Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

Museo San Telmo, Donostia-San Sebastián

 

 

 

 

Uso original:  convento dominico, Cuartel de artillería

Fecha construcción: 1542-1562, 1836 (cuartel)

 

 

 

 

                                                                                                

Uso actual: Museo San Telmo

Fecha inauguración: 1928

Fecha rehabilitación: 1932

Arquitectos: Juan Alday y Francisco Urcola

Dirección:C/ Andereño Elbira Zipitria, 1, 20003 Donostia - San Sebastián

Tel/Fax: 943 481580 / 943 481581

Web: http: //www.santelmomuseoa.com/indexc.php

E-mail:santelmo@donostia.org

  

 

 

Historia del edificio:

El actual museo se halla en un antiguo convento dominico de mediados del siglo XVI, cuyo claustro y torreón fueron declarados Monumento Nacional en 1913.

La traza original fue realizada en 1542 por el dominico Fray Martín de Santiago que proyectó un edificio característico de la arquitectura monástica del siglo XVI, similar al convento de San Esteban de Salamanca, también de los dominicos. Las obras comenzaron en 1544 y tras varias modificaciones, se prolongaron hasta 1562.

Durante varios siglos albergó una comunidad de religiosos dominicos dedicados a la predicación y al estudio de Artes y Teología.

Con el tiempo, los monjes hallarían dificultades para cubrir los gastos que generaba el mantenimiento del edificio y tras el incendio que arrasó la ciudad en 1813 y que también afectó a San Telmo, alquilaron una parte del convento al Ejército, que lo utilizó como cuartel de artillería, lo cual, lejos de mejorar su estado, lo empeoró, y tampoco sirvió para sanear las arcas de los dominicos.

Con la Desamortización de Mendizabal, en 1836, el convento pasa a manos del Estado, que expulsó definitivamente a los monjes y dio paso a que todo el edificio se utilizara como cuartel. Lógicamente, esto no ayudó a mejorar su estado de conservación.

A finales del siglo XIX, algunos ciudadanos, preocupados por el estado de deterioro que sufría San Telmo, escribieron al Ayuntamiento instándole a que se ocupara del convento, y como consecuencia de ello una parte del edificio fue declarada Monumento Nacional en 1913. Hoy en día esa parte -claustro y torreón- pertenece al Estado, mientras que el resto del edificio pertenece al Ayuntamiento, que en 1928 lo compró para reconvertirlo en museo.

Tras la reforma de los arquitectos Juan Alday y Francisco Urcola, con la construcción de la nueva fachada neo-renacentista, la rehabilitación y decoración de la iglesia con pinturas de José María Sert (800 m2 de lienzos) y la ampliación de otras dependencias, se inaugura como museo en 1932.

Y es en este punto donde se unen la historia de este edificio y la del Museo Municipal, ya que este último, creado en 1902, se traslada al convento y adopta el nombre de Museo Municipal de San Telmo.

Es un edificio de transición entre el arte gótico y el renacentista y se considera ejemplar único guipuzcoano de lo que se ha llamado arquitectura "isabelina". (Fuente: Museo San Telmo)

Fondos:

En San Telmo se instalaron todas las piezas que en 1902, por iniciativa de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, se habían recogido para un Museo de Etnografía y Bellas Artes. Este museo tuvo su primera sede en un edificio de esquina entre las calles Garibai y Andia, y pasó en 1909 a otro de la calle Urdaneta, hasta su definitivo traslado a San Telmo.

El museo consta de plantas baja, primera y segunda. En la planta baja están ubicadas la iglesia, el claustro bajo (que contiene la sección de arqueología), las salas de exposiciones temporales, los servicios y los accesos. El primer piso alberga la colección etnográfica, junto a la pinacoteca (obras desde el gótico hasta el siglo XX). El segundo piso está dedicado a la pintura vasca contemporánea.

San Telmo es propiedad del Ayuntamiento de San Sebastián, salvo el claustro, que es propiedad del Estado.

Las colecciones del Museo son dispares: secciones etnográficas y arqueológicas, Bellas Artes.. Las más compactas e ilustrativas son las propias del ámbito vasco. Abarcan desde hallazgos de yacimientos romanos hasta cerámica, tejidos y publicaciones del XIX. Gracias al coleccionismo privado, se ofrecen además ejemplos de arqueología egipcia y precolombina.

La sección de Bellas Artes es desigual, de notable valor en cuanto a pintura vasca del XIX y XX pero irregular en etapas anteriores. Destaca un Cristo de El Greco y un paisaje atribuido a Ignacio Iriarte, de la escuela sevillana. La pintura vasca cuenta con Rafael Ruiz Balerdi, Vitxori Sanz...

Mención aparte merecen las pinturas de Josep Maria Sert, expresamente creadas por el artista para dicho espacio en San Telmo. (Fuente: Wikipedia)