí misma y que este abrazo, a su vez, oculte el comienzo de la transfiguración.

 

El ser humano siempre se ha planteado la manera más efectiva, para sí y sus congéneres, de plasmar las perplejidades que le asaltan a lo largo de la existencia: la vida, la muerte, el dolor, la fuerza de la Naturaleza… La estela funeraria es la piedra que sella los restos de una vida individual y, como forma discal, está dotada de dos caras; en una se expresa un enigma y en la otra, su complementario. Dos abstracciones geométricas tratan de abordar lo inexplicable: la cara delantera con un énfasis en la horizontalidad insistida y alternada por suaves taqueados, como recordatorio de los distintos momentos de la vida que fue; la cara trasera, de acusada verticalidad, parece un simplificado mapa de conducta: simetría, orden, articulación, claridad…

Hundir la punta de un metal afilado en la piedra para grabar una señal es un antiguo intento por enviar mensajes a través del tiempo, y también, por tanto, una manera humana de equipararse a lo eterno por asimilar su acción punzante a la inmutable durabilidad de la piedra. Frente a la rígida geometría abstracta de ayer que labra formas contra la naturaleza del material, el hombre de hoy dibuja con temblor la escasa certeza que posee, su propia mano, apenas reconocible, tratando de adaptarse a la superficie rugosa de la piedra, sin poder evitar tener una visión parcial y fragmentaria de lo que es. Si el círculo implica totalidad y ciclo vital completo, visión global y perfecta en cierto sentido, el rectángulo evidencia su capacidad para acoger lo limitado e incompleto, incluso la mano que graba y habla sobre el misterio con líneas titubeantes.

 

RUMBOS, LA COLECCIÓN III
Del 18 de marzo del 2004 al 13 de febrero del 2005.


 

LA COLECCIÓN II. ARTE EN ESPAÑA DESDE 1960 HASTA LA ACTUALIDAD
Del 12 de noviembre del 2002 al 8 de febrero del 2004.

 

LA COLECCIÓN = BILDUMA
Del 26 de abril al 27 de octubre del 2002.

 

Obra en ARTIUM

  

 

En Besarkada I, una obra en acero de 1991, su dominio del material crea una pieza en la que los opuestos encuentran fácilmente la armonía. El pequeño monolito, que ocupa de alguna manera el lugar de los plintos expositivos, se enriquece en la parte superior con el juego de las suaves curvas que se vuelven sencillamente sobre sí mismas, cerrando el espacio interior. A pesar de ser una obra pequeña, de sólido volumen, presenta una monumentalidad indiscutible, conseguida gracias al dominio de la escala (de todos los registros que interrelacionan al hombre con sus parámetros) que tiene el escultor.

 

 

 

Elogio de la arquitectura XIV, pertenece a la serie de esculturas que Eduardo Chillida dedicó al estudio de la arquitectura y que comenzó en los años 60. Él mismo se autodenominaba arquitecto del vacío, ya que en granm parte de su obra explora frecuentemente conceptos del lenguaje arquitectónico como el volumen, la definición de espacios, la incidencia de la luz y el diálogo entre los diferentes elementos que conforman el edificio.

Está realizada en acero corten y formada por tres elementos escultóricos que se unen a una base rectangular en el mismo material definiendo un espacio interior. En ellos, se abren vanos con forma cuadrada a modo de ventanas por los que penetra la luz. La referencia arquitectónica, que recuerda en mayor medida a una maqueta, se expresa por la definición de un espacio interior al que se puede acceder, la dualidad de construcción y vacío y la creación de un espacio de recogimiento para el espectador.

Conjuga perfectamente el recionalismo de las líneas rectas y los espacios geométricos con el lirismo de las suaves líneas curvas que definen los contornos, humanizando de esta manera el espacio creado.

 
 

Recursos

 

Recursos en línea

Centro Virtual Cervantes. Eduardo Chillida. [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://cvc.cervantes.es/actcult/chillida/> [Consulta: 27 de agosto de 2013]

*Completa página con información acerca del artista y su obra.

Elmundo.es. Eduardo Chillida. [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.elmundo.es/especiales/2002/08/cultura/chillida/index.html> [Consulta: 27 de agosto de 2013]

*Web del diario El Mundo en la que encontramos un reportaje dedicado al artista donostiarra. En ella se habla de la obra del artista, de Zabalaga, etc.

