Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

El nuevo concepto de museo

Los cambios comienzan en Estados Unidos, pero en Europa se empiezan a percibir más tarde, a partir de los años cincuenta. La institución museística apuesta, no sólo por la exhibición de obras de arte, sino también por la conservación, la investigación y la difusión. Además, se pretende atraer a todo tipo de públicos. De este modo, en un intento por renovar las viejas instituciones, se comienza a rehabilitar aquellos antiguos edificios y presentar sus colecciones de una forma más atractiva. Se desarrolla así lo que hoy conocemos como museografía, es decir, el conjunto de técnicas (arquitectura, escenografía, iluminación, etc.) que se utilizanpara la presentación de las colecciones ante el público.

Esto implica una renovación total de los museos durante los años cincuenta y sesenta, fundamentalmente, en las áreas de exposición permanente, aunque también surge la preocupación por ampliar y mejorar los espacios internos del museo tales como espacios de almacenamiento, talleres de restauración, creación de bibliotecas especializadas para los investigadores, etc. Sin embargo, esta nueva sensibilidad apenas tiene su eco en España.

Esta preocupación por dotar a los museos de buenos equipamientos e instalaciones, conlleva a mediados de los sesenta a la creación de museos de nueva planta, una opción que aporta muchas ventajas que no tenían los museos de generaciones anteriores, ya que los nuevos espacios construidos permiten incorporar sistemas especiales de seguridad, iluminación artificial o climatización.

En España, tímidamente se empiezan a implantar museos en edificios de nueva planta, y las más antiguas instituciones no comienzan a renovarse hasta mediados de los años setenta y durante los ochenta, momento en el que se abordan multitud de ampliaciones de museos.

Esta nueva museología otorga al espectador un papel protagonista, generando nuevas actitudes y requiriendo continuamente la intervención de los visitantes. El museo es cada vez más un lugar de influencia social y, en cuanto a la relación con la ciudad, el entorno y la sociedad, es generador de espacios urbanos y foco de atracción e influencia para visitantes, expertos, escolares y turistas. Se ha pasado del académico museo institución poseedor y exhibidor de una colección permanente, al contemporáneo museo activo con unos contenidos que se van renovando continuamente.