Premios Pritzker, viaje por la arquitectura contemporánea

Se encuentra usted aquí

Biografía y obra

Norman Foster nace el 1 de junio de 1935 en Mánchester, Reino Unido, en el seno de una familia de clase trabajadora. Es el hijo único de una camarera y el dueño de una tienda de empeños. En esa ciudad industrial deprimida Foster consigue desarrollar sus inquietudes infantiles a través del dibujo. Al finalizar sus estudios, con dieciséis años trabaja durante dos años de conserje en el ayuntamiento de su ciudad. Después realiza el servicio militar en la RAF, donde fue técnico de radar.

Desde joven estuvo interesado por el diseño y la ingeniería, lo que le lleva a estudiar en la Escuela de Arquitectura y Urbanismo en la Universidad de Mánchester. Compatibiliza sus estudios con trabajos que se los financien, entre ellos concursos de dibujo. Al finalizar consigue la beca de investigación Henry Fellowship para continuar sus estudios en la Universidad de Yale, donde cursa el Masters Degree de arquitectura en 1962. En esa época conoce a Richard Rogers, y estudia entre otros con James Stirling.

Después de trabajar como consultor en proyectos de renovación urbana en los Estados Unidos, Foster vuelve al Reino Unido en 1962 influido por su experiencia americana. A su regreso trabaja durante doce años con el arquitecto Richard Buckminster Fuller, con quien colabora hasta la muerte de éste. En 1963 funda el estudio de arquitectos “Team 4”, junto a Richard Rogers, Su Brumwell (primera esposa de Rogers), y Wendy Cheesman, quien se convertiría pronto en su primera esposa. Montan una oficina en el piso de Wendy y sus primeros encargos provienen de los familiares del equipo. El primero, del padre de Sue Rogers, quien les encarga un mirador para ver los concursos náuticos del estuario. Esta primera obra ya avanza el estilo de Foster, muy tecnológica, pero al mismo tiempo muy orgánica.

Consiguen hacer algunas casas y empiezan a ser conocidos. El proyecto más importante de esta época es la fábrica Reliance. El edificio es de gran belleza en su simplicidad y tiene influencia americana. A pesar de los premios conseguidos con este edificio, ésto no se materializa en encargos, por lo que el Team 4 se acaba disolviendo.

En 1967 funda junto a Wendy la firma Foster Associates, conocida en la actualidad como Foster +Partners. Al tiempo que diseña obras residenciales, Fostner está fascinado por la arquitectura industrial, y realiza la construcción de la terminal de pasajeros Fred Olsen, con un concepto muy innovador, mezclando a los oficinistas con los descargadores del muelle. Consigue aunar en un proyecto un diseño minimalista de sofisticación técnica con un discurso social e igualitario. El edificio es demolido poco después, pero a partir de este proyecto surgirán muchos otros.

Trabaja hasta 1983 con Buckminster Fuller en diversos proyectos. En algunos proyectos junto al notable filósofo, inventor y matemático americano, Foster explora hipótesis casi utópicas. Fuller es un personaje visionario y Norman Foster admira profundamente su trabajo.


Los años setenta van a ser de intenso trabajo y consagración. En los primeros años son proyectos minimalistas, como las oficinas de IBM, la sede central de Willis, Faber & Dumas en Ipswich, o el Centro de las Artes Visuales Sainsbury, en la Universidad de East Anglia, Norwich. Posteriormente sus diseños se transforman en estructuras más expresivas, como el Banco de Hong-Kong y Shanghái. Es el primer rascacielos de Foster, y se convierte en uno de los edificios más emblemáticos del arquitecto. Concibe una estructura de suspensión, un interior de gran flexibilidad y por primera vez toma la luz natural exterior y a través de espejos la introduce en el edificio.

Es el momento de máxima expresividad, plasmada en edificios como el Centro de Distribución Renault, en Swindon, Reino Unido. Su oficina se ha ampliado y necesitan una nueva sede, para la cual diseñan el mobiliario. De estos muebles saldrá posteriormente el sistema Nomos de Tecno. En 1981 le encargan a Foster el proyecto del Aeropuerto de Stansted en Londres, donde cambia por completo la concepción clásica de los aeropuertos. A través de una distribución de usos innovadora, consigue dotar de luz natural a los espacios públicos del aeropuerto.

