Guernica de Picasso: historia, memoria e interpretaciones

Se encuentra usted aquí

Peregrinaje por los Estados Unidos de América

Una vez finalizada la guerra civil española y tras un primer periplo por Europa el Guernica de Picasso es trasladado a los Estados Unidos de América. El 1 de mayo  procedente de Le Havre y a bordo del barco francés Normandie, el Guernica y sus estudios preparatorios llegan al puerto de Nueva York, acompañados por el jefe del Gobierno republicano, Juan Negrín. Un grupo de jóvenes voluntarios para la campaña de ayuda a los refugiados españoles montó guardia en el puerto hasta la llegada del cuadro. El día 5 de mayo se inaugura la primera exposición del cuadro y sus bocetos en tierra americana: en la Valentine Gallery de Nueva York, presentada por el Congreso de Artistas Americanos. El éxito de la presentación fue absoluto, la afluencia de público fue de unas dos mil personas a los largo de las tres semanas de muestra, clausurada el día 27 de mayo.

 

Desde la llegada del Guernica a Nueva York, se trabaja en la organización de una gira americana. A partir de agosto el cuadro emprende un nuevo periplo que duraría tres meses, recorriendo importantes ciudades del país para recaudar fondos de ayuda a los refugiados.
El 10 de agosto se inaugura la exposición en la Stendhal Gallery de Los Angeles con una cuidada presentación organizada por el Motion Picture Artists' Committee for Spanish Orphans a la que acudieron importantes personalidades del mundo del cine como Fritz Lang, George Balanchine, Ernst Lubitsch, Bette Davis, Dashiell Hammett o Edgard G. Robinson, además del gobernador de California, Walter Arensberg. La delegación del Congreso de Artistas Americanos organizó un coloquio abierto y la prensa se hizo amplio eco del acontecimiento con todo tipo de opiniones.
El 28 de agosto el San Francisco Museum of Art acoge esta vez al Guernica en una exposición antibelicista que había organizado su directora, Grace McCann Morley, incluyendo obras de Otto Dix, George Grosz, Kathe Kollwitz, Honoré Daumier, el mexicano Orozco y grabados de Francisco de Goya. Durante la duración de esta muestra, comienza el 1de septiembre la segunda guerra mundial con la ocupación de Polonia por parte de los alemanes nazis.
El 1 de octubre el Guernica llega al Arts Club de Chicago, convirtiéndose en el centro de varios actos sociales y recibiendo gran atención por parte de la prensa. Los fondos recaudados durante esta gira -menores de los que Picasso había previsto- fueron entregados a la Junta de Cultura Española presidida por el poeta Juan Larrea.

Del 15 de noviembre de 1939 al 7 de enero de 1940 el Guernica forma parte de la gran exposición retrospectiva que Alfred H. Barr Jr. organiza en el Museum of Modern Art de Nueva York bajo el título de Picasso. Cuarenta años de su arte. AR PIC PA 182.

 

 

A partir de este momento el cuadro va a dejar de ser fundamentalmente un arma política para entrar en el mundo del arte como una de las obras capitales del siglo. En la exposición tanto el cuadro como sus bocetos quedan integrados en una amplia visión de conjunto de la evolución del artista.
Desde febrero de 1940 a septiembre de 1941 la retrospectiva, con el Guernica y sus anejos, inicia un circuito itinerante por distintas salas norteamericanas: el Chicago Arts Institute (1 de febrero-3 de marzo); el City Art Museum de San Luis (16 de marzo-14 de abril); el Museum of Fine Arts de Boston (26 de abril-25 de mayo ), el San Francisco Museum of Art (25 de junio-22 de julio); el Cincinnati Museum of Art (28 de septiembre-27 de octubre); el Cleveland Museum of Art (7 de noviembre-8 de diciembre); el Isaac Delgado Museum de Nueva Orleans (20 de diciembre de 1940-17 de enero de 1941); el Minneapolis Institute of Arts (1 defebrero-2 de marzo); el Carnegie Institute de Pittsburg (15 de marzo-13 de abril), para volver en verano al Museum of Modern Art de Nueva York en una exhibición de dimensiones más reducidas titulada Obras maestras de Picasso (16 de julio-7 de septiembre).

