Se encuentra usted aquí

Tú también puedes caminar

OBRA VISUAL

 

Título original: You can walk, too

Año: 2006

Técnica y soporte: Fotografía digital, 110x140

Artista: Cristina Lucas

Descripción: En 2006 presentaba un vídeo titulado Tú también puedes caminar en el que ofrecía una analogía entre las habilidades de los perros para desplazarse sobre sus dos patas traseras y la capacidad de las mujeres para pensar. Una divertida referencia a la consideración machista tradicional sobre el papel femenino, que se rodó en el pueblo gaditano de Vejer de la Frontera.

 

 

Tú también puedes caminar está basado en la cita de unos críticos que recoge Virginia Woolf en su libro Una habitación propia. Esta crítica compartida por Nick Greene, Dr. Jonson y Cecil Gray dice: Señores; una mujer que se dedica a la cultura es como un perro que anda sobre sus patas traseras. No lo hace bien, pero ya sorprende que pueda hacerlo en absoluto. En Tú también puedes caminar vemos la respuesta de la artista, no sin un tono de humor corrosivo, a esta crítica que desgraciadamente sigue latente en algunos sectores de la sociedad en muchos rincones del mundo. En formato de vídeo y de fotografía nos enfrentamos a la imagen de los perritos caminando sobre sus patas traseras en diversos entornos domésticos  donde las mujeres desarrollan sus actividades cotidianas. La graciosa presencia de los perritos andando a dos patas enmascara de forma irónica una dura crítica hacia la desigualdad social y de género todavía vigente no solo en el territorio en el que nos encontramos sino en otros muchos donde las mujeres no tienen el derecho de expresar sus ideas ni ejercer una profesión de libre elección.
 
 
OBRA LITERARIA
 
 
Título original: A Room of One's Own
 
Autora: Virginia Woolf
 
Año: 1929
 
Sinopsis: En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. Son muchos los repliegues psicológicos y sociales implicados en este ensayo de tan inteligente exposición; fascinantes los matices históricos que hacen que el tema de la condición femenina y la enajenación de la mujer en la sociedad no haya perdido ni un ápice de actualidad. Partiendo de un tratamiento directo y empleando un lenguaje afilado, irónico e incisivo, Virginia Woolf narra una parábola cautivadora para ilustrar sus opiniones. Un relato de lectura apasionante, la contribución de una exquisita narradora al siempre polémico asunto del feminismo desde una perspectiva inevitablemente literaria.
 
En Biblioteca: LIT 306