Fernando Zóbel

Se encuentra usted aquí

Biografía

 

  "Mi pintura siempre ha sido tranquila. Busco el orden en todo lo que me rodea. En el orden, en el sentido más amplio de la palabra, busco la razón de la belleza (...) Por eso soy incapaz de emplear directamente un modelo. Me fío mucho más de la ordenación que impone la memoria. La memoria selecciona y organiza. Me dice al oído: esto es lo que vale la pena, y yo intento escuchar".

 Pintor nacido el 27 de agosto en Manila. Pertenece a una familia acomodada española, arraigada en Filipinas desde nueve generaciones atrás y vinculada al mundo de los negocios inmobiliarios e industriales. A consecuencia del trabajo del padre, la familia Zóbel viaja con mucha frecuencia, por lo que la infancia de Fernando transcurre entre lugares tan dispares, como Filipinas, España y el resto de Europa. Se traslada con su familia a Madrid, donde inicia estudios en el Colegio del Pilar que debe abandonar por una afección respiratoria, e ingresa en un colegio suizo en el que aprende fundamentalmente francés, italiano y alemán.

 En 1936, los Zóbel regresan a Filipinas y allí permanece durante la ocupación japonesa de las islas en la Segunda Guerra Mundial. En 1942, un problema en su columna vertebral le obliga a pasar un año de reposo en cama, siendo en este período cuando empieza a pintar.

 Terminada la guerra, entrará en contacto con los ambientes artísticos tanto filipinos como americanos y entre 1946 y 1949 estudia Filosofía y Letras, licenciándose con Magma Cum Laude con un estudio sobre Federico García Lorca. Permanece ligado a la Universidad como investigador bibliográfico, si bien la pintura cada vez le atrae más. Conoce a Reed Champion, Hyman Bloom, etc., y ensaya toda clase de técnicas, aguafuerte, xilografía, etc.

 Su primera exposición fue en Boston en 1951, y un año más tarde lo hace en Manila. Una de las principales influencias artísticas de ese periodo fue Mark Rothko, así como la fotografía y sus casi infinitas posibilidades.

 En el año 1955 viaja a España (de donde se había marchado al comienzo de la Guerra Civil), allí conoce a los artistas en vanguardia de la época: Luis Feito, Antonio Lorenzo, Gerardo Rueda, etc. No obstante, sigue viviendo en Filipinas, donde la Universidad de Manila le concede un doctorado honoris causa.

 A partir de los años sesenta del siglo XX comienza una evolución como pintor, desarrollando un estilo característico, en el que sin duda la caligrafía japonesa representa uno de los influjos más evidentes. Los cuadros de Zóbel son de apariencia simple y espontánea, aunque están creados después de un estudio minucioso y una planificación perfecta.

 En 1963 conoce Cuenca de la mano de su gran amigo Gustavo Torner, y junto a él y Gerardo Rueda fundan el Museo de Arte Abstracto Español en las Casas Colgadas, posiblemente, el lugar más emblemático de la ciudad. En él encontramos, además de las obras de los tres fundadores las de Millares, Chirino, Lorenzo, Sempere, Saura, etc.

 El prestigio como pintor de Fernando Zóbel es inmenso, y sus obras cuelgan en los museos más importantes del mundo. Participó en más de 150 exposiciones colectivas, y más de 40 individuales.

 Su muerte se produjo en Roma el 2 de junio de 1984, de modo inesperado. Sus restos mortales se encuentran en el cementerio de San Isidro de Cuenca, sobre la Hoz del Júcar.