El nacimiento del álbum ilustrado

En las décadas de los 50 y 60 se pone de moda un estilo más expresivo y pictórico, favorecido por los nuevos avances en la tecnología de la impresión. Es el nacimiento del álbum ilustrado, que se caracteriza por aunar en una misma página texto e imagen, que se complementan, aportando conexión, coherencia y contenido a la obra.

Richard Scarry (1919-1994). Se especializó en álbumes ilustrados dirigidos a niños de hasta 6 o 7 años de edad con una intención pedagógica. Dibujaba animales para crear pequeñas enciclopedias sobre oficios, máquinas de la vida cotidiana, países, y sus costumbres, letras y números. La serie de libros infantiles más famosa de Scarry se sitúa en la ficticia ciudad de Busytown, algo así como "Ciudad Laboriosa", habitada por animales con apariencia y comportamiento humanos, que explican los mecanismos de la vida diaria.

 

En Estados Unidos destaca Maurice Sendak (1928- ), que ha ilustrado más de setenta libros de otros autores y ha publicado varios álbumes propios muy innovadores.

A lo largo de los años cincuenta Sendak aprendió distintas técnicas y estudió a fondo el trabajo de dibujantes clásicos. Le ayudó tener que trabajar junto a los escritores para los que comenzó ilustrando libros.

A principios de los años sesenta empezó a publicar álbumes propios. A lo largo de su carrera ha publicado pocos pues es muy perfeccionista y tarda mucho tiempo en estar plenamente satisfecho con el texto, las ilustraciones y la integración entre ambos. Su obra más conocida, Donde viven los monstruos (1963) [1], es el primer álbum propio en color del autor que resultó modélico, no sólo por la calidad del argumento y de las ilustraciones, sino también por la magnífica integración de textos, imágenes y diseño del libro. Forma parte de una trilogía junto con Cocina de noche y Outside over there. Los tres cuentan viajes de ida y vuelta a mundos extraños y hablan de las respuestas de los chicos en situaciones de conflicto emocional. Sorprendió en su día por la rebeldía de sus protagonistas.

 

En su trayectoria ha mantenido un estilo propio reconocible en el que, sobre todo al principio, procuraba reproducir el efecto de los antiguos grabados coloreados, al modo de ilustradores de los siglos XVIII y XIX como William Blake, Thomas Bewick, George Cruikshank o Randolph Caldecott. Pero, según el momento y los temas, también ha mostrado influencias de pintores como Antoine Watteau, Marc Chagall, Francisco Goya, Pablo Picasso o Henri Matisse.

Otro artista peculiar es Eric Carle (1929- ) y sus collages. Su primer libro ilustrado para niños es Oso pardo, oso pardo, ¿qué ves ahí? Desde entonces ha ilustrado y publicado varias decenas de libros.

En todos sus álbumes el autor emplea unas ilustraciones montadas en forma de colage hecho con pintura de ceras sobre recortes de papel, influido por el color del expresionismo alemán. Sus álbumes tienen un enfoque didáctico, enseñan palabras, colores, nombres, de animales, las horas, etc. Usa como protagonistas pequeños animales poco comunes, a veces en actitudes no muy simpáticas como La oruguita glotona, La mariquita gruñona o El grillo silencioso [2].

 

John Burningham (1936- ) es uno de los más reconocidos autores de álbumes ilustrados [3]. Saca el máximo partido a la interacción entre texto e ilustraciones, anticipando al lector a la vez que le detiene para contemplar las imágenes, donde concentra el peso de la narración. Ganó en 1963 el premio Kate Greenaway con su primer álbum ilustrado, Borka: The Adventures of a Goose With no Feathers. Otro álbum que fue muy premiado es Mr. Gumpy Outing, con ilustraciones basadas en dibujos con líneas de colores y elaboradas con una técnica mixta. Recurre a la ironía o al buen humor según lo pida la historia y accede por igual tanto al mundo del niño como al del adulto.

 

 

Contemporáneos suyos son John Lawrence (1933- ), autor de This little chick, y uno de los grandes autores del libro-álbum del S. XX. También Raymond Briggs (1934- ), que se caracteriza por su peculiar mezcla de cómic e ilustración [4]. Y Victor Ambrus, especialista en historia militar y en ilustrar caballos, consiguió una obra vistosa y modélica en su género con Horses in Battle (1975), que no es un álbum ilustrado sino una sucesión de ilustraciones, grandes, realistas y pictóricas, con mucho movimiento.

