Cine documental o el tratamiento creativo de la realidad

Se encuentra usted aquí

El documental en la Alemania Nazi

La llegada de Hitler al poder en 1933 vino acompañada de un férreo control de todos los medios de comunicación de la mano del ministro de Ilustración Popular y Propaganda del Tercer Reich Joseph Goebbels. Hasta ese momento los cineclubes alemanes habían funcionado de una manera independiente a las reglas de la censura. Sin embargo la llegada de Groebbels cambió el panorama y llegó a diezmar los cineclubes existentes, para evitar que hubiera algún movimiento cinematográfico independiente. Sin embargo toda regla tiene su excepción y en este caso su nombre fue: Leni Riefenstahl.

Leni Riefensthal fue bailarina, actriz y estrella de cine antes de ser directora de películas. Dirigió varias películas de un género muy característico de Alemania, los denominados "filmes de montaña". La directora alemana tuvo numerosos admiradores entre los que se encontraba Adolf Hitler que la llamaría para una entrevista personal en 1933. En aquel encuentro Hitler le convenció para que rodase Victoria de la fe (1933) financiado por el partido nazi. A su vuelta de España, Leni es nuevamente contratada para filmar una película sobre el desarrollo del congreso del Partido Nacionalsocialista en 1934 en Núremberg. Así surgió El triunfo de la voluntad (1935), premiada en el Festival de Cine de Venecia y en el Festival de París. 

Adolf Hitler y Leni Riefensthal.Victoria de la fe (1933).El triunfo de la fe (1935).

Con este nuevo triunfo, Leni Riefensthal propone realizar un proyecto sobre los juegos olímpicos que se desarrollarían en Alemania en 1936. A pesar de que en un principio la idea no fue acogida con gran entusiasmo, finalmente Leni rodaría Olympia siendo presentada dos años después de acabar los juegos. El filme alcanzó un gran éxito, pero en algunos sitios como en Gran Bretaña fue prohibido. Leni viajó a los Estados Unidos para promocionar su película, sin embargo solo recibió silencio. En vísperas de la guerra regersó a Alemania y continuó rodando películas de ficción.

En ARTIUMEn ARTIUMEn ARTIUM

Cuando a finales de 1939 los ejércitos alemanes penetraron en Polonia se intensificó la producción de documentales cuya misión era la de ensalzar la gloria nacionalista y provocar al mismo tiempo el terror en el enemigo. El depliegue de medios fue importante, así en la conquista de Noruega llegaron a reunirse cerca de 300 camarógrafos alemanes. Las tomas de la batallas eran procesadas y convertidas en noticiarios como los que aparecían en la Revista Semanal Alemana (Deutsch Wochenschau). Las escenas recogidas eran variadas desde batallas, toma de prisioneros, mapas animados. A estas filmaciones les solía acompañar narraciones y músicas muy emotivas. Entre los filmes rodados en Polonia destacan: Feuertaufe (Bautismo de fuego, 1940) de Hans Bertam o Feldzug in Polen (Campaña en Polonia, 1940) de Fritz Hippler. 

 Fritz Hippler fue un director alemán ligado en sus comienzos a la división de noticieros del Ministerio de Propaganda. Su primer éxito documental fue Campaña en Polonia (1940). También rodó Sieg im Westem (Victoria en el Oeste, 1941) y Der Ewige Jude (El eterno judío, 1940), un filme claramente antisemita. La carrera de Hippler terminó al ser hecho prisionero por el ejército británico.

Campaña en Polonia (1940).Victoria en el Oeste (1941).El eterno judío (1940). Fritz Hippler.

Además de esta producción de tipo bélico, también hubo un pequeño espacio para los cortometrajes de tipo irónico-humorístico como Caballeros (1940) que criticaba a diferentes personajes británicos, o Rund um die Freiheitsstatue (Alrededor de la Estatua de la Libertad, 1941) donde se ironizaba sobre los Estados Unidos.

El éxito de las producciones bélicas alemanas se mantuvo sobre todo en la etapa de las victorias del ejército alemán. Posteriormente, con los fracasos el tono lírico de las pelícuas fue reduciéndose hasta casi su desaparición.