Garage

Se encuentra usted aquí

La película

Garage es una una crónica minimalista, detallada de la vida cotidiana de un personaje entrañable y bondadoso, que va a despertar las simpatías del público. Está narrada con una gran humanidad, que no te deja indiferente. Abrahamson hace un retrato de la soledad.  

El protagonista es Josie, un hombre de edad madura, solitario, introvertido, falto de habilidades sociales y con ciertas limitaciones intelectuales. Se pasea con una gran sonrisa bajo una gorra de béisbol, sosteniendo sus brazos rígidamente frente a él.

Trabaja en una vieja estación de gasolina en medio de la nada. Un verano el jefe de Josie le anuncia que va a abrir la gasolinera más horas. Josie acepta sin dudar, sin pensar en pedir más sueldo. El jefe le dice que le va a poner un ayudante.

Vive en la misma gasolinera, lleva una vida sin complicaciones, rutinaria. Todos los días hace las mismas cosas. Realiza trabajos ridículamente inútiles para pasar el tiempo: cambiar de sitio unas latas de aceite, llevar de un lado a otro unos tubos,...

Poco a poco la película nos introduce en la sensación de soledad y aislamiento que sufre este personaje. Habla únicamente con los clientes de la gasolinera, con la dependienta de la tienda donde compra la comida y con algunos hombres en el bar donde acude a tomarse algunas cervezas. Algunos se burlan de él, le ven como un bobalicón, como un fracasado. Otros, le dan un trato amable, pero muy justo. Al fin y a cabo es considerado el “tonto” del pueblo y las apariencias importan en un pueblo pequeño.

Aparece David, el aprendiz adolescente que le va a ayudar en la gasolinera a Josie. David y Josie se caen bien y no tardan en conectar. El adulto solitario no duda en sentarse con él y con otros chicos a beber. Josie desarrolla su primera amistad de su vida adulta. 

 

Pero esta amistad le hace cuestionarse su vida y descubrir algunas necesidades que todavía no ha cubierto. Entonces, su vida se vuelve más difícil.