Se encuentra usted aquí

Película

La película de Louis Malle, Lacombe Lucien, data de 1974 y aborda el tema del colaboracionismo francés durante la ocupación nazi en la II Guerra Mundial. La historia transcurre en un pequeño pueblo de Francia durante el verano de 1944, y su protagonista principal es un joven de bastos modales llamado Lacombe Lucien.

Durante la ocupación nazi en Francia, como ocurrió en el resto de Europa, en las áreas dominadas los habitantes se vieron abocados a elegir entre ser colaboracionistas, es decir, apoyar al ejército invasor, u oponerse frontalmente al mismo asumiendo las terribles consecuencias que ello conllevaba. Tras la retirada de las tropas invasoras los "colaboracionistas" fueron considerados traidores y padecieron las consecuencias de su deslealtad. Frente a los colaboracionistas se encontraba la Resistencia, grupos organizados clandestinamente que buscaban entorpecer el normal funcionamiento del ejército enemigo.

Malle presenta a un joven, Lacombe Lucien, desideologizado que termina colaborando con los nazis, a pesar de que su padre, miembro de la Resistencia, se encuentra prisionero en Alemania. Lucien de 17 años vive con su madre en el campo y se dedica a la caza y al cuidado de los animales, además, de ser limpiador en un hospital. Consciente de su mísera situación y tras la negativa recibida para ingresar en la Resistencia, Lacombe adoptará una actitud soberbia y terminará uniéndose al grupo de colaboracionistas que trabajan con la policía alemana en su zona.

El protagonista representa a todos aquellos franceses que se aferraron al colaboracionismo por diferentes razones. En este caso, el joven, adopta una actitud servil y, sin dudarlo demasiado, ayuda al ejército invasor. Miguel Ángel Palomo en su breve reseña "Lacombe Lucien: Louis Malle mira al colaboracionismo francés en la ocupación" afirma que "Lacombe Lucien es una feroz crítica hacia el poder, hacia una sociedad que convierte a un adolesecente educado para cazar conejos en un eficaz cazador de hombres".

Una noche, Lacombe es sorprendido curioseando cerca de un hotel, le invitan a unas copas, y en el transcurso de la velada el joven ebrio comienza a dar información sobre la gente del pueblo, sus nombres, tendencia política, etc... Lo que provocará el arresto, entre otros, del profesor del pueblo. Este hecho es simbólico, delatar al profesor, quien se hace llamar teniente Voltaire, es atacar frontalmente a unos de los pilares fundamentales del progreso y la libertad, la educación.

Su actitud y falta de escrúpulos a la hora de delatar a sus vecinos hacen que la policía secreta le ofrezca trabajo, pasando a colaborar de forma activa en todas sus actuaciones: detenciones de sospechosos, participación en purgas, interrogatorios, etc. Para ello, deciden que cambie su indumentaria y le encargan un traje a medida. El cambio de vestimenta va acorde con un cambio en su forma de actuar y comportarse, excediéndose en sus actos y abusando del poder que estar en el bando de la policía secreta le confiere. Malle traslada así a la gran pantalla un tema delicado, cómo reaccionó la población ante la invasión nazi. Von Kleist apunta en su post "Lacombe Lucien" que con el personaje del joven se perfila "[...] la toma de posición de la sociedad civil francesa ante la ocupación alemana." 

Alberto Horn será quien le haga el traje, se trata de un sastre que regenta un negocio de corte y confección en la clandestinidad. Un hombre de origen judío que vive recluido en una vieja casa junto a su madre y su jovencísima hija, France. Gracias a los servicios que presta evita la deportación de su familia. Lacombe tras acudir en diferentes ocasiones a la casa del sastre, para que este le tome medidas y ultime los detalles de su nuevo traje, conoce a France, de quien se enamorará perdidamente. El sastre no ve con buenos ojos la relación, cada vez más intensa, que existe entre ambos jóvenes.

Lacombe irrumpe en la vida de la joven con total impunidad, ella muestra su agrado por el joven, aunque en ocasiones se siente abrumada por la fuerza y contundencia de sus actos, algo que su condición de colaboracionista refuerza. Un joven, analfabeto, poco reflexivo que se enamora de una chica judía a pesar de colaborar con la policía alemana, una contradicción que marcará el final del filme. En la crítica "Excelente relato del ambiente colectivo de la Francia ocupada", Miquel, su autor, afirma que "El intercambio de colaboración por inmunidad y supervivencia definió el comportamiento ampliamente mayoritario. A Malle le gusta demoler mitos, en este caso el de la heroica resistencia de la población francesa. La proyección del filme levantó en Francia una encendida polémica y protestas públicas [...] La película no formula reproches, relata hechos de forma escueta y, en ocasiones, seca y áspera". A través de la figura del joven Lacombre, Malle teje una historia con la que el espectador podrá reflexionar sobre la posibilidad de elegir qué camino tomar y sobre las consecuencias de las decisiones tomadas.