Epdlp. Eduardo Chillida. [Recurso en línea]. Dirección URL: <http://www.epdlp.com/pintor.php?id=216>[Consulta: 27 de agosto de 2013]

*Página en la que encontramos una breve biografía del artista, así como seis imágenes de algunas de sus obras.

Museo Chillida Leku. Museo Chillida Leku. [Recurso en línea]. Dirección URL:

<http://www.eduardo-chillida.com/> [Consulta: 27 de agosto de 2013]

*Página del Museo Chillida Leku en la que se recoge información sobre este centro, así como del propio artistas. Es posible también visitar virtualmente el museo y ver las obras que en él se encuentran.

 

Bibliografía

Monografías

5 arquitectos, 5 escultores: correspondencias: Palacio de las Alhajas, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, octubre-noviembre 1982. Madrid: Dirección General de Arquitectura y Vivienda, Servicio de Publicaciones, 1982.

Los 6 Chillidas: homenaje a José Beulas. Huesca: Diputación Provincial, 1999.

Acto solemne de apertura del curso académico 1997-1998 e investidura de D. Eduardo Chillida Juantegui como Doctor Honoris Causa. Bilbao: Universidad del País Vasco, 1997.

Álvarez Chillida, Azucena. Cuatro artistas españoles: Juan Gris, Luis Fernández, Antoni Tápies, Eduardo Chillida, Fundación Santillana. Madrid: Fundación Santillana, 1985.

Arroyo, Barceló, Broto, Campano, Chillida, Palazuelo, Saura, Sicilia, Tàpies. Barcelona: Galeria Carles Taché, 1989.

Bach, homenaje de Chillida: Bach en el pensamiento, las artes y la música. Granada: Publicaciones del Archivo Manuel de Falla, 2000.

Barañano, Kosme M. de. Chillida: dibujos: Guggenheim Bilbao, 20 de abril-29 de agosto de 1999. Bilbao: Guggenheim Bilbao Museoa, 1999.

Barañano, Kosme Mª de. Chillida, Heidegger, Husserl: el concepto del espacio en la filosofía y la plástica del siglo XX. San Sebastián: Universidad del País Vasco, 1992.

Bénézit, Emmanuel. Chillida-Duggelin. París: Gründ, 1976.

Brossa, Joan. Brossa i Chillida a peu pel llibre. Barcelona: Polígrafa, 1996.

Castro, Raimundo. Juan María Bandres: memorias para la paz. Madrid: Hijos de Muley-Rubio, 1998.

CastroFlórez, Fernando. Dos consideraciones marginales sobre Chillida y Oteiza. Sevilla: Fundación Cultural del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla, 2002.

Chillida: 20 años de escultura: [exposición] Galería Iolas-Velasco, Noviembre-Diciembre 1972. Madrid: Galería Iolas-Velasco, 1972.

Chillida: dibujos, gravitaciones y collages, 1947-1994: [exposición] Galería Nieves Fernández, Madrid, enero-marzo 1995. Madrid: Galería Nieves Fernández, 1995.

Chillida: escultures, obra gràfica: octubre-desembre 1980, Galeria Maeght, Barcelona. Barcelona: Galeria Maeght, 1980.

Chillida, Eduardo. Chillida: Europalia '85 España. Madrid: El Viso, 1985.

Chillida: [exposición]: antiguo depósito de aguas, Vitoria-Gasteiz: del 21 de Noviembre de 1995 al 14 de Enero de 1996. Vitoria-Gasteiz: Fundación Caja Vital, 1995.

Los espacios de Chillida. Barcelona: Poligrafa, 1974.

Finn, David. Eduardo Chillida. Barcelona: Polígrafa, 1999.

[Fons d'art]: Clavé, Chillida, Guinovart, Hernàndez Pijuan, Miró, August Puig, Ràfols Casamada, Saura, Serrano, Subirachs, Tàpies, Tharrats, Villèlia. Girona: Espais, 1990.

Formas, grabados y escultura de Eduardo Chillida 1996. Marbella Eduardo Chillida: 14 de agosto-15 de septiembre 1996: [catálogos]. Marbella: Museo del Grabado Español Contemporáneo, 1996.

Fullaondo, Juan Daniel. Bomarzo: conversaciones en torno a Eduardo Chillida. Madrid: Kain Editorial, 1992.

Fullaondo Errazu, Juan Daniel. Oteiza y Chillida en la moderna historiografía del arte. Bilbao: La Gran Enciclopedia Vasca, 1976.

Laocoonte crepuscular: conversaciones en torno a Eduardo Chillida. Madrid: Kain, 1991.