 

En Alemania, podemos mencionar a Marlene Reidel (1923- ), que publica El viaje de Eric, (1960) y a Reiner Zimnik (1930- ), [5] autor de novelas que ilustra él mismo y también de álbumes ilustrados como Jonás el pescador (1956), con ilustraciones muy logradas y expresivas.

 

En España, a partir de 1960 se puede hablar del comienzo de una nueva época. Se recupera el libro infantil ilustrado que iniciaron los precursores a principios de siglo. Junto a los nuevos creadores que surgen en estos años, forman los ya considerados clásicos de la ilustración infantil española. Se consolida el Premio Lazarillo, creado en 1958, en sus tres categorías: creación literaria, ilustración y mejor labor editorial.

Pablo Ramírez (1926-1966) fue diseñador de portadas, ilustrador y escritor de cuentos infantiles. En 1954, inició su colaboración con las editoriales Juventud y Molino, labor que duró buena parte de su trayectoria profesional. A partir de ese momento se especializó en la ilustración de cuentos infantiles, desarrollando una importante labor de renovación estética de los cuentos clásicos. Complementó su trabajo con la realización de portadas e ilustraciones para libros juveniles de Enid Blyton, Malcolm Saville y Richmal Crompton, novelas de aventuras de Emilio Salgari y Karl May; novelas del Oeste de Zane Grey y novelas policíacas de Agatha Christie, John Dickson Carr y Erle Stanley Gardner, entre muchos otros.

 

En 1959 escribió e ilustró su primer cuento, Wa O'Ka [6]. Desde entonces compaginó el trabajo de ilustrador con el de escritor, obteniendo importantes reconocimientos. Uno de sus mejores trabajos fue la realización de las ilustraciones del libro Color de Fuego, escrito por Carmen Kurtz, galardonado con el Premio Lazarillo en 1964.

 

La década de los 70 fue uno de los momentos más importantes de la ilustración infantil en España, llegando a alcanzar el reconocimiento internacional. Entre los ilustradores de estos momentos se encuentran Miguel Ángel Pacheco, Asun Balzola, José Manuel Sánchez, Miguel Calatayud, Viví Escrivá, Manuel Boix, Karin Schubert, Carmé Solé, Ulises Wensell, Montse Ginesta, Luis de Horna y José Antonio Alcázar.

Miguel Ángel Pacheco (1944- ) trabaja como ilustrador y diseñador gráfico desde los años 60. Tiene un estilo muy personal, marcado por la influencia de Andy Warhol y el Pop art, que más tarde evolucionará hacia un realismo más expresionista. Realizó una importante labor pedagógica junto con el escritor y cineasta José Luis García Sánchez, desarrollando un nuevo concepto de álbum ilustrado donde se conjugaba la fuerza narrativa y didáctica de las imágenes con la de los textos. Durante mucho tiempo trabajó para diversos programas de televisión dirigidos a los más pequeños. Obtuvo numerosos premios a lo largo de su trayectoria, entre ellos, el Premio Lazarillo de Ilustración 1973 por Maestros de la Fantasía, una compilación de textos clásicos, el Premio Lazarillo de Creación 1996 por Los zapatos de Murano, y el Premio Nacional de Ilustración en dos ocasiones, en 1980 por la colección Gracias a… y en 1983 por La bella y la bestia.

La casa que creció (1976) y Los zapatos de Murano (1996), fueron consideradas en el año 2000 dos de las cien mejores obras de la Literatura Infantil española del siglo XX durante el VI Simposio sobre literatura Infantil y lectura, organizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

La ilustradora y escritora bilbaína Asun Balzola (1942-2006) [7] es la autora, entre otras cosas, de la colección Algunas veces Munia, según ella misma, obra con la que mejor supo transmitir los sentimientos a los niños, que se identificaban fácilmente con el personaje, lleno de ternura y encanto. Esta colección le valió el Premio Apel.les Mestres en 1980 y el Premio Nacional de Ilustración en 1985.

 

Miguel Calatayud (1942- ) [8] comenzó su carrera en 1970, realizando ilustraciones para libros infantiles y juveniles además de carteles, cubiertas, imágenes para prensa y cómics, campañas institucionales. Entre otros premios cuenta con el Premio Lazarillo de Ilustración en 1974 por la obra Cuentos del año 2100 y en tres ocasiones el Premio Nacional de Ilustración, en 1989 por Una de indios y otras historias, en 1992 por Libro de las M'alicias, y en 2009 por el conjunto de su obra. Colaboró en numerosas ocasiones con el artista valenciano Manuel Boix (1942- ), reconocido especialmente por los grabados al aguafuerte que realizó para su versión de Tirante el Blanco. En 1980 ganó el Premio Nacional de Artes Plásticas.

