Metamorfosis arquitectónica: nuevos usos culturales para viejos edificios

Se encuentra usted aquí

Los centros y museos de arte contemporáneo en España

Desde mediados de los años ochenta hasta la actualidad, se produce en España el proceso de renovación y transformación de los museos. Estos cambios implican una intensa participación de los arquitectos que, con su obra, conforman la primera gran pieza del museo: el contenedor.

Es, durante estas últimas décadas, cuando empiezan a proliferar museos de arte contemporáneo en muchas capitales españolas, ya sean éstos de nueva planta o reutilizando un viejo edificio ya existente.

La tendencia predominante sigue siendo el retorno a los centros históricos y a la recuperación de edificios. Sin embargo, en este período posmoderno se incorporan otro tipo de edificios, tales como fábricas, almacenes o estaciones de la arquitectura industrial y del hierro como contenedores de nuevos museos. Se empieza a tomar conciencia hacia la preservación de un patrimonio industrial en peligro de destrucción o desmantelamiento, que aunque no haya pertenecido a la “alta arquitectura” como los palacios, catedrales y conventos, hoy está firmemente considerado por sus valores espaciales, tecnológicos, artísticos y como testigo del proceso histórico de industrialización. Estos originales espacios aportan muchas novedades y posibilidades con respecto a la exhibición del arte contemporáneo. Para adaptarse a su nueva función, los edificios se someten a una importante reforma, en general acometida por un arquitecto de prestigio.

De este modo, atendiendo al uso original del edificio que ocupan, los museos de esta nueva etapa se pueden clasificar en dos tipos: los que se ubican en edificios históricos, y los que ocupan edificios del patrimonio industrial.