Manterola, Pedro. El jardín de un caballero: la escultura vasca de la posguerra en la obra y el pensamiento de Mendiburu, Oteiza y Chillida. Donostia-San Sebastián: Arteleku, 1993.

Manterola, Pedro. Zaldun baten lorategia: gerraondoko euskal eskultura Mendiburu, Oteiza eta Chillidaren obra eta pentsamenduan. Donostia-San Sebastián: Gipuzkoako Foru Aldundia, 1993.

Martínez Aguinagalde, Florencio. Palabra de Chillida: (me interesa más el conocer que el conocimiento). Bilbao: Universidad del País Vasco = Euskal Herriko Unibersitaea, 1998.

La materia y la raiz de Chillida. Bilbao: Museo de Bellas Artes de Bilbao, 1981.

Otra propuesta: Canogar, Chillida, Feito, Miró, Mompó, Lucio Muñoz... pinturas. Madrid: Juan Gris, Galería de arte, 2001.

Referencias: un encuentro artístico en el tiempo: Georg Baselitz, Eduardo Chillida, Antonio Saura, Richard Serra, Antoni Tapies, Cy Twombly: Centro de Arte Reina Sofía, 26 de mayo-15 de septiembre de 1986. Madrid: Ministerio de Cultura, 1986.

Ruiz de la Prada, Agatha. Homenaje a Chillida. Madrid: Siruela, 1996.

Selz, Peter. Chillida. Vitoria-Gasteiz: Eusko Jaurlaritza = Gobierno Vasco, 1986.

Symposium Chillida (1990. San Sebastián). Symposium Chillida: IX Cursos de verano = Udako IX. Ikastaroak: II Cursos Europeos = Europako II. Ikastaroak: julio-septiembre 1990 = Uztaila-Iraila. San Sebastián: Euskal Herriko Unibertsitatea, 1992.

Telefónica de España. La colección de arte de Telefónica: Chillida, Fernández, Gris, Picasso, Tàpies: [exposición] IVAM, Centre Julio González, 11 septiembre -11 noviembre 1990. Valencia: Telefónica, 1990.

Telefónica de España. La colección de arte de Telefónica. Madrid: Fundación Arte y Tecnología, 1993.

Testimonio creador: Andreu Alfaro, Eduardo Arroyo, Miquel Barceló, Rafols Casamada, Eduardo Chillida, Luis Gordillo, José Guerrero, Antonio López García, Guillermo Pérez Villalta, Antonio Saura: [Exposición] Fundación Marcelino Botín, Santander, julio-agosto 1985. Santander: Universidad Internacional Menéndez Pelayo, 1985.

Tindaya Chillida [Vídeo]: un proceso de creación. Las Palmas: Gobierno de Canarias, Consejería de Turismo y Transportes, 1996.

 

Artículos de prensa

Abanco, Lola Donaire.Chillida”. Cerámica. N. 31, 1988; pp. 27-31.

Arkus, I. A. “The 1979 Pittsburgh International Series: Willem de Kooning, Eduardo Chillida”. Carnegie magazine. Vol. 53, n. 8 (octubre 1979); pp. 2-11.

Azimi, Roxana. “Le choix des multiples”. L’Oeil. N. 542 (diciembre 2002); pp. 10-12.

Barañano, Cosme. Chillida”. Repères. N. 103, 1999; pp. 1-32.

Benhamou-Huet, Judith. “Incontournables”.Beaux Arts Magazine. N. 184 (septiembre 1999); pp. 102-104.

“Bodil Manz”. Ceramica. N. 75, 2001; pp. 20-22.

Bonnefoy, Yves.Eduardo Chillida”. Repères. N. 69, 1990; pp. 1-40.

Bouisset, Maïten.“Un musée sur le Guadalquivir”.Beaux Arts Magazine. N. 108 (enero 1993); pp. 67-71.

Brett, David. “Eduardo Chillida”. Circa. N. 42 (octubre-noviembre 1988); pp. 27-29.

Cassidy, Victor M. “Pier Walk”. Sculpture. Vol. 21, n. 9 (noviembre 2002); p. 8.

Cembalest, Robin. “Guggenheim, ‘musée d'affaires’”. Art Press. N. 174 (noviembre 1992); pp. 48-51.

Chacón, Catherine.Chillida: body and space”. A rt Nexus. N. 8 (abril-junio 1993); pp. 80-81.

