Guernica de Picasso: historia, memoria e interpretaciones

Se encuentra usted aquí

Dimensión política del Guernica en la segunda mitad del siglo XX

Desde que en 1937 Picasso realizara una de sus obras más famosas, Guernica, siempre ha estado vinculada a la realidad política de cada momento que le tocó vivir. Guernica fue un encargo realizado por el Gobierno de la república española para representar a España en la Exposición Internacional de Artes y Técnicas de París. El gobierno quería que el evento sirviera de apoyo y propaganda de la república. Una vez concluída la exposición la obra realizó un periplo por Noruega, Dinamarca, Suecia y Londres.  En la capital inglesa la obra fue exhibida en la National Joint Commitee for Spanish Relief (Comité de Ayuda a los Refugiados Españoles), con el objetivo de recaudar fondos para los refugiados españoles. El historiador Gijs van Hensbergen cuenta como la entrada para ver el cuadro costaba un chelín y los espectadores dejaban un par de zapatos para los soldados. Ante el panorama que se estaba gestando en Europa, Picasso decidió trasladar el cuadro a los Estados Unidos. Una vez allí la obra recorrería varias ciudades americanas. Las recaudaciones no fueron grandes pero sí sirvió para dar a conocer más la obra. El estallido de la Segunda Guerra Mundial hace que Picasso decidiera que la pintura se quedara en custodia en el MoMa de Nueva York hasta que en España se restableciera la républica. En 1950, el senador estadounidense McCarthy inició una campaña anticomunista que se concretó en la elaboración de las llamadas “Listas negras” . El hecho de que Picasso se afililiara en 1944 al Partido Comunista hizo que el artista fuera considerado incómodo para la política estadounidense.

En 1967, durante todo el periodo de la intervención norteamericana en la guerra de Vietnam el Guernica vuelve a ser utilizado, en todo el mundo, como instrumento de propaganda contra la guerra. La Guerra de Vietnam enfrentó a la República de Vietnam (Vietnam del Sur) y a la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte).La zona norte fue apoyada sobre todo por los Estados Unidos. La Guerra de Vietnam pasará a la historia como la primera derrota en la historia militar estadounidense. El conflicto bélico duró entre 1964 y 1975, y la cobertura que los medios de comunicación realizaron de la guerra, mostrando todos los horrores de la misma (asesinatos, violaciones…) hicieron que crecieran las protestas en la opinión pública norteamericana. A diferencia de la Segunda Guerra Mundial, donde las imágenes tardaban algún tiempo en llegar, la Guerra de Vietnam supuso una revolución ya que en apenas 24 horas, las imágenes eran trasladadas a los diferentes medios de comunicación.

 

 

En 1967 el artista estadounidense de origen lituano Rudolf Baranik diseñó Stop the War in Vietnam Now!, un cartel de propaganda en contra de la guerra de Vietnam. Baranik utilizó el cuadro del  Guernica como fuente de inspiración y de rechazo a los horrores que se estaban produciendo en la Guerra de Vietnam. Baranik fue uno de los primeros artistas en involucrarse en las protestas contra la Guerra de Vietnam.

Las protestas continuaron, y el 3 de enero de 1970 el grupo AWC (Art Workers Coalition) realizó una acción protesta en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York.

 

 

AWC estaba formado por artistas cuyo objetivo era la de transformar el mundo y presionar a los museos para que cambiaran. Defendía la igualdad para los artistas de color, las mujeres y los derechos legales. El nombre de la acción en el MoMa fue My Lai Massacre and babies?. El título hacía referencia a un ataque contra civiles que se produjo durante la Guerra de Vietnam por parte del ejército estadounidense.

El cartel de la protesta utilizaba la fotografía en color de Ronald Haeberle tomada durante la masacre de My Lai en 1968. La instantánea no fue publicada inmediatamente, sino que hasta diciembre 1969 no fue vendida a la revista Life. En la fotografía aparecían mujeres y niños muertos, apiladas unas encima de otras. El cartel iba a ser distribuido por el MoMa, pero el presidente del consejo, William Paley, lo desaprobó. El 8 de enero de 1970, el MoMa publicó un comunicado El museo y el  cartel, en el que se explicaban los argumentos en contra de la participación del MoMa: “El consejo y el personal del museo del museo están formados por individuos con diversos puntos de vista que están juntos por su interés en el arte, y si han de continuar de modo eficaz en sus funciones, deben limitarse a cuestiones relacionadas con su tema inmediato”. En respuesta, el sindicato de litógrafos imprimió 50.000 carteles y los distribuyó por todo el mundo a través de medios artísticos informales. La AWC, llegó a realizadas dos manifestaciones en el MoMa con reproducciones del cartel al lado del Guernica.

El cartel mostraba una docena de muertos, mujeres y niños en posturas contorsionadas apilados juntos a un camino de tierra, asesinados por las fuerzas de los Estados Unidos. La imagen se superpuso con letras de color rojo sangre que decían: "P. ¿Y los bebés?". La cita hacía referencia a unas declaraciones realizadas por uno de los soldados que participó en la masacre en una entrevista de televisión. 
The Plain Dealer. 20 de noviembre de 1969.The Plain Dealer. 20 de noviembre de 1969.

 

Transcripción de la entrevista de televisión de Mike Wallace de la CBS News al soldado Meadlo Pablo que participó en la masacre vietnamita.

