A través del graffiti: de la pared a los libros

Se encuentra usted aquí

Historia

El graffiti nació en las calles de Nueva York a finales de los años sesenta, cuando los adolescentes comenzaron a escribir sus nombres en las paredes de los barrios de la ciudad con el fin de llamar la atención de la sociedad. Firmaban utilizando un pseudónimo seguido de un número que correspondía a la calle donde vivían. Uno de los pioneros fue Taki 183, un joven que viajaba constantemente en metro y plasmaba su firma dentro y fuera de los vagones del tren. 
 
Taki183.  

Al principio la finalidad era aparecer en el mayor número de lugares posible, fundamentalmente paredes, vagones y estaciones de metro y tren. La letra que se utilizaba era legible y sencilla, pero poco a poco, ante la necesidad de destacar unos sobre otros, se comenzaron a crear diferentes estilos en cada barrio. De este modo, había un estilo particular en Manhattan, otro en Brooklyn y otro en el Bronx, aunque con el tiempo cada escritor optó por la creación de un estilo propio que lo identificase. 

 The Institute of Higher Burnin, Long Island.

A finales de los setenta el graffiti alcanzó su punto más álgido con la incorporación de imágenes procedentes del cómic, dibujos animados y caricaturas, aumentando considerablemente el tamaño de las obras. Esto generó una gran competencia entre escritores, lo que desembocó en las llamadas guerras de estilo. Con el objetivo de hacerse fuertes y ganarse el respeto de los demás, los escritores se unían en grupos denominados crews, aumentando así el número de firmas por la ciudad. 

Graffiti.
Pero a principios de los años ochenta las autoridades de Nueva York comenzaron su lucha contra el graffiti implantando leyes más restrictivas, endureciendo las penas y aumentando la vigilancia en las calles y en las cocheras del metro. Además, a través de los medios de comunicación se consiguió crear en la sociedad un auténtico rechazo hacia esta actividad. Ante esta situación, algunos escritores se las ingeniaron para continuar, y otros optaron por viajar a Europa e introducir el graffiti en el viejo continente.
Graffiti Hip hop.  

A mediados de los ochenta surgió el Hip hop, movimiento urbano que incluye el breakdance, la música rap y el graffiti, haciéndolo resurgir en un segundo boom. En ese momento llegó a España, coincidiendo con la Movida madrileña. El personaje más representativo de aquella época fue Juan Carlos Argüello, que firmaba con el apodo de Muelle y que estampó su firma por todo Madrid desde 1984 hasta su temprana muerte a los 29 años. Muelle desarrolló un estilo muy particular que consistía en incluir flechas en la firma. Sus seguidores, que continuaron con esta tendencia, recibieron el nombre de flecheros.

Muelle en Madrid.

Hacia los años noventa aparecieron los términos Street art y Postgraffiti para denominar el conjunto de nuevas técnicas desarrolladas a base de plantillas, carteles y pegatinas. Estas técnicas implican un proceso preparatorio en casa o en el taller que agiliza el trabajo posterior en la calle.

Graffiti.
A partir de este momento el graffiti comienza a introducirse en otros ámbitos además del callejero, con amplia presencia en museos y galerías, llegando a formar parte de las grandes colecciones de arte de todo el mundo.
Exposición Still on and non the wiser, celebrada en Kunsthalle Barmen (Alemania).
Exposición Still on and non the wiser, celebrada en Tate Gallery (Londres).