Cibulski, Dana Mouton. “Basque-ing in the glory”. Art Papers. Vol. 23, n. 6 (noviembre-diciembre 1999); p. 16.

Clothier, Peter.Eduardo Chillida”. ARTnews.Vol. 101, n. 8 (septiembre 2002); p. 157.

Dempsey, Andrew.“Time travelling”. Royal Academy Magazine. N. 79 (verano 2003); pp. 52-53.

Dickinson, Roger. “Dickinson's diary”. Artists Newsletter. (Febrero 1996); p. 28.

Dienst, R.-G. “An interview with Eduardo Chillida”. Kunstwerk. Vol. 32, n. 1 (febrero 1979); pp. 3-11.

Donn, Chiara; Mossinelli, Elisabetta.Chillida: lo sciamano che domina il vuoto”. Arte. N. 327 (noviembre 2000); pp. 116-21.

Dorny, Christophe.Chillida: une métaphysique de l'espace”. Art et Métiers du Livre.N. 195 (enero-febrero 1996); pp. 32-34.

Drioli, Alessandra. “E Cuma festeggia 4000 anni di storia”.Arte. N. 316 (diciembre 1999); p. 83.

During, Nesrin. “Claudi Casanovas: homage to nature”. Ceramics Monthly. Vol. 52, n. 4 (abril 2004); pp. 40-42.

“Eduardo Chillida: 'I sculpt for the world, but my roots are in the basque country'”. Artnews. Vol. 79, n. 3 (marzo 1980); pp. 70-71.

Franken, Brigitte. “Kunstlerforderung”. Atelier. N. 4 (agosto-septiembre 2002); pp. 32-33.

Gallego, J. “Madrid”. Coloquio. N. 14 (octubre 1973); pp. 30-35.

“Gallery”. Ceramic Review. N. 206 (marzo-abril 2004); pp. 14-16.

García, Aurora.“Kritische Anmerkungen zu einer Identität”.Kunstforum International. N. 94 (abril-mayo 1988); pp. 80-85.

García, Jorge. “Con Eduardo Chillida en el IVAM”. Kalías. Vol. 5, n. 9, 1993; pp. 116-20.

Gigli, Nicoletta Cobolli. “Gran tour d'estate”. Arte. N. 311 (julio 1999); pp. 66-77.

Gigli, Nicoletta Cobolli. “Madrid: citta d'arte”. Arte. N. 306 (febrero 1999); pp. 84-93.

Gómez de León Contreras, I. “The 2-dimensional work of the sculptor Eduardo Chillida: themes and techniques”. Goya. N. 163 (julio-agosto 1981); pp. 28-34.

GonzalezBorras, Carmen. “Arcadio Blasco oder die Keramik als Ausdruck eines Lebens”. Keramik Magazin. Vol. 21, n. 6 (diciembre 1999-enero 2000); pp. 28-31.

Gravagnuolo, Emma. “Eduardo Chillida: forme aspre e severe - come architetture”. Arte. N. 363 (noviembre 2003); p. 19.

Gravagnuolo, Emma. “I conquistadores di Parigi”. Arte. N. 353 (enero 2003); pp. 142-147.

Hanel, B. “The plastic art of the spanish sculptor Eduardo Chillida”. Kunst und das Schone Heim. Vol. 95, n. 3 (marzo 1983); pp. 171-175.

Hänsel, Sylvaine. “Berufung auf die eigene Tradition”. Weltkunst. Vol. 60, n. 9 (1 mayo 1990); pp. 1392-1396.

Hodges, Joe. “The Basque international”. The Independent Magazine. N. 104; pp. 44-47.

Hohl, R. “Two-dimensional space: the graphic art of Eduardo Chillida”. Pantheon. Vol. 33, n. 3 (julio-septiembre 1975); pp. 237-254.

Huther, Christian. “Olaf Metzel: ‘Montag mit Freitag’”. Kunstforum International. N. 155 (junio-julio 2001); pp. 397-398.

Jiménez, Carlos.Chillida: un escultor para el fin de siglo”. Arte en Colombia. N. 46 (enero 1991); pp. 96-97.

Kerner, Anne.Chillida aux prises avec la matière”. Beaux Arts Magazine. N. 206 (julio 2001); p. 13.

Landi, Ann. “Tribute to Peter Selz”. ARTnews. Vol. 99, n. 6 (junio 2000); p. 146.

Langel, Claude. “Nestlé et l'art du mécénat”. L’Oeil. N. 461 (mayo 1994); pp. 70-75.

