Álava: escenario artístico contemporáneo

Se encuentra usted aquí

Plaza-Monumento a los Fueros Vascos (1982)

 

 

Emplazamiento: Vitoria-Gasteiz

Estructura arquitectónica

Título: Monumento a los Fueros Vascos

Arquitecto: Luis Peña Ganchegui

Fecha de proyecto: 1977

Escultura

Título: Homenaje a los Fueros

Escultor: Eduardo Chillida

Fecha de colocación: 1982

Material: Acero reco

Medidas: 2 x 1 x 1 m.

 

Entre 1897 y 1899 de la mano del arquitecto Javier Aguirre se construyó el viejo mercado de abastos, justo en el emplazamiento en el que décadas después se erigiría la actual Plaza de los Fueros. Fue en 1975 cuando se decide que por motivos de seguridad, salubridad y espacio este mercado debe ser reubicado dotándolo de unas mejores y más modernas instalaciones, así en enero de este año el complejo es derruido y la nueva plaza erigida en un solar junto la Plaza de Santa Bárbara.

 

 

La demolición vino acompañada de un debate generalizado, unos abogaban por la rehabilitación del viejo edificio en favor de un inmueble de carácter social o cultural mientras otros creían conveniente su destrucción; también se debatió acaloradamente si se debía derruir  o por el contrario atender al valor artístico y arquitectónico del edificio. Pero su destrucción fue definitiva y con ella se abrió una nueva línea de debate ¿cómo plantear la nueva ordenación del solar de la antigua Plaza?

 

 

El ayuntamiento propuso la creación de una zona ajardinada y luminosa con una fuente central, pero la Diputación no tardó en pronunciarse al respecto, y definitivamente el espacio acogería un monumento conmemorativo de los fueros vascos. Chillida fue el artista invitado a desarrollar tal proyecto y, finalmente, escogió el solar delimitado por la calle Postas, Independencia y Fueros.

El proyecto fue aprobado por la Diputación de Álava el 27 de julio de 1976 y el 3 de marzo de 1977 el ayuntamiento dio su visto bueno. En el mes de octubre de este mismo año comienzan las obras, pero una gran oposición ciudadana repercute en los plazos del proyecto, y no se retomarán hasta febrero de 1978. El proyecto fue encomendado al arquitecto Peña Ganchegui quien, junto a Chillida, definió las líneas de actuación.

 

 

La plaza-monumento abarca una superficie de 8.000 metros cuadrados y está realizada en granito de Porriño. Un anfiteatro con graderío, un frontón, bolera, probadero para el arrastre de bueyes componen el conjunto arquitectónico en homenaje a lo deportes y juegos populares vascos. Todo el conjunto queda cerrado por un espacio laberíntico que cobija la escultura de Chillida de cuatro mil kilos de peso y dos metros de altura.