Aleksandr Sokurov

Se encuentra usted aquí

Biografía

 

Nace en el pueblo de Podorvija, en la región de Irkutsk (Siberia) en el seno de una familia de militares. De hecho, su padre fue un veterano de la Segunda Guerra Mundial. Debido a los frecuentes cambios del domicilio familiar, estudió en Polonia y se graduó en Turkmenistán. Tras graduarse, estudió historia en la Universidad de Gorky. Mientras tanto, comenzó sus colaboraciones en la televisión local, como ayudante técnico de producción.

Con 19 años producirá su primer show de televisión. En 1974 se licencia y al año siguiente entra a formar parte en el departamento de producción del Instituto Unificado de Cinematografía (VGIK), en Moscú. En 1979 termina sus estudios de dirección pero ya el año anterior había firmado su primer corto.

Es durante su estancia en esta prestigiosa escuela de Cine, cuando conoce al cineasta Andrei Tarkovsky, de quien se hace amigo y le influenciará a través de su trabajo El espejo. Este eco de su obra se observa en La voz solitaria de un hombre (1979), que fue censurada, no proyectándose hasta 1987.

Fue premiada en Locarno y refleja muy bien las deficiencias del régimen soviético, mediante una sobria puesta en escena y diálogos escuetos, escrito por  Andrei Platonov. El mismo Tarkovsky, al ver la película, reconoció a Sokurov como digno heredero de él mismo.

Por recomendación de éste, entra a trabajar en el Lenfilm Studio en 1980 y a partir de esta década realizará toda su producción documental en el Leningrad Studio for Documentary Films, sufriendo retrasos  y censura en su trabajo por el carácter crítico respecto a la línea oficial.  De todas formas, al comenzar a producir sus propias películas en Lenfilm Studios, le permitirá más autonomía, ya que no es tan dependiente de financiaciones ajenas. A finales de los ochenta, junto a su participación en varios festivales europeos representando  a la Unión soviética durante la Perestroika, se dedica a dar clases de dirección en el Lenfilm Studio, junto a colaboraciones en radio y televisión, como su programa sobre cine La isla de Sokurov.

 

Pronto llegaría el reconocimiento internacional y en España ya en 1999, en el marco de la celebración del ya extinto Certamen de Creación Audiovisual de Pamplona se le brinda una retrospectiva. Su obra documental, forma parte de fondos museísticos, reflejo del carácter creador que Sokurov siempre ha deseado para su profesión.

Su trabajo, actualmente, es conocido en todos los continentes, teniendo un especial reconocimiento en América Latina, pero también en otros países, como Japón, para el que realizó varios trabajos para la televisión, o en el Viejo continente, donde la Academia del Cine Europeo lo incluyó entre los 100 cineastas más influyentes del mundo.

Su último premio importante, el León de Oro en el Festival de Venecia por su película Fausto, en el año 2011, ha sido muy discutido en opinión de más de un crítico, ganando a Shame, de Steve Mc Queen.

En su opinión, pese a su éxito internacional, es poco conocido en Rusia debido a los problemas de censura que tuvo tanto durante los últimos tiempos comunistas como en la era Putin. Propone el caso de que las televisiones de San Petersburgo, la segunda urbe del país, no emite ni informa sobre sus trabajos. Según su opinión, no se trata de una censura por criticar directamente el sistema soviético, sino por su manera de hacer cine, con un tratamiento visual que implica cierta cualidad moral y espiritual.

Estos hechos tienen que ver, en su opinión, con el descenso de la calidad del sistema educativo ruso en los últimos tiempos. Crítico del sistema soviético, reconoce, sin embargo, una virtud a aquellos tiempos: a los jóvenes rusos se les inculcaba la importancia del cine y la literatura como herramientas de primer orden para la formación del ciudadano.