Lascault, Gilbert. “Les sculptures philosophiques d'Eduardo Chillida”. Artstudio. N. 14 (otoño 1989); pp. 48-59.

Lauwen, Toon. “La temporada española 1992”. Affiche. N. 3\4 (diciembre 1992); pp. 42-51.

Le Bon, Laurent.“Insel Hombroich: un atoll-musee dans la Ruhr”. Connaissance des Arts. N. 586 (septiembre 2001); pp. 90-97.

Lewis, Simon. “The sculptural object: does it have a future?”. Issues. Vol. 2, n. 1 (invierno 1991-92); pp. 122-129.

Lichtenstern, Christa.“La visión Goethiana de la naturaleza en el arte del siglo XX: Klee, Masson, Chillida y Alfaro”. Kalías. Vol. 2, n. 3-4 (octubre 1990); pp. 40-49.

Lorés, Maite. “Artistic grandees”. Royal Academy Magazine. N. 42 (primavera 1994); pp. 66-68.

Lorés, Maite. “Eduardo Chillida: major retrospective exhibitions”. Art Line. Vol. 5, n. 4 (marzo-abril 1991); pp. 42-43.

Lovei, Pal. “Elmuveszettelenittettek? EXPO 2000, Hannover”.Uj Muveszet. Vol. 11, n. 11 (noviembre 2000); pp. 18-21.

Loyaute, Benjamin.Chillida: artiste savant?”Connaissance des Arts. N. 584 (junio 2001); p. 14.

Macadam, Barbara A. “Socratic dialogue”. ARTnews. Vol. 96, n. 5 (mayo 1997); pp. 158-161.

Marlow, Tim. “Eduardo Chillida. Modern Painters. Vol. 5, n. 4 (invierno 1992); pp. 58-60.

Marsano, Beba. “A Genova sfilano Bilbao e i suoi tesoro”. Arte. N. 363 (noviembre 2003); pp. 55-56.

“Más de 100 artistas”. Artina. Vol. 26, n. 113, 2001; pp. 26-43.

Matteini, Marta. “Dalla terra basca l'utopia dello spazio invisibile”. Arte. N. 281 (enero 1997); pp. 34-35.

Merino, José Luis.Eduardo Chillida”. Reverso. N. 3 (invierno 1991); pp. 54-51.

Messer, Thomas M. “Eduardo Chillida. Výtvarný Zivot. Vol. 36, n. 1 (abril 1991); pp. 14-18.

Miralles, Francesc. “Spanish art through its texts”. Lápiz. Vol. 9, n. 74 (enero 1991); pp. 99-109.

Morley, Simon. “Holy alliance”. Tate: the art magazine. N. 16 (invierno 1998); pp. 48-53.

Muchnic, Suzanne. “Asking questions in steel and stone”. ARTnews. Vol. 96, n. 9 (octubre 1997); pp. 150-153.

“Muzeum XXI wieku w Bilbao”. Sztuka. Vol. 21, n. 1-6, 1997; p. 46.

Nicola, Karl-Gunter. “Kunstlerkeramik von Picasso bis Penck - Keramik von Kunstlern im 20. Jahrhundert”.Kunsthandwerk & Design. N. 3 (mayo-junio 2001); pp. 10-15.

Noël, Bernard.Chillida”. Derrière le miroir. N. 242 (noviembre 1980); pp. 1-28.

Oelze, Sabine; Scharlach, Hans-Peter. “Mission der Mazene”. Texte zur Kunst. Vol. 8, n. 30 (junio 1998); pp. 137-139.

O'Hear, Anthony. “Anthony Caro talks about Eduardo Chillida with Anthony O'Hear”. Modern Painters. Vol. 3, n. 3 (otoño 1990); pp. 56-57.

Oliva, Achille Bonito. “Markus Lüpertz: frenzied lucidity”. Journal of Art. Vol. 4, n. 4 (abril 1991); pp. 46-48.

Panciera, Simonetta. “Scultura in Europa anni 50”. D'Ars. Vol. 40, n. 161 (enero 2000); pp. 54-56.

Picard, Denis. “FIAC: Art Paris”. Connaissance des Arts. N. 564 (septiembre 1999); pp. 84-89.

Picard, Denis. “L'Espace au Palais-Royal”.Connaissance des Arts. N. 585 (julio-agosto 2001); p. 8.

Piguet, Philippe.Eduardo Chillida: sculpteur d'espace”. L’Oeil. N. 528 (julio-agosto 2001); pp. 26-31.

