Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

 

 

Uso original: Casa de Miranda, Casa de Íñigo Angulo, Casa Melgosa

Fecha construcción: 1545

Arquitecto: Juan de Vallejo, Juan Ortíz de la Maza

 

    

 

                                                                                     

 

 

Uso actual: Museo de Burgos
Fecha inauguración: 1973
Fecha rehabilitación: 1979
Dirección: C/ Miranda, 3, 09002 Burgos
Tel/Fax: 947 265875/ 947 276792
Web: http://www.museodeburgos.com/
E-mail: museo.burgos@jcyl.es

 

 

 

 

Historia del edificio:

CASA DE MIRANDA

Este palacio renacentista fue levantado en 1545 por orden del canónigo y protonotario D. Francisco de Miranda y Salón. Hasta ahora, la mayoría de las hipótesis apuntaban a que la Casa de Miranda fue construida por Juan de Vallejo en torno a 1545. Sin embargo, los historiadores Carlos Alberto Hernández Oliva y Jorge Martínez Montero han hallado un documento que atribuye su autoría al maestro cantero Juan Ortíz de la Maza, que inició las obras el 3 de agosto de 1543.

Originalmente, su planta era rectangular, pero, debido a una modificación de 1930, hoy presenta una planta trapezoidal irregular. El edificio está construido con piedra de sillería en planta baja y ladrillo en los pisos superiores. Es característico de este edificio la pervivencia de algunos elementos arquitectónicos goticistas, como las torres de las esquinas y las gárgolas de los aleros del tejado.

La fachada principal, situada en la calle Calera, posee una portada en la que destaca la decoración a base de motivos vegetales y figurados, medallones con bustos y los escudos de la familia Miranda y de la familia Castillo Santacruz.

El patio es, sin duda, el elemento arquitectónico más importante del edificio. Tiene planta rectangular, y se compone de doble galería articulada por dieciocho columnas rematadas con un llamativo elemento formado por capitel y zapata. Sobre el arquitrabe, destaca una inscripción que hace referencia al fundador del palacio y a la fecha de su edificación. La galería superior se cierra con unos antepechos decorados con bustos, figuras humanas, amorcillos, bichas y los escudos de las familias Miranda y Castillo Santacruz. Corona esta galería un friso corrido de relieves de amorcillos, bichas, sirenas, escenas cortesanas y de caza y guirnaldas, junto a motivos heráldicos. El patio se remata en un alero compartimentado por gárgolas figuradas de hombres y animales fantásticos.

En 1955 se instalan en la Casa de Miranda los fondos del Museo Arqueológico Provincial de Burgos, y a partir de 1973 se pasa a denominar Museo de Burgos.

En 1979 el Museo inició un importante proceso de transformación orientado a la ampliación del espacio expositivo y a la renovación de sus instalaciones. Así, la Casa de Miranda fue totalmente restaurada para acoger las Secciones de Prehistoria y Arqueología, mientras que la colindante Casa de Íñigo Angulo recibió la Sección de Bellas Artes. Posteriormente, también se incorporó al Museo la Casa de Melgosa, edificio destinado a futuras ampliaciones.

CASA DE ÍÑIGO ANGULO

Situada junto a la Casa de Miranda, se trata también de una construcción civil de mediados del siglo XVI. Fue levantada por Juan de Vallejo por orden de D. Lope Hurtado de Mendoza. Tiene planta rectangular, con dos torreones cuadrangulares a los lados. Sus fachadas están realizadas también con piedra de sillería en planta baja y ladrillo en el resto de los pisos.

La fachada principal, que igualmente se abre a la calle Calera, tiene una portada en la que brilla la decoración renacentista a base de motivos figurados y vegetales, animales fantásticos y rosáceas, destacando, sobre el friso, el escudo con las armas de las familias Hurtado de Mendoza y Angulo-Ortiz de Taranco, entre dos varones barbados y dos leones sedentes.

La fachada sur está formada por una arquería con columnas de fuste liso rematadas en capiteles de volutas.

Este palacio fue adquirido por la familia de Íñigo Angulo hacia 1775.

CASA MELGOSA

Construida en 1545, albergó en sus orígenes un colegio vinculado a la orden de religiosas Agustinas y años más tarde un hospital de ancianos bajo la protección de la familia Melgosa, institución que perduró hasta finales del siglo XIX, cuando el inmueble se reconvirtió en viviendas de alquiler.

Se trata de una edificación del siglo XVI con esquema arquitectónico sencillo, estructurada en dos niveles separados por una cornisa lisa que se adapta a los contornos de arcos y puertas, construida en piedra de sillería en la parte inferior y ladrillo enfoscado en la parte alta. La fachada, orientada al norte, cuenta con una portada en el lado derecho flanqueada por pilastras decoradas con guirnaldas y vasos con frutos y cerramiento de arco rebajado adornado en las enjutas por dos aves. En un lado de la fachada se abre una puerta de inferior tamaño rematada en arco de medio punto, simétrica en su disposición a otra hoy desaparecida. Se remata el conjunto con una cornisa lisa.

En 1986 el edificio fue adquirido por el Estado, que procedió a demoler el interior que se encontraba en estado ruinoso, manteniendo únicamente de su estructura primitiva la fachada y algunas arcadas. (Fuentes: Museo de Burgos, Ministerio de Cultura)

Fondos:

Los fondos del museo, procedentes del ámbito burgalés, presentan al visitante un panorama completo del proceso de desarrollo histórico y cultural de la provincia. La sección de Arqueología culmina en época visigoda; por su parte, los fondos de Bellas Artes cubren un dilatado periodo de tiempo, desde el prerrománico hasta las manifestaciones artísticas contemporáneas.

Dentro del período contemporáneo, a caballo entre los siglos XIX y XX destacan las obras de tres artistas: Luis Manero Miguel, El molino, Julio del Val Colomé, Campesinos burgaleses y Encarnación Bustillo, Las camareras de la Virgen.

En cuanto a los pintores burgaleses del siglo XX, están presentes importantes autores como Manuel de Lambarri, José María Muñoz Melgosa, José Vela Zanetti, Modesto Ciruelos, Luis Sáez, José María González Cuasante, Antonio Sanz de la Fuente o Ignacio del Río.

Por último, respecto a la escultura del siglo XX, se encuentran representados Francisco Ortega Díez, Alberto Bañuelos y José María Casanova. (Fuentes: Museo de Burgos, Ministerio de Cultura)