Annie Hall

Se encuentra usted aquí

La película

Woody Allen muestra en este filme la relación entre hombres y mujeres y, en concreto, la relación entre Alvy y Annie.

Annie y Alvy se conocen en un partido de tenis.
 

Esta relación y todo lo que en ella ocurra, procurara a Alvy la posibilidad de contar su vida y sus experiencias con Annie y otras mujeres. A raíz de la ruptura con Annie Alvy se dispone a analizar todo lo ocurrido desde el momento en que se conocen hasta el final de la relación.

En un principio describe su infancia, dónde vive, quiénes son sus padres, presenta al espectador a sus compañeros de colegio e incluso muestra la relación que mantenía con las niñas de su clase, iniciada ya en 1942.

Fotogramas de la película en los que explica su infancia.
 

Alvy se crió en Brooklyn durante la II Guerra Mundial, vivía con sus padres bajo una montaña rusa en un parque de atracciones. Desde el principio se identifica como un niño diferente; ejemplo de ello es la escena en la que su madre acude con él al médico porque resulta estar deprimido. La situación es simpática ya que el pequeño Alvy afirma: “….el universo se expande […] y si el universo se expande algún día estallará y eso será el fin de todo…” con esta situación Allen muestra un niño diferente con preocupaciones poco habituales en personas de su edad.

Estos son dos de sus compañeros.

Se describe como un joven algo nervioso con una imaginación desbordante que canaliza su agresividad en los autos de choque, atracción en la que trabajaba su padre. Woody derrocha simpatía en la caracterización de los compañeros del pequeño Alvy. Otra escena muy divertida se da cuando Alvy da un beso a una compañera sin que esta se dé cuenta y la profesora se enfada con él. Alvy alega que experimentaba una “sana curiosidad sexual” pero la profesora le reprocha que un niño de seis años no puede sentir tal necesidad. En conclusión, Alvy reconoce estar entre una pandilla de memos.

Fotogramas de Alvy en la escuela.

Desde el principio, y constantemente, Alvy retrocede al pasado para poder explicar cuáles habían sido los antecedentes de su ruptura con Annie. Se trata de una exploración de las causas que propiciaron dicha ruptura.

Un jovencito precoz, preocupado por el mundo y poseedor de una simpatía innata. La película muestra una estructura un tanto diferente teniendo en cuenta que el presente se entremezcla constantemente con el pasado. Juega con el orden de los acontecimientos y rompe con la estructura rígida tradicional de los mismos. En definitiva, Woody Allen consigue en este filme presentar una narración de los acontecimientos acaecidos en la vida de Alvy, consiguiendo así explicar de forma inmejorable la compleja personalidad de éste y su relación con Annie.

Momento en el que Annie bromea con una langosta conociendo el pavor que estos animales provocan en Alvy.

Una vez explicada su infancia pasa de nuevo al presente, en el que muestra un Alvy maniático, tozudo y un tanto especial. La película está plagada de estos momentos en las que Annie debe ceder ante Alvy por su difícil comportamiento. A pesar de ser situaciones tensas éstas no dejan de ser divertidas. Así Alvy se muestra maniático con no entrar al cine si la película está empezada, histérico con los insectos y todo tipo de animales, molesto con la gente que da sus opiniones en voz alta o asocial en la fiesta por el galardón que recibe una de sus novias, prefiriendo ver el partido de baloncesto a ejercer de anfitrión y apoyar a su novia.

 

Alvy se dispone a matar dos arañas con la raqueta de tenis de Annie. La escena resulta de lo más simpática cuando “destroza” el baño.

 

Desde el principio Alvy muestra al espectador cuál es su profesión, es cómico. Así, en uno de sus intentos por triunfar como tal, conoce a Alison, una simpática jovencita de pelo largo de la que se terminará enamorando, pero de la cual se separará debido a las manías de éste y su peculiar forma de romper los momentos íntimos de la pareja con preocupaciones políticas nada románticas.

 
La relación con Alison resulta fallida en parte por la excentricidad de Alvy.En esta escena ella le replica “…usas esa teoría de la conspiración para no hacer el amor conmigo…”, finalmente, Alvy reconoce mirando fijamente a la cámara y dirigiéndose de forma directa al espectador que Alison era una chica guapa, inteligente y dispuesta y que él la apartó de su lado.

Tras esto retrocede nuevamente en el tiempo para contar al espectador cómo conoció a su querida Annie. Todo sucede tras un partido de tenis organizado por el amigo de Alvy, Rob. Ambos se encuentran a la salida de los vestuarios y comienzan a charlar, Annie se ofrece a llevarlo a casa y terminan tomando una copa de vino en casa de ella.

Alvy y Annie se conocen y parecen congeniar perfectamente.

 

Ambas escenas resultan divertidas ya que él ironiza sobre la forma suicida de conducir de ella. Tras el vino mantienen una conversación que resulta de lo más banal, pero el director nos muestra mediante subtítulos lo que realmente piensa cada uno de ellos.

 

A partir de este momento Alvy y Annie inician su relación y un “paseo” por sus años jóvenes retrocediendo en el tiempo y espacio. Así, se observan a sí mismos en diferentes momentos de sus vidas. Annie recuerda a Jerry un joven un tanto diferente. En esta escena, como en tantas otras de la película, ambos protagonistas se trasladan al pasado para ser espectadores directos de aquello que recuerdan.

Annie se observa en sus años de estudiante. Esta escena resulta divertida ya que Jerry cuenta a Annie “…me gustaría morir devorado por los animales salvajes…” y Alvy ante ésto anota “…vaya!! Devorado por las ardillas…” aportando un toque irónico.
 

Una vez inician su relación, los protagonistas se muestran como realmente son. Así Alvy explica a su chica su peculiar forma pesimista de concebir la vida diferenciando dos categorías, lo horrible en la que incluye a los enfermos sin posibilidades y lo miserable, en la que se encuentran el resto de las personas. Concluye afirmando lo afortunado que se siente por ser miserable, algo que provoca la risa de Annie. Son muchos los momentos que comparten disfrutando y riendo, Alvy resulta un hombre sincero y muy enamorado de Annie, ésta, a su vez, muestra estar feliz en su compañía.

 

La escena que marcará el inició del distanciamiento se centra en el momento en el que Alvy y Annie se disponen a hacer el amor, cuando éste nota a su novia ida, “de cuerpo presente pero alma ausente”, algo que evidentemente le preocupa. En esta ocasión, una imagen vale más que mil palabras, se observa el “alma” de Annie sentada frente a la cama donde ambos yacen.

Las discusiones aumentan día a día y las dudas por parte de Alvy son cada vez mayores. El enfriamiento entre ambos es mayor y la separación inminente.

En esta escena ella piensa “…tengo que enfrentarme a la realidad, adoro a Alvy pero nuestras relaciones ya no funcionan. Si tuviese el valor de romper…” y el reflexiona “…ha sido divertido, había muchas mujeres bonitas. Esta noche tendré los problemas de siempre con Annie en la cama, ¿para qué continuar esto?...”.
 

Al final de la película, Alvy compara las relaciones humanas con un viejo chiste, en el que un hombre preocupado por su hermano acude al médico. Cree que su hermano está loco porque cree ser un gallina. Ante esto, el médico le pregunta que por qué no lo han internado y el hombre le responde que porque necesita los huevos. Así, a su estilo, Woody afirma que las relaciones humanas las seguimos manteniendo porque la mayoría las necesitamos. Con esto y una tierna despedida entre ambos protagonistas concluye esta romántica y divertida obra maestra.

Tierna despedida entre Alvy y Annie.