Las viñetas se llenan de ciencia

Se encuentra usted aquí

Introducción

El término cómic es utilizado para designar a aquellas formas de relato gráfico que se arman en base a dibujos encuadrados en viñetas. El cómic también puede ser conocido como historieta o tebeo. Aunque se suele admitir que el cómic moderno surgió a mediados del siglo XIX, la auténtica edad de oro del cómic tuvo lugar a mediados del siglo XX, cuando proliferan las tiras diarias en la prensa, el comic book y los superhéroes.

El cómic ha sido una divertida y motivadora fuente de información de una gran variedad de asuntos entre los que la ciencia ha ocupado un lugar destacado. Los cómics no son ensayos científicos, pero su lenguaje directo y su estética lo convierten en una magnífica herramienta de divulgación científica. En determinados momentos se ha recurrido a ellos para intentar fomentar vocaciones científicas y tecnológicas entre los más jóvenes. 

Los tebeos han sido protagonizados por sabios locos, extravagantes, despistados, pero también por los científicos y las científicas más brillantes de la historia. A veces las viñetas se han adelantado a su época: Tintín se anticipó 15 años a la NASA en pisar la Luna y en Flash Gordon, en 1937, ya tuvo lugar una videoconferencia. Pero también es verdad que la ciencia se ha ido acercando a  la ciencia ficción de los cómic y lo que antes parecía imposible ahora ya no lo es tanto.