Piguet, Philippe. “Un siècle d'art espagnol”. L’Oeil. N. 545 (marzo 2003); p. 109.

Piguet, Philippe … [et al.]. “FIAC”. L’Oeil. N. 475 (octubre 1995); pp. 60-65.

Posca, Claudia. “Architektonische Skulptur im 20. Jahrhundert”. Kunstforum International. N. 145 (mayo-junio 1999); pp. 359-360.

“Posters by painters”. Creativity News. N. 6; pp. 42-43.

Power, K. “Spain: democracy in the arts”. Arts review. Vol. 29, n. 15 (22 julio 1977); pp. 476-478.

Rinnekangas, Rax. “Kaksi veistajaa eri amarías”. Taide. N. 5, 2001; pp. 22-26.

Riu de Martín, María Carmen. “Cerámicas de Eduardo Chillida en la Fundación Miró”. Cerámica. N. 90, 2004; pp. 26-29.

Rosenthal, Tom. “Hello to Berlin”. Art Review. Vol. 51 (febrero 1999); pp. 56-57.

Scheurmann, Konrad.“Hohe Auszeichnung für Dani Karavan”. Kultur Berichte. N. 1 (1996); p. 12.

Schwartz, E. “Chillida's silent music, de kooning's eloquent ambivalence”. Artnews. Vol. 79, n. 3 (marzo 1980); pp. 68-70.

Schwebel, Horst. “Hat die Gegenwartskunst im Kirchenraum eine Chance? Christliche Bildfunktionen und autonome Kunst”. Kunst und Kirche. N. 4, 1994; pp. 212-217.

Schwerfel, Heinz Peter.Chillida: de feu, de fer et de vent”. Beaux Arts Magazine. N. 134 (mayo 1995); pp. 62-7, 139-140.

Sciaccaluga, Maurizio. “Gli sciamani dell'arte”. Arte. N. 360 (agosto 2003); pp. 38-44.

Sciaccaluga, Maurizio. “Il rituale di Chillida: brucia l'argilla e fa danzare le carte - sulla musica di Bach”. Arte. N. 307 (marzo 1999); pp. 30-31.

Selz, Peter.Chillida's monument to peace”. Arts Magazine. Vol. 63, n. 1 (septiembre 1988); pp. 84-87.

Selz, Peter. “The Eduardo Chillida symposium”. Arts Magazine. Vol. 61, n. 5 (enero 1987); pp. 18-21.

Sinkovits, Peter. “Koln kontra Berlin: a 30. Kolni Muveszeti Vasar”. Uj Muveszet. Vol. 8, n. 3 (marzo 1997); pp. 33-36.

Sullivan, E. J. “Structure and tradition in some new images from Spain”. Arts magazine. Vol. 54, n. 10 (junio 1980); pp. 142-145.

Terés, Mario. “‘Die Erde ist eine langsame Materie’: Eduardo Chillida über sein Arbeiten mit Ton”. Keramik Magazin. Vol. 18, n. 6 (noviembre-diciembre 1996); pp. 20-23.

Terés, Mario. “‘Die erde ist eine langsame materie’. Chillida, Eduardo”. Keramik Magazín. Vol. 18, n. 6; pp. 20-23.

“Three masters of fire space”. British Blacksmith. N. 56 (junio 1990); p. 15.

Tite, Nick; Dunstan, Bernard; Lambirth, Andrew. “Summer exhibition: the larger picture”. Royal Academy Magazine. N. 51 (verano 1996); pp. 30-37.

Wagner, Sandra. “An interview with Eduardo Chillida. Sculpture. Vol. 16, n. 9 (noviembre 1997); pp. 22-27.

Weichardt, J. “Fugues from sculptures”. Weltkunst. Vol. 51, n. 9 (1 mayo 1981); pp. 1310-1311.

Winnekes, Katharina. “Ein Zeugnis der Solidarität: Stommeln, 26 März 1995”. Kunst und Kirche. N. 1, 1996; pp. 62-64.

Winnekes, Katharina. “Gesprach mit P. Friedhelm Mennekes SJ”. Kunst und Kirche. N. 3, 2001; pp. 186-189.

Woolls, Daniel. “A master steel worker”. ARTnews. Vol. 101, n. 9 (octubre 2002); p. 76.

Withers, J. “The artistic collaboration of Pablo Picasso and Julio González”. Art journal. Vol. 35, n. 2 (invierno 1975-1976); pp. 107-114.