Wallace. So you fired something like sixty-seven shots?

A. Right. 
Meadlo. And you killed how many? At that time?
A. Well, I fired them automatic, so you can’t- You just spray the area on them and so you can’t know how many you killed ‘cause they were going fast. So I might have killed ten or fifteen of them.
W. Men, women, and children?
M. Men, women, and children.
W. And babies?
M. And babies.

Transcripción de la entrevista:
Meadlo: El capitán Medina nos tenía agrupados, y… nos dio órdenes, no las recuerdo todas.
Wallace: ¿Cuántos eran ustedes?
M: Bueno, con el pelotón de morteros, diría que éramos uno;- 05 — 65 personas, pero el pelotón de morteros, no estaba con nosotros. Y yo diría que ese pelotón tendría entre 20 y 25 personas. Así que no teníamos completa la compañía en Pinkville, no estaba completa. (Ver transcripción íntegra)

En febrero de 1970 varias publicaciones se hacen eco de la petición a Picasso por parte de agrupaciones neoyorquinas, como la “Coalición de los obreros del arte” y “la Protesta de artista y autores” para que retire El Guernica del Moma de Nueva York alegando que la situación del mismo había cambiado, ya que el gobierno de los Estados Unidos “estaba haciendo lo mismo en Vietnam que en Guernica, e incluso lo rebasa”. 

“Piden a Picasso que retire su Guernica del Museo de Arte Moderno de Nueva York”. Mediterráneo. (18 febrero 1970).

Mediterráneo, 18 de febrero de 1970.


Cuatro años después, el 28 de febrero de 1974, uno de los miembros del grupo AWC, Tony Shafrazi, volvió a realizar una acción protesta por el perdón que el presidente estadounidense Nixon había concedido a William Calley por sus acciones en la masacre de My Lai. Calley había sido sentenciado a cadena perpetua. Tras varias reducciones sólo cumplió tres años de arresto domiciliario, hasta que finalmente le fue concedido el perdón. Tony Shafrazi regresó al MoMa para pintar en el Guernica la frase Kill lies all (Muerte a todas las mentiras) en la pintura rojo sangre. El ataque no tuvo demasiadas consecuencias para el lienzo gracias a la capa de barniz que el MoMa le había dado.

 

 

La prensa de la época se hizo eco del ataque:

“Pinta de rojo el cuadro Guernica, de Picasso”. Diario vasco. (1 marzo 1974) ; p. 6.
 

Ver +

“Atentado contra El Guernica de Picasso”. El Eco de Canarias. (1 marzo 1974) ; p. 30.

 

Ver +

“El Guernica atacado”. Informaciones españolas. (16 marzo 1974). 

Ver +

“El Guernica, de Picasso, embadurnado de pintura roja”. ABC. (1 marzo 1974) ; p. 45.

“El atentado contra el cuadro Guernica”. ABC, edición Sevilla. (1 marzo 1974) ; p. 45.

“El Guernica, de Picasso, objeto de un absurdo atentado”. La Vanguardia española. (1 marzo 1974) ; p. 25.

 

El 5 de febrero de 2003, nuevamente el Guernica se convierte en una pintura incómoda para la política estadounidense. Aquel día el general Colin Powell, por entonces Secretario de Estado estadounidense, se presentó ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para denunciar que el gobierno de Irak no había cumplido los requerimientos de seguridad impuestos por la organización. Por protocolo depués de la comparecencia, los ponentes debían conceder una rueda de prensa ante las cámaras en una sala decorada con un tapiz del Guernica de Picasso. Casualmente, unos días antes de la comparecencia de Powell ante la ONU, el tapiz fue ocultado tras una cortina azul. Fuentes oficiales señalaron que el cambio era sólo por motivos de fotogenia, pues el color azul quedaba mucho mejor en televisión .


 El 14 de febrero de 2003, un día antes de la manifestación mundial contra la Guerra de Irak, una treintena de personas que vivieron la Guerra Civil española en ambos lados, se manifestaron contra la guerra frente al cuadro del Guernica en el Museo Reina Sofía de Madrid.  

 

 

El 17 de marzo de 2003, la portada de la revista estadounidense The New Yorker, aparecía con una imagen del Guernica a medio cubrir por dos cortinas rojas a ambos lados. La ilustración, titulada Setting the Stage (Preparando el escenario), obra de Harry Bliss, denunciaba las posibles consecuencias de una intervención bélica en Irak. La portada se adelantó tres días al comienzo oficial de la denominada Guerra de Irak o Segunda Guerra del Golfo. La repercusión de la revista fue importante ya que fue uno de los pocos medios de comunicación que cuestionaron desde un principio el ataque sobre la población iraquí. PP  655-NEW YORKER

 

20 de marzo de 2004, manifestación en Nueva York en contra de la Guerra de Irak un año después de su comienzo.

 

El 23 de abril de 2007, el artista iraní Siah Armajani consiguió exhibir Fallujahobra inspirada en el Guernica y censurada en Estados Unidos por tratarse de una instalación que denunciaba la masacre civil en Irak. El museo Artium de Vitoria-Gasteiz acogió la obra del artista iraní en durante varios meses. PA 58

21 de marzo de 2009. Marcha al Pentagono contra la Guerra de Iran.