Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

ARTIUM, Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria-Gasteiz


 

Uso original: antigua Estación de Autobuses, aparcamiento subterráneo
Fecha construcción: 29 enero 1950
Arquitecto: Jesús Guinea
Fotografía: Archivo Municipal

 

                                 

        

Uso actual: Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo
Fecha inauguración: 26 abril 2002
Arquitecto: José Luis Catón
Dirección: C/ Francia, 24, 01002 Vitoria-Gasteiz
Tel/Fax: 945 209000 / 945 209049
Web: http://www.artium.org/Indice.php
Email: museo@artium.org

 

 

Historia del edificio:

Artium está situado en el centro de Vitoria-Gasteiz, junto a su Casco Medieval y a las zonas social y económicamente más dinámicas de la ciudad. El museo conforma, además, un eje cultural con el Centro Cultural Montehermoso y el conjunto de museos (Naipes, Arqueología, Ciencias Naturales) ubicados en el Centro Histórico.

El centro-museo ocupa un espacio trapezoidal, casi rectangular, limitado por las calles Francia, La Paloma, La Esperanza y Prudencio María Verástegui. En ese lugar, el arquitecto José Luis Catón optó por crear un amplio espacio de uso público, que, como sucediera en el siglo XVIII con la Plaza de España y la Plaza de la Provincia, actuara como punto de expansión social y urbanística para un entorno densamente habitado. En los lados Norte y Sur de esta plaza pueden verse sendas esculturas de Jorge Oteiza, Mirador mirando, y de Vicente Larrea, Broca kenkenes.

El edificio se organiza en torno y por debajo de esa plaza: como en una bodega, buena parte de sus espacios se encuentran bajo la superficie. En el Oeste, un gran cubo de hormigón blanco alberga el acceso principal al centro-museo y a algunos espacios y servicios complementarios: el vestíbulo principal, el Auditorio, la Sala Plaza, el restaurante Cube Artium y la taquilla y la consigna, entre otros.

En el vestíbulo principal comparten protagonismo el gran Mural cerámico de Joan Miró y Llorens Artigas y la monumental escultura Un Pedazo de Cielo Cristalizado, de Javier Pérez. Un descenso de siete metros bajo el nivel del suelo conduce a la Antesala del centro-museo, el lugar desde el que se accede a las salas de exposiciones. La artista Anabel Quincoces ha creado para este espacio la obra Water Flames (flowing), un conjunto escultórico de piezas de vidrio soplado cuyos característicos tonos azules y verdes recuerdan al fondo marino. A derecha e izquierda de este espacio, los accesos a la Sala Sur y la Sala Norte, que se extienden bajo la plaza y comunican con otras dos salas de exposición, la Este Baja y la Este Alta, con quienes forman una suerte de “U”.

Sobre las Salas Este Baja y Este Alta se levanta, de nuevo en la superficie, el edificio de granito gris que cierra el trapecio de la plaza y que contiene los espacios para talleres didácticos y para el Taller de imagen, la Biblioteca y Centro de Documentación, así como los servicios administrativos del museo. (Fuente: Artium)

Fondos:

Desde que a mediados de los años 70 del pasado siglo la Diputación Foral de Álava iniciara una política sistemática y sostenida de adquisiciones de obras de arte contemporáneo, el fondo de la hoy denominada Colección ARTIUM no ha dejado de crecer hasta convertirse en una de las colecciones de referencia en su género.

La Colección Artium está integrada por alrededor de 3.000 obras de arte, en las que están representadas todas las técnicas utilizadas en la creación contemporánea, desde la pintura y la escultura hasta la fotografía, el vídeo y la instalación, así como los creadores que han escrito y escriben la historia del arte de los siglos XX y XXI en el País Vasco y en España, desde las primeras vanguardias hasta la más candente actualidad. Más recientemente, Artium ha iniciado la adquisición de obras de artistas internacionales, con el fin de dotar a la Colección de un contexto más amplio.

Entre los artistas españoles, destacan nombres como Salvador Dalí, Pablo Picasso, Joan Miró, Pablo Gargallo o José Caballero, pertenecientes a las primeras vanguardias; Antoni Clavé o Antonio Saura, de la renovación española; otros, por citar algunos, como Antoni Tàpies, Joan Brossa, Manuel Viola, Rafael Canogar, Pablo Palazuelo, Jorge Oteiza, Rafael Ruiz Balerdi, Eduardo Chillida o Andrés Nagel, surgidos de generaciones posteriores; los creadores ya consolidados del presente, Txomin Badiola, Darío Urzay, Miquel Barceló, Cristina Iglesias o Elena del Rivero, entre otros; sin olvidar una decidida apuesta por los nuevos valores y estilos emergentes. De los internacionales, Bill Viola y Fabian Marcaccio, entre otros; todos ellos dan cuerpo a un fondo llamado a crecer y evolucionar.

El núcleo principal de la Colección Artium lo constituye el fondo coleccionado por la Diputación Foral de Álava, aunque a lo largo de los últimos años se han producido ingresos de obras notables y numerosas procedentes de depósitos y donaciones realizados por coleccionistas privados e instituciones públicas. Las adquisiciones aprobadas por la Fundación ARTIUM se hacen bajo un triple criterio:

  • Obras pertenecientes a las vanguardias históricas anteriores a la guerra del 36-39, que actúa como pórtico de la Colección, ejemplos elocuentes del surrealismo, el cubismo, el expresionismo y otras tendencias
  • Piezas de las décadas comprendidas entre 1940 y 1990, incluyendo obras de los pocos artistas tanto vascos como del resto de España que al día de hoy todavía no pertenecen a la Colección, así como segundas, terceras o cuartas obras correspondientes a diferentes épocas de artistas que ya están representados en los fondos del museo
  • Obras pertenecientes a la creación más actual, tanto de creadores jóvenes de diversos orígenes con una incipiente trayectoria o nuevos nombres en el panorama del arte contemporáneo.
  • La Colección confiere a Artium una identidad propia y un carácter diferencial, aunque también complementario, respecto a otros museos del País Vasco y de España. En todo caso, se trata de un patrimonio singular y único que el centro-museo tiene la obligación de ampliar, conservar, investigar y también difundir.

 

Todo ello se materializa en las distintas exposiciones en las que Artium muestra su Colección, siguiendo trazados argumentales variables. La exposición se modifica aproximadamente cada año, con el fin de mostrar diferentes obras de la nutrida Colección y, por otro lado, poner de manifiesto las posibilidades narrativas del arte del siglo XX. Los fondos propios del centro-museo integran en ocasiones otras exposiciones para su exhibición dentro (exposiciones de cámara o temáticas de menor dimensión) o fuera de Artium. (Fuente: Artium)