Laocoonte devorado. Arte y violencia política