ARTIUM (2002-2012): Memoria gráfica y documental

Se encuentra usted aquí

Mensajes cruzados. Parlamentar con lo real en el tiempo

10/04/2005 > 12/03/2006 (Sala Sur)

Comisarios: Javier González de Durana, Daniel Castillejo

 

Artistas: Juan Arellano, Hannah Collins, Julepe Martínez, José Ramón Amondarain, Antonio de Pereda, Cristino de Vera, Vicente López, Antonio Saura, Francisco de Goya, Ramón Guillen-Balmes, Carlos de Haes, Elena Blasco, Casto Plasencia y Maestro, Equipo Límite, Alfonso Gortázar, Manuel Rufo, José de Ribera, Antoni Tàpies [+], Juan Martínez Montañés, Juan Sagastizabal, Jean Ipousteguy, Pedro de Mena, Dora García, Nicolás Antonio de la Cuadra, Juan Navarro Baldeweg, Arnao de Bruselas, Eduardo Chillida, Mayte Vieta, Giulio Cesare Procaccini, Juan Ugalde, Ana Mari de Zurbano, Jesús Echevarría, Pierre Gonnord, Juan de Pitano, Blanca Muñoz, Luis Morales, Edwin Olaf, Jaime de la Jara, Rogelio López Cuenca, Eduardo Chillida, Juan de Valdés Leal, Lidó Rico, José de Ribera, Humberto Rivas, José de Ribera, Ángel Larroque, Carlos Aires, Manuel Losada, Manuel Losada, Victoria Dile, Ignacio Díaz Olano, Juan José Aquerreta, Gerardo Rueda, Juan de Ángel Sáenz García.


[Consultar documentación]

La cuarta presentación de los fondos de ARTIUM, Mensajes cruzados. Parlamentar con lo real en el tiempo es una muestra muy diferente de las hasta ahora vistas en el centro-museo. Si las exposiciones anteriores sobre la colección se articularon en torno al aspecto cronológico y estilístico, abordaron los distintos discursos temáticos del arte o analizaron la evolución de algunos de nuestros artistas, esta nueva muestra supone un giro radical pues entremezcla obras de arte clásico de otros museos con obras de arte contemporáneo de la colección. Pasado y presente - juntos pero no revueltos – se dan la mano en un inusual juego que hace convivir estilos y épocas dispares donde inesperadamente los mensajes de las obras se cruzan.

La exposición se compone de veintinueve piezas procedentes del Museo Diocesano de Arte Sacro de Álava y los Museos de Bellas Artes de Álava, Bilbao, Sevilla y Zaragoza que dialogan con otras tantas de los fondos de ARTIUM para demostrar que el arte de todas las épocas está conectado entre sí por aspectos a veces obvios, otras sutiles, que cualquier mirada aguda y ávida de saber puede desvelar e interpretar libremente. Estos emparejamientos artísticos, unidos por similitudes y paralelismos en la forma o en el fondo, manifiestan que el arte no es solo lo que se ve en apariencia, - lo real -, sino que va más allá. Es la puerta de acceso a otro lugar puramente mental y personal. Por eso, las interpretaciones pueden ser múltiples y variadas, tanto como los visitantes que las observen, y son independientes del momento histórico en que fueron creadas. En cualquier caso, y como referencia para el público, se ofrece junto a cada pareja de obras, un comentario de las mismas y algunas supuestas interpretaciones de voces de otras épocas para que la visión final del conjunto sea más ilustrativa y enriquecedora.

La asociación de obras ha venido determinada en ocasiones por el tema de las mismas, o por analogías en su apariencia formal, o por la proximidad de las ideas subyacentes. De este modo, el visitante puede contemplar obras emparejadas que ponen de manifiesto como ciertos aspectos universales han preocupado al hombre y se han reflejado en el arte durante siglos. Es el caso del paso del tiempo y la fugacidad de la vida representadas en la naturaleza muerta de Juan de Arellano y los caracoles fotografiados de Hannah Collins, o del bodegón barroco de Antonio Pereda y el del canario Cristino de Vera; o de la Vanitas de Eduardo Arroyo y un San Francisco en meditación del siglo XVII.

El género del retrato también ha sido primordial para los artistas de diferentes épocas. Los retratos contrapuestos de Vicente López y Antonio Saura revelan que la fuerza expresiva del retratado no sólo estriba en la plasmación y perfección del detalle. La dignidad y sencillez del retratado, como la enana de Angel Larroque o el vendedor jorobado de lotería de Manuel Losada, resulta del todo chocante ante el tono circense y artificioso de los enanos retratados como toreros del joven Carlos Aires.

La pintura religiosa con un fuerte protagonismo en la exposición, cobra una nueva dimensión al mezclarse con obra profana actual. Es el caso de Tapies y Ribera unidos por la poderosa simbología de la cruz. O el ensimismamiento de las Santas mártires del taller de Zurbarán y los Santos de Ribera frente al anonimato de hombres y mujeres corrientes de las fotografías de Humberto Rivas. O la torsión de la escultura de Chillida que parece mimetizarse con la convulsión de una Virgen dolorosa gótica envuelta en su retorcido manto. O la inocencia infantil percibida de manera ambigua ante la pícara malicia del bebé gigante de Sagástizabal frente al rígido y articial candor de San Juanito.

El martirio, el dolor del cuerpo, el poder, la identidad, la violencia, la exclusión social, la visión de la naturaleza o el valor simbólico de los objetos son algunos de las cuestiones que sugieren el resto de las obras expuestas. Desde luego, no son las únicas. Cada cual, - desde el presente -, con su bagaje, sus preferencias y sus intereses, se encargará de elaborar su propio mensaje cruzado.

 

Documentación asociada a la exposición

 FOTOS FOLLETO   EN PRENSA

 

INVITACIÓNPUBLICACIÓN ARTIUM

  

[Subir]