Bernardo Atxaga

Se encuentra usted aquí

Biografía

Joseba Irazu Garmendia, conocido como Bernardo Atxaga, nació el 27 de julio de 1951 en Asteasu, Gipuzkoa. Su madre, maestra de profesión, propició el interés que Joseba mostraba ante la lectura y los libros. En una ocasión, siendo muy joven, escribió el que sería su primer poema: “...tienes los ojos del color del onix, y tu pelo es como el de una morena de Guadix...”. Siendo muy joven tuvo que trasladarse con su familia a Andoain. Él mismo reconoce que el cambio fue brutal, pasó de un entorno rural, del campo y su tranquilidad a un lugar repleto de fábricas y talleres que poco tenía que ver con su Asteasu natal. Así, durante un tiempo su “refugio” fue la Biblioteca Municipal lugar en el que pasó sus horas leyendo. Cuando comenzó sus estudios en el Colegio la Salle de San Sebastián, el joven Joseba empezó su periplo por los diferentes concursos literarios en los que en ocasiones presentaba textos en euskera, una lengua, según sus compañeros, plebeya.

Su gusto por la lectura no podría explicar su futura dedicación a la literatura, pero si los ánimos y la palabras que el poeta Gabriel Aresti le dedicó, cuando éste pudo leer un textito escrito por un joven Atxaga, el poeta se dirigió a él escribiéndole una extensa carta en la que auguraba en su empeño la posibilidad de convertirse en “el sexto escritor vasco en el tiempo”. De esta forma Joseba Irazu Garmendia pasó a ser Bernardo Atxaga y su colaboración en diferentes publicaciones se materializó en revistas como Anaitasuna. Poco después se licenció en Ciencias Económicas por la Universidad de Sarriko.

 Eraso, Ameztoy, Hernandorena, Atxaga, Rodríguez Salís, y Golvano.

 

Se considera un escritor al que encontrar su estilo, al que “controlar la barca”, como Aresti asentía, no fue cuestión de suerte sino de trabajo, empeño y esfuerzo. Apoyado por escritores como Bakedano o Juaristi, músicos y pintores como Vicente Ameztoy o Mikel Laboa, Atxaga forja su carrera y colabora con ellos en diversos proyectos.

 

 

 

 

Iniciada su carrera como literato, entre sus numerosos trabajos se encuentran poesías, cuentos, novelas y colaboraciones a las que siempre se ha prestado el afamado escritor. Podríamos afirmar que dos de sus obras más importantes han sido Bi anai (Dos hermanos) que obtuvo el reconocimiento con el Premio de la Crítica en 1985 y Obabakoak (Los de Obaba) con la que marcó una “puesta de largo” de la literatura vasca con la concesión a ésta del Premio Nacional de Narrativa en 1989. Cabe mencionar también que si en los años cincuenta eran ocho las novelas publicadas en euskera, en las décadas posteriores se observa un incremento en su número. Aumento que viene coronado con la concesión del ya citado premio a una de las novelas más importantes del panorama literario vasco actual, Obabakoak.

 

Portada de la novela "Bi anai" de Bernardo Atxaga  Portada de la novela "Obabakoak" de Bernardo AtxagaPortada de la novela "Soinujolearen semea" de Bernardo Atxaga  Cartel de la película "Obaba"



 

 

 

 

 

 

Durante la década de los ochenta, el escritor, cercano a la literatura popular y tradicional vasca, ideará un universo geográfico y literario llamado Obaba, universo que el gran público conocerá en forma de Obabakoak, obra publicada en diferentes idiomas y llevada a la gran pantalla por Montxo Armendáriz. Se trataba, según el propio director, de llevar al cine el mundo mágico de Obaba creado por Bernardo Atxaga. Ardua tarea, ya que la obra literaria consta de 28 relatos de los cuales, Armendáriz, tuvo que seleccionar ocho. La idea inicial era que la película tuviera cabida para todos ellos aunque, una reflexión posterior, hizo que el director se limitara a escoger unos pocos que resumieran la esencia de la obra original de Atxaga. Con actores de la talla de Pilar López de Ayala y Juan Diego Botto, con un paraje navarro y ocho relatos entremezclados el director pretendió recoger “...el espíritu de la novela para hablar de algunas cosas de la condición humana, como ver cómo se enfrenta cada uno a la soledad, a la violencia o la identidad étnica”. Su peculiar realismo mágico otorga protagonismo a la naturaleza, sus personajes suelen ser gentes del pueblo vasco, enfrentados a ese paisaje y a las condiciones sociales de nuestro tiempo.

 

 Junto con Obaba encontramos otra de las novelas de Atxaga llevadas al cine, se trata de Zeru horiek. Basada en la novela homónima, se grabó íntegramente en euskera. Su realizadora Aizpea Goenaga dirigirió este proyecto que se desarrolla entre otros, en escenarios del territorio histórico de Gipuzkoa y de Barcelona. El argumento gira en torno a la situación de una mujer miembro de la banda terrorista ETA, que tras cumplir su condena sale de prisión y debe retomar su vida, regresar a San Sebastián donde sus compañeros la consideran traidora. En esta ocasión Atxaga se planteó abordar la idea de ese comienzo de una nueva vida.

Bernardo Atxaga junto con otros miembros del equipo de "Zeru horiek - Esos cielos" en la presentación de la película.

 

A lo largo de las dos últimas décadas ha publicado más de una veintena de obras de literatura infantil y juvenil, ha escrito guiones radiofónicos, obras teatrales y ha mantenido una estrecha relación con la música vasca, para la que ha escrito numerosas letras de canciones. Su labor como escritor ha sido recompensada en multitud de ocasiones, bien por los numerosos galardones y premios recibidos, bien por el reconocimiento de los lectores.

 

Fotografía de Bernardo Atxaga, con el logotipo de Euskaltzaindia de fondo.

 

 

 

Bernardo también ha sido nombrado académico de número por la Real Academia de la Lengua Vasca, Euskaltzaindia, en abril de 2006. Atxaga ocupa la plaza del sacerdote y poeta Juan Mari Lekuona fallecido en diciembre de 2005. Este nombramiento es una muestra más del reconocimiento a su trabajo.