En 1982 diseña dos casas geodésicas, para su familia y para la de Buckminster Fuller, aunque nunca llegan a materializarse. Hasta entonces se había considerado a Foster un arquitecto tecnológico, caracterizado por un estilo High tech. Realiza entonces varios edificios patrimoniales, que dialogan con su entorno, en una nueva concepción arquitectónica. Muestra de ello es el Carré d’Art de Nîmes, un proyecto que suponía el reto de conjugar lo nuevo y lo antiguo, creando un edificio que representa su propio tiempo con integridad y que a la vez dialoga con el entorno. La remodelación de la Royal Academy de Londres en 1984 es otro ejemplo de esa nueva intervención de Foster en entornos históricos.

En 1986 el estudio necesita una nueva oficina y la construyen junto al Támesis. Se trata de una oficina entendida como un gran espacio de trabajo abierto y común.

Su mujer Wendy fallece víctima de un cáncer en 1989, un hecho que afecta a Foster personal y profesionalmente. Del matrimonio con Wendy Norman Foster tiene cuatro hijos, dos de ellos adoptados. En 1991 Foster se casa con Sabiha Rumani Malik, una amiga íntima de la familia, cuyo matrimonio dura hasta 1995. Realiza grandes proyectos de infraestructuras, como el Metro de Bilbao o la Torre de Collserola, ambas convertidas en puntos icónicos de la ciudad. En 1996 se casa con Elena Ochoa, psicóloga española y profesora de universidad, que actualmente dirige la editorial y galería de arte Ivorypress.

Con los años la obra de Norman Foster se hace más ligera y aparecen las curvas. Lleva a cabo proyectos como el Commerzbank en Frankfurt, el rascacielos más alto de Europa, o el Aeropuerto de Chek Lap Kok Airport en Hong Kong, un edificio muy liviano a pesar de sus enormes proporciones. El viaducto de Millau es otra obra de esa época, o el Puente del Millenium de Londres, ambas también de aspecto leve.

La intervención en un edificio histórico más importante de su carrera es la remodelación del Reichstag en Berlín. Con una gran cúpula accesible, permite a los ciudadanos poder observar a sus dirigentes. Posteriormente realiza también la intervención en el British Museum de Londres. Algunos de sus proyectos más recientes y más representativos de su obra actual son la Biblioteca de la Universidad Libre de Berlín, o diversos edificios en Londres, como el Ayuntamiento de la ciudad o la Torre Swiss Re.

Al mismo tiempo realiza una gran cantidad de proyectos por todo el mundo, como la pirámide de Kazajastán, o la Torre Rusia en Moscú y la Torre Hearst en Nueva York. Además lleva a cabo varios proyectos en España, como la torre realizada en Madrid, las estaciones de servicio de Repsol, y las Bodegas Portia. Algunos de sus últimos proyectos en España no han llegado aún a materializarse debido al estallido de la burbuja inmobiliaria: los diseños para la Ciudad de la Justicia en Madrid, la remodelación del Camp Nou en Barcelona, o la Ciudad del Motor de Alcañiz.

Otros proyectos actuales importantes son el Aeropuerto de Pekín y la ciudad de Masdar en Abu Dabi, una urbe sostenible, así como el Aeropuerto de Kuwait. Sus edificios son cada vez más livianos. Fundada en Londres, Foster & Partners hoy en día es una firma internacional, con oficinas en más de veinte países. Norman Foster es un arquitecto sumamente preocupado por la sostenibilidad, optimiza el diseño de sus edificios para construir edificios con un eficaz ahorro energético. También tiene en cuenta a las personas que van a utilizar el edificio, de modo que se sientan cómodas con él. Otra de las características de sus diseños es la versatilidad, que permite que los edificios se adapten a nuevas necesidades que surgen con el tiempo. Flexibilidad de uso, ahorro energético, ligereza, cobertura del máximo espacio con una envoltura mínima, o iluminación natural son algunas de sus premisas más habituales.

Nunca estoy satisfecho con mi trabajo, es como perseguir el final del arcoíris.” Norman Foster