Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

Fundació Antoni Tàpies, Barcelona

 

Uso original: Editorial Montaner y Simón

Fecha de construcción: 1881-1885

Arquitecto: Lluís Domènech i Montaner

 

                           

 

 

                             

 

Uso actual: Fundació Antoni Tàpies
Fecha rehabilitación: 1986-1990
Fecha inauguración: 1990
Arquitectos: Roser Amadó y Lluís Domènech Girbau
Dirección: C/ Aragó, 255 08007 Barcelona
Tel/Fax: 934 870315 / 934 870009
Web: http://www.fundaciotapies.org

 

 

 

Historia del edificio:

La Fundació Antoni Tàpies abría sus puertas en junio de 1990 en la sede de la antigua Editorial Montaner y Simón, obra del arquitecto modernista Lluís Domènech y Montaner, restaurada y acondicionada por los arquitectos Roser Amadó y Lluís Domènech Girbau.

Construido entre 1881 y 1885, este edificio fue el primero del Ensanche barcelonés que integraba la tipología y la tecnología industrial, combinando hierro y ladrillo visto, en el tejido del centro urbano.

La Editorial Montaner y Simón es junto con la casa Vicens de Antoni Gaudí, uno de los pocos ejemplos que quedan de una manera de construir hoy en día desaparecida y ejemplifica también el paso de una arquitectura ecléctica propia del siglo XIX a un nuevo estilo, el modernismo. Lluís Domènech i Montaner y Antoni Gaudí establecieron las bases arquitectónicas que definieron dos vías de desarrollo diferentes: Gaudí encarnaba una corriente «expresionista», mientras que Domènech i Montaner se decantaba por el racionalismo.

En 1879 Domènech i Montaner realizó los planos de la Editorial Montaner y Simón. Este edificio recoge muchas de sus preocupaciones respecto a la arquitectura, que no concebía como un elemento autónomo, sino vinculado a un contexto social e histórico concreto. En ese sentido, en 1878 publicó en la revista La Renaixensa el artículo «En busca de una arquitectura nacional», en el que, más que llegar a conclusiones definitivas o dar respuestas concretas, planteaba por primera vez una serie de cuestiones sobre la necesidad de una arquitectura nacional, que fuera a la vez la expresión de las inquietudes de la modernidad de una nueva era.

El edificio de la Fundació está "encajado" entre las dos paredes medianeras de las casas contiguas. Para elevar su altura y subrayar su nueva identidad, Antoni Tàpies creó la escultura que corona el edificio, titulada Núvol i cadira (Nube y silla, 1990). La escultura representa una silla que sobresale de una gran nube. La silla, motivo recurrente en la obra de Tàpies, alude a una actitud meditativa y de contemplación estética.

La fachada de este edificio combina influencias estilísticas clásicas, visibles en la puerta del centro y los dos cuerpos laterales simétricos, y musulmanas, como el uso del ladrillo sin pulir, los elementos de tipo mozárabe y la composición geométrica arabesca. La sede de la Fundació Antoni Tàpies fue declarada monumento histórico en 1997. (Fuente: Fundació Antoni Tàpies)

Fondos:

La colección de la Fundació Antoni Tàpies está constituida en su mayor parte por donaciones de Antoni y Teresa Tàpies. Hay algunas excepciones, como la obra Ocre-gris sobre marró (Ocre-gris sobre marrón, 1962), donada por David K. Anderson, o el panel de cerámica Trespeus (Trébede, 1985), instalado en la terraza de la Fundació, donado por Daniel Lelong.

Además, Antoni y Teresa Tàpies incrementan todos los años la colección con una nueva obra correspondiente al año en curso. De este modo, la colección se mantiene en continuo crecimiento.

Entre pinturas, esculturas, dibujos, libros y grabados, la colección contiene muestras de todos los aspectos de la actividad artística de Tàpies, así como de las distintas tipologías, técnicas y materiales utilizados por el artista. La colección incluye una selección de los dibujos y retratos de los años cuarenta, un conjunto importante de las obras matéricas de los años cincuenta y sesenta, una representación significativa de las obras objetuales de finales de los sesenta y principios de los setenta, así como obras realizadas con goma-espuma o con aerosol, barnices y esculturas de tierra chamoteada de los años ochenta, y también objetos y esculturas que Tàpies ha ido creando desde los años noventa, experimentando con nuevos materiales como las planchas metálicas, a veces utilizadas como soporte pictórico, o el bronce. (Fuente: Fundació Antoni Tàpies)