 

Otra valenciana, Viví Escrivá (1939- ), compagina su labor de ilustradora con la elaboración de marionetas. Ha realizado numerosas exposiciones en España y en el extranjero. Obtuvo el Premio Lazarillo de Ilustración en 1980 por la obra Dos cuentos de princesas. Otros álbumes ilustrados suyos son Cuando Lía dibujó el mundo (1991), una historia que intenta transmitir a los niños el amor por el arte, y Un hatillo de cerezas (1984), con ilustraciones muy vistosas y expresivas.

Carme Solé (1944- ) comenzó a ilustrar libros infantiles en 1968. Hoy en día cuenta con una amplia producción y es muy conocida en España y en ámbitos internacionales. En algunas ocasiones, también es autora de los textos de sus libros ilustrados. Ha obtenido el Premio Nacional de Ilustración 1979 por Pedro y su roble, El niño que quería volar y Peluso y la cometa y el Premio Lazarillo 1981 por Cepillo

Ulises Wensell (1945- ) abandonó la carrera de ingeniería para dedicarse a la pintura y la ilustración. Ha ilustrado una gran cantidad de libros y ha obtenido numerosos premios a lo largo de su trayectoria. Obtuvo en 1978 el Premio Nacional de Ilustración por Don Blanquisucio y en 1979 el Premio Lazarillo de Ilustración por Cuando sea mayor seré marino

__________________

[1] En Biblioteca: Sendak, Maurice. Donde viven los monstruos. Madrid: Alfaguara Infantil, 2009. INF 690

Sendak, Maurice. Piztiak bizi diren lekuan. Pontevedra: Kalandraka, 2009. INF 582

Donde viven los monstruos [Vídeo]. [S.l.]: Warner Bros. Entertainment, 2010. DVD JON-SP 4

Hartz txiki [Vídeo]. Bilbao: Eitb, 2005. DVD INF 1-3

Hartz txiki [Vídeo]. Bilbao: Eitb, 2005. DVD INF 1-4

Hartz txiki [Vídeo]. Bilbao: Eitb, 2005. DVD INF 1-5

[2] En Biblioteca: Carle, Eric. La pequeña oruga glotona. Madrid : Kókinos, 2010. INF 701

Carle, Eric. Papá, por favor, consígueme la luna. Madrid: Kókinos, 2004. INF 326

Carle, Eric. El mensaje secreto de cumpleaños. Madrid : Kókinos, 2005. INF 316

[3] En Biblioteca: Burningham, John. ¿Qué prefieres... Madrid: Kókinos, 2000. INF 687

[4] En Biblioteca: Magic pencil: children's book illustration today. London: The British Council: The British Library, 2004. PA 30

[5] En Biblioteca: Zimnick, Reiner. The bear & the people. New York : New York Review Book, 1985. INF 714

[6] En Biblioteca: Ramírez, Pablo. Pablo Ramírez y el libro ilustrado en los años 50-60. Barcelona: Museu Valencià de la Il.lustració i de la Modernitat, 2006. AR RAM-PA2 1

Ramírez, Pablo. Wa o'Ka. Jaén: Universidad de Jaén, 2007. AR RAM-PA2 2

[7] En Biblioteca: Balzola, Asun. Historia de un erizo. [S.l.]: Ediciones el Jinete Azul, 2010. INF 689

Landa, Mariasun. Amona, zure iholdi. Donostia: Erein, 2005. INF 287

Landa, Mariasun. Izeba txikia. Donostia: Erein, 2005. INF 270

Balzola, Asun. Asun Balzola: irudiak. Bilbao: Fundación Bilbao Bizkaia Kutxa Fundazioa, 1998. AR BAL-AS 2

Balzola, Asun. Asun Balzola: ilustraciones. Bilbao: Departamento Cultural de la Caja de Ahorros Vizcaína, 1984. AR BAL-AS 1

[8] En Biblioteca: Calatayud, Miguel. Libro das m'Alicias. Pontevedra: Kalandraka, 2009. INF 711

Calatayud, Miguel. La diosa sumergida. Madrid: Dibbuks, 2005. AR CAL-MI 2

Calatayud, Miguel. Miguel Calatayud: l'aventura del dibuixant. Valencia: Sala Parpalló, 1995. AR CAL-MI 1