Obra

Es en Madrid donde Wifredo Lam concluye y perfecciona sus conocimientos artísticos recibiendo clases a cargo del genial pintor Fernando Álvarez de Sotomayor (anteriormente profesor de Dalí). Interesado por las vanguardias europeas a lo largo de la década de los treinta visita varias veces París, donde mantuvo contacto con notables figuras de la vanguardia cubista como: Pablo Picasso, Georges Braque o Fernand Léger y el grupo más destacado del movimiento surrealista. Experiencia de suma importancia en la influencia y conformación definitiva de su estilo.

Su arte presenta claras reminiscencias hacia las estéticas primitivas, principalmente de las tradiciones africanas y oceánicas, indígenas en general, en la manifestación de sus formas escultoricas más emblemáticas como reflejo de sus doctrinas religiosas y artísticas. Influencia cultural que se ve potenciada por su propio origen indígena.

Con un estilo caracterizado por la exuberancia de sus pinturas, enorme poderío plástico y reflejo de mundos oníricos deudores del universo surrealista, estuvo centrado en ser capaz de aglutinar y dar respuesta de una manera revolucionaria el legado afrocubano latente en su país. Una producción en muchas ocasiones que se encamina a la abstracción y las formas cubistas, que tras el regreso del artista en 1941 a su Cuba natal intentó mostrar con más fuerza.

Aunque no se incorporó abiertamente a la denominada santería afrocubana, si bien es cierto que adentró dicha tradición al conjunto de sus trabajos. En este sentido su obra maestra: La Jungla (1943), pone de manifiesto la inspiración que supuso para el autor los mitos y rituales nacionales a la hora de realizar la composición. Cañas de azúcar entremezcladas y miméticas junto a animales o humanos son el resultado de su visión sobre la espiritualidad afrocubana. El crítico Alain Jouffroy llamó a La Jungla "el primer manifiesto plástico del tercer Mundo".

"La Jungla", 1943.

"Mientras lo pintaba [el cuadro de "La Jungla"], tenía las puertas y ventanas del taller abiertas. Al pasar, la gente lo veía y gritaba: no miréis dentro, es el diablo. Y tenían razón. Uno de mis amigos ha descubierto en la obra un espíritu parecido a cierta representación medieval del diablo. sea como sea, el título no hace referencia a las características paisajístas de Cuba, donde no existe jungla, sino bosque, monte y manigual; en el fondo del cuadro aparece una plantación de caña de azúcar. Mi pintura debería trasmitir un estado psíquico".

Sus cuadros como consecuencia puede afirmarse que tiene como tema central la mixtura perfecta entre lo rigurosamente sobrenatural y real bajo la peculiar percepción del pintor, llevando a cabo una admirable sístesis entre lo aprendido de las vanguardias europeas y el arte de su país.

Si bien fue reconocido como gran pintor y excelente dibujante, su espíritu inconforme lo alentó a trabajar en otras disciplinas en las que alcanzó un total dominio. Así incursionó en la cerámica, también proyectó murales, practicó el collage de papeles sobre cartulina negra, sucumbió a los encantos de la gráfica e ingluso creó una extensa producción de piezas de aguafuertes y litografías.

Actualmente está considerado como el artista cubano más importante del siglo XX.

"Vase II",1975."Sin titulo",1975.

Litografía. "El ultimo viaje del buque fantasma VI", 1976.Aguafuerte, 1989.