 

Ya en 1941, del 24 de septiembre al 20 de octubre, el Guernica se exhibe en el Fogg Art Museum de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachussets. En ese mismo año, del 4 al 30 de noviembre, el cuadro es expuesto en la Gallery of Fine Arts de Columbus, Ohio. De junio a septiembre de 1942, el Guernica vuelve al Fogg Art Museum de Harvard, donde es expuesto junto a las grandes obras medievales. El profesor Benjamín Rowland pronuncia algunas conferencias comparando la expresiva abstracción del cuadro con el arte medieval. Finalizada la exposición, el cuadro regresa al MoMA de Nueva York.

A partir de 1944 el Guernica permanecerá en depósito en el MoMA hasta su traslado definitivo a España en 1981, aunque todavía habría de viajar para nuevas exposiciones. En noviembre de ese mismo año, entre las tropas norteamericanas que habían liberado París se encuentra Jerome Seckler, marchante y pintor aficionado que visita a Picasso en su estudio y le propone realizar algunas entrevistas. Picasso acepta y hace algunas declaraciones sobre el significado del Guernica que levantarán una gran polémica.

En enero de 1945 Picasso concede una segunda entrevista con Seckler, y ante su insistencia para que el pintor explicara el significado del toro y del caballo en Guernica, Picasso responde: "Sí, el toro representa la brutalidad, el caballo representa al pueblo. [...] No, el toro no es el fascismo, sino la brutalidad y la oscuridad". Más tarde Picasso, con su habitual ambigüedad, complicaría más la cuestión con declaraciones contradictorias.

En agosto de 1947 aparece el primer libro dedicado integramente al lienzo de Picasso: Juan Larrea escribe Guernica: Pablo Picasso AR PIC-PA 153 editado por Curt Valentín en Nueva York. Lo introduce Alfred H. Barr Jr. y contiene las fotografías realizadas por Dora Maar en el taller de los Grands Augustines.  En noviembre de ese mismo año se celebra en el MoMA de Nueva York un simposio sobre el Guernica presidido por Alfred Barr. En 1952 se inicia una muestra itinerante de los estudios del Guernica por los Estados Unidos, que finalizará en marzo de 1956.
En diciembre de 1952 la preocupación sobre el destino del cuadro es patente en ambientes republicanos del exilio. Luis Araquistáin, embajador de España en París en 1937, escribe a Julio Álvarez del Vayo, ministro de Estado en las mismas fechas para preguntarle por el paradero del recibo firmado por Picasso a Max Aub por valor de 150.000 francos. En enero de 1953, Álvarez del Vayo, en respuesta a Araquistáin, certifica la pérdida de todos los archivos del Ministerio de Estado, incluido el recibo de Picasso, durante la precipitada evacuación del Gobierno de la República de Barcelona en enero de 1939. Ya en abril preocupados por la falta de pruebas del acuerdo convenido entre el Gobierno de la República y Picasso, Luis Araquistáin escribe al pintor en torno al tema de la propiedad del cuadro.

En los próximos años, y hasta 1958 que regresa definitivamente al MoMA, el Guernica vuelve a Europa en dos ocasiones y visita la ciudad Brasileña de Sao Paulo. Los conservadores del museo de Nueva York desaconsejaran que la obra siga viajando, todos los movimientos que ha sufrido han debilitado extraordinariamente la pieza. Se decide que fuera de Nueva York solo se exhibiran los dibujos que acompañan a la obra y que hoy conocemos como el Legado Picasso.

(Fuente:http://www.historiadelarte.us/pintores/guernica/pablo-picasso-historia-guernica-3.html)