Txomin Badiola

Se encuentra usted aquí

Obra

Txomin Badiola es uno de los artistas más representativos del panorama español en la actualidad y quizá el más intelectualizado de los artistas vascos de la última generación. Por su aporte teórico y práctico es considerado uno de los principales protagonistas de lo que en España, a mediados de los años ochenta, se denominó "nueva escultura vasca”, junto a Ángel Bados, Pello Irazu, Juan Luis Moraza y María Luisa Fernández.

Procuró realizar un esfuerzo de renovación de los tópicos y mitos que hasta entonces constreñían a muchos escultores vascos en una endogamia formalista y étnica, basada principalmente, en premisas de utilización de ciertos materiales y, conceptualmente, en la profundización de los desarrollos espaciales y metafísicos. Son tiempos en los que la fuerza de Jorge Oteiza, sus escritos y acciones ejercen una gran influencia en el artista, quien en 1989 comisaría una retrospectiva sobre el emblemático escultor vasco.

Agotado por el esfuerzo de seguir al eventual maestro, Badiola abandona el País Vasco impregnándose teóricamente por puntos de vista propios del mundo artístico anglosajón. Armazón téorico que determina posteriormente la totalidad de su producción artística. A sus componentes constructivos y escultóricos habituales se añade el uso de la fotografía, el diseño o el vídeo llegando a un proceso de hibridación que cristaliza en la mezcla de lenguajes como la fotonovela, el cine la televisión o el cómic. Badiola acumula datos, ideas, imágenes, formas que archiva. Sus obras son compendios que muestran la posible lógica interna que uniría distintas realidades que conviven en un espacio contradictorio de imposible sentido último.

SOS. E4 (Pensamos al por mayor pero vivimos al detalle), 2000-2001.