El libro, testimonio cultural

Se encuentra usted aquí

Definición

¿Qué es un libro de artista? “El libro de artista no es un libro de arte es una obra de arte” así lo define José Emilio Antón en su artículo “Libro de artista: Visión de un género artístico”, publicado en el Blog Libros de artista – Historia. Entre las múltiples respuestas a esta cuestión, mencionar también la planteada por Giorgio Maffei y Maura Picciau en su libro Il Libro come opera d’arte. The Book as Work of Art en el que afirman que “[…] Privado del soporte literario –si no del propio- el artista se apropia de un nuevo bagaje instrumental, ensancha la propia experiencia y usa el libro como lugar de investigación”. Para la crítica de arte Lucy Lippard "el libro de artista se define (y se limita) por un contexto artístico", y así lo recoge en su artículo "The Artists Book Goes Public".

 

Salvador Haro González en la publicación Treinta y un libros de artista, recoge el texto de Rowan Watson para el catálogo de la exposición Blood on paper, celebrada en 2008 en el Victoria & Albert Museum. En él afirma que el artista, a veces, trabaja en formatos tradicionales, y que, en ocasiones, toma como punto de partida una idea alegórica del libro. Producen obras con el eco de las funciones de un libro. Continúa Haro González en su texto “[...] Algunos artistas aceptan la forma tradicional del libro, mientras otros usan la idea de “El Libro” como un vehículo de su obra”.

A la hora de definir qué es un libro de artista se debe tener en cuenta, como señala Haro González, la variedad de concepciones existentes.
Ello complica la tarea de realizar una única definición, algo que además resultaría excluyente, ya que se trata de un concepto, el de "libro de artista", que alude a "[...] un género enormemente diverso, en evolución y muy cambiante [...]".

 

Aún con estos matices, el libro de artista se considera una obra de arte realizada por un artista, quien diseñará y desarrollará el proyecto de principio a fin. Resultado de la actividad creativa, se trata de una forma de expresión diferente a las ya conocidas, como lo son la fotografía, la escultura o la pintura, entre otras muchas. El autor decidirá en todo momento cual será el proceso creativo a seguir y controlará su contenido hasta el último detalle.

Resulta necesario, por tanto, perfilar las diferencias entre el libro tradicional y el ya mencionado libro de artista. Este último es concebido como una obra de arte, creada por un artista visual en la que las páginas en blanco se convierten en un espacio de creación repletas de información visual que el lector deberá interpretar, y el libro común es un producto industrial que puede contener obras de arte literarias o ilustraciones de obras de arte, pero no está concebido como obra de arte.

Por lo tanto, el libro de artista plantea una nueva realidad e implica la necesidad de contemplar un género artístico independiente. La idea de transformación es la que explica la evolución del libro, entendido en un primer momento como un soporte más para los artistas, termina convirtiéndose en un género artístico nuevo. Sobre esta cuestión Anne Moeglin-Delcroix, teórica del libro de artista explica "[...] el sentido del libro es el libro en su totalidad, no lo que contiene. En este caso solamente, el libro no tiene un sentido, él es su sentido; no tiene una forma, él es la forma".

El libro que hasta ahora había abordado una escritura literaria pasa a interesarse por una escritura plástica. Una nueva realidad en la que la diversidad de materiales y formatos empleados transforman radicalmente el uso del mismo. El libro tradicional, transmisor de conocimiento, de textos literarios y teóricos, se transforma gracias a la experimentación, como apunta José Emilio Antón en su artículo "Libros de artista: Visión de un género artístico", el libro se convierte en un “[…] medio autónomo de expresión plástica, al margen de la tradición libresca o del arte convencional […]”. Antón justifica así la necesidad “[…] de un nuevo género artístico”, y Haro González apunta, además, que es "[...] necesario no olvidar que el libro de artista es una práctica en pleno desarrollo y que cada día aporta nuevas variables".